Co­mer sa­lu­da­ble,

Un in­gre­dien­te a la vez

La O (Cúcuta) - - Belleza -

N o es tan fá­cil ha­blar de cam­biar los há­bi­tos de ali­men­ta­ción; por eso, los es­pe­cia­lis­tas su­gie­ren que es me­jor ade­cuar una prác­ti­ca a la vez.

En ese sen­ti­do, en bús­que­da de una ali­men­ta­ción más sa­lu­da­ble, una re­co­men­da­ción ge­ne­ral de di­ver­sos co­no­ce­do­res es co­men­zar por cam­bios pe­que­ños, co­mo re­em­pla­zar un ali­men­to de su co­ci­na por otro más sa­lu­da­ble. Así se acos­tum­bra­rá con más fa­ci­li­dad a las di­fe­ren­cias y, una vez se ha­ya adap­ta­do por com­ple­to a un ali­men- to nue­vo, po­drá pa­sar el si­guien­te.

Al­go si­mi­lar ocu­rre a la ho­ra de co­ci­nar, don­de en vez de pen­sar en cam­biar re­ce­tas com­ple­tas des­de ce­ro pue­de ex­pe­ri­men­tar gra­dual­men­te al cam­biar un in­gre­dien­te por otro más sa­lu­da­ble. Por ejem­plo, a la ho­ra de ha­cer un apa­na­do pue­de in­ten­tar re­em­pla­zar la usual ha­ri­na de tri­go por ho­jue­las de qui­nua, y a la si­guien­te oca­sión pue­de cam­biar la re­ce­ta y usar acei­te de co­co pa­ra freír en vez del de co­ci­na. La co­ci­na sa­lu­da­ble es más fá­cil con un in­gre­dien­te a la vez.

¿Be­bi­da de­por­ti­va? El agua de co­co

Si se con­si­de­ra un de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to, y con re­gu­la­ri­dad re­cu­rre a las be­bi­das hi­dra­tan­tes, pue­de op­tar por re­em­pla­zar­las con agua de co­co. Es­ta, se­gún com­pa­ra­cio­nes del por­tal es­pe­cia­li­za­do Wol­fra­mal­p­ha.com, tie­ne la mi­tad de gra­mos de azú­car que el pro­me­dio de es­tas be­bi­das, y más po­ta­sio, vi­ta­mi­nas co­mo la C, y pro­teí­nas.

En be­bi­das, bus­que lo na­tu­ral

Pa­ra la nu­tri­cio­nis­ta die­tis­ta Jua­ni­ta Var­gas, así ha­ya op­cio­nes de ga­seo­sas, ju­gos o tés sin ca­lo­rías, lo me­jor es re­em­pla­zar­las por in­fu­sio­nes de fru­tas; agua con li­món, flor de ja­mai­ca u otros; o ju­gos na­tu­ra­les sin azú­car, y re­cién he­chos. “Las be­bi­das in­dus­tria­li­za­das son mez­clas al­ta­men­te sin­té­ti­cas y quí­mi­cas y en­len­te­cen el me­ta­bo­lis­mo”, apun­tó.

EL yo­gur grie­go me­jor que los lác­teos

El pro­ce­so de ela­bo­ra­ción y, en oca­sio­nes, in­gredien­tes más se­lec­tos, ha­cen del yo­gur grie­go una al­ter­na­ti­va me­jor que otros lác­teos o be­bi­das co­mu­nes de es­te ti­po. En cier­tas pre­pa­ra­cio­nes el grie­go pue­de re­em­pla­zar acom­pa­ñan­tes co­mo el “sour cream” o la cre­ma de le­che, y en ge­ne­ral tie­ne tan­to me­nos ca­lo­rías co­mo más pro­teí­nas que pro­duc­tos si­mi­la­res.

Sal na­tu­ral

“No to­da la sal se crea de la mis­ma ma­ne­ra. La sal de me­sa re­fi­na­da en su ma­yo­ría es mez­cla­da con sus­tan­cias quí­mi­cas co­mo ab­sor­ben­tes de hu­me­dad y agen­tes de flu­jo. Las sa­les na­tu­ra­les co­mo la ma­ri­na o la ro­sa­da pue­den apor­tar be­ne­fi­cios co­mo pro­mo­ver un equi­li­brio ade­cua­do en el ph de las cé­lu­las, pre­ven­ción de ca­lam­bres y me­jo­ra­mien­to de la di­ges­tión”, pun­tua­li­za Var­gas.

Apa­na­dos he­chos con qui­nua

Una re­ce­ta re­co­men­da­da es la pe­chu­ga de po­llo apa­na­da con qui­nua. En vez de usar ha­ri­na se usan ho­jue­las de la se­mi­lla pa­ra apa­nar, y en vez de su­mer­gir­la en acei­te nor­mal se se­lla con acei­te de oli­va en una sar­tén de po­co pro­fun­da. Que­da con el mis­mo cro­can­te de una pe­chu­ga nor­mal, y can­ti­da­des de be­ne­fi­cios”, acon­se­ja Na­ta­lia Gó­mez, co­ci­ne­ra y “coach” de co­ci­na sa­lu­da­ble.

Acei­te de co­ci­na por co­co u oli­va

Ade­más de aña­dir sa­bor y tex­tu­ra a los ali­men­tos, es­tos acei­tes brin­dan gran­des be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud co­mo al­tos po­de­res an­ti­oxi­dan­tes, pre­ven­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, re­gu­la­ción hormonal y con­trol de gli­ce­mia en san­gre”.

Azú­car por ste­via na­tu­ral

Ali­men­tar­se me­jor no so­lo se tra­ta de dis­mi­nuir la can­ti­dad de azú­ca­res que con­su­mi­mos en la co­ti­dia­ni­dad. Lo ideal es tam­bién me­jo­rar la fuen­te de es­tos. La es­pe­cia­lis­ta afir­ma que: “el azú­car blan­co pier­de to­dos sus nu­trien­tes y só­lo apor­ta ca­lo­rías va­cías. Los edul­co­ran­tes son mez­clas sin­té­ti­cas, a ve­ces re­la­cio­na­dos con en­fer­me­da­des. Se de­be cam­biar am­bos por ste­via na­tu­ral”.

Ha­ri­nas blan­cas por in­te­gra­les

Es un cam­bio sen­ci­llo, pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo. El pan ta­ja­do, el arroz, las ga­lle­tas, tos­ta­das y de­más pue­den cam­biar­se por una ver­sión he­cha con ha­ri­na de tri­go, que apor­tan fi­bra y son en ge­ne­ral más sa­lu­da­bles. Tam­bién, pa­ra re­em­pla­zar la ha­ri­na de tri­go, es­tá la de co­co. “Las ha­ri­nas blan­cas pier­den mu­chos nu­trien­tes”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta.

Sal­sas o acom­pa­ñan­tes

A ve­ces el re­to de ali­men­tar­se sa­lu­da­ble­men­te es­tá en en­con­trar ela­bo­ra­cio­nes pa­ra sus­ti­tuir no so­lo los in­gredien­tes sino pre­pa­ra­cio­nes co­mo sal­sas, dips y de­más. En ese sen­ti­do quie­nes sa­ben re­co­mien­dan, por ejem­plo, usar en su re­em­pla­zo hum­mus, mos­ta­za, yo­gur grie­go, acei­te de oli­va con bal­sá­mi­co, mantequilla de ma­ní na­tu­ral o de al­men­dras.

Nue­ces pa­ra cal­mar la an­sie­dad

En es­te ca­so, la por­ción es im­por­tan­te. Pa­ra re­em­pla­zar al­gu­nos de los ali­men­tos a los que re­cu­rri­mos pa­ra cal­mar la an­sie­dad, co­mo los dul­ces, los ex­per­tos re­co­mien­dan los fru­tos se­cos y nue­ces, co­mo el ma­ní, las al­men­dras y los ma­ra­ño­nes, en­tre otros. Lo im­por­tan­te es no ex­ce­der una me­di­da apro­xi­ma­da de 30 gra­mos al día: al­re­de­dor de un cuar­to de ta­sa o un pu­ña­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.