Nicky Jam

Le de­bo to­do a Co­lom­bia: La ver­dad, el ca­mino es Dios, él es mi guía per­ma­nen­te y al que le de­bo to­do; si le in­clu­yes vo­lun­tad, es­fuer­zo y de­di­ca­ción, es­toy se­gu­ro que pue­des al­can­zar lo que siem­pre so­ñas­te. Siem­pre pien­so en eso. La me­ta siem­pre de­be e

La O (Cucuta) - - En Privad -

Pa­só de ser uno de los ar­tis­tas más exi­to­sos en su gé­ne­ro con el dúo mu­si­cal ‘Los can­gris’, a la os­cu­ri­dad de las dro­gas, la de­pre­sión, el fra­ca­so y el de­cli­ve to­tal de su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca.

Na­die le apos­ta­ba a su ta­len­to, ni se arries­ga­ba si­quie­ra a in­ver­tir en al­guno de los pro­yec­tos que tu­vie­se el nom­bre de Nick Ri­ve­ra Ca­mi­ne­ro, co­no­ci­do mun­dial­men­te co­mo Nicky Jam.

Sin un pe­so en sus bol­si­llos y con una ca­rre­ra mu­si­cal es­tan­ca­da, es­te puer­to­rri­que­ño hi­zo de Co­lom­bia su lu­gar de re­den­ción.

Y fue Me­de­llín, la ciu­dad don­de ac­tual­men­te re­si­de, la que le abrió nue­va­men­te las puer­tas del éxi­to con el te­ma ‘Voy a be­ber’.

Allí ini­ció un continuo as­cen­so en la in­dus­tria mu­si­cal que ha su­ma­do más de 16 re­co­no­ci­mien­tos, en­tre 2015 y 2017, en­tre los que se in­clu­yen los Bill­board y los Grammys La­tino.

Hoy su his­to­ria se ha con­ver­ti­do en un ejem­plo de su­pera­ción y que­da plas­ma­da en una can­ción lla­ma­da ‘El Ga­na­dor’, que se in­clu­ye en su más re­cien­te ál­bum ‘Fé­nix’, don­de re­su­me lo que fue­ron sus úl­ti­mos años: “si­go sien­do ese mis­mo ni­ño que ra­pea­ba en el su­per­mer­ca­do, im­pro­vi­san­do. Yo caí en el vi­cio, ob­via­men­te mi men­te es­ta­ba en otro la­do; lle­gó un pun­to en mi ca­rre­ra don­de pen­sé que ya no iba a pa­sar na­da”.

Y si en al­go tie­ne ra­zón es que con ca­da te­ma que ha pre­sen­ta­do: ‘ Tra­ve­su­ras’, ‘Has­ta el ama­ne­cer, ‘El aman­te’, ‘El per­dón’, ‘Voy a Be­ber’, en­tre otras, ha lo­gra­do po­si­cio­nar­se co­mo nú­me­ro uno en paí­ses co­mo Co­lom­bia, Es­ta­dos Uni­dos, en­tre otros; re­sur­gien­do de las ce­ni­zas co­mo el Ave Fé­nix.

Aho­ra, su éxi­to lo de­cla­ra co­mo “un sue­ño del cual no qui­sie­ra des­per­tar ja­más; es el fru­to de un in­creí­ble tra­ba­jo en equi­po y de mu­chas no­ches sin dor­mir, es­pe­ran­do sa­car un pro­duc­to del que to­dos es­tu­vie­ran or­gu­llo­sos”.

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bló de su vi­da, sus fra­ca­sos, su úl­ti­mo tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co y su fa­mi­lia.

Con­tar his­to­rias a tra­vés de can­cio­nes ha si­do un pun­to de éxi­to en su ca­rre­ra, ¿por qué pro­du­cir ese cam­bio en el gé­ne­ro ur­bano?

El gé­ne­ro ur­bano ne­ce­si­ta­ba un cam­bio y así lo evi­den­cié; mi mú­si­ca y la de mis co­le­gas es aho­ra mu­cho más ela­bo­ra­da, tie­nen un com­po­nen­te emocional que evi­den­cia una evo­lu­ción cons­tan­te pa­ra ofre­cer un pro­duc­to mu­cho más com­pe­ti­ti­vo en el mer­ca­do.

Con ‘El Per­dón’ vol­vió a la cús­pi­de de su ca­rre­ra, ¿di­men­sio­nó la aco­gi­da que ten­dría es­te te­ma, prin­ci­pal­men­te al ob­te­ner pre­mios co­mo los Bill­board y Grammys La­tino?

Lo so­ñé sí, pe­ro cuan­do lo cum­plí no lo creía; de­fi­ni­ti­va­men­te el se­cre­to es­tá en rea­li­zar lo que te apa­sio­ne y es­toy se­gu­ro que el desem­pe­ño se­rá el me­jor ca­da día. ‘El Per­dón’ fue la can­ción que me ubi­có don­de siem­pre ha­bía que­ri­do es­tar, pe­ro de allí co­men­zó el ver­da­de­ro re­to, man­te­ner­se y se­guir cre­cien­do.

¿Quién lo man­tie­ne hoy con los pies en la tie­rra?

Mi má­na­ger, Juan Die­go Me­di­na Vé­lez, por­que fue quien me apo­yó en los mo­men­tos más di­fí­ci­les. No puedo ol­vi­dar a mi fa­mi­lia, de­fi­ni­ti­va­men­te es mi mo­tor de vi­da.

Us­ted es un ejem­plo de que sí se pue­de cam­biar, ¿qué de­cir­le a quie­nes se en­cuen­tran en ese pro­pó­si­to? ¿En qué mo­men­to del día es bueno de­te­ner­se pa­ra re­plan­tear nue­va­men­te ha­cia dón­de se di­ri­ge? Di­cen que es me­jor con­quis­tar con can­cio­nes, ¿cree en eso?

Ca­da uno con­quis­ta con lo que sa­be (ri­sas). Yo con­quis­to can­tan­do, un pai­sa en­re­dan­do, un fut­bo­lis­ta con go­les y así des­de ca­da área en la que la­bo­ran.

De can­tan­te a ac­tor, ¿có­mo fue su ex­pe­rien­cia en la pe­lí­cu­la ‘XXX: Re­turn of Xan­der Ca­ge’?

Otro sue­ño con­ver­ti­do en reali­dad; esa ex­pe­rien­cia me ha per­mi­ti­do in­cur­sio­nar en un cam­po que siem­pre ha­bía que­ri­do. Tam­bién agra­dez­co que allí co­no­cí a uno de mis gran­des ami­gos, Vin Die­sel, con quien aho­ra com­par­to per­ma­nen­te­men­te.

El Per­dón’ fue la can­ción que me ubi­có don­de siem­pre ha­bía que­ri­do es­tar.

¿Có­mo ha con­tri­bui­do la amis­tad y las co­la­bo­ra­cio­nes de Daddy Yan­kee en su ca­rre­ra mu­si­cal?

Mu­chí­si­mo, Daddy fue mi com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo por mu­cho tiem­po y, ade­más, mi po­lo a tie­rra. Yo era muy des­or­de­na­do y por co­sas de la vi­da no con­ti­nua­mos jun­tos, pe­ro so­mos muy bue­nos ami­gos y hoy en día le agra­dez­co por to­das las co­sas que apor­tó en mi vi­da.

¿Qué ha sig­ni­fi­ca­do Co­lom­bia pa­ra su ca­rre­ra mu­si­cal?

Mi se­gun­do ho­gar, mi país adop­ti­vo, le de­bo to­do a Co­lom­bia por­que me per­mi­tió sa­lir de la zo­na don­de me en­con­tra­ba y con un apo­yo in­creí­ble que en­con­tré allí su­pe re­sur­gir y sa­lir ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.