De su fa­mi­lia…

Se le ve siem­pre or­gu­llo­so de sus hi­jos, ¿có­mo es esa la­bor de pa­dre?

La O (Cucuta) - - En Privad -

(Ri­sas) Me defiendo. Con­si­de­ro que lo ha­go de la me­jor ma­ne­ra y bus­co que nun­ca les fal­te na­da, in­ten­to siem­pre pa­sar el ma­yor tiem­po po­si­ble con ellos, ob­via­men­te cuan­do el tra­ba­jo me lo per­mi­te. ¿Qué se apren­de a va­lo­rar de esos mo­men­tos que se vi­ven en fa­mi­lia?

Va­lo­ro mu­cho la tran­qui­li­dad que vi­vo cuan­do es­toy con ellos, qui­sie­ra com­par­tir mu­chos mo­men­tos más, pe­ro in­ten­to ex­pli­car­les los sa­cri­fi­cios que al­gu­nas ve­ces ge­ne­ran to­dos los tra­ba­jos. ¿Qué lo enamo­ró de su es­po­sa, An­gé­li­ca Cruz?

Es una mu­jer ex­tra­or­di­na­ria, ha con­tri­bui­do de­ma­sia­do en mi cre­ci­mien­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Le doy gra­cias a Dios por po­ner­me una mu­jer tan com­ple­ta en mi vi­da; ade­más de her­mo­sa po­see una in­te­li­gen­cia in­creí­ble. ¿Le gus­ta­ría que al­guno de sus hi­jos, en es­pe­cial Alys­sa, si­guie­ra sus pa­sos co­mo can­tan­te y com­po­si­tor?

Ellos cuen­tan con la li­ber­tad de ha­cer lo que les apa­sio­ne, Alys­sa tie­ne un ta­len­to in­creí­ble y con­ta­rá con to­do mi apo­yo des­de que ella así lo re­quie­ra. ¿Có­mo vi­ve sus días con sus hi­jos, fue­ra de las cá­ma­ras y los re­flec­to­res?

Me gus­ta­ría lle­var­los a mil lu­ga­res, pe­ro mu­chas ve­ces la si­tua­ción se vuel­ve com­pli­ca­da, pe­ro en­cuen­tro en la tran­qui­li­dad de mi ca­sa el es­pa­cio que siem­pre bus­co con ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.