EL CÁNCER A LOS 14 AÑOS

La O (Cúcuta) - - Un Café Con... -

Ca­tor­ce años te­nía Johan Ma­nuel Pi­ne­da Her­nán­dez cuan­do en agosto del año pa­sa­do, apa­re­ció en su cue­llo una pro­tu­be­ran­cia de 2,5 cm de diá­me­tro. Aque­lla ma­sa du­ra que no do­lía, cau­só que su vida die­ra un gi­ro y tu­vie­ra que en­fren­tar jun­to a su ma­má, Sa­ra Her­nán­dez, la di­fí­cil prue­ba del cáncer.

Lo pri­me­ro que vino a la men­te de do­ña Sa­ra fue que su hi­jo es­ta­ba pa­san­do por una in­fec­ción o una vi­ro­sis. Cuan­do lle­vó a Johan a que lo exa­mi­na­ra un mé­di­co, Johan tu­vo que prac­ti­car­se un sin­fín de exá­me­nes de san­gre, unas eco­gra­fías y un tag.

El pro­ce­so fue len­to y cuan­do re­mi­tie­ron a Johan a pe­dia­tría, la doc­to­ra sen­ten­ció que la pro­tu­be­ran­cia no le gus­ta­ba y de­bía prac­ti­car una ci­ru­gía de ex­trac­ción de la ma­sa y ha­cer una biop­sia de la mis­ma.

La preo­cu­pa­ción de la pe­dia­tra cre­ció y ella mis­ma se de­di­có a avan­zar con los exá­me­nes. En di­ciem­bre de 2016, Johan en­tró a ci­ru­gía.

“Yo me sen­tía muy ner­vio­so. Era la pri­me­ra vez que pa­sa­ba por eso”, pre­ci­só Pi­ne­da. Lue­go de la ex­trac­ción de la ma­sa, tu­vie­ron que es­pe­rar un mes pa­ra sa­ber de qué se tra­ta­ba.

En enero de es­te año, re­ci­bie­ron la des­afor­tu­na­da no­ti­cia. Johan, que aho­ra tie­ne 15 años, pa­de­cía cáncer lin­fá­ti­co y lo que ha­bían ex­traí­do era un lin­fo­ma no hodg­kin ti­po b. Es­te lin­fo­ma sue­le ma­ni­fes­tar­se con sín­to­mas co­mo fie­bre, gri­pa, fa­rin­gi­tis, ba­ja de pe­so, de­cai­mien­to, su­do­ra­ción noc­tur­na, in­fla­ma­ción de gan­glios, en­tre otros. Johan re­cuer­da que no pre­sen­tó nin­guno de los sín­to­mas.

Cuan­do en la fa­mi­lia re­ci­bie­ron la no­ti­cia, tu­vie­ron una fuer­te im­pre­sión. “En la ca­sa na­die lo es­pe­ra­ba y uno siem­pre se pre­gun­ta ¿por qué? Yo nun­ca me iba a ima­gi­nar eso y me­nos en un hi­jo”, di­jo Her­nán­dez, “Él siem­pre pre­sen­tó bue­na sa­lud”.

Johan es un jo­ven se­reno y de po­cas pa­la­bras. Re­cuer­da que en ese mo­men­to to­mó la si­tua­ción muy nor­mal, por­que no ima­gi­nó que su vida fue­ra a cam­biar tan­to. “Cam­bia­ron mu­cho las co­sas que ha­cía. Yo ju­ga­ba ba­lon­ces­to y tu­ve que ba­jar­le a la in­ten­si­dad. Aho­ra jue­go con más dis­cre­ción”, pre­ci­sa.

“La pro­fe­so­ra siem­pre me de­cía que él po­nía mu­cho de su par­te y que se adap­ta­ba in­clu­so más rá­pi­do que los es­tu­dian­tes que no fal­ta­ban a cla­se. Eso me enor­gu­lle­ce por­que él ocu­pa el ter­cer pues­to en su sa­lón”

Des­pués del diag­nós­ti­co de pe­dia­tría, Johan fue re­mi­ti­do a he­ma­to­lo­gía y on­co­lo­gía. Allí co­no­ció al doc­tor Leo­nar­do Fer­nán­dez, on­có­lo­go egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res y que lle­va dos años y me­dio en Cú­cu­ta ayu­dan­do a los ni­ños que pa­de­cen cáncer desem­pe­ñan­do su la­bor en la Uni­dad He­ma­to­ló­gi­ca Es­pe­cia­li­za­da.

El doc­tor Fer­nán­dez, au­to­ri­zó sie­te ci­clos de qui­mio­te­ra­pia pa­ra Johan co­mo par­te de su tra­ta­mien­to.

En el co­le­gio los com­pa­ñe­ros de Johan no­ta­ron lo que pa­sa­ba cuan­do se le em­pe­zó a caer el pe­lo. A pe­sar de es­to, él re­cuer­da que sus com­pa­ñe­ros lo tra­ta­ron muy bien y los pro­fe­so­res fue­ron fle­xi­bles con sus ho­ra­rios.

Las qui­mio­te­ra­pias em­pe­za­ron en fe­bre­ro pa­sa­do y ca­da ci­clo du­ra­ba seis días. Johan te­nía que so­me­ter­se al do­lo­ro­so pro­ce­so des­de las 8 de la ma­ña­na has­ta las 7 de la no­che y re­pe­tir los ci­clos ca­da 16 o 20 días.

“To­do fue muy du­ro. Me sen­tía pre­so, eso fue un trau­ma pa­ra mí. Sen­tía do­lor por­que eran mu­chas agu­jas, me da­ba ago­nía, mal sa­bor y te­nía ham­bre, pe­ro no po­día co­mer”, di­jo Pi­ne­da Her­nán­dez.

A pe­sar de to­do, Johan no se vio afec­ta­do aca­dé­mi­ca­men­te. Des­pués de las qui­mios se ade­lan­ta­ba y se adap­ta­ba rá­pi­da­men­te a los te­mas nue­vos.

Sa­ra, su ma­má, se sen­tía muy or­gu­llo­sa. “La pro­fe­so­ra siem­pre me de­cía que él po­nía mu­cho de su par­te y que se adap­ta­ba in­clu­so más rá­pi­do que los es­tu­dian­tes que no fal­ta­ban a cla­se. Eso me enor­gu­lle­ce por­que él ocu­pa el ter­cer pues­to en su sa­lón”.

Her­nán­dez afir­ma que fue muy di­fí­cil atra­ve­sar esa eta­pa, pe­ro se afe­rró a Dios quien fue su for­ta­le­za. “Es­toy agra­de­ci­da y sor­pren­di­da. Yo le pe­dí a Dios que me die­ra la for­ta­le­za fí­si­ca y es­pi­ri­tual pa­ra so­por­tar to­do es­to y po­der dar­le áni­mos a mi hi­jo pa­ra que si­guie­ra ade­lan­te. La mano de Dios siem­pre le ayu­da a uno a so­bre­lle­var to­do”.

Johan hoy se sien­te lis­to y pre­pa­ra­do pa­ra se­guir su vida, gra­duar­se, ir­se be­ca­do a es­tu­diar en el ex­tran­je­ro y cum­plir su sue­ño de ser in­ge­nie­ro de sis­te­mas.

Ha­ce unos días ter­mi­nó los sie­te ci­clos de qui­mio­te­ra­pias y desea no te­ner que vol­ver a pa­sar por lo mis­mo, pe­ro en­fre­na­rá con po­si­ti­vis­mo los con­tro­les y exá­me­nes que vie­nen.

Her­nán­dez, agradece que su hi­jo tu­vie­ra un diag­nós­ti­co a tiem­po y tam­bién agradece a la Uni­dad He­ma­to­ló­gi­ca Es­pe­cia­li­za­da.

“Lle­gar a la Uni­dad He­ma­to­ló­gi­ca Es­pe­cia­li­za­da ha si­do una ben­di­ción. Aquí co­no­ci­mos án­ge­les que se nos pre­sen­ta­ron en for­ma de mé­di­cos, por eso es­ta­mos con­ten­tos y agra­de­ci­dos con la Uni­dad He­ma­to­ló­gi­ca y con to­do su per­so­nal”, sen­ten­ció Her­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.