Isa­bel Fran­co, li­de­ra el mer­ca­do de ca­te­ri­ng en co­lom­bia

Li­de­ra el mer­ca­do de ca­te­ri­ng en co­lom­bia

La O (Cucuta) - - News -

Per­der el tra­ba­jo, te­ner po­cas opor­tu­ni­da­des laborales y de­jar su na­tal Cú­cu­ta pa­ra pro­bar suer­te en Bogotá, fue qui­zás uno de los mo­men­tos más cru­cia­les en la fa­mi­lia Fran­co San­dino.

Se iban prác­ti­ca­men­te a em­pe­zar de ce­ro; no te­nían si­quie­ra una idea cla­ra so­bre lo que pa­sa­ría con sus vi­das, ni por dón­de em­pe­za­rían a sol­ven­tar las ne­ce­si­da­des bá­si­cas: co­mi­da, vi­vien­da, ser­vi­cios o es­tu­dios.

Mien­tras Eduar­do Fran­co y Ro­sa Virginia San­dino, co­no­ci­da co­mo ‘La Po­lla Fran­co’, pa­sa­ba por una fuer­te cri­sis eco­nó­mi­ca, sus hi­jos, Ma­ría Mar­ga­ri­ta, Juan Eduar­do e Isa­bel Cris­ti­na, se acos­tum­bra­ban a los cam­bios y a las nue­vas op­cio­nes pa­ra se­guir es­tu­dian­do.

Des­pués de es­te mal pa­no­ra­ma lle­gó una nue­va opor­tu­ni­dad al crear su pro­pia em­pre­sa lla­ma­da ‘ San­di Ca­te­ri­ng’, una só­li­da pro­pues­ta que se mue­ve en el sec­tor gas­tro­nó­mi­co.

“To­do ini­ció cuan­do mi ma­má le lle­va­ba el al­muer­zo a mi her­ma­na, Ma­ría Mar­ga­ri­ta, a su tra­ba­jo. Eran al­muer­zos ca­se­ros que en­tre sus com­pa­ñe­ros se fue­ron po­pu­la­ri­zan­do; com­pra­ban cin­co o seis. De ahí, em­pe­cé a ver­le la vi­sión em­pre­sa­rial, en el 2007”, ex­pli­ca Isa­bel Cris­ti­na.

Un día, en esa mis­ma em­pre­sa, les en­car­ga­ron unos re­fri­ge­rios que ne­ce­si­ta­ban pa­ra un even­to; en ese mo­men­to era un sim­ple ser­vi­cio de 20 sán­du­ches y ju­go ser­vi­do de un ter­mo. En po­cos me­ses ya es­ta­ban em­pa­can­do re­fri­ge­rios pa­ra Ti­go, Com­cel, Al­ka­tel y Mo­vis­tar.

“Las ami­gas de mi ma­má tam­bién em­pe­za­ron a pe­dir que les hi­cie­ra una que otra co­mi­da es­pe­cial, así que co­mo a ella le da­ba pe­na co­brar pues sim­ple­men­te les pe­día los in­gre­dien­tes y ya. Cuan­do no­so­tros pre­gun­tá­ba­mos qué ga­na­ba con eso, sim­ple­men­te nos de­cía que la bue­na no­ti­cia era que te­nía­mos co­mi­da pa­ra esa no­che”.

Así que em­pe­za­ron a cuan­ti­fi­car esos pe­que­ños ser­vi­cios ba­jo una fi­gu­ra em­pre­sa­rial.

En una oca­sión, re­cuer­da Isa­bel, se en­con­tró con una ami­ga su­ya que tra­ba­ja­ba pa­ra la revista Se­ma­na; le con­tó que te­nía una em­pre­sa que or­ga­ni­za­ba gran­des even­tos y le ofre­ció sus ser­vi­cios.

“Yo no te­nía ni idea de qué me ha­bla­ba cuan­do men­cio­na­ba ca­te­ri­ng (ser­vi­cio de ali­men­ta­ción) o el res­to de tér­mi­nos que se ma­ne­jan en es­te cam­po. El magno even­to era de 400 per­so­nas por tres días, don­de te­nía que cu­brir re­fri­ge­rio, al­muer­zo y

es­ta­ción de ca­fé. El even­to ter­mi­nó sien­do el fo­ro de Se­ma­na; lle­gué fe­liz a mi ca­sa con ese con­tra­to y re­ci­bí fue un re­ga­ño de mi ma­má”.

In­ter­na­men­te fue un desas­tre, pe­ro pa­ra el clien­te cum­plió to­das sus ex­pec­ta­ti­vas; tan­to así que fue­ron con­tra­ta­dos pa­ra aten­der to­dos los fo­ros que ha­cían a ni­vel na­cio­nal: de 400 pa­sa­ron a aten­der al­re­de­dor de 900 per­so­nas. Es­tu­vie­ron en Mon­te­ría, San­ta Mar­ta, San Jo­sé del Gua­via­re, Yo­pal, Puer­to Ca­rre­ño, Bo­ya­cá, en­tre otros.

“Des­pués lle­gué a ha­cer con­tac­tos con em­pre­sas co­mo BMW, Al­ka­tel, Se­ma­na y Fo­ros El Tiem­po”.

De ahí que el apar­ta­men­to don­de vi­vían se con­vir­tió en una im­pro­vi­sa­da co­ci­na pa­ra aten­der to­dos los re­que­ri­mien­tos que traía ca­da con­tra­ta­ción. Has­ta ha­ce dos años le apos­ta­ron a una co­ci­na in- dus­trial en un lu­gar más gran­de.

Des­pués de es­to sur­gió el con­tra­to más gran­de pa­ra ha­cer la ali­men­ta­ción en las gra­ba­cio­nes de la se­rie ‘Nar­cos’, de Net­flix, en su ver­sión 2 y 3.

“Fue­ron des­de 3.000 has­ta 5.000 pla­tos dia­rios. Ha­bían has­ta 20 tur­nos ro­ta­ti­vos pa­ra aten­der to­dos los re­que­ri­mien­tos”.

Es­to per­mi­tió dar­le otro ni­vel a la em­pre­sa; hoy, diez años des­pués, to­dos tie­nen un rol de­fi­ni­do: Eduar­do Fran­co es el je­fe de com­pras, de trans­por­te y quien se en­car­ga de dar el sí a las co­ti­za­cio­nes; ‘La Po­lla Fran­co” tie­ne la ex­clu­si­vi­dad del sa­zón gas­tro­nó­mi­co e Isa­bel ma­ne­ja to­da el área ad­mi­nis­tra­ti­va y con­si­gue los nue­vos clien­tes.

Cuan­do no hay even­tos, es­tán las op­cio­nes de los al­muer­zos, ven­ta de pas­te­les de gar­ban­zo, en­tre otros.

“Lle­gué a ha­cer con­tac­tos con em­pre­sas co­mo BMW, Al­ka­tel, Se­ma­na y Fo­ros El Tiem­po”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.