Er­nes­to Sá­ba­to

La Opinión - Imágenes - - Portada -

“La vi­da es tan cor­ta y el ofi­cio de vi­vir tan di­fí­cil, que cuan­do uno em­pie­za a apren­der­lo, ya hay que mo­rir­se”

rnes­to Sa­ba­to na­ció el 24 de ju­nio de 1911 en la ciu­dad de Ro­jas (pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res), hi­jo de Fran­ces­co Sa­ba­to y Gio­van­na Maria Fe­rra­ri, in­mi­gran­tes ita­lia­nos pro­ve­nien­tes de Ca­la­bria. Su fa­mi­lia per­te­ne­cía a la cla­se me­dia: «Mi pa­dre era se­ve­rí­si­mo y yo le te­nía te­rror, mi ma­dre me es­con­día de­ba­jo de la ca­ma pa­ra evi­tar­me un cas­ti­go».

Su obra na­rra­ti­va con­sis­te en tres no­ve­las: El tú­nel, Abad­dón, el ex­ter­mi­na­dor y So­bre hé­roes y tum­bas, con­si­de­ra­da una de las me­jo­res no­ve­las ar­gen­ti­nas del si­glo xx. Ade­más, en­sa­yos so­bre la con­di­ción hu­ma­na. Fue el se­gun­do ar­gen­tino ga­lar­do­na­do con el pre­mio Cer­van­tes (1984), lue­go de Bor­ges (1979).

Su acer­ca­mien­to al mo­vi­mien­to su­rrea­lis­ta tor­ció de al­gu­na ma­ne­ra su des­tino y ter­mi­nó por dar­le rien­da suel­ta a su in­quie­tud co­mo au­tor.

Fue mi­li­tan­te del mo­vi­mien­to de Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria, fun­dan­do el gru­po In­su­rre­xit en 1933, de ten­den­cia co­mu­nis­ta. En 1933 fue ele­gi­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción Ju­ve­nil Co­mu­nis­ta. Y en un cur­so so­bre mar­xis­mo co­no­ció a Ma­til­de Kus­minsky Rich­ter, una es­tu­dian­te de 17 años, la cual aban­do­nó la ca­sa de sus pa­dres pa­ra ir a vi­vir con él. En 1934 co­men­zó a te­ner du­das so­bre el co­mu­nis­mo y so­bre la dic­ta­du­ra de Sta­lin. El par­ti­do de­ci­dió en­viar­lo por dos años a las Es­cue­las Le­ni­nis­tas de Mos­cú, en don­de, se­gún Sa­ba­to: uno se cu­ra­ba o ter­mi­na­ba en un gu­lag o en un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co.

An­tes de Mos­cú, via­jó a Bru­se­las co­mo de­le­ga­do del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Ar­gen­ti­na al Con­gre­so con­tra el Fas­cis­mo y la Gue­rra. Una vez allí, te­mien­do que al ir a Mos­cú no re­gre­sa­ría, aban­do­nó el Con­gre­so y hu­yó a Pa­rís, don­de es­cri­bió su pri­me­ra no­ve­la lla­ma­da La fuen­te mu­da. Re­gre­só a Bue­nos Ai­res en 1936 y con­tra­jo ma­tri­mo­nio por ci­vil con Ma­til­de Kus­minsky Rich­ter.

En 1937 ob­tu­vo el Doc­to­ra­do en Cien­cias Fí­si­cas y Ma­te­má­ti­cas en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta. Le fue con­ce­di­da una be­ca pa­ra in­ves­ti­gar ra­dia­cio­nes ató­mi­cas en el La­bo­ra­to­rio Cu­rie en Pa­rís. El 25 de ma­yo de 1938 na­ció su pri­mer hi­jo, Jor­ge Fe­de­ri­co. En Pa­rís en­tró en con­tac­to con el mo­vi­mien­to su­rrea­lis­ta.

En 1939 fue trans­fe­ri­do al Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT). Re­gre­só a la Ar­gen­ti­na en 1940 con la de­ci­sión de aban­do­nar la ciencia, pe­ro pa­ra cum­plir con quie­nes le ha­bían otor­ga­do la be­ca se desem­pe­ñó co­mo pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta en un post­gra­do so­bre re­la­ti­vi­dad y me­cá­ni­ca cuán­ti­ca.

“En el La­bo­ra­to­rio Cu­rie, en una de las más al­tas me­tas a las que po­día as­pi­rar un fí­si­co, me en­con­tré va­cío de sen­ti­do. Gol­pea­do por el des­crei­mien­to, se­guí avan­zan­do por una fuerte iner­cia que mi al­ma re­cha­za­ba”.

En 1943, de­bi­do a una cri­sis exis­ten­cial, de­ci­dió ale­jar­se de for­ma de ni­ti­va del área cien­tí ca pa­ra de­di­car­se de lleno a la li­te­ra­tu­ra y la pin­tu­ra. Él de nió a la ciencia co­mo amo­ral por­que “lle­va­ría al mun­do ha­cia el desas­tre». Se ins­ta­ló en­ton­ces en Pan­ta­ni­llo, en la pro­vin­cia de Cór­do­ba, pa­ra re­si­dir en un ran­cho sin agua ni luz pe­ro en­tre­ga­do a la es­cri­tu­ra. A nes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en 1945, na­ció su se­gun­do hi­jo, Ma­rio Sa­ba­to, quien de adul­to se­ría un co­no­ci­do di­rec­tor de ci­ne. Ese mis­mo año se ins­ta­ló con su fa­mi­lia en Santos Lu­ga­res.

En 1941 apa­re­ció su pri­mer tra­ba­jo li­te­ra­rio, un ar­tícu­lo so­bre La in­ven­ción de

Mo­rel de Adolfo Bioy Ca­sa­res, en la re­vis­ta Te­seo de La Pla­ta. Tam­bién pu­bli­có una co­la­bo­ra­ción en la re­vis­ta Sur de Vic­to­ria Ocam­po, por in­ter­ven­ción de Pe­dro Hen­rí­quez Ure­ña. En 1942 con­ti­nuó co­la­bo­ran­do en aque­lla pu­bli­ca­ción con re­se­ñas de li­bros, se en­car­gó de la sec­ción Ca­len­da­rio y par­ti­ci­pó del “De­sa­gra­vio a Bor­ges” en el No. 94 de Sur. Pu­bli­có ar­tícu­los en el dia­rio La Na­ción y se pre­sen­tó su tra­duc­ción de Na­ci­mien­to y muer­te del sol de Geor­ge Ga­mow. Al año si­guien­te pu­bli­ca­ría la tra­duc­ción de El ABC de la re­la­ti­vi­dad de Ber­trand Rus­sell. En 1945 pu­bli­có su pri­mer li­bro,

Uno y el uni­ver­so, una se­rie de ar­tícu­los

lo­só cos en los que cri­ti­ca­ba la apa­ren­te neu­tra­li­dad mo­ral de la ciencia y aler­ta so­bre los pro­ce­sos de des­hu­ma­ni­za­ción en las so­cie­da­des tec­no­ló­gi­cas. Con el tiem­po avan­za­ría ha­cia pos­tu­ras li­ber­ta­rias y hu­ma­nis­tas. Por esa obra re­ci­bió en el mis­mo año el pri­mer pre­mio de pro­sa de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Bue­nos Ai­res y la fa­ja de ho­nor de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Es­cri­to­res.

En 1948, des­pués de ha­ber lle­va­do los ma­nus­cri­tos de su no­ve­la a las edi­to­ria­les de Bue­nos Ai­res y de ser re­cha­za­do por to­das, pu­bli­có en la re­vis­ta Sur El tú­nel, una no­ve­la psi­co­ló­gi­ca na­rra­da en pri­me­ra per­so­na. En­mar­ca­da en el exis­ten­cia­lis­mo, una co­rrien­te lo­só ca de enor­me di­fu­sión en la épo­ca de pos­gue­rra, El tú­nel re­ci­bió crí­ti­cas en­tu­sias­tas de Al­bert Ca­mus, quien lo hi­zo tra­du­cir al fran­cés. La no­ve­la ha si­do tra­du­ci­da a más de diez idio­mas.

«La vi­da es tan cor­ta y el o cio de vi­vir tan di­fí­cil, que cuan­do uno em­pie­za a apren­der­lo, ya hay que mo­rir­se».

En 1951 se pu­bli­có el en­sa­yo Hom­bres y en­gra­na­jes, editorial Eme­cé, y un ca­pí­tu­lo so­bre Fí­si­ca en la En­ci­clo­pe­dia Prác­ti­ca Jack­son. Al año si­guien­te se es­tre­nó en la Ar­gen­ti­na la pe­lí­cu­la de El tú­nel, una pro­duc­ción de Ar­gen­ti­na Sono Film, di­ri­gi­da por León Kli­movsky. En 1953, Eme­cé, edi­tó el en­sa­yo He­te­ro­do­xia.

En 1955 fue nom­bra­do in­ter­ven­tor de la re­vis­ta Mun­do Ar­gen­tino por el go­bierno de fac­to im­pues­to por la Re­vo­lu­ción Li­ber­ta­do­ra, car­go al que re­nun­ció al año si­guien­te por ha­ber de­nun­cia­do la apli­ca­ción de tor­tu­ras a mi­li­tan­tes obre­ros y los fu­si­la­mien­tos de ju­nio de 1956. Ese mis­mo año pre­sen­tó El otro ros­tro del pe­ro­nis­mo: Car­ta

abier­ta a Ma­rio Ama­deo, en don­de, sin ab­di­car de sus an­ti­pa­tías ha­cia la gu­ra del ex pre­si­den­te Juan Do­min­go Pe­rón, efec­túa la de­fen­sa de Evi­ta y sus se­gui­do­res; po­si­ción que le creó nu­me­ro­sas crí­ti­cas de los in­te­lec­tua­les ar­gen­ti­nos, que eran ma­yo­ri­ta­ria­men­te opo­si­to­res al go­bierno de­rro­ca­do.

En 1961 pu­bli­có So­bre hé­roes y tum­bas, una de las me­jo­res no­ve­las ar­gen­ti­nas del si­glo XX, que na­rra la his­to­ria de una fa­mi­lia aris­to­crá­ti­ca ar­gen­ti­na en de­ca­den­cia, in­ter­ca­la­da con re­la­to in­ti­mis­ta so­bre la muer­te del ge­ne­ral Juan La­va­lle, hé­roe de la gue­rra de la In­de­pen­den­cia Ar­gen­ti­na, y con los des­ga­rra­mien­tos de la his­to­ria ar­gen­ti­na, co­mo las gue­rras ci­vi­les del si­glo XIX has­ta 1955. Se­gún el pro­pio Sá­ba­to, el li­bro es­ta­ba des­ti­na­do a el fue­go co­mo tan­tas otras obras su­yas que no vie­ron la luz pú­bli­ca. Su su­per­vi­ven­cia se de­be a su es­po­sa Ma­til­de que lo con­ven­ció de pu­bli­car­lo. En el año 1964 ha­bía re­ci­bi­do el tí­tu­lo de Che­va­lier des Arts et des Let­tres, or­den ins­ti­tui­da por An­dré Mal­raux.

En 1965 se lan­zó el dis­co “Ro­man­ce de la muer­te de Juan La­va­lle; can­tar de ges­ta”, con tex­tos re­ci­ta­dos de So­bre hé­roes

y tum­bas y can­cio­nes con le­tra de Sá­ba­to y mú­si­ca de Eduar­do Fa­lú. En Mi­lán, se tra­du­jo al ita­liano el li­bro. Su si­guien­te no­ve­la, Abad­dón el

ex­ter­mi­na­dor, 1974, es de cor­te au­to­bio­grá co con una es­truc­tu­ra na­rra­ti­va frag­men­ta­ria y de ar­gu­men­to apo­ca­líp­ti­co en el cual Sá­ba­to se in­clu­ye a sí mis­mo co­mo per­so­na­je prin­ci­pal y re­to­ma a al­gu­nos de los per­so­na­jes ya apa­re­ci­dos en So­bre

hé­roes y tum­bas. En aquel año re­ci­bió el Gran Pre­mio de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Es­cri­to­res (SADE).29

En 1975, Sá­ba­to ob­tu­vo el pre­mio de Con­sa­gra­ción Na­cio­nal de la Ar­gen­ti­na. En 1976, se le con­ce­dió el pre­mio a la Me­jor No­ve­la Ex­tran­je­ra en Pa­rís, Fran­cia, por

Abad­dón el ex­ter­mi­na­dor, mien­tras que en Ita­lia re­ci­bió el pre­mio Me­di­ci al me­jor li­bro ex­tran­je­ro en 1977. En 1978, le otor­ga­ron la Gran Cruz al mé­ri­to ci­vil en Es­pa­ña. En 1979 fue dis­tin­gui­do en Fran­cia co­mo co­man­dan­te de la Le­gión de Ho­nor. Pa­ra la dé­ca­da de 1970, Sá­ba­to sen­tía que, co­mo es­cri­tor, ha­bía di­cho «to­do lo que te­nía que de­cir so­bre los gran­des te­mas de la con­di­ción hu­ma­na: la muer­te, el sen­ti­do de la exis­ten­cia, la so­le­dad, la es­pe­ran­za y la exis­ten­cia de Dios». En 1983, a mo­do de epi­ta o, di­jo: «Soy un sim­ple es­cri­tor que ha vi­vi­do ator­men­ta­do por los pro­ble­mas de su tiem­po, en par­ti­cu­lar por los de su na­ción. No ten­go otro tí­tu­lo».

En 1984 re­ci­bió el Pre­mio Mi­guel de Cer­van­tes, má­xi­mo ga­lar­dón li­te­ra­rio a es­cri­to­res his­pa­nos y di­ver­sos pre­mios de uni­ver­si­da­des.

El 30 de sep­tiem­bre de 1998 fa­lle­ció su es­po­sa, Ma­til­de Kus­minsky Rich­ter, y pu­bli­có sus me­mo­rias ba­jo el tí­tu­lo de An­tes

del n y el 4 de ju­nio de 2000 pre­sen­tó La

re­sis­ten­cia en la pá­gi­na de In­ter­net del dia­rio Cla­rín, con­vir­tién­do­se de es­ta ma­ne­ra en el pri­mer es­cri­tor de len­gua es­pa­ño­la en pu­bli­car un li­bro gra­tui­ta­men­te en In­ter­net an­tes que en pa­pel. La edi­ción en pa­pel fue lan­za­da el 16 de ju­nio. En 2002 se le con­ce­dió la me­da­lla de oro del Círcu­lo de Be­llas Ar­tes de Ma­drid y la me­da­lla de ho­nor de la Uni­ver­si­dad Car­los III en re­co­no­ci­mien­to a sus mé­ri­tos li­te­ra­rios, co­mo tam­bién el Pre­mio Ex­tre­ma­du­ra a la Crea­ción a la me­jor Tra­yec­to­ria Li­te­ra­ria de Au­tor Ibe­roa­me­ri­cano.

Fa­lle­ció en su ho­gar en Santos Lu­ga­res du­ran­te la ma­dru­ga­da del 30 de abril de 2011, 55 días an­tes de cum­plir 100 años, a cau­sa de una neu­mo­nía de­ri­va­da de una bron­qui­tis que lo aque­ja­ba des­de ha­cía al­gu­nos me­ses (tam­bién pa­de­cía se­rios pro­ble­mas de vi­sión). A pe­sar de la pe­ti­ción de que sus res­tos fue­ran in­hu­ma­dos en el jar­dín de su vi­vien­da y que no se en­via­ran ofren­das ora­res, fue en­te­rra­do en el ce­men­te­rio Jar­dín de Paz, en Pi­lar, jun­to a su es­po­sa y su hi­jo ma­yor, lue­go de un o cio re­li­gio­so lle­va­do a ca­bo por mon­se­ñor Jor­ge Ca­sa­ret­to. A su fu­ne­ral asis­tie­ron per­so­na­li­da­des co­mo Mag­da­le­na Ruiz Gui­ña­zú, Fran­cis­co de Nar­váez, Gra­cie­la Fer­nán­dez Mei­ji­de, Juan Carr, Ricardo Al­fon­sín, en­tre otros. Por su par­te, la pre­si­den­ta Cristina Fer­nán­dez de Kirch­ner en­vió con­do­len­cias a la fa­mi­lia y una ofren­da oral.

Er­nes­to Sá­ba­to

Bue­nos Ai­res año 1920.

Jor­ge Luis Bor­ges

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.