Los úl­ti­mos días del doc­tor Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go

La Opinión - Imágenes - - Portada -

El doc­tor Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go, na­ció en Bogotá el 3 de ju­lio de 1906, hi­jo de don Fe­li­pe Lle­ras Tria­na y do­ña So­fía Ca­mar­go, des­cen­dien­te és­ta del Ge­ne­ral Ser­gio Ca­mar­go, quien ocu­pa­ra la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, por bre­ve tiem­po y aquel de don Lo­ren­zo Ma­ría Lle­ras, edu­ca­dor del si­glo an­te­pa­sa­do, je­fe liberal y uno de los Con­ven­cio­nis­tas de Río Ne­gro, del par­ti­do liberal Ra­di­cal.

Empezó a ac­tuar en po­lí­ti­ca des­de muy jo­ven al la­do de los pre­si­den­tes En­ri­que Olaya He­rre­ra y más es­tre­cha­men­te al la­do del doc­tor Al­fon­so López Pu­ma­re­jo, a quien su­ce­dió en la pre­si­den­cia, co­mo pri­mer De­sig­na­do, en el año de 1945.

Fue un pe­rio­dis­ta au­to­di­dac­ta, gran es­cri­tor y gran ora­dor. Fue mi­nis­tro de Go­bierno, de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, de Edu­ca­ción, Em­ba­ja­dor an­te el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos, Pre­si­den­te de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos en dos pe­río­dos y nue­va­men­te Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, por vo­to po­pu­lar en 1958, Pre­si­den­te del Se­na­do de Co­lom­bia y otras dig­ni­da­des más.

Co­mo je­fe úni­co del par­ti­do Liberal, a nes de la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do, no tu­vo in­con­ve­nien­te en cru­zar el océano Atlán­ti­co, en bus­ca de su an­ti­guo ri­val en po­lí­ti­ca, el ague­rri­do je­fe del Par­ti­do Con­ser­va­dor, el doc­tor Lau­reano Gó­mez Cas­tro, con el ob­je­ti­vo de tum­bar al Ge­ne­ral Gus­ta­vo Ro­jas Pi­ni­lla, quien en la pre­si­den­cia, por el gol­pe de Es­ta­do, que de­rro­có al doc­tor Lau­reano Gó­mez, el 13 de ju­nio de 1953, aca­ba­ba de ha­cer­se re­ele­gir por la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, por cua­tro años más, a lo cual se opu­so vi­go­ro­sa­men­te el doc­tor Al­ber­to Lle­ras.

Reuni­dos en las tran­qui­las pla­yas de Be­ni­dorm y Sit­ges, en el mar Me­di­te­rrá­neo, los dos je­fes po­lí­ti­cos, fun­da­ron el Fren­te Na­cio­nal, idea­ron la al­ter­na­ción de los dos par­ti­dos en la pre­si­den­cia por 16 años y otras de­ci­sio­nes que mo­ri­ge­ra­ron la vio­len­cia po­lí­ti­ca y la es­tra­te­gia pa­ra tum­bar al ge­ne­ral Ro­jas Pi­ni­lla, quien re­nun­ció y nom­bró una Jun­ta mi­li­tar de cin­co ge­ne­ra­les del Ejér­ci­to, la Po­li­cía y la Ar­ma­da.

El pri­mer pre­si­den­te ele­gi­do, por la al­ter­na­ción de los par­ti­dos, lo fue el doc­tor Al­ber­to Lle­ras, quien go­ber­nó, en me­dio de la vio­len­cia par­ti­dis­ta, que len­ta­men­te, fue dis­mi­nu­yen­do, del 7 de agos­to de 1958 al 7 de agos­to de 1962.

El doc­tor Al­ber­to Lle­ras mu­rió en Bogotá, el 4 de enero de 1990, mi­nu­tos des­pués de las 5:00 a.m., una ar­te­rioes­cle­ro­sis tem­pra­na, lo aque­jó por más de trein­ta años y un cán­cer del pán­creas, ter­mi­nó con su vi­da.

Or­de­nó a su fa­mi­lia, su es­po­sa y sus hi­jos, que fue­ra en­te­rra­do en una ce­re­mo­nia sen­ci­lla, que no lo lle­va­ran ni a la ca­te­dral, ni al Ca­pi­to­lio, don­de tan­tas batallas li­bró en de­fen­sa de la de­mo­cra­cia y de su par­ti­do Liberal, que no hu­bie­ra dis­cur­sos y fue­ra en­te­rra­do en el sue­lo en el ce­men­te­rio jar­di­nes de la Paz, en la vía a Chía y no en el ce­men­te­rio Cen­tral, en la ga­le­ría de ex pre­si­den­tes.

Por su im­pre­sio­nan­te sen­ci­llez, me per­mi­to trans­cri­bir, sus ins­truc­cio­nes pa­ra el en­tie­rro, “a su hi­jo Al­ber­to: An­te to­do, quie­ro que se le quite, has­ta el má­xi­mo lí­mi­te po­si­ble, to­do as­pec­to de so­lem­ni­dad o pom­pa a mis fu­ne­ra­les. En ellos no de­be ha­ber na­da di­fe­ren­te del tras­la­do sen­ci­llo de mis res­tos mor­ta­les al ce­men­te­rio que ele­gi­mos tu ma­má y yo, en los lla­ma­dos Jar­di­nes de Paz, en el ca­mino de Chía, y en don­de te­ne­mos dos tum­bas, cu­ya iden­ti ca­ción en­con­tra­rás en la res­pec­ti­va es­cri­tu­ra en mi archivo…Por nin­gún mo­ti­vo per­mi­tas que me lle­ven a la Ca­te­dral ni a nin­gu­na Cá­ma­ra Ar­dien­te, y si aca­so de­be ha­ber una ce­re­mo­nia ca­tó­li­ca, ella de­be ser la más su­cin­ta, en la pro­pia ca­pi­lla del ce­men­te­rio. No de­be ha­ber co­ro­nas, ores, y en ab­so­lu­to no de­be ha­ber dis­cur­sos… La ce­re­mo­nia no ha de du­rar más de una me­dia ho­ra, por mu­cho…Y se des­pe­di­rá el due­lo ahí mis­mo”

El ataúd, es sa­ca­do a las 2 p.m. y el vehícu­lo, que lo con­du­ce a los jar­di­nes de Paz, es se­gui­do por el de la fa­mi­lia. La ce­re­mo­nia en el ce­men­te­rio, du­ró 25 mi­nu­tos y so­la­men­te lo acom­pa­ñó el pre­si­den­te Vir­gi­lio Bar­co. Su hi­jo Al­ber­to y sus nie­tos con­du­cen el ataúd a la fo­sa abier­ta, si­tua­da a un po­co más de cien me­tros, ba­jo la som­bra de un ár­bol. La tum­ba es­tá cu­bier­ta por una lá­pi­da horizontal de már­mol, que re­za: AL­BER­TO LLE­RAS CA­MAR­GO Ju­lio 3-1906 enero 4-1990.

Pa­blo Emilio Ra­mí­rez Cal­de­rón, M.D. ima­ge­nes@lao­pi­nion.com.co

Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go

Pa­blo Emilio Ra­mí­rez Cal­de­rón, M.D.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.