Pre­pa­ra­ción del Con­gre­so An­fic­tió­ni­co

La Opinión - Imágenes - - Portada - German A. de la Re­za (UAM, Mé­xi­co)

El proyecto bo­li­va­riano de con­fe­de­rar a las re­pú­bli­cas his­pa­noa­me­ri­ca­nas se ini­cia for­mal­men­te con la ne­go­cia­ción y la

rma de tra­ta­dos de “Unión, Li­ga y Con­fe­de­ra­ción per­pe­tua” por Co­lom­bia (Gran Co­lom­bia) con cua­tro paí­ses: Pe­rú el 6 de ju­nio de 1822; Chi­le el 23 de oc­tu­bre de 1823; Mé­xi­co el 3 de di­ciem­bre de 1823 y, des­pués de su se­pa­ra­ción de Mé­xi­co, con la Re­pú­bli­ca de Cen­troa­mé­ri­ca el 15 de mar­zo de 1825. Es­tos tra­ta­dos bi­la­te­ra­les, que com­par­ten el tex­to y los al­can­ces, re­pre­sen­tan la pie­dra an­gu­lar del Con­gre­so An ctió­ni­co de 1826. Tres de sus ob­je­ti­vos sus­ten­tan es­ta ob­ser­va­ción: la crea­ción de una asam­blea com­pues­ta de dos ple­ni­po­ten­cia­rios por ca­da país, pro­ce­di­mien­to que tiem­po des­pués se adop­ta­rá en las con­fe­ren­cias de Pa­na­má; la so­li­ci­tud a los paí­ses aso­cia­dos de in­ter­po­ner sus “bue­nos o cios” an­te los go­bier­nos de los de­más “Es­ta­dos de Amé­ri­ca -an­tes es­pa­ño­la- pa­ra en­trar en es­te pac­to de unión, li­ga y con­fe­de­ra­ción per­pe­tua”; y com­pro­me­ter a los paí­ses sig­na­ta­rios a par­ti­ci­par en una fu­tu­ra “Asam­blea ge­ne­ral de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos [...] con el en­car­go de ci­men­tar de un mo­do más sólido y es­ta­ble las re­la­cio­nes ín­ti­mas que de­ben exis­tir en­tre to­dos y ca­da uno de ellos, y que les sir­va de con­se­jo en los gran­des con ic­tos, de pun­to de con­tac­to en los pe­li­gros co­mu­nes, de el in­tér­pre­te de sus tra­ta­dos pú­bli­cos y de juez, ár­bi­tro y con­ci­lia­dor en sus dispu­tas y di­fe­ren­cias” (Yépez 1930: 7-8).

El 7 de di­ciem­bre de 1824, dos días an­tes de la Ba­ta­lla de Aya­cu­cho, Si­món Bo­lí­var in­vo­ca es­tos acuerdos en la in­vi­ta­ción que di­ri­ge a los go­bier­nos de Co­lom­bia, Mé­xi­co, Pro­vin­cias Uni­das del Río de la Pla­ta, Cen­troa­mé­ri­ca, Chi­le y Bra­sil. Al tiem­po de re­que­rir­les el en­vío de re­pre­sen­tan­tes ple­ni­po­ten­cia­rios al Con­gre­so de Pa­na­má, es­cri­be: “... es tiem­po ya de que los intereses y las re­la­cio­nes que unen en­tre sí a las re­pú­bli­cas ame­ri­ca­nas, an­tes co­lo­nias es­pa­ño­las, ten­gan una ba­se fun­da­men­tal que eter­ni­ce, si es po­si­ble, la du­ra­ción de es­tos go­bier­nos. En­ta­blar aquel sis­te­ma y con­so­li­dar el po­der de es­te gran cuer­po po­lí­ti­co per­te­ne­ce al ejer­ci­cio de una au­to­ri­dad su­bli­me, que di­ri­ja la po­lí­ti­ca de nues­tros go­bier­nos, cu­yo in ujo man­ten­ga la uni­for­mi­dad de sus prin­ci­pios, y cu­yo nom­bre so­lo cal­me nuestras tem­pes­ta­des. Tan res­pe­ta­ble au­to­ri­dad no pue­de exis­tir sino en una asam­blea de ple­ni­po­ten­cia­rios nom­bra­dos por ca­da una de nuestras re­pú­bli­cas, y reuni­dos ba­jo los aus­pi­cios de la vic­to­ria ob­te­ni­da por nuestras ar­mas con­tra el po­der es­pa­ñol. Pro­fun­da­men­te pe­ne­tra­do de es­tas ideas in­vi­té en ocho­cien­tos vein­ti­dós, co­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia, a los go­bier­nos de Mé­ji­co, Pe­rú, Chi­le y Bue­nos Ai­res, pa­ra que for­má­se­mos una con­fe­de­ra­ción y reunié­se­mos en el ist­mo de Pa­na­má u otro pun­to ele­gi­ble a plu­ra­li­dad, una asam­blea de ple­ni­po­ten­cia­rios de ca­da Es­ta­do ‘que nos sir­vie­se de con­se­jo en los gran­des con ic­tos, de pun­to de con­tac­to en los pe­li­gros co­mu­nes, de el in­tér­pre­te en los tra­ta­dos pú­bli­cos cuan­do

ocu­rran di­fi­cul­ta­des, y de con­ci­lia­dor, en fin, de nuestras di­fe­ren­cias’. El Go­bierno del Pe­rú ce­le­bró, en seis de ju­lio de aquel año, un tra­ta­do de alian­za y con­fe­de­ra­ción con el ple­ni­po­ten­cia­rio de Co­lom­bia; y por él que­da­ron am­bas par­tes com­pro­me­ti­das a in­ter­po­ner sus bue­nos ofi­cios con los go­bier­nos de la Amé­ri­ca an­tes es­pa­ño­la, pa­ra que en­tran­do to­dos en el mis­mo pac­to se ve­ri­fi­ca­se la reunión de la asam­blea ge­ne­ral de los con­fe­de­ra­dos. Igual tra­ta­do con­clu­yó en Mé­ji­co, a tres de oc­tu­bre de ocho­cien­tos vein­ti­trés, el en­via­do ex­tra­or­di­na­rio de Co­lom­bia a aquel Es­ta­do; y hay fuer­tes ra­zo­nes pa­ra es­pe­rar que los otros go­bier­nos se so­me­te­rán al con­se­jo de sus más al­tos intereses. Di­fe­rir más tiem­po la asam­blea ge­ne­ral de los ple­ni­po­ten­cia­rios de las re­pú­bli­cas, que de he­cho es­tán ya con­fe­de­ra­das, has­ta que se ve­ri­fi­que la ac­ce­sión de los de­más, se­ría pri­var­nos de las ven­ta­jas que pro­du­ci­ría aque­lla asam­blea des­de su ins­ta­la­ción. [...] El ist­mo de Pa­na­má ha si­do ofre­ci­do por el go­bierno de Co­lom­bia pa­ra es­te fin, en los tra­ta­dos exis­ten­tes. El ist­mo es­tá a igual dis­tan­cia de las ex­tre­mi­da­des, y por es­ta cau­sa po­dría ser el lu­gar pro­vi­so­rio de la pri­me­ra asam­blea de los con­fe­de­ra­dos”. Con­vie­ne de­te­ner­nos en los ele­men­tos con­fe­de­ra­ti­vos de es­ta con­vo­ca­to­ria por su con­tras­te con los re­sul­ta­dos del Con­gre­so. El areó­pa­go bo­li­va­riano se pre­sen­ta, an­te to­do, co­mo una ins­tan­cia de pro­tec­ción de las so­be­ra­nías re­cien­te­men­te ad­qui­ri­das des­de una tri­ple pers­pec­ti­va. La pri­me­ra se re­fie­re a la con­ver­sión de His­pa­noa­mé­ri­ca en un ac­tor in­ter­na­cio­nal sus­cep­ti­ble de pro­te­ger los intereses de sus pe­que­ños Es­ta­dos. La se­gun­da con­sis­te en el re­fuer­zo de la ca­pa­ci­dad es­tra­té­gi­co-mi­li­tar de la re­gión, tan­to pa­ra la con­clu­sión de las hos­ti­li­da­des con Es­pa­ña, co­mo pa­ra evi­tar en lo su­ce­si­vo las agre­sio­nes ex­tran­je­ras. El ter­ce­ro bus­ca pre­ser­var el ré­gi­men re­pu­bli­cano, “uni­for­me” en to­da His­pa­noa­mé­ri­ca. Ca­be se­ña­lar que es­ta con­cep­ción ya se en­con­tra­ba en la cir­cu­lar que acom­pa­ñó a la ini­cia­ti­va de los tra­ta­dos bi­la­te­ra­les. Bo­lí­var de­cla­ra en­tre otros, que el Con­gre­so “no de­be fun­dar­se úni­ca­men­te en el prin­ci­pio de una alian­za de­fen­si­va y ofen­si­va or­di­na­ria”, sino en la crea­ción de “una so­cie­dad de na­cio­nes-her­ma­nas”. Pa­ra ci­men­tar las fun­cio­nes de esa ins­tan­cia, Bo­lí­var re­co­mien­da la adop­ción de me­ca­nis­mos de arbitraje (in­ter­pre­ta­ción de fu­tu­ros acuerdos y so­lu­ción de con­tro­ver­sias in­ter­nas), así co­mo de arre­glos aran­ce­la­rios pa­ra fa­vo­re­cer el co­mer­cio de la Con­fe­de­ra­ción. Un úl­ti­mo ele­men­to de la con­vo­ca­to­ria, referido a la elec­ción de Pa­na­má co­mo “lu­gar pro­vi­so­rio de la pri­me­ra Asam­blea”, sub­ra­ya su vo­ca­ción an­fic­tió­ni­ca. La ciu­dad, lo­ca­li­za­da “a igual dis­tan­cia de las ex­tre­mi­da­des” del con­ti­nen­te, ten­drá un pa­pel si­mi­lar al ist­mo de Co­rin­to en las con­fe­de­ra­cio­nes grie­gas: re­for­zar la iden­ti­dad re­gio­nal y pro­te­ger­se de ma­ne­ra man­co­mu­na­da fren­te a las in­ter­ven­cio­nes ex­tran­je­ras.

Fi­nal­men­te, la in­vi­ta­ción al Con­gre­so se am­plía a va­rios paí­ses más: tres po­ten­cias ex­ter­nas a la re­gión -Gran Bre­ta­ña, Es­ta­dos Uni­dos y los Paí­ses Ba­jos- y, tar­día­men­te, Bo­li­via. De to­dos ellos só­lo seis acu­di­rán a la ci­ta del Ist­mo, don­de los mi­nis­tros ple­ni­po­ten­cia­rios ne­go­cia­rán en nom­bre de sus res­pec­ti­vos paí­ses el Tra­ta­do de Con­fe­de­ra­ción. En to­dos los ca­sos, el nom­bra­mien­to de los re­pre­sen­tan­tes fue pro­pues­to por el Eje­cu­ti­vo al par­la­men­to, en­ten­dién­do­se que su desem­pe­ño en el Con­gre­so es­ta­ba su­je­to a las ins­truc­cio­nes de su go­bierno.

Ist­mo de Pa­na­má.

Si­món Bo­lí­var

Ma­pa de la Nueva Gra­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.