La in­de­pen­den­cia de El So­co­rro: La no­che del 9 de ju­lio de 1810

La Opinión - Imágenes - - Portada - Ca­mi­lo Ro­drí­guez Gómez. (Frag­men­to)

En un me­mo­rial en­via­do el 16 de ju­lio de 1810 por el Cabildo del So­co­rro al Vi­rrey, se des­cri­be así lo ocu­rri­do en esa po­bla­ción a las 7 de la no­che del 9 de ju­lio de 1810: “Tres pai­sa­nos que pa­sa­ban por la ca­lle de los cuar­te­les fue­ron re­que­ri­dos des­de el bal­cón don­de es­ta­ban los sol­da­dos con fu­si­les, di­cien­do D. Ma­riano Mon­roy, “atrás”, y que si no, man­da­ría ha­cer fue­go. A es­tas vo­ces ocu­rrió el Pue­blo, so­bre el cual em­pe­za­ron a llo­ver ba­las de los bal­co­nes de los dos cuar­te­les que es­ta­ban uno fren­te de otro. Los Jue­ces por evi­tar un ata­que tan de­si­gual en que se ha­bía em­pe­ña­do el Pue­blo por la es­tra­ta­ge­ma de Mon­roy, co­rrie­ron a re­ti­rar a la gen­te, lo que no pu­die­ron con­se­guir tan pron­to y tu­vie­ron el do­lor de ver que se hu­bie­se qui­ta­do la vi­da a ocho hom­bres que no te­nían más ar­mas que las pie­dras que to­ma­ban en la ca­lle y que es­to hu­bie­se si­do por más de se­sen­ta sol­da­dos ve­te­ra­nos y al­gu­nos re­clu­tas y pai­sa­nos que se ha­lla­ban en los cuar­te­les en lu­gar ven­ta­jo­so y con ar­mas su­pe­rio­res. La no­che la pa­sa­mos en ve­la aguar­dan­do a que el Co­rre­gi­dor nos aco­me­tie­se con su gen­te…”.

El pue­blo del So­co­rro, en­ca­be­za­do por Jo­sé Lorenzo Pla­ta y Miguel Ta­deo Gómez, ade­más de cien­tos de per­so­nas ve­ci­nas se pre­pa­ró pa­ra dar el gol­pe al co­rre­gi­dor Val­dés. Se fue­ron reunien­do en la pla­za con­for­man­do una mul­ti­tud de 8 mil per­so­nas y se des­en­ca­de­nó un fer­vor li­ber­ta­rio im­pa­ra­ble. Al ama­ne­cer del 10 de ju­lio, Val­dés y sus tro­pas se es­ca­bu­lle­ron pa­ra re­fu­giar­se en el con­ven­to de los Ca­pu­chi­nos en la par­te al­ta de la po­bla­ción. Es­te con­ven­to se ha­bía inau­gu­ra­do en 1787 y pa­ra su erec­ción ha­bía con­ta­do con el ge­ne­ro­so apor­te de la po­bla­ción, de ma­ne­ra que aho­ra con­ver­ti­do en re­fu­gio de los ti­ra­nos con la com­pla­cen­cia de los cu­ras, se con­ver­tía en sím­bo­lo de opre­sión. De in­me­dia­to los so­co­rra­nos si­tia­ron el con­ven­to y le cor­ta­ron el su­mi­nis­tro de agua. El re­la­to de­jó el tes­ti­mo­nio: “En el al­to­zano de la igle­sia y des­de una ven­ta­na ma­ta­ron a un pai­sano que tu­vo el arro­jo de lle­gar allá con una pie­dra en la mano. Des­de la to­rre ma­ta­ron a otro que se ha­lla­ba a dos cua­dras de dis­tan­cia; y sin em­bar­go de que era mu­cho el fue­go que se ha­cía, co­mo ya obrá­ba­mos con al­gún or­den, las des­gra­cias no fue­ron se­gún los de­seos del Co­rre­gi­dor. El pue­blo bra­ma­ba de có­le­ra vien­do sa­lir las ba­las y la muer­te, de una ca­sa que no ha­cía mu­chos años que ha­bía edi ca­do pa­ra que se die­se cul­to a la Di­vi­ni­dad por unos mi­nis­tros que aun­que ve­ni­dos de Va­len­cia, de una pro­vin­cia si­tua­da a más de dos mil le­guas de aquí, ja­más les ha fal­ta­do co­mo­di­dad y sa­tis­fac­ción en­tre no­so­tros. Tan ne­gra in­gra­ti­tud con­vir­tió de re­pen­te la veneración que te­nía el Pue­blo por el Con­ven­to y cla­ma­ba vo­ces pi­dien­do no que­da­se pie­dra so­bre pie­dra, y que se pa­sa­se a cu­chi­llo a cuan­tos se ha­lla­sen den­tro. El fu­ror de la mul­ti­tud se au­men­ta­ba por ins­tan­tes; y los jue­ces de­seo­sos de evi­tar un es­pec­tácu­lo tan atroz in­ti­ma­ron a los Co­man­dan­tes que se rin­die­sen pron­ta­men­te, pues de lo con­tra­rio pe­re­ce­rían to­dos en ma­nos de ocho mil hom­bres que los si­tia­ban”.

Las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las del So­co­rro, en­ca­be­za­das por el co­rre­gi­dor Jo­sé Val­dés, el te­nien­te co­ro­nel An­to­nio Fo­mi­na­ya y el al­fé­rez Ma­riano Ruiz Mon­roy, no tu­vie­ron más al­ter­na­ti­va que ren­dir­se y fue­ron apre­sa­das. Los lle­va­ron ini­cial­men­te a la pla­za don­de el pue­blo gri­ta­ba: “¡Vi­va la re­li­gión, vi­va Fernando VII, vi­va la jus­ta cau­sa de la na­ción!” El me­mo­rial del Cabildo pa­ra el vi­rrey del 10 de ju­lio de 1810 fue en­via­do de in­me­dia­to a San­ta­fé y se dis­pu­so de­jar co­pias en los ca­bil­dos de Vé­lez y de Tun­ja, ex­hor­tán­do­los ade­más pa­ra que ins­ta­la­ran sus pro­pias jun­tas de go­bierno des­co­no­cien­do el man­do del vi­rrey. A San­ta­fé lle­ga­ron las no­ti­cias de lo ocu­rri­do en el So­co­rro el 16 de ju­lio, cua­tro días an­tes del “gri­to de in­de­pen­den­cia”. El pro­pio Jo­sé Ace­ve­do y Gómez en car­ta del 19 de ju­lio pa­ra el Co­mi­sio­na­do Re­gio An­to­nio Vi­lla­vi­cen­cio es­cri­bió: “Las hos­ti­li­da­des de Val­dés han pre­ci­pi­ta­do a la Pro­vin­cia del So­co­rro a un rom­pi­mien­to, co­mo lo ve­rá us­ted por la ad­jun­ta re­la­ción de los he­chos más no­ta­bles”. En el Ac­ta de In­de­pen­den­cia de San­ta­fé se men­cio­na tam­bién lo que aca­ba­ba de su­ce­der en el So­co­rro co­mo ra­zón adi­cio­nal pa­ra el mo­vi­mien­to eman­ci­pa­dor. Sin du­da la in­de­pen­den­cia del So­co­rro, pri­me­ra en es­tas tie­rras, im­pul­só la de San­ta­fé y con­tri­bu­yó a desatar la in­con­te­ni­ble se­rie de mo­vi­mien­tos en las pro­vin­cias, que de la bús­que­da de me­ca­nis­mos pa­ra su go­bierno lle­va­ría a la gue­rra de in­de­pen­den­cia y a la crea­ción de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia en 1819.

Ren­di­dos los es­pa­ño­les, se ins­ta­ló en el So­co­rro una Jun­ta de Go­bierno com­pues­ta por los miem­bros del Cabildo y seis per­so­nas más. Se en­car­ga­ron de re­dac­tar pro­cla­mar el Ac­ta de In­de­pen­den­cia (11 de ju­lio de 1810) y la Cons­ti­tu­ción del Es­ta­do Li­bre e In­de­pen­dien­te del So­co­rro (15 de agos­to de 1810). La Cons­ti­tu­ción del So­co­rro es la pri­me­ra de las an­ti­guas pro­vin­cias del Vi­rrei­na­to de la Nue­va Gra­na­da que ini­cia­ba su eman­ci­pa­ción. Se pro­cla­mó ocho me­ses an­tes que la de Cun­di­na­mar­ca (4 de abril de 1811) que sue­le men­cio­nar­se co­mo la pri­me­ra de Co­lom­bia y de His­pa­noa­mé­ri­ca. En­tre otros as­pec­tos, la Cons­ti­tu­ción del So­co­rro es­ta­ble­ció prin­ci­pios co­mo la li­ber­tad e igual­dad en­tre sus ha­bi­tan­tes, la es­tric­ta su­je­ción a la ley, el res­pe­to al tra­ba­jo a la in­dus­tria y a la pro­pie­dad pri­va­da, la trans­pa­ren­cia en las cuen­tas pú­bli­cas, la li­mi­ta­ción al ejer­ci­cio de la au­to­ri­dad, pro­ce­di­mien­tos elec­to­ra­les, in­vi­ta­ción a los pue­blos que qui­sie­ran unír­se­le en la cau­sa de la li­ber­tad, la su­pre­sión del tri­bu­to pa­ra los in­dí­ge­nas y su re­co­no­ci­mien­to en so­cie­dad co­mo igua­les a los de­más ciu­da­da­nos y la abo­li­ción del es­tan­co del ta­ba­co.

LOS CO­BAR­DES

En el con­ven­to de los Ca­pu­chi­nos ha­bía diecisiete frai­les en el mo­men­to del si­tio de 1810 y lue­go de la ren­di­ción es­pa­ño­la se les noti có que de­bían sa­lir del te­rri­to­rio del So­co­rro en un pla­zo de cin­co días. La or­den se re­vo­có po­co des­pués, pe­ro los frai­les que­da­ron pre­sos en el con­ven­to. Seis de ellos lo­gra­ron es­ca­par­se lle­van­do con­si­go los ob­je­tos de va­lor del con­ven­to. En su hui­da no es­co­gie­ron el ca­mino de San­ta­fé sino que to­ma­ron ha­cia el oc­ci­den­te en bus­ca del río Mag­da­le­na por la tor­men­to­sa y sel­vá­ti­ca vía del Opón; ja­más apa­re­cie­ron. En me­mo­ria

de es­ta fu­ga muy pron­to el ce­rro que do­mi­na al So­co­rro por el oc­ci­den­te em­pe­zó a lla­mar­se de los Co­bar­des. En 1811 las ins­ta­la­cio­nes del con­ven­to pa­sa­ron a ser una es­cue­la y en 1826, en el mar­co de la re­for­ma edu­ca­ti­va del ge­ne­ral Fran­cis­co de Paula San­tan­der, se fun­dó allí lo que lue­go se­ría el Co­le­gio Uni­ver­si­ta­rio del So­co­rro.

EL SO­CO­RRO EN LA IN­DE­PEN­DEN­CIA DE CO­LOM­BIA

Al So­co­rro de­be bas­tan­te la in­de­pen­den­cia de Co­lom­bia. Epi­cen­tro de la Re­vo­lu­ción de los Co­mu­ne­ros y ori­gen de la de Ca­sa­na­re, se­ría la gé­ne­sis del pro­ce­so que se ge­ne­ra­li­za­ría por el Vi­rrei­na­to en 1810 apor­tan­do su pro­pia eman­ci­pa­ción, así co­mo ideas e in­di­vi­duos pa­ra la de las de­más pro­vin­cias. Es in­tere­san­te ob­ser­var que en el Ac­ta de In­de­pen­den­cia del 20 de ju­lio de 1810 rman los so­co­rra­nos Pa­blo Fran­cis­co Pla­ta, Emig­dio Be­ní­tez Pla­ta, Jo­sé An­to­nio Ama­ya Pla­ta, Juan Ne­po­mu­ceno Azue­ro Pla­ta, An­drés Ma­ría Rosillo y Me­rue­lo, Miguel Rosillo y Me­rue­lo, ade­más del cha­ra­le­ño Jo­sé Ace­ve­do y Gómez y el za­pa­to­ca Fran­cis­co Ja­vier Se­rrano Gómez. Cien­tos de so­co­rra­nos fue­ron al com­ba­te y mu­rie­ron en la gue­rra de in­de­pen­den­cia, des­de Ve­ne­zue­la has­ta el Al­to Pe­rú. So­co­rra­nos es­tu­vie­ron en el si­tio de Car­ta­ge­na lu­chan­do con­tra Mo­ri­llo; se les re­co­no­ció su ac­ción en la ba­ta­lla de la Cu­chi­lla del Tam­bo y en la de La Pla­ta; fue­ron ele­men­tos cla­ve en los ba­ta­llo­nes de la li­ber­tad es­ti­mán­do­se en más de 10.000 los so­co­rra­nos que lu­cha­ron co­mo sol­da­dos de la gue­rra de in­de­pen­den­cia. En pa­la­bras de Ho­ra­cio Ro­drí­guez Pla­ta: “El Batallón So­co­rro al man­do de Pe­dro Mon­sal­ve fue el úl­ti­mo en ren­dir­se a la con­quis­ta es­pa­ño­la y lue­go re­in­te­gra­do ven­ció en Bo­ya­cá, pa­só a Ve­ne­zue­la, se in­mor­ta­li­zó en Ca­ra­bo­bo, com­ba­tió con Bus­ta­man­te en El Ca­llao, lu­chó con Su­cre en Pi­chin­cha y co­ro­nó vic­to­rio­so con Cór­do­ba la ci­ma de Aya­cu­cho

en don­de plan­tó la ban­de­ra de la re­den­ción, bor­da­da por las pa­trio­tas mu­je­res so­co­rra­nas”.

Muy tem­prano, el 31 de enero de 1811, el So­co­rro des­co­no­ció al Con­se­jo de Re­gen­cia y dis­pu­so el es­ta­ble­ci­mien­to de acuer­dos pa­ra pro­mo­ver la li­ber­tad e in­de­pen­den­cia con Tun­ja y Pam­plo­na. En­vió ade­más, en no­viem­bre de 1810, a Alberto Mon­te­ro y a Miguel Ta­deo Gómez en ca­li­dad de co­mi­sio­na­dos an­te la Jun­ta de Go­bierno de Ca­ra­cas, sien­do es­ta una mi­sión di­plo­má­ti­ca an­te­rior a la del Tra­ta­do Lo­zano-Cor­tés en­tre las jun­tas de go­bierno de Cun­di­na­mar­ca y Ca­ra­cas del 28 de ma­yo de 1811.

Al re­gre­so de las tro­pas es­pa­ño­las, Pa­blo Mo­ri­llo se to­mó de nue­vo el So­co­rro en 1816 y res­ta­ble­ció la re­pre­sión en ca­be­za del te­nien­te co­ro­nel An­to­nio Fo­mi­na­ya. Pe­ro las gue­rri­llas, es­pe­cial­men­te la de Co­ro­mo­ro, y en las que fue cé­le­bre la ac­tua­ción de la he­roí­na An­to­nia San­tos Pla­ta, con­de­na­da a muer­te el 6 de ju­lio de 1819 y lue­go eje­cu­ta­da, le hi­cie­ron bas­tan­te di­fí­cil a los es­pa­ño­les el man­te­ni­mien­to del con­trol de la re­gión. Es­tas gue­rri­llas par­ti­ci­pa­ron tam­bién en las ba­ta­llas del Pan­tano de Vargas y de Bo­ya­cá. Fue la pro­vin­cia que pres­tó la ma­yor con­tri­bu­ción en hom­bres y ar­mas pa­ra la in­de­pen­den­cia, al pun­to que en ella mu­rió el 75% de sus va­ro­nes. Con­clui­da la gue­rra, el go­ber­na­dor del So­co­rro, Joa­quín Pla­ta Obre­gón, in­for­ma­ba al vi­ce­pre­si­den­te en­car­ga­do del Po­der Eje­cu­ti­vo, Fran­cis­co de Paula San­tan­der, que era muy di­fí­cil apor­tar más hom­bres pa­ra la cam­pa­ña del sur, pe­ro que con­tri­buían una vez más, aho­ra en 1823, con 20.000 reales y 1500 com­ba­tien­tes. Esa tra­di­ción li­ber­ta­ria que ve­nía de los co­mu­ne­ros en­con­tra­ría otro mo­men­to de es­pe­cial sig­ni ca­ción cuan­do, co­mo ca­pi­tal del Es­ta­do So­be­rano de San­tan­der, el So­co­rro se­ría el cen­tro cla­ve del mo­vi­mien­to de los ra­di­ca­les en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX.

AC­TA DE IN­DE­PEN­DEN­CIA DEL SO­CO­RRO, 11 DE JU­LIO DE 1810. (EXTRACTO)

“La Pro­vin­cia del So­co­rro, siem­pre fiel a su le­gí­ti­mo So­be­rano y cons­tan­te­men­te adic­ta a la cau­sa na­cio­nal, ha su­fri­do por el es­pa­cio de un año al Co­rre­gi­dor Jo­sé Val­dés Po­sa­da que con una ac­ti­vi­dad y ce­lo sin igual ha que­ri­do sos­te­ner en­tre no­so­tros las má­xi­mas del te­rror y es­pan­to dig­nas del in­fa­me fa­vo­ri­to Go­doy. A la jus­ta in­dig­na­ción de los ha­bi­tan­tes de es­ta Vi­lla, y de los lu­ga­res cir­cun­ve­ci­nos que se au­xi­lia­ron bri­lló por n la no­che del día 9. […] Res­ti­tui­do el pue­blo del So­co­rro a los de­re­chos sa­gra­dos e im­pres­crip­ti­bles del hom­bre por la se­rie de sucesos re­fe­ri­da, ha de­po­si­ta­do pro­vi­sio­nal­men­te el Go­bierno en el Muy Ilus­tre Cabildo, a que se han aso­cia­do seis in­di­vi­duos […] pa­ra que les ayu­den al desem­pe­ño de mul­ti­tud de asun­tos y ne­go­cios en que de­ben ocu­par­se, pa­ra de­fen­der la Pa­tria de las me­di­das hos­ti­les que to­ma­rá el Se­ñor Vi­rrey de San­ta Fe con­tra no­so­tros, co­mo lo hi­zo con­tra los ha­bi­tan­tes de la ilus­tre ciu­dad de Qui­to. […] Ya res­pi­ra­mos con li­ber­tad ha­bién­do­se res­ti­tui­do la con an­za pú­bli­ca, ya sa­be­mos que po­de­mos con­ser­var nues­tra sa­gra­da re­li­gión y es­ta Pro­vin­cia a su le­gí­ti­mo So­be­rano el se­ñor don Fernando VII, sin pe­li­gro de que los fa­vo­ri­tos de Go­doy, y los emi­sa­rios de Bo­na­par­te nos es­cla­vi­cen di­vi­dién­do­nos. Fir­ma­mos en la Vi­lla del So­co­rro a 11 de ju­lio de 1810: Jo­sé Lorenzo Pla­ta, Juan Fran­cis­co Ar­di­la, Mar­ce­lo Jo­sé Ra­mí­rez y González, Ig­na­cio Magno, Joa­quín de Vargas, Isi­do­ro Jo­sé Es­té­vez, Jo­sé Ig­na­cio Pla­ta, doc­tor Pe­dro Ig­na­cio Fer­nán­dez, Miguel Ta­deo Gómez, Ig­na­cio Ca­rri­zo­sa, Acis­clo Jo­sé Mar­tín Moreno, Fran­cis­co Ja­vier Bo­na­font. An­te mí, Joa­quín Del­ga­di­llo, Es­cri­bano Pú­bli­co y del Cabildo”.

Juan Ca­mi­lo Ro­drí­guez Gómez. (Frag­men­to)

El So­co­rro an­ti­guo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.