La otra ca­ra de la mo­ne­da So­bre la cruz es­vás­ti­ca

La Opinión - Imágenes - - Tes­ti­mo­nio - Os­wal­do Car­va­ja­lino Du­que

“Os­wal­do tie­ne un des­pre­cio olím­pi­co por to­do lo es­ta­ble­ci­do ”… So­lía de­cir Ste­lla San­do­val, una pam­plo­ne­sa dig­na de en­car­nar las me­jo­res vir­tu­des de la ran­cia aris­to­cra­cia de la ciu­dad mi­tra­da; viu­da de un hi­jo del ge­ne­ral Ra­món Gon­zá­lez Va­len­cia, Ra­fael, y por­ta­do­ra de una distinción y lu­ces de gran da­ma, equi­pa­ra­ble a la ma­ne­ra de do­ña An­to­nia, su le­gen­da­ria sue­gra de otros tiem­pos y con­di­cio­nal in­que­bran­ta­ble de sus hi­jas, las nie­tas del Ge­ne­ral, quien fue­ra Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca…

Vi­vía yo, en la ca­sa de su hi­ja ma­yor, Cle­men­cia, ca­sa­da con un pri­mo mío, Edgar Es­co­bar, cuan­do cur­sa­ba los pri­me­ros se­mes­tres de de­re­cho, en la sec­cio­nal de la Uni­ver­si­dad San­to To­más en Bu­ca­ra­man­ga. Esa fra­se, que me so­na­ba a mú­si­ca, alu­día cer­te­ra­men­te a mis ac­ti­tu­des con­tes­ta­ta­rias, de una re­bel­día in­cu­ba­da des­de los ini­cios de mi ado­les­cen­cia y ali­men­ta­da con ur­gen­cias, du­ran­te esos años vi­vi­dos con in­ten­si­dad; pe­ro en es­pe­cial alu­día a mi muy par­ti­cu­lar for­ma de ves­tir y no era pa­ra me­nos: en las pos­tri­me­rías de los tiem­pos de una ge­ne­ra­ción que re­vo­lu­cio­nó al mun­do, en con­tra de la gue­rra de Viet­nam y por la li­be­ra­ción se­xual, que en­ca­ró ade­más a una nue­va reali­dad cós­mi­ca y en el co­lor, la si­co­de­lia, con­di­cio­nó las ten­den­cias y mar­có en for­ma ra­di­cal los nue­vos ava­ta­res: yo ves­tía, sin ser el al hi­pis­mo y las mo­das ét­ni­cas, un po­co de ca­da co­sa, con ar­bi­tra­rie­da­des po­si­bles; por ejem­plo las ca­mi­si­llas de ro­pa in­te­rior las te­ñía de co­lo­res eléc­tri­cos (me po­nía en la ta­rea) y las usa­ba por fue­ra de la ca­mi­sa, asun­to que cau­só la reac­ción de Ste­lla, tan in­ci­si­va; po­dría­mos de­cir que ella en su ri­gor, veía in­con­ce­bi­ble, olím­pi­ca, no usar la ca­mi­si­lla co­mo la ley y el or­den lo man­dan…

Era la Uni­ver­si­dad un her­vi­de­ro del pen­sa­mien­to. Con los her­ma­nos Gó­mez con­for­ma­mos un gru­po de es­tu­dio en el 2° se­mes­tre que nos ca­ta­pul­tó

a los pri­me­ros lu­ga­res de la va­lo­ra­ción aca­dé­mi­ca y en los tiem­pos li­bres de­ba­tía con el vi­ce­rrec­tor, el Pa­dre Be­ce­rra, so­bre el thei­lar­dis­mo, en su visión to­ta­li­za­do­ra; es­cri­bía so­bre el te­ma mi poe­ma­rio y go­za­ba, aco y ga­fu­fo, cier­ta fa­ma de

nerd (en reali­dad lo era) que yo des­cui­da­ba cul­ti­var.

En cier­ta oca­sión un gru­po de es­tu­dian­tes de los cur­sos su­pe­rio­res, 4° o 5°, no re­cuer­do bien, pro­mo­vió una con­fe­ren­cia, in­vi­tan­do a un per­so­na­je de la vi­da na­cio­nal y con­vo­can­do al es­tu­dian­ta­do a par­ti­ci­par, ati­bo­rran­do al au­di­to­rio co­mo en reali­dad ocu­rrió; re­ple­to has­ta el te­cho y con el mur­mu­llo im­pe­ni­ten­te de un mons­truo de mil vo­ces, bu­llía una ex­pli­ca­ble ex­pec­ta­ti­va en el re­cin­to, pues el invitado era el Pre­si­den­te del par­ti­do na­cio­nal so­cia­lis­ta de Co­lom­bia.

Cuan­do el per­so­na­je in­gre­só al au­di­to­rio la sor­pre­sa fue to­tal. Yo que acom­pa­ña­ba a Cle­men­cia (quien en una ju­ga­da maes­tra ha­bía con­ven­ci­do a su ma­ri­do, pa­ra que la de­ja­se es­tu­diar la mis­ma ca­rre­ra, abo­ga­cía, ba­jo mi som­bra pro­tec­to­ra) a ser tes­ti­gos pre­sen­cia­les de lo que ocu­rri­ría a con­ti­nua­ción, no pu­de di­si­mu­lar el des­con­cier­to, al igual que to­dos los que allí es­tá­ba­mos.

Ves­ti­do con la ca­mi­sa ne­gra de las mi­li­cias fas­cis­tas ita­lia­nas y una ca­be­za mus­so­li­nia­na, per­fec­ta­men­te ra­pa­da, de­jan­do al des­cu­bier­to una bru­ñi­da cal­va, con rmes ade­ma­nes, pa­ra­do en el atril de ma­de­ra, dis­pues­to pa­ra la oca­sión; en­ton­ces ru­gió el au­di­to­rio en­tre sór­di­do y so­ca­rrón, de­jan­do oír fra­ses de bur­la y pro­tes­ta… Des­pués de un sa­lu­do de bra­zo ex­ten­di­do hitle­riano (col­ga­ba la Cruz Es­vás­ti­ca de una cin­ta al cue­llo) gri­tó en­ton­ces el His­trión, una fra­se que nos hi­zo es­tre­me­cer a to­dos has­ta los hue­sos…. “a Hitler – di­jo- se le acu­sa de ha­ber ma­ta­do a cin­co mi­llo­nes de ju­díos – agre­gó -¡des­afor­tu­na­da­men­te eso no es ver­dad!…” La pe­ro­ra­ta del bu­fón de ma­rras, si­guió su ro­sa­rio de in­fa­mias, pe­ro no la re­cuer­do aho­ra, so­lo esa otra fra­se se gra­bó tex­tual, con fue­go en mi me­mo­ria.

El gru­po de es­tu­dian­tes que or­ga­ni­zó el even­to era li­de­ra­do por un jo­ven, inteligente, fren­te­ro, ca­si bri­llan­te de 4° o 5° se­mes­tre a quien oca­sio­nal­men­te sa­lu­dé y quien res­pon­día al nom­bre de Ale­jan­dro, co­mo Ale­jan­dro Magno, sus ape­lli­dos, más pro­sai­cos, eran, son Or­dó­ñez Mal­do­na­do.

Be­ni­to Mus­so­li­ni

Adolf Hitler

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.