La Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa: la más glo­rio­sa de las re­vo­lu­cio­nes de la His­to­ria

La Opinión - Imágenes - - Ideas - Pe­dro Mon­tal­vo

AN­TE­CE­DEN­TES

La Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, fue el pro­ce­so so­cial y político acae­ci­do en Fran­cia en­tre 1789 y 1799, cu­yas prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias fue­ron: el de­rro­ca­mien­to de Luis XVI, per­te­ne­cien­te a la ca­sa real de los Bor­bo­nes, la abo­li­ción de la mo­nar­quía en Fran­cia y la pro­cla­ma­ción de la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca, con lo que se pu­do po­ner n al An­ti­guo Ré­gi­men en es­te país. Aun­que las cau­sas que ge­ne­ra­ron la re­vo­lu­ción fue­ron di­ver­sas y com­ple­jas, és­tas son al­gu­nas de las más in uyen­tes: la in­ca­pa­ci­dad de las cla­ses go­ber­nan­tes -no­ble­za, cle­ro y en me­nor por­ción la bur­gue­sía- pa­ra ha­cer fren­te a los pro­ble­mas de Es­ta­do, la in­de­ci­sión de la mo­nar­quía, los ex­ce­si­vos im­pues­tos que re­caían so­bre el cam­pe­si­na­do, el em­po­bre­ci­mien­to de los tra­ba­ja­do­res, la agi­ta­ción in­te­lec­tual alen­ta­da por el Si­glo de las Luces y el ejem­plo de la guerra de la In­de­pen­den­cia es­ta­dou­ni­den­se.

CAU­SAS DE LA RE­VO­LU­CIÓN FRAN­CE­SA

Fue­ron varios los fac­to­res que in uye­ron en la Re­vo­lu­ción: un ré­gi­men mo­nár­qui­co que su­cum­bi­ría an­te su pro­pia ri­gi­dez en el con­tex­to de un mundo cam­bian­te; el sur­gi­mien­to de una cla­se bur­gue­sa que na­ció si­glos atrás y que ha­bía al­can­za­do un gran po­der en el te­rreno eco­nó­mi­co y que aho­ra em­pe­za­ba a pro­pug­nar el político; el des­con­ten­to de las cla­ses po­pu­la­res, por­que so­bre ellos pe­sa­ba la ma­yor can­ti­dad de pa­go de im­pues­tos así como la si­tua­ción de mi­se­ria en la que vi­vían; la ex­pan­sión de las nuevas ideas li­be­ra­les de la ilus­tra­ción de Loc­ke, Vol­tai­re, Rous­seau; la cri­sis eco­nó­mi­ca que im­pe­ró en Fran­cia tras las ma­las co­se­chas y los gra­ves pro­ble­mas ha­cen­dís­ti­cos cau­sa­dos por el apo­yo mi­li­tar a la in­de­pen­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos.

Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, la in­ma­ne­ja­ble deu­da del Es­ta­do fue exa­cer­ba­da por un sis­te­ma de ex­tre­ma de­sigual­dad so­cial y de al­tos im­pues­tos que los es­ta­men­tos pri­vi­le­gia­dos, no­ble­za y cle­ro, no te­nían obli­ga­ción de pagar, pe­ro que sí opri­mía al res­to de la so­cie­dad. Hu­bo un au­men­to de los gas­tos del Es­ta­do si­mul­tá­neo a un des­cen­so de la pro­duc­ción agra­ria de te­rra­te­nien­tes y cam­pe­si­nos, lo que pro­du­jo una gra­ve es­ca­sez de ali­men­tos en los meses pre­ce­den­tes a la Re­vo­lu­ción. Las ten­sio­nes, tan­to so­cia­les como po­lí­ti­cas, mu­cho tiem­po con­te­ni­das, se desata­ron en una gran cri­sis eco­nó­mi­ca a con­se­cuen­cia de los dos he­chos pun­tua­les se­ña­la­dos: la co­la­bo­ra­ción in­tere­sa­da de Fran­cia con la cau­sa de la in­de­pen­den­cia es­ta­dou­ni­den­se (que oca­sio­nó un gi­gan­tes­co dé cit scal) y el au­men­to de los pre­cios agrí­co­las.

El con­jun­to de la po­bla­ción mos­tra­ba un re­sen­ti­mien­to ge­ne­ra­li­za­do di­ri­gi­do ha­cia los pri­vi­le­gios de los no­bles y el do­mi­nio de la vi­da pú­bli­ca por par­te de una am­bi­cio­sa cla­se pro­fe­sio­nal y co­mer­cian­te, pa­ra quien el ejem­plo del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio es­ta­dou­ni­den­se abrió los ho­ri­zon­tes de cam­bio político.

De­bi­do a la gra­ve cri­sis nan­cie­ra el rey y su ministro Ca­lon­ne en 1786 lla­mó a la reunión de una asam­blea na­cio­nal, la con­vo­ca­to­ria fue un mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra la opo­si­ción, por cuan­to exis­tía la creen­cia de que no era otra co­sa que un in­ten­to, por par­te de la mo­nar­quía, de ma­ni­pu­lar la asam­blea a su an­to­jo.

El ter­cer im­pac­to de los Es­ta­dos Ge­ne­ra­les fue de gran tu­mul­to político, par­ti­cu­lar­men­te por la de­ter­mi­na­ción del sis­te­ma de vo­ta­ción. El Par­la­men­to de Pa­rís pro­pu­so que se man­tu­vie­ra el sis­te­ma de vo­ta­ción que se ha­bía usa­do en 1614. Se sa­bía, que en di­cha asam­blea ha­bían es­ta­do re­pre­sen­ta­dos (con el mis­mo nú­me­ro de miem­bros) la no­ble­za (Pri­mer Es­ta­do), el cle­ro (Se­gun­do Es­ta­do) y la bur­gue­sía (Ter­cer Es­ta­do). In­me­dia­ta­men­te, un gru­po de li­be­ra­les pa­ri­si­nos de­no­mi­na­do «Co­mi­té de los Trein­ta», com­pues­to prin­ci­pal­men­te por gen­te de la no­ble­za, co­men­zó a pro­tes­tar y agi­tar, re­cla­man­do que se du­pli­ca­ra el nú­me­ro de asam­bleís­tas con de­re­cho a vo­to del Ter­cer Es­ta­do (es de­cir, los «Co­mu­nes»). El gobierno acep­tó es­ta pro­pues­ta, pe­ro de­jó a la Asam­blea la la­bor de de­ter­mi­nar el de­re­cho de vo­to. Es­te ca­bo suel­to creó gran tu­mul­to. El rey y una par­te de la no­ble­za no aceptaron la si­tua­ción. Los miem­bros del Ter­cer Es­ta­men­to se au­to­pro­cla­ma­ron Asam­blea Na­cio­nal, y se com­pro­me­tie­ron a es­cri­bir una Cons­ti­tu­ción.

Pos­te­rior­men­te la no­ble­za bus­có el (Frag­men­to) apo­yo real y el mo­nar­ca or­de­nó clau­su­rar la sa­la de se­sio­nes el 19 de ju­lio; pe­ro se de­ci­die­ron re­unir en la sa­la de jue­go de la pe­lo­ta, don­de rea­li­za­ron el Ju­ra­men­to del Jue­go de la Pe­lo­ta en vir­tud del cual no se se­pa­ra­rían has­ta ha­ber da­do a Fran­cia una nue­va cons­ti­tu­ción.

El Rey Luis XVl anu­ló todo lo di­cho en la asam­blea y man­dó a to­da la guar­dia o cial a sa­car a to­dos los dipu­tados pe­ro al­gu­nos no­bles que se en­con­tra­ron allí reuni­dos como La Fa­yet­te y de­más no­ta­bles los de­fen­die­ron con sus es­pa­das y la ac­ción se de­tu­vo. Pa­ra el 9 de ju­lio adop­tó la de­no­mi­na­ción de Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te.

El rey de­ses­pe­ra­do des­ti­tu­yó a Nec­ker, ade­más lla­mó a Ver­sa­lles a to­das las fuer­zas mi­li­ta­res dan­do ori­gen al le­van­ta­mien­to po­pu­lar que ter­mi­nó con la to­ma de la Bas­ti­lla el 14 de ju­lio de 1789.

El pue­blo to­mó las ar­mas y jun­to a los bur­gue­ses fran­ce­ses se dio ori­gen a la Guar­dia Na­cio­nal, lla­ma­da Pri­me­rio; guar­dia bur­gue­sa; que fue des­ti­na­da a pro­te­ger la asam­blea, a los dipu­tados y al pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción; el pue­blo enar­de­ci­do asal­tó pri­me­ro el Cuar­tel de los In­vá­li­dos, don­de ob­tu­vo tres mil fu­si­les y al­gu­nos ca­ño­nes y de allí se di­ri­gió a la Bas­ti­lla que sig­ni­fi­ca­ba todo el pa­sa­do que se tra­ta­ba de su­pe­rar: el des­po­tis­mo, la ar­bi­tra­rie­dad, la in­jus­ti­cia, y el te­rror; des­pués de una lu­cha que tu­vo 200 ba­jas en­tre muer­tos y he­ri­dos se lo­gró to­mar la bas­ti­lla el 14 de ju­lio de 1789.

CON­SE­CUEN­CIAS DE LA RE­VO­LU­CIÓN FRAN­CE­SA

La in­fluen­cia de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa fue enor­me. El gobierno, la economía y las re­la­cio­nes so­cia­les fue­ron mo­di­fi­ca­dos por ella, no só­lo en Fran­cia sino en gran par­te de Eu­ro­pa. Sus ideas y sus he­chos re­per­cu­tie­ron en el res­to del mundo.

Los idea­les re­vo­lu­cio­na­rios pa­sa­ron a in­te­grar la pla­ta­for­ma de las reformas li­be­ra­les de Fran­cia y Eu­ro­pa, así como sir­vie­ron de mo­tor ideo­ló­gi­co a las na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas, que bus­ca­ban su in­de­pen­den­cia de la co­ro­na es­pa­ño­la.

La De­cla­ra­cion de los Derechos del Hom­bre y del Ciu­da­dano, que con­sa­gró los fun­da­men­tos prin­ci­pa­les de los Derechos Hu­ma­nos.

La abo­li­ción de la mo­nar­quía ab­so­lu­ta en Fran­cia. Asi­mis­mo, es­te pro­ce­so pu­so fin a los pri­vi­le­gios de la aris­to­cra­cia y el cle­ro. La ser­vi­dum­bre, los derechos feu­da­les y los diez­mos fue­ron eli­mi­na­dos; las pro­pie­da­des se dis­gre­ga­ron y se in­tro­du­jo el prin­ci­pio de dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va en el pa­go de im­pues­tos. Gra­cias a la re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y de la pro­pie­dad de la tie­rra Fran­cia pa­só a ser el país eu­ro­peo con ma­yor pro­por­ción de pe­que­ños pro­pie­ta­rios in­de­pen­dien­tes.

Las trans­for­ma­cio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas ini­cia­das du­ran­te es­te pe­rio­do fue­ron la su­pre­sión de la pe­na de pri­sión por deu­das, la in­tro­duc­ción del sis­te­ma mé­tri­co y la abo­li­ción del ca­rác­ter pre­va­le­cien­te de la pri­mo­ge­ni­tu­ra en la he­ren­cia de la pro­pie­dad te­rri­to­rial.

La im­plan­ta­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo lai­co y muy cen­tra­li­za­do, que co­men­zó du­ran­te el rei­na­do del Te­rror y con­clu­yó du­ran­te el gobierno de Na­po­león; la Uni­ver­si­dad de Fran­cia y el Ins­ti­tu­to de Fran­cia fue­ron crea­dos tam­bién en es­te pe­rio­do. To­dos los ciu­da­da­nos, in­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen o for­tu­na, po­dían ac­ce­der a un pues­to en la en­se­ñan­za, con exá­me­nes de con­cur­so.

La re­for­ma y co­di­fi­ca­ción de las di­ver­sas le­gis­la­cio­nes provinciales y lo­ca­les, que que­dó plas­ma­da en el Có­di­go Na­po­leó­ni­co, po­nía de ma­ni­fies­to mu­chos de los prin­ci­pios y cambios pro­pug­na­dos por la Re­vo­lu­ción: la igual­dad an­te la ley, el de­re­cho de ha­beas cor­pus y dis­po­si­cio­nes pa­ra la ce­le­bra­ción de jui­cios jus­tos. El pro­ce­di­mien­to ju­di­cial es­ta­ble­cía la exis­ten­cia de un tribunal de jue­ces y un ju­ra­do en las cau­sas pe­na­les, se res­pe­ta­ba la pre­sun­ción de inocen­cia del acu­sa­do y és­te re­ci­bía asis­ten­cia le­tra­da.

La Re­vo­lu­ción tam­bién desem­pe­ñó un im­por­tan­te pa­pel en el cam­po de la re­li­gión. Los prin­ci­pios de la li­ber­tad de cul­to y la li­ber­tad de ex­pre­sión tal y como fue­ron enun­cia­dos en la De­cla­ra­ción de Derechos del hom­bre y del ciu­da­dano, pe­se a no apli­car­se en todo mo­men­to en el pe­rio­do re­vo­lu­cio­na­rio, con­du­je­ron a la con­ce­sión de la li­ber­tad de con­cien­cia y de derechos ci­vi­les pa­ra los pro­tes­tan­tes y los ju­díos. La Re­vo­lu­ción ini­ció el ca­mino ha­cia la se­pa­ra­ción de la Igle­sia y el Es­ta­do.

TRAS­CEN­DEN­CIA DE LA RE­VO­LU­CIÓN FRAN­CE­SA CON LA AC­TUA­LI­DAD

Los idea­les re­vo­lu­cio­na­rios pa­sa­ron a in­te­grar la pla­ta­for­ma de las reformas li­be­ra­les de Fran­cia y Eu­ro­pa en el si­glo XIX, así como sir­vie­ron de mo­tor ideo­ló­gi­co a las na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas in­de­pen­di­za­das en ese mis­mo si­glo, y con­ti­núan sien­do hoy las cla­ves de la de­mo­cra­cia.

Mu­chos de los lo­gros al­can­za­dos en ese tiem­po han te­ni­do gran tras­cen­den­cia en el mundo ya que sir­vió de ba­se fun­da­men­tal pa­ra que los se­res hu­ma­nos en ge­ne­ral co­noz­can sus derechos y de­be­res a pe­sar de que és­tos ya exis­tían an­tes de que se de la Re­vo­lu­ción.

Se ha­bla de la igual­dad, li­ber­tad y fra­ter­ni­dad, en­tre las per­so­nas y los pue­blos, que se ha ido desa­rro­llan­do a lo lar­go de la his­to­ria y ha cam­bia­do la con­cep­ción fi­lo­só­fi­ca e ideo­ló­gi­ca del mundo y de la reali­dad, con la fi­na­li­dad exclusiva de man­te­ner y pro­pug­nar las bue­nas re­la­cio­nes en­tre to­dos los hom­bres del mundo.

En con­clu­sión po­de­mos de­cir que la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa es una de las fa­ses que mar­có en la his­to­ria de los hom­bres; ya que se lu­chó por erra­di­car la de­sigual­dad que en aquel en­ton­ces exis­tía en­tre los se­res hu­ma­nos y que aún hoy se­gui­mos per­si­guien­do; el mis­mo ob­je­ti­vo de la igual­dad y li­ber­tad y fra­ter­ni­dad, en­tre to­dos los se­res hu­ma­nos, el mis­mo ob­je­ti­vo que ca­si 200 años atrás per­si­guie­ron los men­ta­li­za­do­res de la más glo­rio­sa de las re­vo­lu­cio­nes de la His­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.