Dos cuen­tos pa­ra Imá­ge­nes

La Opinión - Imágenes - - Relatos - Be­to Rodríguez

AHe­lí Da­niel San­juán el he­cho de ha­ber via­ja­do en los me­jo­res mo­men­tos de la ju­ven­tud y ad­qui­ri­do ma­ne­ra dis­tin­ta de pen­sar, le cos­tó en una fría ma­dru­ga­da, atado, amor­da­za­do, a pa­lo, pie­dra y teas ha­ber sido for­za­do a aban­do­nar el pue­blo. San­juán le­jos de sus pa­gos en una no­che de au­daz rme­za de la mo­ce­dad, co­no­ció el se­cre­to de la ora­li­dad pa­sio­nal y pro­me­tió al­gún día dar a co­no­cer en­tre sus ami­gos el an­ti­guo y dul­ce aje­treo amo­ro­so.

Cuan­do re­tor­nó a la vi­lla em­pe­zó a re­unir­se con an­cia­nos, jó­ve­nes, cé­le­bres, cé­li­bes, so­li­ta­rios, cor­nu­dos, ho­mó­fa­gos y neu­tros a quie­nes na­rra­ba aven­tu­ras con su do­sis per­so­nal de dra­ma­tis­mo.

Un de­la­tor con­tó el ar­cano con­te­ni­do de las reunio­nes al al­cal­de, al Po­der Ju­di­cial, a las di­ver­sas Igle­sias, a las con­gre­ga­cio­nes pías, a la Po­li­cía y de­más cuer­pos ar­ma­dos.

El si­gi­lo in­ves­ti­ga­ti­vo fue vio­la­do y en po­cas ho­ras la so­cie­dad se en­te­ró de las gi­ras de San­juán a Min­ne­so­ta, Min­neá­po­lis, los ba­ños en la La­gu­na de To­mi­né, las idas a Len­gua­za­que, Cun­di­na­mar­ca, Cu­cai­ta, Bo­ya­cá, su ex­pe­rien­cia en la Me­ne Gran­de Oil Com­pany, el con­su­mo de se­sos de to­mi­ne­jo y mi­nes­tro­ne.

He­lí Da­niel le en­se­ña­ba a sus pro­sé­li­tos a fo­men­tar in­sur­gen­cia en el Mon­te de Ve­nus, a di­ri­gir arro­ja­dos, hen­chi­dos de amor pa­trio gol­pes de mano con­tra el Ce­rro de La So­le­dad, con guan­tes de bo­xeo. Tam­bién los pre­pa­ra­ba pa­ra in­ten­tar en su mo­men­to, en­tre him­nos sá cos, un de­mo­le­dor ope­ra­ti­vo en la Is­la Les­bos.

Pe­ro los pla­nes lle­ga­ron a su n en una acia­ga no­che de ta­la de pen­de­jos pa­ra sus re­bel­des vi­ven­cias, por­que su ca­sa fue alla­na­da por un pe­lo­tón ar­ma­do, y vo­lun­ta­rios ci­vi­les, mien­tras en la calle un co­ro fe­me­nino le gri­ta­ba de­nues­tos con de­nue­do.

Se es­cu­cha­ban mal­di­cio­nes tra­tán­do­lo de agi­ta­dor digno de mo­rir mu­do, así tu­vie­ra amis­ta­des en la Aca­de­mia de La Len­gua.

Ba­jo es­cu­pi­ta­jos, ex­cre­men­to y ori­nes fue llevado en gri­lle­tes a un sec­tor que con­du­ce a la ca­pi­tal y le fue prohi­bi­do vol­ver ba­jo pe­na de muer­te.

Pa­sa­ron los de­ce­nios, ani­ma­do por los fa­mi­lia­res vol­vió te­me­ro­so al te­rru­ño, se sen­tó en la pla­za cen­tral y se de­di­có a evo­car los he­roi­cos pa­sos que le cau­sa­ron el des­tie­rro.

En ese mo­men­to un ve­te­rano lo iden­ti có, San­juán sin­tió mie­do, y al mo­men­to em­pe­za­ron a lle­gar tí­mi­dos cu­rio­sos a co­no­cer­lo.

Le die­ron las gra­cias más so­li­ci­tu­des de per­dón y lo in­vi­ta­ron a al­mor­zar en fa­mi­lia a tí­tu­lo de des­agra­vio, por ha­ber sido el im­por­ta­dor de tan glo­rio­sa fa­ce­ta del con­cú­bi­to.

Re­cu­pe­ra­do en su hon­ra, due­ño del abo­len­go de su pro­ce­ra y pro­ce­la con­di­ción, San­juán vuel­ve fe­liz a su si­tio de ori­gen ca­da vez que pue­de, a co­brar mo­ro­sos derechos de au­tor y añe­jos in­tere­ses.

EL PRU­DEN­TE

Un pe­rio­dis­ta fa­mo­so por su pru­den­cia, le pre­gun­tó a un co­le­ga: ¿bu­rro se es­cri­be con be lar­ga o ve cor­ta y ma­yús­cu­la? El otro cur­ti­do y ca­no­so, res­pon­dió: ¡de­pen­de del ta­ma­ño del bu­rro!

La­gu­na de To­mi­né.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.