In­fluen­cia mu­si­cal de Bi­llo en Cú­cu­ta

La Opinión - Imágenes - - Portada - Gastón Ber­mú­dez Vargas

(To­ma­do de ´Bi­llo en Cú­cu­ta y su Le­ga­do Mu­si­cal´. Fun­da­ción ´El 5 a las 5´)

Cú­cu­ta ha te­ni­do siem­pre una re­la­ción muy es­tre­cha con Ve­ne­zue­la en las di­fe­ren­tes épo­cas, y es­te ne­xo se hi­zo más es­tre­cho por el in­ter­cam­bio de pro­duc­tos, prin­ci­pal­men­te por las ex­por­ta­cio­nes del ca­fé, a tra­vés del la­go de Ma­ra­cai­bo, co­mer­cia­li­za­ción he­cha por las ca­sas ex­por­ta­do­ras e im­por­ta­do­ras eu­ro­peas ins­ta­la­das en Ma­ra­cai­bo con su­cur­sa­les en Cú­cu­ta y otros si­tios del Nor­te de San­tan­der.

No ol­vi­de­mos el na­tu­ral in­ter­cam­bio de fron­te­ra exis­ten­te en­tre Cú­cu­ta y po­bla­cio­nes del es­ta­do Tá­chi­ra, y que con las ca­rre­te­ras, co­mo la Tra­san­di­na y Pa­na­me­ri­ca­na, tam­bién se hi­zo con los otros es­ta­dos del oc­ci­den­te de Ve­ne­zue­la.

Una vez a rmó Da­vid Bo­nells de los cu­cu­te­ños: ‘El he­cho de ser ale­gre, de bai­lar pe­ga­do a lo Bi­llo’s, se ex­pli­ca en el pre­ci­so ins­tan­te en que la ciu­dad se co­nec­tó con la salida al mar’ (por el la­go de Ma­ra­cai­bo).

Lle­ga el ini­cio de la dé­ca­da de los años 60 del si­glo pa­sa­do con un cam­bio mo­ne­ta­rio fa­vo­ra­ble pa­ra Ve­ne­zue­la, las fa­mi­lias ve­ne­zo­la­nas co­mien­zan a en­viar a sus hi­jos a es­ta zo­na de Co­lom­bia pa­ra su educación, por su ca­li­dad y les era atrac­ti­vo eco­nó­mi­ca­men­te. Es­ta si­tua­ción per­du­ró has­ta el llamado ‘vier­nes ne­gro’ de fe­bre­ro de 1983, mo­men­to que se des­plo­mó la mo­ne­da ve­ne­zo­la­na.

De­be­mos des­ta­car en ese pe­río­do, có­mo la te­le­vi­sión y la pren­sa, amén de la ra­dio, nos pu­sie­ron al otro la­do de la fron­te­ra. Muy tem­prano fren­te al tea­tro Zu­li­ma, en­con­trá­ba­mos lo pe­rió­di­cos de Ca­ra­cas, mien­tras que los de Bo­go­tá, si aca­so des­pués del me­dio­día, lle­ga­ban a Cú­cu­ta.

La TV ve­ne­zo­la­na era la que se po­día ver en es­ta ciu­dad, por­que Co­lom­bia so­lo has­ta el go­bierno de Tur­bay Aya­la de­ci­dió traer­la a Cú­cu­ta, mien­tras que la de Ve­ne­zue­la en for­ma clan­des­ti­na e ile­gal­men­te, la ob­tu­vi­mos des­de me­dia­dos de los años 60, mu­chas ve­ces con una ma­la se­ñal, pe­ro tan­to in uyó en nues­tra po­bla­ción, que nues­tros hi­jos de pron­to nos can­ta­ban el himno de Ve­ne­zue­la, de­bi­do a que la oían ca­da seis ho­ras por la TV, por dis­po­si­ción le­gal de ese país.

To­dos es­tos fac­to­res de­bie­ron tam­bién re­per­cu­tir en la mú­si­ca, tan­to la bai­la­ble co­mo la de ba­la­das y otras. Men­cio­ne­mos la pa­sión que cau­só a la ju­ven­tud cu­cu­te­ña por ver pro­gra­mas mu­si­ca­les de Bi­llo en la te­le­vi­sión ve­ne­zo­la­na.

En Pam­plo­na, los co­le­gios, se aba­rro­tan de es­tu­dian­tes ve­ne­zo­la­nos prin­ci­pal­men­te de Ma­ra­cai­bo y Ca­ra­cas, co­mo el de va­ro­nes co­le­gio Pro­vin­cial de los her­ma­nos la­sa­llis­tas y el co­le­gio El Nor­te ma­ne­ja­do por el padre Ra­fael Fa­rías y pos­te­rior­men­te (1959) llamado Co­le­gio Car­me­li­tano por los pa­dres de mis­mo nom­bre, y los de mu­je­res co­mo el de La Pre­sen­ta­ción, las Beth­le­mi­tas y las Ter­cia­rias, pa­ra ha­blar de los más gran­des. Por su par­te en Cú­cu­ta ini­cia el co­le­gio An­drés Be­llo que los ve­ne­zo­la­nos co­mien­zan a uti­li­zar de una for­ma ma­yo­ri­ta­ria.

Se trae es­to a co­la­ción pa­ra re­la­cio­nar un po­co la in uen­cia en la for­ma de bai­lar del cucuteño a co­mien­zos y me­dia­dos de los años 60. En Cú­cu­ta se es­ti­la­ba ha­cer es­tas pagas en ca­sas de fa­mi­lia don­de se con­cen­tra­ba un gran nú­me­ro de es­tu­dian­tes y se pa­sa­ba to­da una tar­de bai­lan­do en su gran ma­yo­ría mú­si­ca de la Bi­llo’s Ca­ra­cas Boys, Los Me­ló­di­cos y cual­quier otro con­jun­to, com­bo o canciones que es­tu­vie­ran de mo­da. Per­so­nal­men­te con­si­de­ro que el baile de los es­tu­dian­tes ve­ne­zo­la­nos tan­to en Pam­plo­na co­mo en Cú­cu­ta, lla­ma­ba la aten­ción de los co­lom­bia­nos, quie­nes tra­tan­do de imi­tar­los, los cu­cu­te­ños desa­rro­lla­ron un es­ti­lo de bai­lar muy pro­pio.

Du­ran­te el año es­co­lar, la ju­ven­tud bai­la­ba ca­si to­dos los nes de se­ma­na en esas es­tas pagas o a las que fue­ra in­vi­ta­do por ami­gos, co­mo por ejem­plo pa­ra un cum­plea­ños o sim­ple­men­te que­rer bai­lar. Tam­bién se bai­la­ba en es­tas más for­ma­les pa­ra fes­te­jar im­por­tan­tes mo­men­tos, tal co­mo unas bo­das de pla­ta o aniver­sa­rios des­ta­ca­bles que a ve­ces eran con or­ques­ta que po­dían ofre­cer al­gu­nas fa­mi­lias pu­dien­tes de Cú­cu­ta, con­tra­tan­do la or­ques­ta de Víctor Ma­nuel Suá­rez, ‘El Cha­to’ Si­món Mal­do­na­do, Ma­nuel Al­va­ra­do o Ed­mun­do Vi­lla­mi­zar, que en su re­per­to­rio in­cluían las pie­zas mu­si­ca­les de la Bi­llo’s Ca­ra­cas Boys. Pa­ra esos años, prin­ci­pio y me­dia­do de los 60, la or­ques­ta que me­jor imi­ta­ba a la Bi­llo’s era el Sú­per Com­bo de Ed­mun­do Vi­lla­mi­zar.

El año con­cluía con las es­tas de gra­dos de ba­chi­lle­res que mu­chos co­le­gios las efec­tua­ban en el club Ca­za­do­res por­que se con­si­de­ra­ba que el club Ten­nis es­ta­ba re­ti­ra­do del cen­tro de Cú­cu­ta y el club de Co­mer­cio no se pres­ta­ba pa­ra tal n, aun­que ha­bían es­tas tam­bién en los otros clu­bes co­mo el club Colsag, Ba­va­ria y Ban­ca­rio. Eran las es­tas don­de se de­mos­tra­ba lo apren­di­do en baile y se ti­ra­ban los me­jo­res pa­sos pa­ra bai­lar esa mú­si­ca ca­ri­be­ña e is­le­ña que desa­rro­lla-

ba Bi­llo con su or­ques­ta y se enamo­ra­ba a las mu­cha­chas con los bo­le­ros de sus Mo­sai­cos.

Re­cor­de­mos la vez que vino la Bi­llo’s Ca­ra­cas Boys a Cú­cu­ta a un baile en el club Ba­va­ria, que se efec­tuó en 1965 con sus can­tan­tes Cheo Gar­cía, Me­mo Mo­ra­les y Jo­sé Luis Rodríguez, don­de se tu­vo que bai­lar co­mo se di­ce co­lo­quial­men­te ‘en un la­dri­llo’, hoy me pre­gun­to, có­mo se po­dría bai­lar Ka­ra­ka­tis-ki, por ejem­plo? o un pa­so­do­ble can­ta­do por el ‘gi­tano ma­ra­cu­cho’? Se ob­ser­va­ba a la gen­te agru­pa­da en fren­te a la ta­ri­ma, so­bre to­do a las ‘sar­di­nas’, pa­ra ver can­tar a Jo­sé Luis sus éxi­tos co­mo Uno, Un ci­ga­rri­llo, la

llu­via y tú y En mi vie­jo San Juan. Acor­dé­mo­nos cuan­do Fe­li­pe Pi­re­la en la can­cha To­to Hernández fue pre­sen­ta­do co­mo so­lis­ta des­pués de re­ti­ra­do de la Bi­llo’s en 1963, hu­bo bue­na asis­ten­cia pe­ro los cu­cu­te­ños no lo que­rían ver fue­ra de esa or­ques­ta, a pesar que Jo­sé Luís Rodríguez ha­bía con­quis­ta­do ese pú­bli­co.

En los años 70 me­jo­ró la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en Cú­cu­ta y los clu­bes tra­je­ron las ya co­no­ci­das e in uyen­tes Bi­llo’s Ca­ra­cas Boys y Los Me­ló­di­cos, jun­to con otras or­ques­tas y com­bos ve­ne­zo­la­nos, que ha­bían em­pe­za­do su pe­ne­tra­ción a na­les de los 60 co­mo Orlando y su Com­bo, el Sú­per Com­bo Los Tro­pi­ca­les y Los Blan­cos de Ma­ra­cai­bo, en­tre otras. Las es­tas se lle­na­ban y nin­gu­na de las mu­cha­chas se que­da­ba ‘co­mien­do pa­vo’ (sin bai­lar).

La in uen­cia mu­si­cal de las or­ques­tas ve­ne­zo­la­nas tie­ne un es­pe­cial pues­to la par­ti­ci­pa­ción de Ed­mun­do Vi­lla­mi­zar co­mo trom­pe­tis­ta de Los Me­ló­di­cos y co­mo pri­me­ra trom­pe­ta de la Bi­llo’s por va­rios años, y ade­más la de un can­tan­te muy apre­cia­do y re­co­no­ci­do en la ciu­dad co­mo Ci­ro Rodríguez, quien fue can­tan­te de Los Me­ló­di­cos y que per­te­ne­ció por mu­chos años a la or­ques­ta de Ma­nuel Al­va­ra­do. Fue­ron un fac­tor im­por­tan­te por­que de­bían co­no­cer có­mo ma­ne­ja­ban los maes­tros Bi­llo y Ca­pri­les, ese ti­po de mú­si­ca.

Pa­ra prin­ci­pios de los años 70, Ma­nuel Al­va­ra­do fue que­dan­do co­mo la or­ques­ta pa­ra al­ter­nar con la Bi­llo’s Ca­ra­cas Boys o Los Me­ló­di­cos, lo que an­tes com­pe­tía con Vi­lla­mi­zar y Suá­rez en las es­tas. El maes­tro Bi­llo ma­ni­fes­tó que la or­ques­ta de Al­va­ra­do era la que me­jor lo imi­ta­ba y se re­fe­ría a él co­mo ‘mi ahi­ja­do’. El maes­tro Al­va­ra­do fa­lle­ce y aún hoy su or­ques­ta con­ti­núa to­can­do lo que lla­mó Ser­gio En­tre­na la “mú­si­ca eter­na del cucuteño”.

Ed­mun­do Vi­lla­mi­zar, que al prin­ci­pio se per la­ba co­mo el más el in­tér­pre­te de Bi­llo, al­re­de­dor de 1964 se tras­la­da a Bo­go­tá, pe­ro se orien­ta a una mú­si­ca mo­vi­da por otro am­bien­te, y to­ca al es­ti­lo Ti­to Puen­te o Ray Ba­rre­to, ti­po cha­ran­ga, a ba­se de trom­pe­ta, trom­bo­nes y tim­ba­les, oí­da mu­cho en Nue­va York y Puer­to Ri­co, co­mo Un ve­rano en Nue­va

York y Na­ció va­rón. A los seis años des­pués, se tras­la­da a Ve­ne­zue­la y re­gre­sa a Cú­cu­ta en 1987 don­de pro­bó nue­va­men­te con el Sú­per Com­bo pe­ro no lo­gró los ni­ve­les es­pe­ra­dos.

En cuan­to a Víctor Ma­nuel Suá­rez, se en­ca­mi­nó por la mú­si­ca que to­ca­ba Lu­cho Ber­mú­dez que es a ba­se de cla­ri­ne­te, don­de pre­do­mi­na­ba el po­rro y la gai­ta, po­de­mos po­ner de ejem­plos canciones co­mo Car­men de Bo­lí­var y Ca­pri­chi­to.

Y ‘El cha­to’ Si­món, se man­tie­ne co­mo una or­ques­ta pe­que­ña, con me­nos or­ga­ni­za­ción y re­cur­sos, que mu­chas ve­ces ne­ce­si­ta­ba im­pro­vi­sar con mú­si­cos pa­ra cum­plir con sus com­pro­mi­sos. Es­ta or­ques­ta se lla­ma­ba Los Leo­nes del Nor­te.

De esa for­ma es que Ma­nuel Al­va­ra­do, lla­ma­da a ni­vel na­cio­nal “La Bi­llo de Co­lom­bia”, se con­so­li­da co­mo la or­ques­ta ban­de­ra de los cu­cu­te­ños, ob­te­nien­do or­gu­llo­sa­men­te re­co­no­ci­mien­tos a ni­vel na­cio­nal.

Apro­ve­cha­mos pa­ra agra­de­cer­le a Ci­ro Rodríguez el apor­te su­mi­nis­tra­do so­bre la evo­lu­ción que su­frie­ron las men­cio­na­das or­ques­tas cu­cu­te­ñas a tra­vés del tiem­po en ba­se a sus pro­pias vi­ven­cias.

Si los cu­cu­te­ños de esa épo­ca, evo­ca­mos mú­si­ca bai­la­ble, in­me­dia­ta­men­te nues­tra men­te re­cuer­da a los ma­ra­bi­nos Cheo Gar­cía en las gua­ra­chas, Me­mo Mo­ra­les en los pa­so­do­bles y a Fe­li­pe Pi­re­la en los bo­le­ros, sin de­jar de re­cor­dar a Jo­sé Luis Rodríguez y a Ely Mén­dez. Es cier­to que hoy día la ju­ven­tud pre ere otros rit­mos co­mo el re­gue­tón, e in­clu­si­ve el va­lle­na­to, pe­ro los cu­cu­te­ños de esos años no dejaremos los clásico de Bi­llo y ade­más con la mi­sión de no de­jar­los mo­rir. A tra­vés del tiem­po sur­gie­ron en Cú­cu­ta mu­chas per­so­nas que fue­ron co­lec­cio­nan­do la mú­si­ca de Bi­llo, crean­do ver­da­de­ras ‘Bi­llo­te­cas’ in­clu­yen­do su do­cu­men­ta­ción, por lo que po­de­mos de­cir que sur­gió en la ciu­dad una ‘Bi­llo­ma­nía’.

Ely Mén­dez

Me­mo Mo­ra­les

Fe­li­pe Pi­re­la

Cheo Gar­cía

Jo­sé Luis Rodríguez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.