Ac­tuar con li­ber­tad

La Opinión - Imágenes - - Reflexión - Jut­ta Burg­graf (Frag­men­to)

El ac­to de per­do­nar es un asun­to li­bre. Es la úni­ca reac­ción que no reac­túa sim­ple­men­te, se­gún el “ojo por ojo, dien­te por dien­te”. El odio pro­vo­ca la vio­len­cia, y la vio­len­cia jus­ti ca el odio. Cuan­do per­dono, pon­go n a es­te círcu­lo vi­cio­so; im­pi­do que la reac­ción en ca­de­na si­ga su curso. En­ton­ces li­be­ro al otro, que ya no es­tá su­je­to al proceso ini­cia­do. Pe­ro, en primer lu­gar, me li­be­ro a mí mis­mo. Es­toy dis­pues­to a desatar­me de los en­fa­dos y ren­co­res. No es­toy “re-ac­cio­nan­do”, de mo­do au­to­má­ti­co, sino que pon­go un nue­vo co­mien­zo, tam­bién en mí.

Su­pe­rar las ofen­sas, es una ta­rea su­ma­men­te im­por­tan­te, por­que el odio y la ven­gan­za en­ve­ne­nan la vida. Max Sche­ler a rma que una per­so­na re­sen­ti­da se in­to­xi­ca a sí misma. Que­da atra­pa­da en el pa­sa­do. Da pá­bu­lo a su ren­cor con re­pe­ti­cio­nes y re­pe­ti­cio­nes del mis­mo acon­te­ci­mien­to. De es­te mo­do arrui­na su vida.

Los re­sen­ti­mien­tos ha­cen que las he­ri­das se in­fec­ten en nues­tro in­te­rior y ejer­zan su in

ujo pe­sa­do y de­vas­ta­dor, crean­do una es­pe­cie de ma­les­tar y de in­sa­tis­fac­ción ge­ne­ra­les. Uno no se sien­te a gus­to en su pro­pia piel. Pe­ro, si no se en­cuen­tra a gus­to con­si­go mis­mo, no se en­cuen­tra a gus­to en nin­gún lu­gar. Los re­cuer­dos amar­gos pue­den en­cen­der de nue­vo la có­le­ra y la tristeza, pue­den lle­var a de­pre­sio­nes. Un re­frán chino di­ce: “El que bus­ca ven­gan­za de­be ca­var dos fo­sas”.

En su li­bro Mi pri­me­ra ami­ga blan­ca, una pe­rio­dis­ta nor­te­ame­ri­ca­na de co­lor des­cri­be có­mo la opre­sión que su pue­blo ha­bía su­fri­do en Es­ta­dos Uni­dos le lle­vó en su ju­ven­tud a odiar a los blan­cos. La au­to­ra con esa que lle­gó a re­co­no­cer que su odio, por muy com­pren­si­ble que fue­ra, es­ta­ba des­tru­yen­do su iden­ti­dad y su dig­ni­dad. Le ce­ga­ba, por ejem­plo, an­te los ges­tos de amis­tad que una chi­ca blan­ca le mos­tra­ba en el co­le­gio. Po­co a po­co des­cu­brió que, en vez de es­pe­rar que los blan­cos pi­die­ran per­dón por sus in­jus­ti­cias, ella te­nía que pe­dir per­dón por su pro­pio odio y por su in­ca­pa­ci­dad de mi­rar a un blan­co co­mo a un++a per­so­na, en vez de ha­cer­lo co­mo a un miem­bro de una ra­za de opre­so­res. En­con­tró el enemigo en su pro­pio in­te­rior, for­ma­do por los pre­jui­cios y ren­co­res que le im­pe­dían ser fe­liz.

Las he­ri­das no cu­ra­das pue­den re­du­cir enor­me­men­te nues­tra li­ber­tad. Pue­den dar ori­gen a reac­cio­nes des­pro­por­cio­na­das y vio­len­tas, que nos sor­pren­dan a no­so­tros mis­mos. Una per­so­na he­ri­da, hie­re a los de­más. Y, co­mo mu­chas ve­ces ocul­ta su co­ra­zón de­trás de una co­ra­za. En reali­dad, no es así. Só­lo ne­ce­si­ta de­fen­der­se. Pa­re­ce du­ra, pe­ro es in­se­gu­ra; es­tá ator­men­ta­da por ma­las ex­pe­rien­cias.

Ha­ce fal­ta des­cu­brir las lla­gas pa­ra po­der lim­piar­las y cu­rar­las. Po­ner or­den en el pro­pio in­te­rior, pue­de ser un pa­so pa­ra ha­cer posible el per­dón. Pe­ro es­te pa­so es su­ma­men­te difícil y, en oca­sio­nes, no con­se­gui­mos dar­lo. Po­de­mos re­nun­ciar a la ven­gan­za, pe­ro no al do­lor. Aquí se ve cla­ra­men­te que el per­dón, aun­que es­tá es­tre­cha­men­te uni­do a vi­ven­cias afec­ti­vas, no es un sen­ti­mien­to. Es un ac­to de la vo­lun­tad que no se re­du­ce a nues­tro es­ta­do psí­qui­co. Se pue­de per­do­nar llo­ran­do.

“Las he­ri­das se cam­bian en per­las,” di­ce San­ta Hil­de­gar­da de Bin­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.