El poe­ta de la ro­sa, Eli­gio Ál­va­rez Ni­ño

La Opinión - Imágenes - - Poesía -

Ba­ja la voz, amor, que ya la ro­sa duer­me…

Ba­ja la voz amor que ya la ro­sa duer­me y es po­si­ble que sue­ñe. Si la to­cas bien pue­de su­ce­der que es­te sue­ño en que es­ta­mos su­mer­gi­dos por la má­gi­ca ro­sa de pron­to se di­si­pe y en­ton­ces ¿qué va­mos a ha­cer sin ella ya des­pier­tos? De­jé caer la ro­sa en el acuario y los pe­ces es­tán enamo­ra­dos. Mien­tras la ma­ri­po­sa se en­gar­za en los es­tam­bres de la luz sin­tien­do que es aro­ma la ro­sa vue­la en sue­ños. Dad­me una ro­sa con amor y aro­ma­ré de paz el uni­ver­so. Si yo cor­ta­ra el vien­to a la me­di­da de la ro­sa el mun­do se­ría un vér­ti­go de pé­ta­los un in­cen­dio de aro­mas en­tre un cer­co de es­pi­nas. La lí­nea cur­va es el ca­mino más dul­ce pa­ra lle­gar a ella la ro­sa sin to­par las es­pi­nas. In­di­cad­me las es­truc­tu­ras de su aro­ma y re­cons­trui­ré la ro­sa. La me­mo­ria de la ro­sa es su per­fu­me y eso bas­ta. La ro­sa es co­mo Ella si la hie­res te agre­de con la es­pi­na pe­ro si amor le das se de­san­gra en per­fu­me. Amor cuan­do tú me son­ríes tus son­ri­sas son ro­sas.

So­lo

Sin rum­bo sin tus ma­nos con cie­gos pa­sos bus­co la luz tu luz igual que un ni­ño en el re­man­so del arro­yo pes­can­do es­tre­llas con las ma­nos y me sien­to co­mo el vér­ti­ce de un gran si­len­cio igual que un pri­sio­ne­ro sin edad un tú­nel re­co­rrien­do sin lle­ga­da a sa­bien­das que­rien­do aca­bar la pe­sa­di­lla de sa­ber­se con­de­na­do a la vi­da sin des­can­so y en­ton­ces co­mo asus­ta­do cier­vo a la amis­tad del ai­re yo me en­tre­go pa­ra ras­trear sus hue­llas y tu bri­sa ol­fa­teo la que de­jas co­mo un vestido suel­to cuan­do hu­yes de mis rue­gos de mi sed de mis en­sue­ños y que al­can­za a aro­mar las flo­res y la hier­ba y el mis­mo día que con tu fu­ga co­mien­za a ser ta­tua­do por la som­bra. Si­go ara­ñan­do el vien­to con mis gri­tos si­go olien­do el per­fu­me de tus pa­sos tu alien­to el le­ve sur­ti­dor llu­vio­so de tus po­ros des­de le­jos y ya no necesito sen­ti­dos li­mi­tan­tes por­que te ten­go mía co­mo el ai­re res­pi­rán­do­te to­da lle­nán­do­me de ti sin tu pre­sen­cia mien­tras tu desamor va so­ca­van­do ba­ses Va bo­rran­do en la pla­ya tus pi­sa­das Y au­men­ta la ma­rea Has­ta aho­gar­me Pa­ra que tu pa­la­bra ol­vi­do No nau­fra­gue. Des­pués de to­do amor que­da la so­le­dad o la ma­nía de an­dar pes­can­do es­tre­llas con las ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.