Vol­ver

La Opinión - Imágenes - - Relato - Jo­sé Ma­ría Var­gas Vi­la (Las ro­sas de la tar­de, 1901)

Él se in­cli­nó has­ta el li­rio de su ros­tro, pa­ra be­sar sus la­bios aro­ma­dos. Y ella le de­vol­vió el be­so ami­go.

Su be­so no te­nía la so­no­ri­dad can­tan­te de la or­gía, era un be­so gra­ve y me­lan­có­li­co, co­mo el bri­llo de una lu­na de in­vierno; era un be­so pu­do­ro­so y cre­pus­cu­lar, car­ga­do de re­cuer­dos y do­lo­res.

Él qui­so traer­la vio­len­ta­men­te so­bre su co­ra­zón, y ella lo re­cha­zó po­nién­do­se de pie.

Una ro­sa blan­ca, que se abría so­bre ellos, rea­cia a caer, enamo­ra­da aca­so de un lu­ce­ro, se des­ho­jó al es­tre­me­ci­mien­to de sus cuer­pos, y los cu­brió con sus pé­ta­los en­fer­mos, co­mo con un man­to de per­fu­me.

Y, allá, le­jos, so­bre la úl­ti­ma ci­ma de la Sa­bi­na, un ra­yo de luz re­bel­de a des­apa­re­cer, ful­gu­ra­ba aún, con la per- sis­ten­cia de un amor tar­dío, en la cal­ma se­re­na de la no­che.

El sue­ño de la vi­da bri­llan­te en su ful­gor.

En la eflo­res­cen­cia blan­ca del cre­púscu­lo, la pa­li­dez hia­li­na de la au­ro­ra, da­ba tin­tes de ám­bar al cie­lo som­no­lien­to.

La no­che re­co­gía su ala te­ne­bro­sa de mis­te­rio, y la ma­ña­na sur­gía en una irra­dia­ción de blan­cu­ras del na­ta­li­cio fúl­gi­do del Sol.

Hu­go Vial, apo­ya­do de co­dos en la ve­ran­da del bal­cón de su apo­sen­to, que da­ba so­bre el jar­dín, me­di­ta­ba, can­sa­do por aque­lla no­che de in­som­nio, per­se­gui­do por la vi­sión ra­dio­sa del de­seo.

El al­ma y el cuer­po fa­ti­ga­dos, se sen­tía pre­sa de una la­xi­tud me­lan­có­li­ca, y se en­tre­ga­ba a pen­sa­mien­tos aus­te­ros, co­mo siem­pre que re­ple­ga­ba las alas de su es­pí­ri­tu en la re­gión obs­cu­ra del pa­sa­do.

La mag­ni cen­cia de sus sue­ños lo ais­la­ba siem­pre de las tris­te­zas de la vi­da.

Se re­fu­gia­ba en su pen­sa­mien­to, co­mo en un as­tro le­jano... Y, el mun­do ro­da­ba ba­jo sus pies, sin per­tur­bar­lo...

Las ar­mo­nías di­vi­nas de su ce­re­bro se­re­na­ban las bo­rras­cas te­rri­bles de su co­ra­zón. Las mú­si­cas es­te­la­res pa­sa­ban por so­bre las on­das ru­mo­ro­sas y las cal­ma­ban.

Sen­tía que la So­ber­bia y la Es­pe­ran­za, sus dos gran­des dio­sas, ve­nían a re­cli­nar­se so­bre su co­ra­zón, tan la­ce­ra­do, y le pa­re­cía que el dul­zor de los la­bios di­vi­nos ve­nía a po­sar­se so­bre sus la­bios mus­tios.

La acui­dad de sus sen­sa­cio­nes di­luía has­ta lo in ni­to, es­te pla­cer in­te­lec­tual del en­sue­ño lu­mi­no­so.

Juan Gos­saín La vo­lup­tuo­si­dad mis­ma de su tem­pe­ra­men­to, tan po­de­ro­so, no lle­ga­ba a irres­pe­tar la pu­re­za mís­ti­ca y bra­vía de sus idea­les.

La ani­ma­li­dad, que sa­cu­día sus ner­vios y cir­cu­la­ba por sus ve­nas, co­mo el agua en los ca­na­les sin olas de una ciu­dad la­cus­tre, no lle­ga­ba a man­char el al­ba, la in­ma­cu­la­da pu­re­za de sus ideas, re­fu­gia­das en la to­rre de mar l de su ce­re­bro, al­ta­ne­ro y ais­la­do, co­mo una for­ta­le­za me­dioe­val.

Cuan­do la me­dio­cri- dad am­bien­te de la vi­da lo aco­sa­ba, co­mo una jau­ría de pe­rros cam­pe­si­nos a un ga­to mon­tés, se es­ca­pa­ba a la sel­va im­pe­ne­tra­ble de su ais­la­mien­to y era fe­liz.

Iba a la so­le­dad co­mo un león a la mon­ta­ña: era su do­mi­nio.

En el si­len­cio, po­bla­do de vi­sio­nes, su pen­sa­mien­to vi­bra­ba y ful­gía, co­mo las alas de un águi­la he­cha de ra­yos de Sol.

Su ideal, co­mo el tem­plo de Tro­ya, sie­te ve­ces ar­di­do y sie­te ve­ces re­cons­trui­do, vol­vía a al­zar­se, en el es­plen­dor de su be­lle­za in­su­pe­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.