Mu­je­res que ama­ron a Nú­ñez

La Opinión - Imágenes - - Personaje - Ra­fael Nú­ñez

Ade­lai da Sour­dis Ná­je­ra (*) (Frag­men­to)

¿ Quién fue es­te hom­bre? ¿Ese “vo­lup­tuo­so y enig­má­ti­co” per­so­na­je que se es­cu­da­ba tras si­len­cios y pau­sas im­pe­ne­tra­bles, cu­ya vo­lun­tad de hie­rro for­jó a un país y lo sal­vó de la ca­tás­tro­fe ins­ti­tu­cio­nal, al tiem­po que su al­ma se des­bor­da­ba en poe­sía? Na­die me­nos que Ra­fael Nú­ñez Mo­le­do, el “Re­ge­ne­ra­dor”, el car­ta­ge­ne­ro pro­vi­den­cial, cua­tro ve­ces pre­si­den­te. Su le­ga­do: una cons­ti­tu­ción po­lí­ti­ca que nos ri­gió du­ran­te más de cien años.

Que­re­mos traer a la me­mo­ria a quie­nes ocu­pa­ron el co­ra­zón de ese “so­li­ta­rio del Ca­bre­ro”, mu­je­res que lo ama­ron y fue­ron ob­je­to de sus poe­sías. Por­que Nú­ñez siem­pre amó y tu­vo a su la­do a una mu­jer en quien apo­yar­se, des­can­sar de su ac­ción po­lí­ti­ca y de­di­car su in­men­so cau­dal de ternura.

Su ma­dre, la pri­me­ra. Do­lo­res Mo­le­do, la jo­ven-ni­ña ca­sa­da a los 14 años, que dio a luz a Ra­fael Wen­ces­lao, un 28 de sep­tiem­bre de 1825. Su es­po­so, su pri­mo, el co­ro­nel Fran­cis­co Nú­ñez Gar­cía, ca­si le do­bla­ba la edad. Ma­du­ro, cur­ti­do en los ava­ta­res de la vi­da y en los cam­pos de ba­ta­lla, fue pa­ra Do­lo­res el tierno maes­tro que le en­se­ñó vo­lup­tuo­si­da­des y a quien ella pro­di­gó sus ca­ri­cias pri­me­ras. Al prin­ci­pio fue una unión fe­liz, pe­ro la gue­rra y la vi­da po­lí­ti­ca ale­ja­ron al ma­ri­do del ho­gar. El ru­do mi­li­tar vol­vió a su vi­da de cuar­te­les y a la com­pa­ñía de otras mu­je­res. De esos amo­res na­ció otro hi­jo, Mi­guel Nú­ñez. La jo­ven es­po­sa se en­ce­rró en su ho­gar y pro­di­gó su amor y sus des­ve­los a Ra­fael y sus her­ma­nos.

LA PRI­ME­RA PA­SIÓN AMO­RO­SA, EL NOM­BRE QUE SE OCUL­TA

Aún ado­les­cen­te, es­tu­dian­te de de­re­cho en la Universidad de Car­ta­ge­na, una atrac­ti­va y desen­vuel­ta jo­ven­ci­ta cu­yo nom­bre los his­to­ria­do­res ca­llan, col­ma su vi­da. Su fa­mi­lia no te­nía el mis­mo ni­vel so­cial de los Nú­ñez, co­sa mal acep­ta­da en la tra­di­cio­na­lis­ta Car­ta­ge­na en su “ran­cio des­ali­ño”: los no­vios no mi­den su pa­sión y en so­li­ta­rias pla­yas, ob­ser­va­dos por el mar, se aman. Va­ci­lan mis sen­ti­dos: lan­gui­de­cen Tus ojos y los míos a la vez Y cual olas del mar, cre­cen y cre­cen Mis de­seos de amor, y al fin pe­re­cen te­mien­do tu es­qui­vez […]Mis la­bios a los tu­yos se jun­ta­ron; tu alien­to con mi alien­to se jun­tó, las bri­sas pa­ra mí no mur­mu­ra­ron; los as­tros pa­ra mí no cen­te­llea­ron, y so­lo pa­ra ti sus­pi­ré yo. (“Los dos” 1846).

Se di­ce que ella que­dó em­ba­ra­za­da y que Nú­ñez qui­so asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro el co­ro­nel im­pi­dió el ma­tri­mo­nio. Abu­san­do de su au­to­ri­dad, re­ti­ró de la universidad al hi­jo, lo em­bar­có con él pa­ra Tu­ma­co y de allí a Pa­na­má don­de le con­si­guió un pues­to de juez en Da­vid. El ro­man­ce ter­mi­nó y la jo­ven so­por­tó el es­car­nio. No se sa­be si el em­ba­ra­zo lle­gó a tér­mino. Tiem­po des­pués se ca­só con un ami­go de Nú­ñez con quien for­mó una unión fe­liz de la cual na­cie­ron dos ni­ñas. Nun­ca ol­vi­dó al Re­ge­ne­ra­dor, ni él a ella. Viu­da ella y ca­sa­do él con Do­lo­res Ga­lle­go, en Car­ta­ge­na se en­con­tra­ron. A pun­to es­tu­vie­ron de otra lo­cu­ra, pe­ro pri­mó la cor­du­ra y él se ale­jó.

TRES BE­LLAS PANAMEÑAS

En Pa­na­má Nú­ñez lan­gui­de­ce, ale­gra sus ra­tos la com­pa­ñía de Ma­nue­la, her­ma­na de Jus­to Aro­se­me­na, po­lí­ti­co ist­me­ño. Cre­ce en­tre ellos una en­tra­ña­ble amis­tad que no al­can­za a con­ver­tir­se en pa­sión. No du­ra mu­cho, pues Nú­ñez se tras­la­da a Da­vid y po­co des­pués de su par­ti­da Ma­nue­la fa­lle­ce. ¡To­do aca­bó! Pre­cio­so me­teo­ro Fue tu exis­ten­cia, ejem­plo de vir­tud. Por eso el po­bre, acon­go­ja­do llo­ro Vier­te, mi­ran­do tu gla­cial quie­tud. (A la muer­te de Ma­nue­la Aro­se­me­na, 1846).

A me­dia­dos de 1847 es lla­ma­do de ur­gen­cia a Pa­na­má, su pa­dre ago­ni­za. Mue­re el co­ro­nel. To­más He­rre­ra, go­ber­na­dor de Pa­na­má, le pre­sen­ta a su so­bri­na Con­cep­ción Pi­cón, bus­can­do mi­ti­gar el do­lor del car­ta­ge­ne­ro. Sur­ge el no­viaz­go y se rea­li­za el com­pro­mi­so. Pe­ro la re­la­ción no fruc­ti ca, pa­re­ce que Con­cep­ción es dis­tan­te y do­mi­na­do­ra y el co­ra­zón de Nú­ñez an­he­la ternura. DO­LO­RES GA­LLE­GO

Ra­fael re­gre­sa a Da­vid don­de los Ga­lle­go, li­na­ju­da fa­mi­lia asen­ta­da allí des­de 1794, con in uen­cia so­cial y una cuan­tio­sa for­tu­na. Lo­ren­zo Ga­lle­go, ha pro­crea­do en dos ma­tri­mo­nios una nu­me­ro­sa pro­le. Do­lo­res, hi­ja de su se­gun­do ma­tri­mo­nio con Ma­ría Cle­men­cia Mar­tí­nez, se con­vier­te en su es­po­sa. Mu­jer de gran be­lle­za, de­vo­ta de las ar­tes y dies­tra en el piano, des­per­tó en Nú­ñez un sin­ce­ro amor. Sin em­bar­go, su ca­rác­ter du­ro y frío, de­bi­do, tal vez, al mal de la epi­lep­sia, que el cor­to no­viaz­go no per­mi­tió co­no­cer, ale­jó al ma­ri­do.

El ma­tri­mo­nio es fe­liz en un co­mien­zo, a los sie­te años na­ce el pri­mer hi­jo, Fran­cis­co, pe­ro con el tiem­po la di­fe­ren­cia de tem­pe­ra­men­tos de los es­po­sos se im­po­ne. El ta­lan­te di­fí­cil de Do­lo­res no me­jo­ra a pe­sar de la lle­ga­da de otro vás­ta­go, Ra­fael. Nú­ñez se de­ses­pe­ra, ele­gi­do pa­ra el Con­gre­so, a

na­les de 1859, aban­do­na sin es­tri­den­cias la ca­sa fa­mi­liar en Da­vid y par­te. Fue el n del ma­tri­mo­nio, no vol­ve­ría a ver a Do­lo­res.

GREGORIA DE HARO, EL MÁS IN­TEN­SO Y APASIONADO AMOR

En la fría y pu­ri­ta­na Bo­go­tá el Re­ge­ne­ra­dor triun­fa en po­lí­ti­ca pe­ro an­he­la afec­to. Lo en­cuen­tra en una jo­ven se­ño­ra en las ter­tu­lias li­te­ra­rias: Ma­ría Gregoria de Haro de Lo­gan, quien co­mo él ha su­fri­do la des­gra­cia.

Na­ció en Bo­go­tá en 1838; gen­te dis­tin­gui­da, pe­ro de es­ca­sos re­cur­sos. La fal­ta de for­tu­na lle­vó a sus pa­dres a ca­sar­la de tre­ce años con Pro­to Rodríguez, un o cial que le lle­va­ba diez años. Viu­da muy jo­ven co­men­zó a es­tu­diar in­glés con una da­ma in­gle­sa, quien le pre­sen­tó a Dun­das Lo­gan, ri­co co­mer­cian­te bri­tá­ni­co ex­por­ta­dor de qui­nas, cua­ren­ta años ma­yor que ella, con quien con­tra­jo se­gun­das nup­cias a los 17

años. Apues­to pe­ro a cio­na­do al al­cohol, Lo­gan fue frío y bru­tal. Sus pa­rran­das lo au­sen­ta­ban y cuan­do vol­vía bo­rra­cho la em­pren­día a gol­pes con su es­po­sa.

Gregoria ama­ba la li­te­ra­tu­ra. A los 22 años co­no­ció al fu­tu­ro Re­ge­ne­ra­dor. So­li­ta­rios am­bos, sur­gió un in­ten­so amor y nu­tri­da co­rres­pon­den­cia: Hay una co­sa den­tro de ti mis­ma Que yo al­can­zo a mi­rar tras ese pris­ma de tu apa­ren­te ven­tu­ro­so ser, una co­sa que a mi al­ma en vano ocul­tas y de la tu­ya en lo in­te­rior se­pul­tas por­que la mía la lle­gó a leer. Hu­bo un ni­ño que mu­rió an­tes de na­cer. Nú­ñez le es­cri­bía tiem­po des­pués: Hoy te re­nue­vo el ju­ra­men­to de amar­te, no to­da la vi­da por­que es­to es po­co, sino has­ta la con­su­ma­ción de los si­glos. Si al­gu­na otra co­sa pu­die­ra ha­cer dig­na de ti, agra­da­ble a tus ojos, yo la ha­ría sin va­ci­lar por­que me sien­to lleno de fe­li­ci­dad con tu amor i por tu amor, por­que te de­bo el más gran­de de to­dos los bie­nes po­si­bles que es la tran­qui­li­dad de co­ra­zón. Que to­das las des­gra­cias cai­gan so­bre mi fren­te i so­bre mi al­ma el día que ol­vi­de lo que tú eres, lo que de­bo a tus cui­da­dos, a tu pre­vi­sión a tu inago­ta­ble ternura…

Gregoria se se­pa­ró de su ma­ri­do y se mar­chó a Nue­va York. De­cep­cio­na­do de la po­lí­ti­ca, Nú­ñez la si­guió a Es­ta­dos Uni­dos, allá per­ma­ne­cie­ron va­rios años. En 1865 él fue nom­bra­do cón­sul en El Ha­vre y Gregoria se le unió. Vi­si­ta­ron Pa­rís y vi­vie­ron gran fe­li­ci­dad. Nú­ñez fue tras­la­da­do a Li­ver­pool, en In­gla­te­rra, y Gregoria no se fue con él. Pro­me­tie­ron es­cri­bir­se pe­ro no se vie­ron más. En 1868 ella re­gre­só a Nue­va York en­fer­ma. El doc­tor Dick­son, la aten­dió en su clí­ni­ca y, pro­ba­ble­men­te, le pre­sen­tó al que se­ría su ter­cer ma­ri­do, H.P. Gad, un es­can­di­na­vo que le dio fe­li­ci­dad. Fa­lle­ci­do en 1889, Gregoria re­gre­só a Pa­rís don­de lle­vó una vi­da tran­qui­la has­ta su muer­te. Te­nía cer­ca de 75 años. SO­LE­DAD RO­MÁN, LA FOR­TA­LE­ZA DEL AMOR EN SU MA­DU­REZ

En 1857 el jo­ven Nú­ñez ha­bía co­no­ci­do a So­le­dad Ro­mán en ca­sa del go­ber­na­dor de Car­ta­ge­na, el ge­ne­ral Juan Jo­sé Nie­to, gran ami­go de So­li­ta. Era una jo­ven de buen ver, in­te­li­gen­te, de­ci­di­da y la­bo­rio­sa, que se dis­tin­guía por su ma­du­rez, in­de­pen­den­cia de cri­te­rio y amor al tra­ba­jo. Hi­ja ma­yor del ma­tri­mo­nio de Ma­nuel Ro­mán y Pi­cón, es­pa­ñol na­tu­ral de Mo­guer y de Ra­fae­la Po­lan­co, car­ta­ge­ne­ra. Na­ció en Car­ta­ge­na el 6 de oc­tu­bre de 1835. Su pa­dre, ca­tó­li­co y con­ser­va­dor, aun­que miem­bro de la ma­so­ne­ría, con su es­po­sa edu­có a sus hi­jos den­tro de prin­ci­pios cris­tia­nos. Muer­ta do­ña Ra­fae­la la jo­ven So­le­dad to­mó las rien­das de la ca­sa y la educación de los her­ma­nos. Ayu­da­ba a su pa­dre en la bo­ti­ca y aten­día en­fer­mos, cuan­do las jó­ve­nes de su cla­se se man­te­nían en sus ho­ga­res. Le gus­ta­ba leer y se in­tere­sa­ba en la po­lí­ti­ca.

Ra­fael se pren­dó de ella y le pro­pu­so ma­tri­mo­nio pe­ro So­li­ta, aun­que se in­tere­só por el jo­ven po­lí­ti­co cu­ya es­tre­lla iba en as­cen­so, lo re­cha­zó pues man­te­nía un com­pro­mi­so con Pe­dro Me­ciá, hi­jo de un co­mer­cian­te ca­ta­lán. Nú­ñez par­tió pa­ra Pa­na­má y So­le­dad no pen­só más en él. Sin em­bar­go, rom­pió el com­pro­mi­so con Me­ciá y con­ti­nuó sol­te­ra. En 1874, al mo­rir su pa­dre, he­re­dó la ca­sa ba­ja del Ca­bre­ro y mon­tó la “Ci­ga­rre­ría el Di­que”, lo que cau­sa­ba co­men­ta­rios en una so­cie­dad tan pa­ca­ta.

Vuel­to Nú­ñez a Car­ta­ge­na en di­ciem­bre de 1874, in uyen­te en la po­lí­ti­ca, fue a sa­lu­dar a So­le­dad, quien es­ta vez le co­rres­pon­dió. Cre­ció un amor y un com­pa­ñe­ris­mo pau­sa­do y tran­qui­lo, fru­to de la ma­du­rez, So­le­dad te­nía 42 años y Ra­fael 49. Do­lo­res Ga­lle­go aún vi­vía por lo cual un ma­tri­mo­nio ca­tó­li­co no po­día ser, pe­ro en la re­pú­bli­ca ra­di­cal el ma­tri­mo­nio ci­vil y el di­vor­cio eran ins­ti­tu­cio­nes le­ga­les. Se ca­sa­ron ci­vil­men­te por po­der en Pa­rís, en ju­lio de 1877, a don­de So­le­dad ha­bía via­ja­do so pre­tex­to de bus­car con­se­jo mé­di­co. Nú­ñez es­ta­ba en Nue­va York ges­tio­nan­do un em­prés­ti­to pa­ra el país, fue re­pre­sen­ta­do por Eduardo Ro­mán. “¡To­do lle­ga en la vi­da, to­do lle­ga… So­le­dad!” fue­ron sus pa­la­bras al re­ci­bir­la en Car­ta­ge­na.

Ele­gi­do pre­si­den­te en 1880, via­jó so­lo a Bo­go­tá pa­ra no so­me­ter­la al re­cha­zo, pues el ma­tri­mo­nio fue­ra de la Igle­sia cau­só es­cán­da­lo. En 1884, la se­gun­da vez que fue pre­si­den­te, So­le­dad subió con él a Bo­go­tá. Los li­be­ra­les del Olim­po Ra­di­cal lan­za­ron in­sul­tos pro­ca­ces de pe­rió­di­cos clan­des­ti­nos y se ras­ga­ban las ves­ti­du­ras; los con­ser­va­do­res con sus es­po­sas fue­ron a re­ci­bir a la pa­re­ja pre­si­den­cial a la es­ta­ción del fe­rro­ca­rril. Na­da lo­gró ha­cer a “Do­ña So­la”, des­cen­der del si­tial de dig­ni­dad. Su­po ga­nar­se la ad­mi­ra­ción de quie­nes la co­no­cie­ron, en­tre ellos el ar­zo­bis­po de Bo­go­tá, mon­se­ñor Paul y el je­fe del Par­ti­do Con­ser­va­dor, Car­los Hol­guín y su es­po­sa Mar­ga­ri­ta Ca­ro.

Al la­do de su es­po­so sin des­ma­yar, du­ran­te los si­guien­tes man­da­tos pre­si­den­cia­les co­la­bo­ró con él y con sus ami­gos en la Re­ge­ne­ra­ción. Lle­gó a to­mar de­ci­sio­nes en su nom­bre, que él acep­tó por la cer­te­za de sus jui­cios, y pre­vino cier­ta vez un co­na­to de ase­si­na­to. En 1887, cuan­do se dis­cu­tía la fir­ma de un con­cor­da­to con la San­ta Se­de, Nú­ñez exi­gió el re­co­no­ci­mien­to de la Igle­sia. El pa­pa León XIII, in­te­li­gen­te y buen po­lí­ti­co, el 19 de di­ciem­bre de 1886 lo ab­sol­vió de cual­quier san­ción ecle­siás­ti­ca y le otor­gó la Or­den Pia­na. Mon­se­ñor Paul, acep­tó la exi­gen­cia del Pre­si­den­te y, en so­lem­ne ce­re­mo­nia en San Car­los, la pa­re­ja re­ci­bió el ho­me­na­je de la so­cie­dad. Fue el triun­fo de So­la.

Muer­ta Do­lo­res Ga­lle­go, los Nú­ñez, “ele­va­ron” su ma­tri­mo­nio ci­vil a sa­cra­men­to ca­tó­li­co. Los ca­só mon­se­ñor Bi , obis­po de Car­ta­ge­na, el 23 de fe­bre­ro de 1889 en la Igle­sia de San Pe­dro Cla­ver. So­le­dad so­bre­vi­vió a Ra­fael 31 años. Mu­rió en Car­ta­ge­na el 19 de oc­tu­bre de 1924. (*) Miem­bro de nú­me­ro, Aca­de­mia Co­lom­bia­na de His­to­ria. Re­vis­ta Cre­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.