Pre­cur­so­res de la re­for­ma

La Opinión - Imágenes - - Historia - Ing. Pa­blo Ta­ra­zo­na Mon­ta­ñez

Lo su­ce­di­do ha­ce 500 años, no ger­mi­nó por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea, an­tes bien fue sembrado con di­li­gen­cia y ar­dor, y re­ga­do con la san­gre de már­ti­res de la Fe, que die­ron pie a que sus acae­ce­res tu­vie­ran re­so­nan­cia en el tiem­po, y otros, en es­te ca­so Martin Lu­te­ro, y quie­nes lo acom­pa­ña­ron en la in­men­sa ta­rea, re­co­gie­ran el tes­ti­go y es­par­cie­ran al mun­do su vi­sión teo­ló­gi­ca ba­sa­da en las Es­cri­tu­ras, con lo cual se ini­ció el mo­vi­mien­to que hoy co­no­ce­mos co­mo LA RE­FOR­MA PROTESTANTE.

JOHN WYCLIFFE, WYCLIF

(Hips­well, c.1320- Lut­ter­worth, 1384), Teó­lo­go in­glés que de­fen­dió la au­to­ri­dad de la mo­nar­quía con­tra las pre­ten­sio­nes ro­ma­nas y pro­pug­nó la se­cu­la­ri­za­ción de los bie­nes ecle­siás­ti­cos. En­se­ñó teo­lo­gía en Ox­ford, don­de re­dac­tó una Sum­ma

ecle­sio­ló­gi­ca, im­pul­só la tra­duc­ción de la Bi­blia al in­glés y for­mó pre­di­ca­do­res que anun­cia­ran un igua­li­ta­ris­mo re­li­gio­so y so­cial apo­ya­do só­lo en tex­tos bí­bli­cos, de­no­mi­na­dos Lo­lar­dos (va­ga­bun­do o men­di­go). Al pro­du­cir­se el gran Cis­ma de Oc­ci­den­te, con­ci­bió el pro­yec­to de una Igle­sia des­li­ga­da del pa­pa­do. Con­de­nó las in­dul­gen­cias y sos­tu­vo la su­pre­ma y ex­clu­si­va au­to­ri­dad de las Es­cri­tu­ras; se in­cli­nó a fa­vor de los cam­pe­si­nos, con lo que in­cre­men­tó su po­pu­la­ri­dad, pe­ro se hi­zo sos­pe­cho­so an­te la co­ro­na. Co­mo un ver­da­de­ro pre­cur­sor del pro­tes­tan­tis­mo, sos­tu­vo que las creen­cias re­li­gio­sas de­bían apo­yar­se en las Es­cri­tu­ras.

JAN HUSS (1370- en Hus­se­nitz, 1415 Cons­tan­za), na­ció en el seno de una fa­mi­lia de cam­pe­si­nos po­bres. Su pa­dre mu­rió sien­do Juan aún un ni­ño, por lo que fue cria­do con mu­cho es­fuer­zo por su ma­dre. De­mos­tró te­ner pie­dad y fer­vor re­li­gio­so des­de su in­fan­cia; Los li­bros re­li­gio­sos le apa­sio­na­ban. Es­tu­dió en la universidad de Pra­ga, sien­do pro­fe­sor de la mis­ma a los 25 años y su rec­tor a los 31 años, así co­mo su pre­di­ca­dor, de­bi­do a su in­te­li­gen­cia y la no­ta­ble se­rie­dad de su ca­rác­ter, un ce­lo ar­dien­te por el me­jo­ra­mien­to mo­ral de su pue­blo y del cle­ro. Tan­to la pre­di­ca­ción co­mo los es­cri­tos de Huss, des­per­ta­ron la opo­si­ción del cle­ro al cual ata­ca­ba sin mi­ra­mien­tos, de­bi­do a su vi­da li­cen­cio­sa. El ar­zo­bis­po se pu­so al fren­te de la opo­si­ción y lo acu­só an­te el pa­pa de ser pro­pa­ga­dor de las doc­tri­nas de Wy­cli e, fue ci­ta­do a com­pa­re­cer a Ro­ma, don­de no se pre­sen­tó, sa­be­dor de que en la cor­te pa­pal no en­con­tra­ría ni jus­ti­cia ni se­gu­ri­dad. El pa­pa­do lo ex­co­mul­ga y lo con­vo­ca a pre­sen­tar­se en el con­ci­lio de Cons­tan­za en 1414 (Juan XXIII, mons­truo de mal­dad e im­pu­di­cia). Lo de­gra­dan y lo hu­mi­llan sin que­bran­tar su es­pí­ri­tu. Fue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.