El Ce­men­te­rio Ma­rino

Paul Am­broi­se Va­léry (Sè­te, 1871 - Pa­rís, 1945); Es­cri­tor fran­cés. Su obra poé­ti­ca es­tá considerada co­mo una de las más im­por­tan­tes de la poe­sía fran­ce­sa del si­glo XX. Su obra es la de un hom­bre es­cép­ti­co y to­le­ran­te, que des­pre­cia­ba las ideas.

La Opinión - Imágenes - - Poesía - PAUL VA­LÉRY Ver­sión De Ja­vier So­lo­gu­ren

¡Oh alma mía, no as­pi­res a la vi­da in­mor­tal, pe­ro ago­ta to­da la ex­ten­sión de lo po­si­ble. Pin­da­ro, Pí­ti­cas III. Cal­mo te­cho sur­ca­do de pa­lo­mas, pal­pi­ta en­tre los pi­nos y las tum­bas; me­dio­día pun­tual ar­ma sus fue­gos ¡El mar, el mar siem­pre re­co­men­za­do! ¡Qué re­ga­lo des­pués de un pen­sa­mien­to ver mo­ro­so la cal­ma de los dio­ses! ¡Qué obra pu­ra con­su­me de re­lám­pa­gos va­rio dia­man­te de in­vi­si­ble es­pu­ma, y cuán­ta paz pa­re­ce con­ce­bir­se! Cuan­do so­bre el abis­mo un sol re­po­sa, tra­ba­jos pu­ros de una eter­na cau­sa, el Tiem­po rie­la y es Sue­ño la cien­cia. Te­so­ro es­ta­ble, tem­plo de Mi­ner­va, quie­tud ma­si­va y vi­si­ble re­ser­va; agua par­pa­dean­te, Ojo que en ti guar­das tan­to sue­ño ba­jo un ve­lo de lla­mas, ¡si­len­cio mío!... ¡Edi­fi­cio en el alma, mas lleno de mil te­jas de oro. Te­cho!

Tem­plo del Tiem­po, que un sus­pi­ro ci­fra, subo a ese pun­to pu­ro y me acos­tum­bro de mi mi­rar ma­rino to­do en­vuel­to; tal a los dio­ses mi su­pre­ma ofren­da, el des­te­llar se­reno va sem­bran­do so­be­rano desdén so­bre la al­tu­ra. Co­mo en de­lei­te el fru­to se des­líe, co­mo en de­li­cia trué­ca­se su au­sen­cia en una bo­ca en que su for­ma mue­re, mi fu­tu­ra hu­ma­re­da aquí yo sor­bo, y al alma con­su­mi­da el cie­lo can­ta la mu­dan­za en ru­mor de las ori­llas. ¡Bello cie­lo real, mí­ra­me que cam­bio! Des­pués de tan­to or­gu­llo, y de tan­to ex­tra­ño ocio, mas pleno de po­de­res, a ese bri­llan­te es­pa­cio me aban­dono, so­bre ca­sas de muer­tos va mi som­bra que a su frá­gil mo­ver­se me acos­tum­bra.

A teas del sols­ti­cio ex­pues­ta el alma, sos­te­nién­do­te es­toy, ¡oh ad­mi­ra­ble jus­ti­cia de la luz de cru­das ar­mas! Pu­ra te to­mo a tu lu­gar pri­me­ro: ¡mí­ra­te!... De­vol­ver la luz su­po­ne ta­ci­tur­na mi­tad su­mi­da en som­bra. Pa­ra mí so­lo, a mí so­lo, en mí mis­mo, un co­ra­zón, en fuen­tes del poe­ma, en­tre el va­cío y el su­ce­so pu­ro,

de mi ín­ti­ma gran­de­za el eco aguar­do, cis­ter­na amar­ga, os­cu­ra y re­so­nan­te, ¡hue­co en el alma, son siem­pre fu­tu­ro! Sa­bes, fal­so cau­ti­vo de fo­lla­jes, gol­fo de­vo­ra­dor de en­ju­tas re­jas, en mis ce­rra­dos ojos, des­lum­bran­tes se­cre­tos, ¿qué cuer­po há­la­me a su tér­mino y qué fren­te lo ga­na a es­ta tie­rra ósea? Una chis­pa allí pien­so en mis au­sen­tes. Sa­cro, pleno de un fue­go sin ma­te­ria; ofre­ci­do a la luz te­rres­tre tro­zo, me pla­ce es­te lu­gar al­to de teas, he­cho de oro, pie­dra, ár­bo­les os­cu­ros, már­mol tem­blan­do so­bre tan­tas som­bras; ¡allí la mar leal duer­me en mis tum­bas! ¡Al idó­la­tra apar­ta, pe­rra es­plén­di­da! Cuan­do con son­ri­sa de pastor, so­lo, apa­cien­to car­ne­ros mis­te­rio­sos, re­ba­ño blan­co de mis quie­tas tum­bas, ¡las dis­cre­tas pa­lo­mas de allí alé­ja­las, los va­nos sue­ños y án­ge­les cu­rio­sos! Lle­ga­do aquí pe­re­za es el fu­tu­ro, ras­ca la se­que­dad ní­ti­do in­sec­to; to­do ar­di­do, des­he­cho, re­ci­bi­do en quién sa­be qué esen­cia rigurosa... La vi­da es vas­ta es­tan­do ebrio de au­sen­cia, y dul­ce el amar­gor, cla­ro el es­pí­ri­tu. Los muer­tos se ha­llan bien en es­ta tie­rra cu­yo mis­te­rio se­ca y los abri­ga. En­ci­ma el Me­dio­día re­po­san­do se pien­sa y a sí mis­mo se con­ci­lia... Tes­ta ca­bal, dia­de­ma irre­pro­cha­ble,

yo soy en tu in­te­rior secreto cam­bio. ¡A tus te­mo­res, só­lo yo do­mino! Mis arre­pen­ti­mien­tos y mis du­das, son el efec­to de tu gran dia­man­te... Pe­ro en su no­che grá­vi­da de már­mo­les, en la raíz del ár­bol, va­go pue­blo ha asu­mi­do tu cau­sa len­ta­men­te. En una den­sa au­sen­cia se han di­suel­to, ro­ja ar­ci­lla ab­sor­bió la blan­ca es­pe­cie, ¡la gra­cia de vi­vir pa­só a las flo­res! ¿Dón­de del muer­to fra­ses fa­mi­lia­res, el ar­te per­so­nal, el alma pro­pia? En la fuen­te del llan­to lar­vas hi­lan. Agu­do gri­tos de exal­ta­das jó­ve­nes, ojos, dien­tes, hu­me­de­ci­dos pár­pa­dos, el he­chi­ce­ro seno que se arries­ga, la san­gre vi­va en la­bios que se rin­den, los de­dos que de­fien­den do­nes úl­ti­mos, ¡va to­do ba­jo tie­rra y en­tra al jue­go! Y tú, gran alma, ¿un sue­ño aca­so es­pe­ras li­bre ya de co­lo­res del en­ga­ño que al ojo ca­mal fin­gen on­da y oro? ¿Cuan­do seas va­por ten­drás el can­to? ¡Ve! ¡To­do hu­ye! Mi pre­sen­cia es po­ro­sa, ¡la sa­gra­da im­pa­cien­cia tam­bién mue­re! ¡Ma­gra in­mor­ta­li­dad negra y do­ra­da, con­so­la­do­ra de ho­rro­ro­so lau­ro que ma­ter­nal seno ha­ces de la muer­te, el bello en­ga­ño y la pia­do­sa ar­gu­cia! ¡Quién no co­no­ce, quién no los re­cha­za, al hue­co crá­neo y a la ri­sa eter­na! des­ha­bi­ta­das tes­tas, hon­dos pa­dres, que ba­jo el pe­so de tan­tas pa­la­das, sois la tie­rra y mez­cláis nues­tras pi­sa­das, el roe­dor gu­sano irre­ba­ti­ble pa­ra vo­so­tros no es que ba­jo ta­blas dor­mís, ¡de vi­da vi­ve y no me de­ja! ¿Amor qui­zás u odio de mí mis­mo? ¡Tan cer­ca ten­go su secreto dien­te que cual­quier nom­bre pue­de con­ve­nir­le! ¡Qué im­por­ta! ¡Mi­ra, quie­re, pien­sa, to­ca! ¡Agrá­da­le mi car­ne, aun en mi le­cho, de es­te vi­vien­te vi­vo de ser su­yo! ¡Ze­nón! ¡Cruel Ze­nón! ¡Ze­nón de Elea! ¡Me has tras­pa­sa­do con tu fle­cha ala­da que vibra, vue­la y no obs­tan­te no vue­la! ¡Su son me en­gen­dra y má­ta­me la fle­cha! ¡Ah! el sol... ¡Y qué som­bra de tor­tu­ga pa­ra el alma, ve­loz y quie­to Aqui­les! ¡No! ¡No!... ¡De pie! ¡En la era su­ce­si­va! ¡Cuer­po mío, es­ta for­ma ab­sor­ta quie­bra! ¡Pe­cho mío, el na­cien­te viento be­be! Una fres­cu­ra que la mar ex­ha­la, rín­de­me el alma... i Oh vi­gor sa­la­do! ¡Ga­ne­mos la on­da en re­bo­tar vi­vien­te! ¡Sí! In­men­so mar do­ta­do de de­li­rios, piel de pan­te­ra, clá­mi­de ho­ra­da­da por los mil y mil ído­los so­la­res, hi­dra ab­so­lu­ta, ebria de car­ne azul, que te muer­des la co­la des­te­llan­te en un tu­mul­to sí­mil al si­len­cio. ¡Se al­za el viento!... ¡Tra­te­mos de vi­vir! ¡,Cie­rra y abre mi li­bro el ai­re in­men­so, bro­ta au­daz la ola en pol­vo de las ro­cas! ¡Vo­lad pá­gi­nas to­das des­lum­bra­das! ¡Olas, rom­ped con vues­tra agua go­zo­sa cal­mo te­cho que fo­ques me­ro­dean!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.