El cam­peón

La Opinión - Imágenes - - Relato -

Eduar­do Yá­ñez Ca­nal

El cu­ra lo ha­bía di­cho el do­min­go, en la mi­sa de on­ce: el cam­bio era ley ro­tun­da en la na­tu­ra­le­za. “Vie­ran -di­jo con ver­bo en­cen­di­do- a los re­na­cua­jos co­mo se con­vier­ten en sa­pos. O que tal los gu­sa­nos­pre­gun­tó so­ca­rro­na­men­te: - ¿les gus­ta co­mer­los? Pues de­be­ría­mos ala­bar­los al ver có­mo se con­vier­ten en be­llas ma­ri­po­sas”.

Era la sa­li­da: es­tar dis­pues­to a cam­biar. So­bre to­do, de­jar el sa­po a un la­do y con­ver­tir­se nal­men­te en un prín­ci­pe. Soy Manuel Con­tre­ras, ten­go 16 años y un mun­do por de­lan­te. Em­pe­cé des­de que te­nía uso de ra­zón y qui­se des­ta­car­me. Co­mo no lo ha­cía en las ma­te­rias clá­si­cas, me in­tro­du­je en el de­por­te. Pri­me­ro fue el atletismo, lo hi­ce en ve­lo­ci­dad y me ufa­na­ba de los 13 se­gun­dos en 100 me­tros pla­nos. Has­ta que apa­re­ció Ga­briel –el nú­me­ro uno en ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca, quí­mi­ca, so­cia­les, li­te­ra­tu­ra y ar­tes mar­cia­les- y me de­jó vien­do un chis­pe­ro (co­mo 20 me­tros me sa­có el ver­ga­jo mien­tras yo lu­cha­ba con Fran­co Tru­ji­llo pa­ra ga­nar el se­gun­do pues­to por una na­riz).

Me acor­dé del cu­ra de la mi­sa de on­ce y de­ci­dí cam­biar pa­ra los 1.500 me­tros pla­nos. Te­nía 5” 18 co­mo me­jor mar­ca y me con­si­de­ra­ba ga­na­dor. Pe­ro vi­nie­ron los In­ter­co­le­gia­dos y el Ga­briel - ¡cuan­do no! – se ma­tri­cu­ló en el úl­ti­mo mo­men­to. “Pa­ra com­ple­tar el cu­po por co­le­gio” -di­jo el pre­fec­to de dis­ci­pli­na, a ma­ne­ra de dis­cul­pa que yo no le ha­bía pe­di­do. En el Ge­ne­ral San­tan­der, lleno has­ta las ca­chas, me sen­tí ga­na­dor pues en la se­gun­da vuel­ta to­mé la de­lan­te­ra. Va­na ilu­sión, ya que fal­tan­do 200 me­tros sen­tí en la nu­ca el sus­pi­ro li­ge­ro del Ga­briel chu­pan­do to­da mi ener­gía. En los

na­les 50 me­tros con­si­de­ró pru­den­te ale­jar­se –tan educado el hi­juepu­ta- y ga­nó con las ma­nos en al­to son­rien­do a los fo­tó­gra­fos de La Opi­nión, el dia­rio lo­cal. Yo ter­mi­né con los bra­zos en ja­rra, y me ne­gué a dar de­cla­ra­cio­nes a un pe­rio­dis­ta im­per­ti­nen­te que que­ría sa­ber qué me ha­bía pa­sa­do.

Pa­sé en­ton­ces a la na­ta­ción cuan­do el pro­fe­sor Faus­tino Ro­se­ro in­vi­tó a las albercas. So­lo En­ri­que Arévalo y yo nos ins­cri­bi­mos, así que su­pu­se que en los 100 me­tros es­ti­lo li­bre o crawl se­ría el ga­na­dor por­que el otro na­da­dor pre­fe­ría la ma­rihua­na. Pe­ro, otra vez, el des­tino me hi­zo la ju­ga­da. Mi com­pe­ti­dor se en­fer­mó de chu­rrias y no hu­bo com­pe­ten­cia pues de 10° y 11° gra­do yo es­ta­ba so­lo. No ha­bía na­da qué ha­cer, de­bía bus­car otro de­por­te.

Sal­té en­ton­ces al ci­clis­mo. Me­jor di­cho, lo in­ten­té en sue­ños. Fi­to Cué­llar, un ve­cino, ven­día su bi­ci­cle­ta a pre­cios mó­di­cos. Le pe­dí pla­zo pa­ra re­unir el bi­lle­te. Fue en­ton­ces que em­pe­cé a so­ñar. Efec­ti­va­men­te, cuan­do ca­mi­na­ba ha­cia el co­le­gio o vol­vía a ca­sa me ima­gi­na­ba que su­pe­ra­ba fá­cil­men­te a quie­nes pa­sa­ban en sus bi­ci­cle­tas. La mía, mar­ca Mo­nark, era la me­jor y con se­gu­ri­dad yo se­ría el nú­me­ro uno. To­dos en mi ca­sa me ani­ma­ban a com­prar­le la bi­ci al Fi­to. Pe­ro en esas me la pa­sa­ba: so­ñan­do y cuan­do me iba a acos­tar re­pe­tía mi sprint: “Pa­ra­do so­bre su ca­ba­lli­to de ace­ro Ma­nú Con­tre­ras de­ja atrás a sus ri­va­les y co­ro­na el pre­mio de mon­ta­ña de pri­me­ra ca­te­go­ría… pón­ga­le vi­da, pón­ga­le abono, pón­ga­le Vi­ta­bono, un pro­duc­to más de Sul­fá­ci­dos S. A…”. Me­jor di­cho, Chi­cho, yo era el ci­clis­ta que le da­ría a Co­lom­bia sus me­jo­res triun­fos en el Tour de Fran­ce su­peran­do lo he­cho por Pa­rra, He­rre­ra, Nai­ro y Ri­go­ber­to.

Pe­ro una no­che no sé qué pa­só, ¿co­mi­da tras­no­cha­da o los frí­jo­les del al­muer­zo? Lo cier­to fue que me acos­té lue­go de ha­cer las ta­reas del co­le­gio. Y em­pe­cé a ver­me con mi pin­ta de ci­clis­ta, cas­co ae­ro­di­ná­mi­co, ca­mi­se­ta de ly­cra y za­pa­ti­llas que con el me­jor aga­rre. Pe­ro, de pron­to, sen­tí una ener­gía inusi­ta­da cuan­do se in­si­nuó la mon­ta­ña. Ahí fue que em­pe­cé a su­bir y de­jar atrás a mis ri­va­les. Fue tan­ta la emo­ción-los en­vi­dio­sos lo lla­man do­ping- que no tu­ve lí­mi­te y mi men­te acos­tum­bra­da al do­lor dio pa­so a una pla­ci­dez sin tro­pie­zos. Me sen­tía vo­lar y que pe­da­lear con más fuer­za y ve­lo­ci­dad era la fe­li­ci­dad to­tal. Fue aquí cuan­do la men­te fa­lló pues cru­cé pri­me­ro la me­ta en las al­tu­ras pe­ro no pu­de de­te­ner­me y me de­vol­ví a se­guir pe­da­lean­do cues­ta aba­jo. Los a cio­na­dos me mi­ra­ban des­con­cer­ta­dos cuan­do pa­sa­ba gri­tan­do, con los bra­zos le­van­ta­dos gri­tan­do:

¡Soy el cam­peón, el nú­me­ro uno, el me­jor!

En­ton­ces me des­per­té, em­pa­pa­do en su­dor. Eran las tres de la ma­ña­na y no en­ten­día qué ha­bía pa­sa­do. Me le­van­té a la cocina y to­mé un ju­go de mo­ra que en­con­tré en la ne­ve­ra. Pe­ro no po­día es­pe­rar más. Tan pron­to desa­yu­né ca­fé con pan fran­cés en­tré a mi cuar­to. Sa­qué el chan­cho de me­tal y con­té una a una las monedas. Lue­go, con mi pa­que­te, fui a la ca­sa de Fi­to an­tes de ir­me a cla­ses. To­qué el tim­bre de su puer­ta y an­te la de­mo­ra in­jus­ti ca­da vol­ví a to­car.

-¿Quién ca­ra­jo es el del afán ? ¡¡Suél­te­lo que no da le­che!! - re­pli­có la voz de Emi­lio, el pa­dre de mi ami­go.

-Manuel Con­tre­ras, don Emi­lio. ¿Es­tá Fi­to?

Se oyó un mur­mu­llo agrio, pa­sos len­tos que se di­ri­gían al fon­do de la ca­sa y, lue­go, los za­pa­tos con ta­co­nes que iden­ti ca­ban a un es­tu­dian­te se acer­ca­ron. Era Fi­to.

-¿Qué hu­bo Ma­nú? ¿Por qué la ma­dru­ga­da? – me di­jo, al apa­re­cer en la puer­ta con un pan en la bo­ca.

-Per­dón Fi­to, pe­ro te­nía que ha­blar­le. Ten­go aquí la pla­ta pa­ra la bi­ci­cle­ta.

Fi­to si­guió co­mien­do su pan. Lue­go, im­per­tur­ba­ble, me es­pe­tó:

-¡No jo­da! Se le ade­lan­ta­ron chino. Ayer vino Ga­briel y se lle­vó la ci­cla. Co­mo us­ted no vol­vió a de­cir na­da…

No le oí la úl­ti­ma fra­se. Sen­tí que to­do se hun­día y vol­ví a mi ca­sa sa­bien­do que to­do es­ta­ba per­di­do. Ha­bía en­ten­di­do el sig­ni ca­do de mi sue­ño. Otra vez, Ga­briel me ha­bía ven­ci­do y yo ya no se­ría cam­peón ni una mier­da.

El cam­peón Carlos Ar­tu­ro Rue­da C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.