Ca­sa­blan­ca

La Opinión - Imágenes - - Cine -

Di­ciem­bre de 1941. A me­di­da que la ocu­pa­ción na­zi se ex­tien­de por Eu­ro­pa, mi­les de per­so­nas tra­tan de huir ha­cia Amé­ri­ca si­guien­do un lar­go ca­mino que par­tien­do de Mar­se­lla iba has­ta Orán y des­de allí y en tren has­ta Ca­sa­blan­ca, don­de, los más pri­vi­le­gia­dos po­dían con­se­guir el vi­sa­do que les per­mi­ti­ría via­jar has­ta Lis­boa.

Cuan­do en el tra­yec­to en­tre Orán y Ca­sa­blan­ca son ase­si­na­dos dos co­rreos ale­ma­nes y des­apa­re­cen los sal­vo­con­duc­tos que por­ta­ban, hay una olea­da de de­ten­cio­nes, aun­que el co­rrup­to ca­pi­tán Re­nault, al man­do de la gen­dar­me­ría, se re­ser­va la más im­por­tan­te, que rea­li­za­rá en el Ca­fé Ame­ri­cano de Rick, pa­ra esa no­che, tra­tan­do de agra­dar al ma­yor Stras­ser, o cial de la Ges­ta­po.

El hom­bre bus­ca­do es Víc­tor Lasz­lo, un lí­der che­co de la re­sis­ten­cia cu­ya fa­ma ha tras­cen­di­do por ha­ber con­se­gui­do huir de un cam­po de con­cen­tra­ción na­zi.

Ri­chard Blai­ne, Rick, es el pro­pie­ta­rio del ca­fé, el más po­pu­lar de la ciu­dad, al que to­do el mun­do acu­de da­da su po­si­ción neu­tral, pe­se a que en su cha po­li­cial cons­ta la ven­ta de ar­mas a Etio­pía pa­ra la lu­cha con­tra los ita­lia­nos y su par­ti­ci­pa­ción en la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la jun­to a los re­pu­bli­ca­nos, aun­que él a rma que lo hi­zo por di­ne­ro.

Pe­ro a pe­sar de su nue­va po­lí­ti­ca Rick ayu­da a una jo­ven pa­re­ja, de­jan­do que ga­nen a la ru­le­ta pa­ra evi­tar que la mu­jer se acues­te con Re­nault pa­ra ob­te­ner el vi­sa­do.

Esa no­che Ugar­te, un de­lin­cuen­te de po­ca mon­ta que se de­di­ca, al igual que el pro­pio Re­nault a la ven­ta de vi­sa­dos, acu­de a Rick pi­dién­do­le que le ayu­de a es­con­der du­ran­te una ho­ra los sal­vo­con­duc­tos ro­ba­dos a los ale­ma­nes y que pien­sa ven­der esa mis­ma no­che a Lasz­lo y su es­po­sa Il­sa, si bien no po­drá ha­cer­lo al ser de­te­ni­do.

Cuan­do el ma­tri­mo­nio Lasz­lo acu­de al ca­fé, Il­sa re­co­no­ce a Sam, el can­tan­te, al que le pi­de que en­to­ne pa­ra ella un te­ma del pa­sa­do, “As ti­me goes bye”, a lo que es­te tras su in­sis­ten­cia ac­ce­de, pro­vo­can­do la fu­ria de Rick que le ha­bía prohi­bi­do to­car­la.

Cuan­do Rick se en­cuen­tra con Il­sa rom­pe va­rias de sus cos­tum­bres: por vez pri­me­ra se sien­ta en la me­sa con un clien­te y es él quien in­vi­ta, re­cor­dan­do que se co­no­cie­ron en Pa­rís don­de se vie­ron por úl­ti­ma vez el día en que los na­zis ocu­pa­ron la ciu­dad.

Tras su mar­cha, Rick le pi­de a Sam que vuel­va a can­tar la can­ción mien­tras be­be y re­cuer­da los felices días de Pa­rís cuan­do le pi­dió a ella que se ca­sa­ra con él mien­tras pla­nea­ban su via­je ha­cia Mar­se­lla hu­yen­do de los na­zis, si bien ella no acu­dió a la es­ta­ción en­vian­do una no­ta de ex­cu­sa y deseán­do­le bue­na suer­te.

Tra­tan­do de ex­pli­car­le el mo­ti­vo de su au­sen­cia, Il­sa acu­de a ver a Rick que re­cha­za sus ex­cu­sas sin que­rer es­cu­char­las.

En­tre­tan­to Lasz­lo tra­ta de ob­te­ner los sal­vo­con­duc­tos acu­dien­do a Ferrari, je­fe del mer­ca­do ne­gro de Ca­sa­blan­ca, que tra­ta de com­prár­se­los a Rick sin éxi­to.

Stras­ser le ofre­ce la opor­tu­ni­dad de con­se­guir el vi­sa­do si da los nom­bres de los je­fes de la re­sis­ten­cia de los paí­ses ocu­pa­dos, se­ña­lán­do­le que nun­ca con­se­gui­rá sa­lir de Ca­sa­blan­ca, aun­que, tras ver có­mo Lasz­lo une a to­dos los re­fu­gia­dos, ha­cien­do que can­ten la Mar­se­lle­sa pa­ra aca­llar a los ale­ma­nes que en­to­nan uno de sus him­nos, pien­sa que es de­ma­sia­do pe­li­gro­so que es­té li­bre y pla­nea el modo de aca­bar con él.

Se­reno y arre­pen­ti­do de su ac­ti­tud de la no­che an­te­rior, Rick ha­bla de nue­vo con Il­sa, tra­tan­do de es­cu­char las ra­zo­nes de su aban­dono, con­tán­do­le ella que Víc­tor es su ma­ri­do y que ya lo era cuan­do es­ta­ban en Pa­rís.

De­ses­pe­ra­da por no po­der con­se­guir los sal­vo­con­duc­tos, y mien­tras Víc­tor acu­de a una reunión de la re­sis­ten­cia, Il­sa va a ver a Rick y le exi­ge que se los en­tre­gue ame­na­zán­do­lo con una pis­to­la.

No se atre­ve­rá a dis­pa­rar. Re­co­no­ce que aun lo ama y que no con­si­guió ol­vi­dar­lo, aun­que le cuen­ta que cuan­do se co­no­cie­ron creía que Lasz­lo ha­bía muer­to en el cam­po de con­cen­tra­ción, re­apa­re­cien­do jus­ta­men­te el día an­te­rior a su mar­cha.

Lle­gan en­ton­ces al ca­fé, Carl, camarero del bar y miem­bro de la re­sis­ten­cia y Víc­tor tras con­se­guir huir del asal­to de la po­li­cía a la reunión a la que acu­dían. Pe­ro Re­nault irrum­pe en el bar y de­tie­ne a Lasz­lo.

Rick con­ven­ce­rá a Re­nault pa­ra que lo de­je en li­ber­tad pro­me­tién­do­le de­te­ner­lo por un car­go más im­por­tan­te: por po­se­sión de los sal­vo­con­duc­tos que él le en­tre­ga­rá. Con­se­gui­rá así que Il­sa se que­de li­bre y po­drá mar­char­se con ella a Lis­boa.

An­tes ul­ti­ma­rá los de­ta­lles de su ne­go­cio, que ven­de a Ferrari a con­di­ción de que man­ten­ga a sus em­plea­dos.

Cuan­do Re­nault tra­ta de de­te­ner a Lasz­lo, tal co­mo ha­bía acor­da­do con Rick, es­te lo evi­ta ame­na­zán­do­lo con una pis­to­la. Tras ello acu­di­rán to­dos jun­tos has­ta el ae­ro­puer­to, don­de Rick con­ven­ce a Il­sa pa­ra que se mar­che con Lasz­lo, que la ne­ce­si­ta­rá más que él, ya que si per­ma­ne­ce allí am­bos se­rán de­te­ni­dos.

Y cuan­do el avión co­mien­za las ope­ra­cio­nes de des­pe­gue apa­re­ce el ma­yor Stras­ser que tra­ta de im­pe­dir­lo. Rick lo evi­ta­rá ma­tán­do­lo.

Re­nault no lo de­la­ta­rá. Or­de­na que se de­ten­ga a los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les, re­co­no­cien­do que, pe­se a su ser­vi­lis­mo con los ale­ma­nes es un pa­trio­ta, y pi­de a Rick que aban­do­ne Ca­sa­blan­ca por un tiem­po, pa­ra lo que le fa­ci­li­ta­rá un sal­vo­con­duc­to.

Humph­rey Bo­gart (Rick Blai­ne) e In­grid Berg­man (Il­sa Lund).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.