Char­les Bau­de­lai­re

La Opinión - Imágenes - - Perfil -

“Si re­ta a las tor­men­tas y el ar­co desafía, Tú bar­do, te ase­me­jas al prín­ci­pe del mar”.

(Bau­de­lai­re) “Yo amo el re­cuer­do, de esas épo­cas des­nu­das Cuan­do el hom­bre y la mu­jer en su agi­li­dad Go­za­ban sin men­ti­ra y sin an­sie­dad” (Bau­de­lai­re)

ste año se es­tán cum­plien­do cien­to cin­cuen­ta años de un su­ce­so que es­can­da­li­zó al mun­do li­te­ra­rio fran­cés, con la pu­bli­ca­ción del li­bro Las ores del mal del poe­ta mal­di­to, lla­ma­do así, y uno de los sim­bo­lis­tas Char­les Pie­rre Bau­de­lai­re, li­bro que ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción a mu­chos poe­tas del mun­do en­te­ro.

Til­da­do de in­mo­ral, con­de­na­do a pa­gar una mul­ta por es­ta pu­bli­ca­ción, y a su­pri­mir par­te de es­te li­bro muy cru­do pa­ra es­ta épo­ca. Aun­que Bau­de­lai­re ya ha­bía pu­bli­ca­do va­rios poe­mas an­te­rior­men­te pa­san­do des­aper­ci­bi­dos, aho­ra al re­unir­los fue per­se­gui­do y pe­na­li­za­do sien­do has­ta 1949 que se levanta esa cen­su­ra. Ver­lai­ne fue tam­bién otro sim­bo­lis­ta fran­cés.

“Yo de­di­co es­tas flo­res mal­sa­nas” (CH. B.)

Esas ores en­fer­mi­zas iban a con­ta­mi­nar a la so­cie­dad fran­ce­sa so­bre los pla­ce­res y go­ces ma­te­ria­les, pues es­ta­ban con­den­sa­das en los pe­ca­dos ca­pi­ta­les co­mo se re­fe­ría Ban­vi­lle, crí­ti­co fran­cés, so­bre los es­cri­to­res que son au­to­bio­grá­fi­cos, co­mo re­cor­dan­do a Oé, Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra con su obra Un Asun­to Per­so­nal, en la cual se re­fe­ría a su hi­jo que te­nía una dis­ca­pa­ci­dad. Las ores del mal, la sub­di­vi­de Bau­de­lai­re en va­rios poe­mas, sien­do la se­gun­da par­te pós­tu­ma y, al nal, ter­mi­na con la Muer­te. Vi­si­tan­te de to­dos los si­tios de ba­jos fon­dos, re­fu­gia­do en to­dos los ex­ce­sos, en el opio y otras dro­gas nar­có­ti­cas, lle­vó una vi­da tor­men­to­sa des­de que in­gre­só al país de la vi­da. Tu­vo amo­res en­fer­mi­zos co­mo los que sos­tu­vo con Jean­ne Du­val, y con otras pros­ti­tu­tas, más tar­de con la se­ño­ra Sa­ba­tier; par­te de Las ores del mal fue de­di­ca­do a esos “amo­res”. Fue con­ta­gia­do de sí lis des­de tem­pra­na edad, co­mo ocu­rre con Nietzs­che la cual le pro­du­jo esa lo­cu­ra y en su eta­pa nal la pa­rá­li­sis. Mal­gas­tó la he­ren­cia de su pa­dre, que con­si­guió a la muer­te de és­te y fue educado, pos­te­rior­men­te, por su pa­dras­tro quien era mi­li­tar. Su fa­mi­lia lle­gó a de­cla­rar­lo in­ter­dic­to por to­das sus participaciones iló­gi­cas, tam­bién de ín­do­le re­li­gio­so, co­mo el ser ad­mi­ra­dor de Sa­ta­nás y de Dios, co­mo ha si­do el nal de mu­chos li­te­ra­tos de creer­se po­seí­dos por ése es­pí­ri­tu es­co­gi­do pa­ra traer­les a la hu­ma­ni­dad esa cla­se de men­sa­jes.

Mu­chos li­te­ra­tos han es­cu­dri­ña­do su obra, en­tre otros Eliot, quien lo ca­ta­lo­ga co­mo un ge­nio y ha­cien­do re­fe­ren­cia de él, Proust tam­bién fue un ana­lis­ta de su obra. Ne­ru­da tam­bién re­ci­bió su in uen­cia en va­rios de sus poe­mas co­mo el río in­vi­si­ble men­cio­na­do por el poe­ta fran­cés.

“por eso lle­vo un in­vi­si­ble río en­tre las ve­nas”

Un poe­ma muy co­no­ci­do de Bau­de­lai­re El Al­ba­tros al que de ne co­mo el rey de los ma­res por su gran­de­za cuan­do vue­la, cuan­do ex­pan­de sus alas, pe­ro cuan­do po­sa en tie­rra, sus pa­sos son tor­pes y len­tos. Ése via­je­ro ala­do ¡cuán tor­pe y flo­jo es! (Bau­de­lai­re) “El poe­ta se ase­me­ja al prín­ci­pe de las nu­bes Que fre­cuen­ta la tem­pes­tad y se ríe del ar­que­ro”

(Bau­de­lai­re)

Char­les Bau­de­lai­re

Cé­sar H. For­tu­na M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.