El Tía, El Ley, los re­cuer­dos

La Opinión - Imágenes - - Memoria - Luis Fer­nan­do Carrillo

Aho­ra, por es­tas ca­len­das, se mi­ra a San Jo­sé de Cú­cu­ta, que se de­sin­te­gra an­te la in­di­fe­ren­cia de quie­nes en otro­ra la vie­ran con or­gu­llo y dis­fru­ta­ran la ale­gría de su pro­gre­so. La ave­ni­da quin­ta y prin­ci­pal­men­te su ca­lle do­ce, era su cen­tro co­mer­cial y en el que la ca­sa Ab­bo, oriun­da de Ma­ra­cai­bo, ins­ta­la­ra un al­ma­cén que en­ga­la­na­ba y ha­cia pu­jan­te el co­mer­cio, que ita­lia­nos y ale­ma­nes em­pu­ja­ron, des­pués del te­rre­mo­to de 1875. Se pue­de de­cir, que jun­to con la co­mu­ni­dad ára­be lo que fue tiem­po des­pués se de­be a es­tos gen­ti­li­cios que se recuerdan con ca­ri­ño, ad­mi­ra­ción y apre­cio.

Las se­cue­las en Eu­ro­pa de la se­gun­da gue­rra mun­dial tra­je­ron per­se­gui­dos por el na­cis­mo, a una em­pren­de­do­ra ra­za ju­día que se des­pla­zó por Amé­ri­ca. Des­de Pra­ga una fa­mi­lia de ellos sem­bró de al­ma­ce­nes a paí­ses ame­ri­ca­nos. Ha­cia 1940 se ins­ta­la en Bo­go­tá su pri­mer al­ma­cén ubi­ca­do en la ca­rre­ra sép­ti­ma en­tre ca­lles die­ci­sie­te y die­ci­ocho. De me­jor re­cuer­do pa­ra los cu­cu­te­ños, por­que ha­cia mil no­ve­cien­tos se­sen­ta, al fren­te fun­cio­na­ba el Ca­fé Club, si­tio de es­ta­da del pai­sa­na­je que es­tu­dia­ba o tra­ba­ja­ba en la ca­pi­tal, que se mez­cla­ba con los clien­tes de esa ca­fe­te­ría tra­di­cio­nal, jun­to con El Okey, y El Ga­to Ne­gro. Se re­cuer­da con nos­tal­gia, en­re­da­da en las bru­mas del tiem­po, ami­gos co­mo Teo Ruiz, Pe­pe Gar­cía, Eduar­do y Ber­nar­do Val­dez, los her­ma­nos Oli­va­res, Is­mael Quin­te­ro, An­to­nio So­ler, que iban y ve­nían en el ima­gi­na­rio pa­ra vi­vir y re­cor­dar, des­de la le­ja­nía, a es­ta ciu­dad bien ama­da.

En 1967 se inau­gu­ra en Cú­cu­ta el al­ma­cén Tía fren­te al ley, ya com­pra­do por Luis Eduar­do Ye­pes, de ahí su nom­bre, a don Ti­to Ab­bo. Más que com­pe­ti­do­res bus­ca­ron el pro­gre­so de la ciu­dad. El Tía con aus­te­ri­dad pro­duc­ti­va con­ti­nuó su mar­cha an­te el asom­bro de quie­nes pen­sa­ban co­mo so­bre­vi­vía fren­te a la pu­jan­za vi­si­ble de de en­fren­te que con la pro­pa­gan­da pe­ne­tra­ba en las ca­sas con to­da cla­se de ofer­tas y re­ba­jas y la lle­ga­da de Don Ju­lio es­pe­ra­do las se­ño­ras pa­ra ob­te­ner mer­can­cías más ba­ra­tas.

En es­tas se an­da­ba cuan­do se anun­ció que el al­ma­cén Tía ce­rra­ba sus puer­tas. Un golpe más a las mi­se­rias en que vi­ve ac­tual­men­te la ciu­dad.

Na­da qué ha­cer. Los tiem­pos son otros. El buen bur­gués des­apa­re­ce pa­ra dar pa­so a co­mer­cian­tes sin co­ra­zón.

Cuan­do se pa­sa por ese si­tio se re­cuer­da con ca­ri­ño los días bo­ni­tos de San Jo­sé de Cú­cu­ta, aho­ra ul­tra­ja­do por gen­te de otras par­tes y por una in­va­sión ines­pe­ra­da que la hun­de en la mi­se­ria. Ya no son los tiem­pos de los mu­cha­chos que ha­cia los se­sen­ta re­co­rrían la ciu­dad pa­ra de­jar sem­bra­da en ella el co­ra­zón y los re­cuer­dos. Son los tiem­pos de la ram­plo­ne­ría, la vul­ga­ri­dad, y la de­lin­cuen­cia. Los si­tios gra­tos ya no exis­ten o des­apa­re­cen po­co a po­co. So­lo que­dan los re­cuer­dos que se hun­den en la nos­tal­gia co­mo cuan­do por aque­llos tiem­pos de cu­cu­te­ños, ale­ma­nes, ita­lia­nos, ára­bes, for­ma­ban la gran fa­mi­lia de San Jo­sé de Cú­cu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.