9 de enero de 1905: el “domingo san­grien­to” que ini­ció la re­vo­lu­ción

La Opinión - Imágenes - - Portada - Ga­brie­la Liszt

La ma­ni­fes­ta­ción de 140.000 mu­je­res, hom­bres y ni­ños en su ma­yo­ría cam­pe­si­nos se dio en San Pe­ters­bu­go, en el im­pe­rio ru­so de los za­res, en­ca­be­za­da por el cu­ra Ga­pón y le­van­tan­do íco­nos re­li­gio­sos y re­tra­tos del zar, lle­va­ba una de­cla­ra­ción a las puer­tas del Pa­la­cio de In­vierno, don­de le su­pli­ca­ban al “pa­dre­ci­to zar” una se­rie de re­cla­mos eco­nó­mi­cos y otros de­mo­crá­ti­cos, da­do que es­ta­ban atra­ve­san­do una tre­men­da mi­se­ria y re­pre­sión en el país. La re­pre­sión a los ma­ni­fes­tan­tes des­ar­ma­dos de­jó un ten­dal de cien­tos de muer­tos y mi­les de he­ri­dos, pa­san­do a la his­to­ria co­mo “el domingo san­grien­to”

La mar­cha fue pre­ce­di­da por un mo­vi­mien­to de huel­gas que, so­bre to­do des­de 1903, ve­nía desa­rro­llán­do­se en to­do el país. Un mo­vi­mien­to obre­ro jo­ven, que pro­ve­nía en su ma­yor par­te del cam­po, pe­ro que ve­nía rea­li­zan­do una “gim­na­sia” huel­guís­ti­ca en­fren­tan­do a los pa­tro­nes ex­plo­ta­do­res y la re­pre­sión po­li­cial. Mien­tras, los bur­gue­ses e in­te­lec­tua­les lla­ma­ban a con­fiar en las ne­go­cia­cio­nes con el za­ris­mo, que les pro­me­tía la for­ma­ción de una Du­ma (es­pe­cie de par­la­men­to). En fe­bre­ro de 1904, Ru­sia in­va­de Port Art­hur, ini­cian­do la gue­rra ru­so-ja­po­ne­sa que ter­mi­na­rá con su de­rro­ta en mar­zo de 1905. En Ba­kú, en 1904, los pe­tro­le­ros ya ha­bían em­pe­za­do a exi­gir li­ber­tad de pren­sa y de asam­bleas obre­ras y la con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, ter­mi­nar con la gue­rra ru­so-ja­po­ne­sa y por la jor­na­da de 8 hs. Or­ga­ni­za­ron una huel­ga ge­ne­ral que con­si­guió la pri­me­ra con­ven­ción co­lec­ti­va. El 3 de enero de 1905 es­ta­lló la huel­ga en la gran fá­bri­ca Pu­ti­lov. El 8 de enero se pro­du­jo una huel­ga ge­ne­ral en San Pe­ters­bur­go.

LA IM­POR­TAN­CIA DEL 9 DE ENERO

La ma­sa­cre del 9 fue un pun­to de in­fle­xión pa­ra la fe que aún man­te­nía el cam­pe­si­na­do en el zar. Por eso las ma­sas, al prin­ci­pio, con­fia­ron en la di­rec­ción del cu­ra Ga­pón (im­pul­sa­do por la bur­gue­sía). Pe­ro la ma­tan­za des­tru­yó esa con­fian­za. Ya no ser­vía su­pli­car ni tra­tar de con­ven­cer al zar. Y los bur­gue­ses es­ta­ban te­me­ro­sos de las ac­cio­nes de las ma­sas. El pro­le­ta­ria­do era el úni­co que de­mos­tra­ba su fuer­za y con­se­cuen­cia. Pa­ra Trotsky (que es­ta­ba tra­tan­do de vol­ver de su exi­lio), “El ver­da­de­ro ac­tor fue el pro­le­ta­ria­do. Co­mien­za por una huel­ga, se uni­fi­ca, for­mu­la exi­gen­cias po­lí­ti­cas, ba­ja a la ca­lle, atrae ha­cia sí to­das las sim­pa­tías, cho­ca con la fuer­za ar­ma­da y abre la Re­vo­lu­ción Ru­sa” (1905, “El 9 de enero”). Pa­ra Lenin: “re­ve­ló la ago­nía de la fe se­cu­lar del cam­pe­si­na­do en “el pa­dre­ci­to zar” y el na­ci­mien­to de un pue­blo re­vo­lu­cio­na­rio en­car­na­do en el pro­le­ta­ria­do ur­bano. (…) La úl­ti­ma dé­ca­da del mo­vi­mien­to obre­ro pro­du­jo mi­les de pro­le­ta­rios so­cial­de­mó­cra­tas de van­guar­dia que rom­pie­ron con esa fe, ple­na­men­te cons­cien­tes de lo que ha­cían. Edu­có a de­ce­nas de mi­les de obre­ros en quie­nes el ins­tin­to de cla­se, for­ta­le­ci­do en la lu­cha huel­guís­ti­ca y en la agi­ta­ción po­lí­ti­ca, mi­nó to­dos los fun­da­men­tos de se­me­jan­te fe”. (1905, “El ‘pa­dre­ci­to zar’ y las ba­rri­ca­das”)

Abier­ta la di­ná­mi­ca de la re­vo­lu­ción con el “domingo san­grien­to”, es­ta con­ti­nua­rá con su pe­río­do de au­ge obre­ro en­tre oc­tu­bre y di­ciem­bre de 1905, has­ta su de­rro­ta, el 19 de di­ciem­bre de 1905. Fue un en­sa­yo ge­ne­ral don­de se de­li­nea­ron los ac­to­res, las ins­ti­tu­cio­nes y sus in­ter­re­la­cio­nes, que se mos­tra­rían ple­na­men­te en fe­bre­ro y oc­tu­bre de 1917. Se bos­que­ja­ron las res­pues­tas a mu­chas de las in­cóg­ni­tas y de­ba­tes que cru­za­ron al mo­vi­mien­to obre­ro re­vo­lu­cio­na­rio so­bre la cues­tión de la to­ma del po­der: el desa­rro­llo de los so­viets (con­se­jos) co­mo la or­ga­ni­za­ción más de­mo­crá­ti­ca de lu­cha que se po­dían dar las ma­sas (“em­brio­nes de un go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra la con­quis­ta del po­der” pa­ra Trotsky; “el em­brión del go­bierno pro­vi­sio­nal re­vo­lu­cio­na­rio” pa­ra Lenin). La huel­ga ge­ne­ral po­lí­ti­ca co­mo mé­to­do es­pe­cí­fi­co del mo­vi­mien­to obre­ro con el ob­je­ti­vo de pa­ra­li­zar la eco­no­mía y des­or­ga­ni­zar el po­der del Es­ta­do, se­rá otro de los gran­des apor­tes de es­ta re­vo­lu­ción; la ne­ce­si­dad de la alian­za con los cam­pe­si­nos, los es­tu­dian­tes y las na­cio­na­li­da­des opri­mi­das y el rol de las con­sig­nas de­mo­crá­ti­cas en fun­ción de es­ta ta­rea; las ba­rri­ca­das y la for­ma­ción de las mi­li­cias ar­ma­das y la po­lí­ti­ca pa­ra que­brar y ga­nar sec­to­res de la ar­ma­da (en par­ti­cu­lar el

le­van­ta­mien­to del aco­ra­za­do Po­tem­kin y el pa­pel de los bol­che­qui­ves den­tro de él) y el ejér­ci­to; el ejer­ci­cio de la li­ber­tad de pren­sa y en es­pe­cial de la pren­sa obre­ra; la re­la­ción en­tre los so­viets y los sin­di­ca­tos y el par­ti­do; la re­la­ción en­tre la lu­cha eco­nó­mi­ca, la po­lí­ti­ca par­la­men­ta­ria (o seu­do par­la­men­ta­ria en el ca­so de Ru­sia) y la lu­cha re­vo­lu­cio­na­ria; la vi­sua­li­za­ción de los sec­to­res es­tra­té­gi­cos pa­ra des­or­ga­ni­zar el po­der (que en el ca­so de Ru­sia eran los co­rreos y te­lé­gra­fos y fe­rro­via­rios).

UN “LA­BO­RA­TO­RIO” DEL PEN­SA­MIEN­TO PO­LÍ­TI­CO RU­SO

Co­mo plan­tea Trotsky: “La Re­vo­lu­ción de 1905 no fue só­lo el en­sa­yo ge­ne­ral de 1917 sino tam­bién el la­bo­ra­to­rio del cual sa­lie­ron to­dos los agru­pa­mien­tos fun­da­men­ta­les del pen­sa­mien­to po­lí­ti­co ru­so, don­de se con­for­ma­ron o de­li­nea­ron to­das las ten­den­cias y ma­ti­ces del mar­xis­mo ru­so”. Ten­den­cias y ma­ti­ces que se die­ron al­re­de­dor del ca­rác­ter del Es­ta­do ru­so, del ca­rác­ter de la re­vo­lu­ción y del rol que las cla­ses ten­drían en ella en Ru­sia, dis­cu­sión que lue­go se plan­tea­ría a ni­vel in­ter­na­cio­nal. An­tes de los acon­te­ci­mien­tos de 1905, Trotsky ha­bía ro­to con los men­che­vi­ques (la mi­no­ría del Par­ti­do Obre­ro So­cial­de­mó­cra­ta Ru­so, POSDR) por su po­si­ción fren­te al rol de los bur­gue­ses “li­be­ra­les” y de la cla­se me­dia in­te­lec­tual en la lu­cha con­tra el za­ris­mo. Mien­tras los men­che­vi­ques pro­cla­ma­ban la con­ci­lia­ción con es­tos úl­ti­mos, Trotsky sos­te­nía: “La so­lu­ción só­lo pue­de ve­nir de una huel­ga ge­ne­ral, se­gui­da ne­ce­sa­ria­men­te del le­van­ta­mien­to del pro­le­ta­ria­do, que se pon­drá a la ca­be­za del pue­blo con­tra el li­be­ra­lis­mo”. Trotsky y Lenin coin­ci­dían en es­ta opo­si­ción irre­con­ci­lia­ble. Fren­te a la Re­vo­lu­ción de 1905, sus coin­ci­den­cias cre­cie­ron, te­nien­do una vi­sión co­mún del sur­gi­mien­to y rol de los so­viets y de la huel­ga ge­ne­ral co­mo mé­to­do re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra la in­su­rrec­ción. Las di­fe­ren­cias en­tre Lenin y Trotsky en esos años gi­ra­ban esen­cial­men­te al­re­de­dor del pa­pel del cam­pe­si­na­do en la re­vo­lu­ción, el cual pa­ra Trotsky no po­día cum­plir un rol in­de­pen­dien­te, sino que de­bía ser acau­di­lla­do por el pro­le­ta­ria­do, lo que fue con­fir­ma­do por el pos­te­rior desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos. Las po­lé­mi­cas de es­te pe­río­do al­re­de­dor de la re­vo­lu­ción ru­sa die­ron ori­gen, un año an­tes de la Re­vo­lu­ción de 1905, a las for­mu­la­cio­nes ini­cia­les de la “teo­ría de la re­vo­lu­ción per­ma­nen­te” de Trotsky, ex­pre­sa­da ca­bal­men­te por pri­me­ra vez en su li­bro Resultados y pers­pec­ti­vas (1906). Por otro la­do, Trotsky eva­lua­ba equi­vo­ca­da­men­te las pro­fun­das di­fe­ren­cias en­tre men­che­vi­ques y bol­che­vi­ques (la ma­yo­ría del POSDR), con re­la­ción a qué par­ti­do era ne­ce­sa­rio pa­ra la re­vo­lu­ción. Aun­que du­ran­te 1905 ten­die­ron a la in­ter­ven­ción co­mún y que al tér­mino de la re­vo­lu­ción vo­ta­ron uni­fi­car­se co­mo par­ti­do (has­ta 1912), las di­fe­ren­cias fue­ron ca­da vez más abier­tas al­re­de­dor del ba­lan­ce de la re­vo­lu­ción pa­sa­da y su di­ná­mi­ca. Trotsky no coin­ci­día en­ton­ces con las con­cep­cio­nes de par­ti­do de Lenin, po­si­ción que cam­bia­ría en la prác­ti­ca fren­te a las Re­vo­lu­cio­nes de 1917, mo­men­to que mar­ca­ría la con­fluen­cia en­tre los dos prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes de la Re­vo­lu­ción Ru­sa.

La Re­vo­lu­ción de 1905 fue par­te e im­pul­so­ra de un as­cen­so en el mo­vi­mien­to obre­ro in­ter­na­cio­nal tan­to en los paí­ses im­pe­ria­lis­tas co­mo en las co­lo­nias. Así su­ce­dió en Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, Ru­ma­nia, In­dia, Chi­na. En mu­chos ca­sos, co­mo res­pues­ta a es­tas lu­chas, las bur­gue­sías im­pe­ria­lis­tas se vie­ron obli­ga­das a otor­gar im­por­tan­tes con­ce­sio­nes de­mo­crá­ti­cas. En EE.UU., la ra­di­ca­li­za­ción de sec­to­res del mo­vi­mien­to obre­ro dio lu­gar ese mis­mo año a la or­ga­ni­za­ción del sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo, con la fun­da­ción de los I.W.W. Des­de ese país, los so­cia­lis­tas, en­tre ellos el re­co­no­ci­do es­cri­tor Jack Lon­don, lla­ma­ron a la II In­ter­na­cio­nal a la rea­li­za­ción de una ma­ni­fes­ta­ción y a la so­li­da­ri­dad ac­ti­va in­ter­na­cio­nal con la Re­vo­lu­ción Ru­sa.

Re­vo­lu­ción ru­sa de 1905.

Domingo San­grien­to de 1905 en San Pe­ters­bur­go. Obra de Woj­ciech Kos­sak.

León Trots­ki

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.