El Guz­mán

La Opinión - Imágenes - - Portada - Luis Fer­nan­do Ca­rri­llo

Cuan­do se co­me­te el error de aca­bar por aca­bar, sin ni­gu­na pla­nea­ción, las ciu­da­des se que­dan sin pa­sa­do.

Así le de­cían con­fian­zu­da­men­te los mu­cha­chos de la dé­ca­da del 50. Si­tua­do en la ave­ni­da sex­ta con ca­lles 8 y 9, an­tes que a un ge­nios se le ocu­rrie­ra de­mo­ler­lo, pa­ra le­van­tar allí una es­pe­cie de mer­ca­do per­sa que hoy aver­güen­za.

Del his­to­ria­dor Luis A. Me­di­na cuen­ta, en su Ci­ta His­tó­ri­ca, có­mo don Domingo Guz­mán “un ciu­da­dano de gran­dio­so cau­dal de es­pí­ri­tu pú­bli­co” lo cons­tru­yó des­pués del te­rre­mo­to.

Se lla­mó Tea­tro Guz­mán y Guz­mán Ber­ti al ser re­mo­de­la­do en 1914, nom­bre con que se le co­no­ció has­ta su des­apa­ri­ción. Fue un si­tio ex­clu­si­vo de la ciu­dad y por allí des­fi­la­ron en vi­vo, sin el per­mi­so del pa­dre Men­do­za y del pa­dre Jor­dán, las co­lo­sa­les ac­tri­ces Ma­ría An­to­nie­ta Pons, Ro­sa Car­mi­ña, La Ton­go­le­le y otras ni­ñas sin par de la fa­rán­du­la me­xi­ca­na.

Los abue­los y bi­sa­bue­los con­ta­ban a su des­cen­den­cia, con un de­jo de nos­tal­gia, los singulares bai­les de es­tas es­tre­llas y las es­pec­ta­cu­la­res “cur­vas” que los lle­va­ba a

aplau­dir fre­né­ti­ca­men­te y a gri­tar co­mo lo­cos “otro, otro”.

Des­pués co­men­za­ban a fan­ta­sear su­pues­tas aven­tu­ras eró­ti­cas con ellas, con la de­ver­ten­cia de que no lo se­pa la abuel­ti­ta por­que se pon­de bra­va.

Fue­ron los días del re­gio Guz­mán, cuan­do el es­pec­tácu­lo cul­tu­ral que ve­nía por Ma­ra­cai­bo se aden­tra­ba en es­tas tie­rras otro­ra flo­re­cien­tes.

II

Des­pués ven­dría la épo­ca del ci­ne. Se es­pe­cial­zó en ci­ne me­xi­cano y por la pan­ta­lla des­fi­la­ron los clá­si­cos. Bo­ro­las, Re­sor­tes, Cla­vi­lla­zo, Joa­quín Par­da­ve, Sa­ra Gar­cía, Tin Tan, Pe­dro In­fan­te, Jorge Ne­gre­te, Pe­dro Ar­men­dá­riz y las inigua­la­bles Do­lo­res del Río, Ma­ría Fé­lix y Sil­via Pi­nal. La asis­ten­cia, esen­cial­men­te po­pu­lar por la fa­ci­li­dad del idio­ma, reía y llo­ra­ba al com­pás de los dra­mas de la vi­da, con­ta­dos y mos­tra­dos en ho­ra y me­dia. Gus­ta­ban por­que caían al al­ma del pue­blo que los vi­vía en la reali­dad.

Hi­zo en­ton­ces ca­rre­ra que El Guz­mán te­nía una clien­te­la dis­tin­ta a una ma­ne­ra de pen­sar que creía de po­ca va­lía in­te­lec­tual el ar­te me­xi­cano. Otro de los gran­des en­ga­ños de las cul­tu­ras ame­ri­za­ni­zan­tes.

Ya pa­ra en­ton­ces la clien­te­la se tras­la­dó al Tea­tro Zu­li­ma que, re­cién inau­gu­ra­do, co­men­zó a pa­sar ci­ne nor­te­ame­ri­cano. Se con­vir­tió en pun­to de reunión de los jó­ve­nes de los 60 que se da­ban ci­ta los do­min­gos a las tres de la tar­de, pa­ra vi­vir los amo­res y dis­fru­tar del ai­re acon­di­cio­na­do, una no­ve­dad y una co­mo­di­dad en es­te cli­ma ar­dien­te. De la Sex­ta mu­chos se pa­sa­ron al tea­tro de la Quin­ta. El Guz­mán fue per­dien­do su im­por­tan­cia, pe­ro aún así con­ti­nuó vi­vo has­ta que se de­ci­dió de­mo­ler un edi­fi­cio qui­zá con no mu­cho va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co, pe­ro que sí ser­vía pa­ra iden­ti­fi­car la ciu­dad. Cuan­do se co­me­te el error de aca­bar por aca­bar, sin ni­gu­na pla­nea­ción, las ciu­da­des se que­dan sin pa­sa­do.

III

Ca­pí­tu­lo apar­te me­re­ce la fa­mo­sa le­yen­da que lo ca­rac­te­ri­zó. “Ca­nen­do et ri­dien­do co­rri­go mo­res”. Los mu­cha­chos del Sa­gra­do, que se creían que sa­bían más que los de­más, pa­sa­ban y tra­du­cían en voz al­ta pa­ra que los oye­ran y los cre­ye­ran maes­tros de la len­gua de Vir­gi­lio, Pli­nio y otras es­tre­llas ro­ma­nas. “Can­tan­do y rien­do con­si­go amo­res”, de­cían y to­dos que­da­ban ale­la­dos. Lo mal que es­ta­ban en la­tín los edu­can­dos de las es­cue­las cris­tia­nas que­dó al des­cu­bier­to, cuan­do un diá­cono del se­mi­na­rio de Pam­plo­na hi­zo la co­rec­ta tra­duc­ción: “can­tan­do y rien­do se co­rri­gen las cos­tum­bres”. Des­de en­ton­ces el mis­te­rio idio­má­ti­co que­dó ab­suel­to y se hi­zo jus­ti­cia a don Domingo Guz­mán, a quie­nes mu­chos creían un irres­pon­sa­ble al in­cul­car a la ju­ven­tud que bas­ta­ba con can­tar y reir pa­ra con­quis­tar el amor. Si no hu­bie­ra si­do por el se­mi­na­ris­ta, don Domingo hu­bie­ra que­da­do muy mal pa­ra­do con la pos­te­ri­dad y el Guz­mán Ber­ti con­si­de­ra­do un si­tio que no me­re­ce­ría re­cor­dar­se.

Tea­tro Guz­mán.

Pa­dre Da­niel Jor­dán.

La Ton­go­le­le

Tea­tro Mer­ce­des.

Tea­tro Zu­li­ma.

Ma­ría Fé­lix

Pe­dro In­fan­te

Jorge Ne­gre­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.