In me­mo­riam Ofe­lia Vi­lla­mi­zar Bui­tra­go

(Vi­lla Su­cre, 22-01-1921, Ar­bo­le­das- Cú­cu­ta 30-01-1991)

La Opinión - Imágenes - - Poesía -

A DURANIA

Ca­mino di­cen que fuis­te quie­nes te vie­ron, za­ga­la, y co­no­cen de me­mo­ria tu vi­da que es co­mo el agua trans­pa­ren­te que se es­cu­rre en­tre quie­bras y ba­rran­cas.

Ca­mino di­cen que fuis­te, o me­jor, en­cru­ci­ja­da: de Ha­to-Vie­jo a Bo­cha­le­ma, de La Cu­chi­lla a La Bar­ca. so­bre una cruz de ca­mi­nos na­cis­te cru­ci­fi­ca­da.

¡Durania! Ciu­dad sen­de­ro, tro­cha abier­ta en la mon­ta­ña an­gos­ta, lar­ga y si­nuo­sa co­mo una lar­ga es­pe­ran­za, un ca­mino co­mo hay tan­tos pe­ro con al­ma y con an­sias.

Sen­de­ro que era de oro con en­gas­te de es­me­ral­das cuan­do el sol se ha­cía blan­cu­ra en las diá­fa­nas ma­ña­nas.

Ru­ta de oro en cam­po ver­de ca­mino de la es­pe­ran­za y en no­ches de ple­ni­lu­nio ba­jo una llu­via de ná­car, eras de un mar­fil dis­cre­to

zig­za­guean­do en las ca­ña­das: cin­ta blan­ca en el en­drino ca­be­llo de una gi­ta­na.

Los que me­cie­ron tu cu­na, los que arru­lla­ron tu in­fan­cia y re­cuer­dan tus amo­res y tus sue­ños de mu­cha­cha, re­me­mo­ran­do pai­sa­jes per­di­dos en la dis­tan­cia cuen­tan en lar­gas con­se­jas aro­ma­das de nos­tal­gia có­mo alum­bró tu exis­ten­cia ba­jo el signo de la gra­cia so­bre una cruz de ca­mi­nos pa­ra que fue­ras cris­tia­na.

El tra­ba­jo lle­gó un día y aquí en­con­tró la mon­ta­ña. Él era garrido mo­zo y ella tí­mi­da al­dea­na; él ga­lan­te, ella dis­cre­ta, y el amor va­ció tu al­ja­ba.

Enamo­ra­do del tra­ba­jo se ca­só con la se­rra­na y fru­to de esos amo­res, eres tú, lin­da cha­va­la que dis­te con tu ale­gría vi­da nue­va a la mon­ta­ña.

Tu Jor­dán, la Ras­tro­je­ra, te dio sus pri­me­ras aguas; y te bau­ti­zó el des­tino que era en­ton­ces cu­ra de al­mas. El tiem­po fue tu pa­drino y tus ma­dri­nas las Ha­das.

En las Lin­fas del Si­len­cio tú te la­va­bas la ca­ra que se fue vol­vien­do her­mo­sa mien­tras el tiem­po pa­sa­ba, ga­lo­pan­do so­bre el lo­mo ce­rre­ro de las mon­ta­ñas, hun­dién­do­se en los ija­res fi­nas es­pue­las de pla­ta, do­man­do los fie­ros bríos del pa­la­frén de su ahi­ja­da, por­que fue­ras la ama­zo­na más ágil de es­tas es­tan­cias.

Co­mo en ma­nos de un ar­tis­ta

ba­jo un bu­ril de cons­tan­cia fuis­te afir­man­do per­fi­les, fuis­te afir­man­do per­fi­les, fuis­te ad­qui­rien­do pres­tan­cia, y si ayer eres al­dea hoy eres ciu­dad ga­la­na. Y si no tie­nes bla­so­nes de he­rál­di­ca re­so­nan­cia por­que eras só­lo un ca­mino, tro­cha abier­ta en la mon­ta­ña, si no na­cis­te al con­ju­ro de la his­pá­ni­ca pa­la­bra, al pia­far de pa­la­fre­nes y al ful­gu­rar de una es­pa­da; si por cé­du­las reales no te hi­cie­ron, sí fun­da­da no fuis­te co­mo otras mu­chas por hi­jos­dal­go de Es­pa­ña, si eres fru­to del ca­ri­ño del tra­ba­jo y de la mon­ta­ña; no im­por­ta: que en ca­da ro­ca tie­nes es­cu­do de ar­mas.

Cam­po ver­de en que ful­gu­ran ar­pas an­ti­guas y ra­ras, Aza­das que no se oxi­dan,

pi­que­tas que no des­can­san, fi­los blan­cos que no hie­ren más que las du­ras en­tra­ñas de la tie­rra úbe­ra y fér­til que san­gra en ju­gos y en sa­vias Cor­nu­co­pia re­bo­san­te: tro­je que nun­ca se va­cía, ¡Tro­je! Qué sím­bo­lo in­men­so; y más aún si la fa­bla cam­pe­si­na lo trans­for­ma y por Tro­ja la re­cla­ma. Si pa­rís ja­más ol­vi­da Que Lu­te­cia fue lla­ma­da, can­ta­da por los poe­tas y por los hom­bres ama­da. tam­po­co que ayer fue Tro­ja de­be ol­vi­dar­lo Durania.

Por­que evo­can­do pai­sa­jes bo­rra­dos en la dis­tan­cia re­la­tan lar­gas con­se­jas aro­ma­das de nos­tal­gia co­mo alum­bró tu exis­ten­cia ba­jo el signo de la gra­cia. ¡Durania! Ca­mino abier­to, sen­de­ro de la es­pe­ran­za.

Ofe­lia Vi­lla­mi­zar

Pa­no­rá­mi­ca de Durania.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.