La era de la Ilus­tra­ción: el Si­glo de las Lu­ces

La Opinión - Imágenes - - Historia - Pe­dro Mon­tal­vo

El Gran Si­glo de las Lu­ces o Ilus­tra­ción es el tér­mino que se ha uti­li­za­do pa­ra des­cri­bir las ten­den­cias en el pen­sa­mien­to y la li­te­ra­tu­ra en Eu­ro­pa y en to­da Amé­ri­ca du­ran­te el si­glo XVIII pre­vias a la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.

Los pre­cur­so­res de la Ilus­tra­ción pue­den re­mon­tar­se al si­glo XVII o an­tes. Abar­can apor­tes de ra­cio­na­lis­tas co­mo Re­né Des­car­tes y Ba­ruch Espinosa, los fi­ló­so­fos po­lí­ti­cos Tho­mas Hob­bes y John Loc­ke y pen­sa­do­res es­cép­ti­cos ga­los de la ca­te­go­ría de Pie­rre Bay­le o Jean An­toi­ne Con­dor­cet.

La Ilus­tra­ción im­pli­ca­ba una ac­ti­tud, un mé­to­do de pen­sa­mien­to. De acuer­do con el fi­ló­so­fo Im­ma­nuel Kant, el le­ma de la épo­ca de­bía ser “atre­ver­se a co­no­cer”. Sur­gió un de­seo de re­exa­mi­nar y cues­tio­nar las ideas y los va­lo­res re­ci­bi­dos, de ex­plo­rar nue­vas ideas en di­rec­cio­nes muy di­fe­ren­tes; de ahí las in­con­sis­ten­cias y con­tra­dic­cio­nes que a me­nu­do apa­re­cen en los es­cri­tos de los pen­sa­do­res del si­glo XVIII. Mu­chos de­fen­so­res de la Ilus­tra­ción no fue­ron fi­ló­so­fos se­gún la acep­ción con­ven­cio­nal y acep­ta­da de la pa­la­bra; fue­ron vul­ga­ri­za­do­res com­pro­me­ti­dos en un es­fuer­zo por ga­nar adep­tos. Les gus­ta­ba re­fe­rir­se a sí mis­mos co­mo el “par­ti­do de la hu­ma­ni­dad”, y en un in­ten­to de orien­tar la opinión pú­bli­ca a su fa­vor, im­pri­mie­ron pan­fle­tos, fo­lle­tos anó­ni­mos y crea­ron gran nú­me­ro de pe­rió­di­cos y dia­rios. En Es­pa­ña, “las lu­ces” pe­ne­tra­ron a co­mien­zos del si­glo XVIII gra­cias a la obra, del frai­le be­ne­dic­tino Be­ni­to Je­ró­ni­mo Fei­joo, el pen­sa­dor crí­ti­co y di­vul­ga­dor más co­no­ci­do du­ran­te los rei­na­dos de los pri­me­ros re­yes bor­bo­nes. Es­cri­bió Tea­tro crí­ti­co

uni­ver­sal (1739) y Car­tas eru­di­tas (1750), en los que re­co­gió el co­no­ci­mien­to teó­ri­co y prác­ti­co de la épo­ca.

Fran­cia co­no­ció, más que nin­gún otro país, un desa­rro­llo so­bre­sa­lien­te de es­tas ideas. Fue allí don­de el fi­ló­so­fo, po­lí­ti­co y ju­ris­ta Char­les-Louis de Mon­tes­quieu, em­pe­zó a pu­bli­car obras sa­tí­ri­cas con­tra las ins­ti­tu­cio­nes, así co­mo su estudio de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, El es­pí­ri­tu de las le­yes (1748). Fue en Pa­rís don­de De­nis Di­de­rot, au­tor de nu­me­ro­sos pan­fle­tos fi­lo­só­fi­cos, em­pren­dió la edi­ción de la En­ci­clo­pe­dia (1751-1772), un com­pen­dio de co­no­ci­mien­tos y a la vez co­mo un ar­ma po­lé­mi­ca, al pre­sen­tar las po­si­cio­nes de la Ilus­tra­ción y ata­car a sus opo­nen­tes. El más re­pre­sen­ta­ti­vo de los fran­ce­ses fue Vol­tai­re. Ini­ció su ca­rre­ra co­mo dra­ma­tur­go y poeta, pe­ro es más co­no­ci­do por sus pro­lí­fi­cos pan­fle­tos, en­sa­yos, sá­ti­ras y no­ve­las cor­tas, en los que po­pu­la­ri­zó la ciencia y la fi­lo­so­fía de su épo­ca, y por su vo­lu­mi­no­sa co­rres­pon­den­cia con es­cri­to­res y mo­nar­cas de to­da Eu­ro­pa. Go­za­ron de pres­ti­gio las obras de

Jean Jac­ques Rous­seau, cu­yo Con­tra­to so­cial

(1762), el Emi­lio, o la educación (1762) y Con­fe­sio­nes (1782) ten­drían una pro­fun­da in­fluen­cia en pos­te­rio­res teo­rías po­lí­ti­cas y edu­ca­ti­vas y sir­vie­ron co­mo im­pul­so li­te­ra­rio al ro­man­ti­cis­mo del si­glo XIX. La Ilus­tra­ción fue tam­bién un mo­vi­mien­to cos­mo­po­li­ta: Kant en Ale­ma­nia, Da­vid Hu­me en Es­co­cia, Ce­sa­re Bec­ca­ria en Ita­lia y Ben­ja­mín Fran­klin y Tho­mas Jef­fer­son en las co­lo­nias bri­tá­ni­cas man­tu­vie­ron es­tre­cho con­tac­to con los ilus­tra­dos fran­ce­ses y fue­ron im­por­tan­tes ex­po­nen­tes del mo­vi­mien­to. La Ilus­tra­ción pe­ne­tró en Es­pa­ña y los do­mi­nios es­pa­ño­les de Amé­ri­ca.

A fi­na­les del si­glo XVIII sur­gie­ron cam­bios en La Ilus­tra­ción. Ba­jo la in­fluen­cia de Rous­seau, el sen­ti­mien­to y la emo­ción lle­ga­ron a ser tan res­pe­ta­bles co­mo la ra­zón. En la dé­ca­da de 1770 los es­cri­to­res en­san­cha­ron su cam­po de crí­ti­ca pa­ra en­glo­bar ma­te­rias po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. De ma­yor im­por­tan­cia en es­te as­pec­to fue la ex­pe­rien­cia de la gue­rra de la In­de­pen­den­cia es­ta­dou­ni­den­se (en las co­lo­nias bri­tá­ni­cas). A los ojos de los eu­ro­peos, la De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia y la gue­rra re­vo­lu­cio­na­ria anun­cia­ron que, por pri­me­ra vez, al­gu­nas per­so­nas iban más allá de la me­ra dis­cu­sión de ideas ilus­tra­das y las es­ta­ban apli­can­do. Es pro­ba­ble que la gue­rra alen­ta­ra los ata­ques y crí­ti­cas con­tra los re­gí­me­nes eu­ro­peos exis­ten­tes.

Sue­le de­cir­se que el Si­glo de las Lu­ces con­clu­yó con la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa de 1789, pe­ro no son po­cos los que con­tem­plan e in­ter­pre­tan la in­quie­tud po­lí­ti­ca y so­cial de es­te pe­rio­do co­mo cau­sa des­en­ca­de­nan­te de la Re­vo­lu­ción. Al in­cor­po­rar mu­chas de las ideas de los ilus­tra­dos, la Re­vo­lu­ción sir­vió pa­ra des­acre­di­tar es­tas ideas a los ojos de mu­chos eu­ro­peos con­tem­po­rá­neos. El im­pac­to que la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa cau­só en Es­pa­ña, tras la muer­te de Luis XVI, así co­mo en los do­mi­nios es­pa­ño­les de Amé­ri­ca, pro­vo­có una vio­len­ta per­se­cu­ción de las nue­vas ideas. Se es­ta­ble­ció una cen­su­ra to­tal y se ce­rra­ron las fron­te­ras, prohi­bién­do­se el pa­so de li­bros y fo­lle­tos, o su em­bar­que ha­cia Amé­ri­ca.

La Ilus­tra­ción de­jó una he­ren­cia per­du­ra­ble en los si­glos XIX y XX. Mar­có un pa­so cla­ve en el de­cli­nar de la Igle­sia y en el cre­ci­mien­to del se­cu­la­ris­mo ac­tual. Sir­vió co­mo mo­de­lo pa­ra el li­be­ra­lis­mo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co y pa­ra la re­for­ma hu­ma­ni­ta­ria en el mun­do oc­ci­den­tal del si­glo XIX. Fue el mo­men­to de­ci­si­vo pa­ra la po­si­bi­li­dad y la ne­ce­si­dad de pro­gre­so que per­vi­vió, de una for­ma mo­de­ra­da, en el si­glo XX.

Pin­tu­ra re­la­ti­va a La Ilus­tra­ción.

Vol­tai­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.