In­mi­gran­tes her­mo­sas

La Opinión - Imágenes - - Naturaleza -

Las ma­ri­po­sas mo­nar­ca son co­no­ci­das por la in­creí­ble mi­gra­ción ma­si­va que ca­da in­vierno lle­va a mi­llo­nes de ejem­pla­res a Ca­li­for­nia y Mé­xi­co. La mo­nar­ca nor­te­ame­ri­ca­na es la úni­ca ma­ri­po­sa que rea­li­za una tra­ve­sía tan es­pec­ta­cu­lar, con una dis­tan­cia cer­ca­na a los 5.000 ki­ló­me­tros. Es­tos in­sec­tos de­ben par­tir ca­da oto­ño an­tes de que lle­gue el frío, que aca­ba con ellos si se de­mo­ran de­ma­sia­do.

Las ma­ri­po­sas mo­nar­ca na­cen en hue­vos, de los que eclo­sio­nan en for­ma de lar­va. A con­ti­nua­ción, se co­men la cás­ca­ra del hue­vo y des­pués se ali­men­tan de las plan­tas del al­go­don­ci­llo so­bre las que na­cie­ron. (Las ma­ri­po­sas mo­nar­ca de­pen­den de las plan­tas del al­go­don­ci­llo, que cons­ti­tu­yen prác­ti­ca­men­te el úni­co ali­men­to de las lar­vas.)

Con­for­me en­gor­dan, las lar­vas se con­vier­ten en ju­go­sas y co­lo­ri­das oru­gas. Des­pués crean una du­ra bol­sa pro­tec­to­ra que las ro­dea, con­for­me en­tran en la fa­se de cri­sá­li­da. De ahí emer­gen en for­ma de adul­tos be­lla­men­te co­lo­rea­dos en negro, na­ran­ja y blan­co. El co­lo­ri­do pa­trón de la ma­ri­po­sa mo­nar­ca ha­ce que sean fá­ci­les de iden­ti­fi­car; y pre­ci­sa­men­te de eso se tra­ta. Su ca­rac­te­rís­ti­co pa­trón avi­sa a los de­pre­da­do­res de que es­tos in­sec­tos son ve­ne­no­sos y sa­ben fa­tal.

Las ma­ri­po­sas que emer­gen de las cri­sá­li­das a fi­na­les de ve­rano y prin­ci­pios de oto­ño son di­fe­ren­tes de las que lo ha­cen du­ran­te los das ms lar­gos y cá­li­dos del ve­rano. Es­tas ma­ri­po­sas mo­nar­ca na­cen pa­ra vo­lar, y sa­ben por el cam­bio en el cli­ma que de­ben pre­pa­rar­se pa­ra su pro­lon­ga­da tra­ve­sía.

LA MA­RI­PO­SA MO­NAR­CA

So­lo las ma­ri­po­sas mo­nar­ca na­ci­das a fi­na­les de ve­rano o prin­ci­pios de oto­ño rea­li­zan la mi­gra­ción, y ha­rán un úni­co via­je de ida y vuel­ta. Pa­ra cuan­do co­mien­ce la mi­gra­ción in­ver­nal del año si­guien­te, va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ve­rano ha­brán vi­vi­do y muer­to, y se­rán los ta­ta­ra­nie­tos de los mi­gran­tes del año pa­sa­do los que reali­cen el via­je. Sin em­bar­go, de al­gún mo­do las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes co­no­cen el ca­mino. Si­guen las mis­mas ru­tas que sus an­ces­tros y en oca­sio­nes in­clu­so vuel­ven al mis­mo ár­bol.

Mu­chos cien­tí­fi­cos es­tán preo­cu­pa­dos por la po­bla­ción orien­tal de ma­ri­po­sas mo­nar­ca, que pa­san el ve­rano al es­te de las Mon­ta­ñas Ro­co­sas. Es­te gru­po ca­da vez es más re­du­ci­do, y su su­per­vi­ven­cia pue­de ver­se ame­na­za­da por di­ver­sos desas­tres na­tu­ra­les en sus há­bi­tats in­ver­na­les me­xi­ca­nos, así co­mo por la me­nor su­per­fi­cie de plan­tas del al­go­don­ci­llo en su ho­gar es­ti­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.