To­tó la Mom­po­si­na, or­gu­llo­sa­men­te co­lom­bia­na

La Opinión - Imágenes - - Portada - Ser­gio Pe­ña Gra­na­dos

Bus­can­do in­for­ma­ción so­bre nues­tras in­quie­tu­des, con ale­gría, sor­pre­sa y has­ta tris­te­za en­con­tré en el dia­rio Ju­ven­tud Rebelde del 23-1-2013, la no­ti­cia so­bre el otor­ga­mien­to en la 33 edi­ción del Fes­ti­val del Ca­ri­be, ce­le­bra­do en Santiago de Cu­ba del 3 al 9 de ju­lio de 2013, den­tro de las lla­ma­das Fies­ta del Fue­go, del pre­mio in­ter­na­cio­nal Ca­sa del Ca­ri­be a To­tó la Mom­po­si­na.

Ade­más, de ese jus­to ho­me­na­je, la edi­ción re­ve­ren­cia­rá al Ca­ri­be que bor­dea a Co­lom­bia, otor­gan­do la pla­ca Jo­sé Ma­ría He­re­dia (gran poe­ta cu­bano, au­tor del himno del des­te­rra­do) a Cé­sar Pa­gano, co­mo di­fu­sor de la mú­si­ca cu­ba­na.

No en­con­tré en nues­tro país no­ta al­gu­na, y ten­go pre­sen­te las pa­la­bras de Jo­sé Ar­tea­ga, en su co­lum­na “La ra­dio­la” en 1992, pe­ro de ver­gon­zo­sa actualidad:

“Po­cas per­so­nas co­no­cen a To­tó la Mom­po­si­na ver­da­de­ra­men­te en Co­lom­bia, ya que su tra­ba­jo con­sis­te en to­car, can­tar y bai­lar mú­si­ca co­lom­bia­na.

Y la ra­zón es tan ex­tra­ña co­mo sim­pá­ti­ca: aquí en nues­tro país se conoce más la mú­si­ca ex­tran­je­ra que la na­cio­nal. Por eso es tan di­fí­cil en­te­ra­se de una vi­da con­sa­gra­da a los rit­mos co­lom­bia­nos”.

Su nom­bre es Sonia Ba­zan­ta Vi­des y na­ció en Ta­lai­gua, en la is­la de Mom­pox, hi­ja de Da­niel negro tam­bo­le­ro y Li­bia Vi­des can­ta­do­ra, de fa­mi­lia tra­di­cio­nal de la re­gión.

Ra­mi­ro Del­ga­do en co­ti­dia­ni­dad y fies­ta en el mu­ni­ci­pio de Ta­lai­gua, vo­lu­men XXIV-1987 del bo­le­tín Cul­tu­ral y bi­blio­grá­fi­co No 12 del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, di­ce: En el bra­zo de Mom­pox, del río Mag­da­le­na, es­tá puer­to Ta­lai­gua (re­gión de ca­ños, cié­na­gas), que­da en­tre los dos bra­zos, el de Loba (Ma­gan­gué) y Mom­pox. Es el 31 mu­ni­ci­pio de Bo­lí­var, des­de 1962; su nom­bre pro­vie­ne del in­dí­ge­na Ta­lai­gua o Ta­li­gua, ca­ci­que de la is­la de Mom­pox, ha­bi­ta­do ini­cial­men­te por la tri­bu ma­li­bú, agri­cul­tor y ganadero, que le rin­de cul­to a San Ro­que con sus fies­tas bai­les y es­pec­tácu­los, en­tre los cua­les se des­ta­ca el bai­le de las fa­ro­tas, don­de tre­ce hom­bres ves­ti­dos de mu­jer, dan­zan con gran co­lo­ri­do de sus tra­jes.

A ori­llas del río Mag­da­le­na en la is­la de Mom­pox hay un pue­ble­ci­to, que fue don­de yo na­cí Ta­lai­gua mi tie­rra pue­blo que­ri­do por eso Ta­lai­gua yo nun­ca te olvido.

Su ma­dre, cons­ti­tu­ye con sus hi­jas Noe­mí, Amin­ta y Sonia un gru­po mu­si­cal de­no­mi­na­do Dan­zas del Ca­ri­be y con el cual re­co­rre el país has­ta que, en 1954, co­mo lo na­rra en ar­tícu­lo de la re­vis­ta Ca­rru­sel-El Tiem­po, de­no­mi­na­do “El can­to de un ár­bol”, Ce­lia Cruz, con quien com­par­te ta­ri­ma en la Fe­ria Ex­po­si­ción de Bogotá, le di­jo a su ma­má, Li­bia, que esa ni­ña, te­nía to­do el fu­tu­ro pa­ra lo­grar el triun­fo.

En 1964, cons­ti­tu­ye el gru­po To­tó la Mom­po­si­na y sus Tam­bo­res, y em­pie­za a mos­trar al mun­do, lo ver­da­de­ra­men­te co­lom­biano en cuan­to a la mú­si­ca del Ca­ri­be. Es la imagen de las can­ta­do­ras, tra­di­cio­na­les mu­je­res de su re­gión, so­bre las cua­les es­pe­ra­mos co­men­tar a pro­fun­di­dad en otra oca­sión.

En el ar­tícu­lo men­cio­na­do di­ce: “Uno es ar­tis­ta del pue­blo. Pa­ra ser can­ta­do­ra, se de­be es­tar en paz con el co­ra­zón, con el ver­bo y con el pensamiento… ¿me en­tien­des? Es­to no es fas­hion”.

Des­de co­mien­zos, se de­di­ca a es­tu­diar so­bre lo re­la­cio­na­do con la in­ves­ti­ga­ción fol­kló­ri­ca. Téc­ni­ca vo­cal en la U. Na­cio­nal, or­ga­ni­za­ción de es­pec­tácu­los en la Sor­bo­na de Pa­rís, en Bre­men, Berlín, Co­lo­nia e his­to­ria del bo­le­ro en Santiago de Cu­ba.

Ya en 1968, co­mien­za a des­ta­car­se por el mun­do, con pre­sen­ta­cio­nes en­tre otras, en el Ra­dio City Mu­sic Hall de Nue­va York (169 fun­cio­nes), Fes­ti­val de Pres­se­fest (Alemania), con­cier­tos en Francia, Es­pa­ña, Polonia, Yu­gos­la­via, Unión So­vié­ti­ca (de an­tes) Sui­za, Cu­ba, Fin­lan­dia, Ja­pón y en la en­tre­ga del pre­mio No­bel a Ga­briel Gar­cía Már­quez, quien en otra opor­tu­ni­dad re­su­me a la can­ta­do­ra así:

“Na­die más que To­tó la Mom­po­si­na en­cie­rra de ma­ne­ra per­ti­nen­te la Co­lom­bia de hoy, su mes­ti­za­je mu­si­cal, su ale­gre es­pi­ri­tua­li­dad. Su voz quie­bra un fue­go sa­gra­do y el re­cuer­do de an­ti­guos su­fri­mien­tos”.

Su in­ce­san­te in­ves­ti­gar por los rit­mos de su re­gión la lle­van a un gran acier­to. Jo­sé Ar­tea­ga se re­fie­ra al res­pec­to: “…pe­ro, cu­rio­sa­men­te, el gran gol­pe de es­ta ar­tis­ta y de las in­ves­ti­ga­cio­nes de su gru­po, es el ha­ber des­cu­bier­to una ve­ta cu­ba­na en nues­tras raí­ces mu­si­ca­les, ve­ta que no es más que el asen­ta­mien­to del son en la cos­ta atlán­ti­ca, al­go que ella de­no­mi­na Mú­si­ca de Sex­te­to. Allí se en­cuen­tra la ma­ne­ra co­lom­bia­na de to­car el son y los te­mas clá­si­cos de Piñeiro y otros au­to­res”.

Es­ta bús­que­da coin­ci­de de al­gu­na for­ma con es­tu­dio que hi­zo Adol­fo Gon­zá­lez Hen­rí­quez, ti­tu­la­do In­fluen­cia de la mú­si­ca cu­ba­na en el Ca­ri­be co­lom­biano. Re­vis­ta Hue­llas, Uni­ver­si­dad del Nor­te, Ba­rran­qui­lla, nú­me­ro 25, abril de 1989.

Su ca­rác­ter ex­cep­cio­nal lo de­mues­tra cuan­do ha­bla so­bre el di­ne­ro. Pa­ra ha­cer el Cd La bodega, del año 2009, en ar­tícu­lo de Ca­rru­sel di­jo:

“No ten­go ca­sa por­que la ven­dí pa­ra ha­cer el dis­co la bodega. Yo vi­vo en arrien­do en el ba­rrio San­ta Isa­bel, en un apar­ta­men­to pe­que­ño. No me que­jo de mi vi­da aun­que pa­sa uno a ve­ces di­fi­cul­ta­des”.

Ha­ce po­co le en­tre­ga­ron el pre­mio vi­da y obra, que le otor­gó el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de Co­lom­bia (24-no­viem­bre-2012). So­bre su nom­bre To­tó, en el ar­tícu­lo men­cio­na­do de Ca­rru­sel se­ña­la: “…la can­ta­do­ra hai­tia­na To­tó Bis­sant­he, le con­tó que su nom­bre en Áfri­ca sig­ni­fi­ca­ba mu­jer pe­que­ña de co­ra­zón gran­de”.

Ade­más de ni­ña re­pe­tía, to, to. To-to es el sonido de dos gol­pes en un tam­bor he­cho con ma­de­ra de ár­bol mom­po­sino.

Su ca­rre­ra dis­co­grá­fi­ca la ini­cia en 1980 con El Ta­to, gra­ba­do en Francia, lue­go Can­ta­do­ra en el 83, “se ori­gi­na prin­ci­pal­men­te en las tra­di­cio­nes afri­ca­nas de los es­cla­vos ci­ma­rro­nes que, fu­sio­na­dos con la in­dí­ge­na y la es­pa­ño­la mis­ma, dan co­mo re­sul­ta­do esa hermosa mú­si­ca mes­ti­za”, se des­ta­can: Agua­ce­ro de Mayo, Ro­sa, El ti­gre, El piano de do­lo­res, La mo­ja­na (so­bre le­yen­da de los pue­blos ri­be­re­ño­sos).

La can­de­la vi­va en el 93, gra­ba­da por Pe­ter Ga­briel y su sello don­de in­ter­pre­ta la cum­bia El dos de fe­bre­ro, El ga­ra­ba­to o bai­le de car­na­val, la cum­bia El pes­ca­dor, La som­bra ne­gra, tí­pi­ca cu­ba­na, Ma­lan­ga, Chi­chi ma­ní, ins­pi­ra­do en la lle­ga­da de los cubanos a Pa­len­que, La aca­ba­ción, una mú­si­ca de fu­ne­ral de San Ba­si­lio de Pa­len­que, que se to­ca­ba pa­ra acom­pa­ñar el muer­to en el ca­mino has­ta la tum­ba (enes­te lu­ga­re­nes­te.blog) con la gai­ta de Hu­go Sal­ce­do. Car­me­li­na don­de en­con­tra­mos los sa­bo­res del po­rro con to­do el es­plen­dor del bom­bar­dino e in­dios fa­ro­tos.

Pa­can­to, en 2000, con el te­ma de ese nom­bre, tra­di­cio­nal de Pa­len­que y Gon­za­lo Pli­nio Sie­rra ‘Pa­lo­ma’, fan­dan­go co­mo el an­te­rior del com­po­si­tor cor­do­bés Pe­dro Fló­rez. Gra­ba­do ini­cial­men­te en Francia, rescata las raí­ces in­dí­ge­nas, en el sonido de las gai­tas, ins­tru­men­to cons­trui­do a par­tir del cor­zón del car­do (cul­tu­ra pa­ra to­dos. eu). Gai­tas y tam­bo­res con Las

cua­tro pa­lo­mas de Ca­ta­lino Pa­rra (Los Gai­te­ros de San Ja­cin­to), Pren­de la ve­la de Lu­cho Ber­mú­dez. La bodega con Ma­ni­ta Uri­be, Un sue­ño es­pa­ñol del va­lle­na­to Luis Enrique Mar­tí­nez y Yo me lla­mo cum­bia de Ma­rio Ga­re­ñas.

En 2015, pro­du­ce, Tam-Bo­le­ro so­bre el cual di­ce: “Es­toy can­tan­do lo vie­jo nue­vo, es­ta­mos en una nue­va épo­ca, en una nue­va era don­de se uti­li­za mu­cho lo elec­tró­ni­co, pe­ro cuan­do tu en­cuen­tras la mú­si­ca he­cha con amor, na­tu­ral­men­te, con los ins­tru­men­tos na­tu­ra­les, con el sen­ti­mien­to de amor mu­si­cal, pues la mú­si­ca sue­na con un to­que de ener­gía an­ces­tral. (lau­vay la­pa­rra.blogs­pot).

La gran­de­za de To­tó la Mon­te­si­na es­tá re­su­mi­da en es­tas dos frases que di­ce siem­pre: “Soy una es­tu­dian­te de la mú­si­ca, ja­más me he sen­ti­do es­tre­lla ni se­ré es­tre­lla, por­que la Es­tre­lla es la mú­si­ca”; ade­más: “Las can­ta­do­res vi­vi­mos pa­ra can­tar y can­ta­mos pa­ra vi­vir y he ve­ni­do a es­te mun­do pa­ra ser y no, pa­ra te­ner”.

Pa­ra quien se ha­ya mo­ti­va­do, exis­te una bio­gra­fía de Patricia Iriar­te, so­bre “To­tó nues­tra di­va des­cal­za”. Las cum­bias, los bu­lle­ren­gues, cha­lu­pas, ga­ra­ba­tos, ma­pa­lés y chan­dés se vis­ten de co­lom­bia­ni­dad con To­tó.

La can­ta­do­ra fue la en­car­ga­da de ha­cer el con­cier­to de cie­rre del Fes­ti­val Ga­bo, en el Jar­dín Bo­tá­ni­co de Me­de­llín es­te 30 de sep­tiem­bre de 2017. Di­jo: “…que los gé­ne­ros que se han vuel­to po­pu­la­res pa­ra las nuevas ge­ne­ra­cio­nes, co­mo lo es el re­gue­tón, no tie­nen nin­gún fon­do y son el des­pres­ti­gio de la mú­si­ca”. Agre­gó que “…pa­ra mí, el es­tar en un es­ce­na­rio, el es­tar aquí sen­ta­da ha­blán­do­les a us­te­des de mú­si­ca, es es­tar en un tem­plo. Por­que es­toy hablando de la mú­si­ca que nos de­jó Dios y ante eso no lo pue­de in­te­rrum­pir na­die, por­que eso es al­go que nos per­te­ne­ce a no­so­tros. La mú­si­ca an­ces­tral es la ora­ción que tiene un país (Va­le­ria Fuen­ma­yor. El He­ral­do).

(Ho­me­na­je a la me­mo­ria del com­pa­ñe­ro de es­tu­dios, ami­go y pro­fe­sor en la bús­que­da de nues­tros reales an­ces­tros, en el fol­klor del Ca­ri­be co­lom­biano: Adol­fo Gon­zá­lez Hen­rí­quez).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.