Juan Pa­blo II y las ‘ideo­lo­gías del mal’

La Opinión - Imágenes - - Portada -

El úl­ti­mo li­bro de Juan Pa­blo II, Me­mo­ria e iden­ti­dad, apa­re­ció en fe­bre­ro de 2005, po­cas se­ma­nas des­pués, el 2 de abril, fa­lle­cía el Ro­mano Pon­tí­fi­ce en olor de san­ti­dad. Un li­bro es­cri­to, al fi­lo de dos mi­le­nios, por la plu­ma de quien ha si­do uno de los lí­de­res más lú­ci­dos de la hu­ma­ni­dad, cu­ya au­to­ri­dad mo­ral e in­te­lec­tual ha si­do re­co­no­ci­da por mi­llo­nes de per­so­nas que han en­con­tra­do luz y con­sue­lo en sus pa­la­bras y ges­tos y que aho­ra llo­ran sin­ce­ra­men­te su muer­te.

El pre­tex­to del li­bro es­tá mar­ca­do por unas con­ver­sa­cio­nes que Juan Pa­blo II man­tu­vo con unos pro­fe­so­res po­la­cos, ana­li­zan­do las dos dic­ta­du­ras que ocu­pan la pri­me­ra pla­na del si­glo XX: el na­zis­mo y el co­mu­nis­mo mar­xis­ta. Las lla­ma sin más preám­bu­los “ideo­lo­gías del mal”. Ha­bla así no só­lo des­de la pers­pec­ti­va del pen­sa­dor, sino con la au­to­ri­dad de ha­ber su­fri­do am­bas opre­sio­nes en su pa­tria na­tal, Polonia. No le bas­ta con ofre­cer una vi­sión his­tó­ri­ca y fi­lo­só­fi­ca so­bre ellas, ahon­da más, y ha­ce “una re­fle­xión teo­ló­gi­ca en un in­ten­to de lle­gar has­ta las raí­ces del mal, pa­ra des­cu­brir la po­si­bi­li­dad de ven­cer­lo gra­cias a la obra de Cris­to”.

Di­ce Juan Pa­blo II que en el trans­cur­so de los años se fue con­ven­cien­do de que las ideo­lo­gías del mal es­ta­ban pro­fun­da­men­te en­rai­za­das en la his­to­ria del pensamiento fi­lo­só­fi­co europeo. Pa­ra lle­gar a sus raí­ces, ha­bría que re­mon­tar­se al pe­río­do an­te­rior a la Ilus­tra­ción y fi­jar­se en el gi­ro de la fi­lo­so­fía car­te­sia­na que po­ne al “yo pien­so” por so­bre el ser de las co­sas. Con es­te nue­vo pun­to de par­ti­da, el hom­bre se que­da so­lo y de­ci­de por sí mis­mo lo que es bueno y lo que es ma­lo. “Pe­ro –con­ti­núa di­cien­do Juan Pa­blo II- si el hom­bre por sí so­lo, sin Dios, pue­de de­ci­dir lo que es bueno y lo que es ma­lo, tam­bién pue­de dis­po­ner que un de­ter­mi­na­do gru­po de se­res hu­ma­nos sea ani­qui­la­do”. El ho­lo­caus­to ju­dío es mu­cho más que la sim­ple lo­cu­ra de un cau­di­llo xe­nó­fo­bo.

Los sis­te­mas cons­trui­dos so­bre am­bas ideo­lo­gías del mal han caí­do. “No obs­tan­te, afir­ma Juan Pa­blo II, se man­tie­ne aún la des­truc­ción le­gal de vi­das hu­ma­nas con­ce­bi­das, an­tes de su na­ci­mien­to. Y en es­te ca­so se tra­ta de un ex­ter­mi­nio de­ci­di­do in­clu­so por par­la­men­tos ele­gi­dos de­mo­crá­ti­ca­men­te, en los cua­les se in­vo­ca el pro­gre­so ci­vil de la so­cie­dad y de la hu­ma­ni­dad en­te­ra (su­ce­de igual con la pre­sión por el re­co­no­ci­mien­to de las unio­nes ho­mo­se­xua­les)”. Per­sis­te, pues, una cul­tu­ra de la muer­te que nie­ga el de­re­cho a la vi­da al no na­ci­do, al des­va­li­do, al en­fer­mo do­lien­te, re­du­cien­do a la per­so­na a al­gu­na de sus cua­li­da­des: ra­cio­na­li­dad, conciencia, au­to­no­mía.

¿Por qué ocu­rre to­do es­to? ¿Cuál es la raíz de es­tas ideo­lo­gías postilus­tra­das?, se pre­gun­ta Juan Pa­blo II y afir­ma que “la res­pues­ta, en reali­dad, es sen­ci­lla: sim­ple­men­te por­que se re­cha­zó a Dios co­mo Crea­dor y, por en­de, co­mo fun­da­men­to pa­ra de­ter­mi­nar lo que es bueno y lo que es ma­lo. Se rehu­só la no­ción de lo que, de la ma­ne­ra más pro­fun­da, nos cons­ti­tu­ye en se­res hu­ma­nos, es de­cir, el con­cep­to de na­tu­ra­le­za hu­ma­na co­mo

“da­to real”, po­nien­do en su lu­gar un “pro­duc­to del pensamiento”, li­bre­men­te for­ma­do y que cam­bia li­bre­men­te se­gún las cir­cuns­tan­cias”.

Es­ta ac­ti­tud do­mi­ni­océn­tri­ca, se­gún ex­pre­sión de Je­sús Ba­lles­te­ros, pro­pia del pensamiento postilus­tra­do al que se re­fie­re el Pa­pa, dis­po­ne tam­bién de la mis­ma in­te­gri­dad física de la per­so­na. La téc­ni­ca ge­né­ti­ca con­tem­po­rá­nea ha­ce dis­po­ni­ble la mis­ma con­di­ción (na­tu­ra­le­za) hu­ma­na, lo que so­mos co­mo se­res hu­ma­nos, que es mu­cho más que dis­po­ner de los bie­nes de la per­so­na. Clo­na­ción, ex­pe­ri­men­ta­ción con em­brio­nes hu­ma­nos, téc­ni­cas de diag­nós­ti­co pre­na­tal, eu­ge­ne­sia em­brio­na­ria, etc. son téc­ni­cas que ali­men­tan el ac­tual de­ba­te bio­éti­co y so­bre los cua­les ya no es su­fi­cien­te una “abs­ten­ción fun­da­men­ta­da”: las cien­cias tie­nen su pa­la­bra, el De­re­cho tam­bién. Es­tas es­pe­ran­zas, pe­ro tam­bién ame­na­zas que se cier­nen so­bre la con­di­ción hu­ma­na to­can de lleno el fu­tu­ro de la es­pe­cie hu­ma­na, cu­ya esen­cia es sa­cra y no el pro­duc­to del pensamiento.

Juan Pa­blo II ha­ce no­tar que no to­do son som­bras, a pe­sar de la pre­sen­cia ava­sa­lla­do­ra del mal en el mun­do. “El mal no es om­ni­po­ten­te, tiene un lí­mi­te y es el bien, el bien di­vino y humano que se ha ma­ni­fes­ta­do en la mis­ma his­to­ria, en el cur­so del si­glo pa­sa­do y tam­bién de mu­chos mi­le­nios. En to­do ca­so, no se ol­vi­da fá­cil­men­te el mal que se ha ex­pe­ri­men­ta­do di­rec­ta­men­te. Só­lo se pue­de per­do­nar. Y, ¿qué sig­ni­fi­ca per­do­nar, sino re­cu­rrir al bien, que es ma­yor que cual­quier mal? Un bien que, en de­fi­ni­ti­va, tiene su fuen­te úni­ca­men­te en Dios. Só­lo Dios es el Bien. El lí­mi­te im­pues­to al mal por el bien di­vino se ha in­cor­po­ra­do a la his­to­ria del hom­bre, a la his­to­ria de Eu­ro­pa en par­ti­cu­lar, por me­dio de Cris­to”. De ahí que el cre­yen­te sa­be que la pre­sen­cia del mal es­tá siem­pre acom­pa­ña­da por la pre­sen­cia del bien, de la gra­cia.

De­cía que las ideo­lo­gías del mal son só­lo el pre­tex­to pa­ra que el San­to Pa­dre, un po­la­co uni­ver­sal, in­da­gue por el sen­ti­do más hon­do de la his­to­ria. Sos­tie­ne que “la es­pe­ran­za cris­tia­na su­pera los lí­mi­tes del tiem­po. El Reino de Dios se in­ser­ta y se desa­rro­lla en la his­to­ria hu­ma­na, pe­ro su me­ta es la vi­da fu­tu­ra. La hu­ma­ni­dad es­tá lla­ma­da a tras­pa­sar el con­fín de la muer­te, e in­clu­so de la su­ce­sión mis­ma de los si­glos, pa­ra en­con­trar el refugio de­fi­ni­ti­vo en la eter­ni­dad, al la­do de Cris­to glo­rio­so y en la co­mu­nión tri­ni­ta­ria. “Es­pe­ra­ban se­gu­ros la in­mor­ta­li­dad” (Sb 3, 4). La úl­ti­ma lec­ción de Juan Pa­blo II fue, pre­ci­sa­men­te, esa es­pe­ra se­re­na de quien ha vi­vi­do –son sus pa­la­bras- con­ven­ci­do de que to­do lo que ha di­cho y ha he­cho en cum­pli­mien­to de su mi­sión, no ha si­do só­lo ini­cia­ti­va su­ya. La Voz que lo lla­mó a Ro­ma, es la mis­ma que un día lla­mó a Abrán de la tie­rra de los Cal­deos, y Abrán de­ci­dió se­guir la Voz.

Aten­ta­do a Juan Pa­blo II.

Se­pe­lio de Juan Pa­blo II.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.