Rui­nas de Ang­kor

La Opinión - Imágenes - - Civilización -

En la dé­ca­da de 1860, los via­je­ros fran­ce­ses Mouhot y De­la­por­te re­ve­la­ron la gran­de­za del ar­te kh­mer y de su ca­pi­tal ocul­ta en la jungla

La pri­me­ra no­ti­cia que se tu­vo en Eu­ro­pa de los hoy cé­le­bres tem­plos de Ang­kor Wat da­ta de 1601. Un fran­cis­cano es­pa­ñol lla­ma­do Mar­ce­lo de Ri­ba­de­ney­ra se re­fe­ría en un li­bro a «una gran ciu­dad en el reino de Cam­bo­ya», con «mu­ros cu­rio­sa­men­te la­bra­dos» y gran­des edi­fi­cios de los que tan só­lo que­da­ban rui­nas. La in­for­ma­ción le ha­bía lle­ga­do de mi­sio­ne­ros es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses que lle­ga­ron has­ta Long­vek, la ca­pi­tal del reino de Cam­bo­ya, po­cos ki­ló­me­tros al nor­te de Ph­nom Penh.

En su empeño por pre­di­car el cris­tia­nis­mo, los mi­sio­ne­ros no du­da­ron en in­ter­nar­se en la jungla más allá del río Me­kong; así fue co­mo se to­pa­ron con los si­len­cio­sos res­tos de una ciu­dad de inusi­ta­da gran­de­za, con fuen­tes, ca­na­les, tem­plos y puen­tes sus­pen­di­dos so­bre gi­gan­tes de pie­dra. Aun­que nin­guno de ellos pu­so por es­cri­to sus im­pre­sio­nes, és­tas que­da­ron re­co­gi­das en va­rios li­bros, co­mo el de Ri­ba­de­ney­ra o la Re­la­ción de

los su­ce­sos de la Cam­bod­ja de fray Ga­briel Qui­ro­ga de San An­to­nio, pu­bli­ca­do en 1604. Qui­ro­ga fue el pri­me­ro en ci­tar el nom­bre de Ang­kor Wat al re­fe­rir­se a «un tem­plo de cin­co to­rres lla­ma­do An­gor».

No sien­do ar­queó­lo­gos ni his­to­ria­do­res, los mi­sio­ne­ros no po­dían sa­ber que aque­llas rui­nas co­rres­pon­dían a Ang­kor, cen­tro re­li­gio­so y ca­pi­tal de los re­yes kh­mer (o je­mer) des­de su fun­da­ción en el si­glo IX has­ta su aban­dono a prin­ci­pios del si­glo XV. De he­cho, la tris­te si­tua­ción del reino de Cam­bo­ya en el si­glo XVI, ob­je­to de cons­tan­tes sa­queos por sus ve­ci­nos, lle­vó a los mi­sio­ne­ros a pen­sar que aque­lla ciu­dad aban­do­na­da no po­día ser obra de los cam­bo­ya­nos. Ri­ba­de­ney­ra atri­bu­yó su cons­truc­ción a Ale­jan­dro Magno o a los ro­ma­nos, mien­tras Qui­ro­ga creía que era obra de los ju­díos, quie­nes ha­brían es­ta­do en la re­gión an­tes de asen­tar­se en Chi­na.

DEL OLVIDO A LA GLO­RIA

Las rui­nas cam­bo­ya­nas no des­per­ta­ron de­ma­sia­do in­te­rés en­tre los eu­ro­peos, más preo­cu­pa­dos por la ex­plo­ta­ción co­mer­cial y la con­ver­sión de al­mas que por el es­tu­dio eru­di­to de la his­to­ria de la re­gión. De es­te mo­do, des­pués de que el pe­que­ño des­ta­ca­men­to es­pa­ñol en Cam­bo­ya fue­se ma­sa­cra­do en 1599 por un gru­po de mer­ca­de­res ma­la­yos y los es­pa­ño­les aban­do­na­ran el país, los mis­te­rio­sos tem­plos de Ang­kor Wat se des­va­ne­cie­ron de la ima­gi­na­ción de los eu­ro­peos.

Fue ya bien en­tra­do el si­glo XIX cuan­do se re­no­vó la cu­rio­si­dad por aque­lla ciu­dad per­di­da, de la mano es­ta vez de los fran­ce­ses. El na­tu­ra­lis­ta Hen­ri Mouhot que­dó im­pre­sio­na­do por la lec­tu­ra del li­bro El reino y las gen­tes de Siam, de John Bow­ring, y en 1858 de­ci­dió par­tir ha­cia Siam, la ac­tual Tai­lan­dia. En enero de 1860 lle­gó a la ori­lla nor­te del la­go Ton­le Sap y des­de allí ini­ció el ca­mino has­ta los tem­plos. Mouhot de­jó cons­tan­cia de su ad­mi­ra­ción por los cons­truc­to­res de aque­lla ma­ra­vi­lla: «Uno de es­tos tem­plos [Ang­kor Wat], ri­val del tem­plo de Sa­lo­món y eri­gi­do por al­gún an­ti­guo Mi­guel Ángel, po­dría ocu­par un pues­to de ho­nor jun­to al más be­llo de nues­tros edi­fi­cios. Es más gran­dio­so que los que nos de­ja­ron Gre­cia o Ro­ma». Ape­nas un año des­pués de su vi­si­ta a Ang­kor, el ex­plo­ra­dor fa­lle­ció de for­ma pre­ma­tu­ra en Luang Pra­bang, en Laos. La ro­mán­ti­ca des­crip­ción de Mouhot, des­pro­vis­ta del eu­ro­cen­tris­mo y los pre­jui­cios an­te­rio­res, sir­vió pa­ra cau­ti­var al pú­bli­co europeo y per­pe­tuar la idea de que él ha­bía si­do el des­cu­bri­dor de Ang­kor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.