El sa­bio Louis Pas­teur

La Opinión - Imágenes - - Perfil - Pa­blo Emi­lio Ra­mí­rez C.

Na­ció en Do­le (Francia), en 1822, fue un quí­mi­co y bió­lo­go, au­tor de mu­chos des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos, muy úti­les pa­ra la in­dus­tria y la me­di­ci­na, sin ser mé­di­co. Es el des­cu­bri­dor de la mi­cro­bio­lo­gía y de las va­cu­nas muy úti­les en la me­di­ci­na hu­ma­na y ani­mal, sal­va­do­ras de mu­chas vi­das.

Aho­ra, cuan­do en al­gu­nas par­tes, po­nen en te­la de jui­cio la efec­ti­vi­dad y se­gu­ri­dad de al­gu­nas va­cu­nas, recordamos a es­te sa­bio que, gra­cias a sus in­ves­ti­ga­cio­nes y des­cu­bri­mien­tos, se han sal­va­do mu­chas vi­das y erra­di­ca­do al­gu­nas en­fer­me­da­des de­vas­ta­do­ras, del gé­ne­ro humano.

Es el des­cu­bri­dor de las bac­te­rias, y ne­gó la ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea de las en­fer­me­da­des, por­que des­cu­brió los mi­cro­bios cau­san­tes de ellas. Se doc­to­ró en Quí­mi­ca y en Física. A fi­nes de 1848 fue nom­bra­do pro­fe­sor ti­tu­lar. A los veinte años, pu­bli­có un tra­ba­jo so­bre cris­ta­lo­gra­fía, co­no­ci­do en el mun­do cien­tí­fi­co.

A los 32 años, fue nom­bra­do de­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Uni­ver­si­dad de Li­lle. De 1857 a 1863, pu­bli­có un tra­ba­jo so­bre la fer­men­ta­ción lác­ti­ca, al­cohó­li­ca y bu­tí­ri­ca, en las que de­mos­tró que las fer­men­ta­cio­nes eran oca­sio­na­das por un mi­cro­or­ga­nis­mo. Des­cu­brió las bac­te­rias an­ae­ro­bias, or­ga­nis­mos, que no ne­ce­si­tan oxí­geno pa­ra so­bre­vi­vir. En 1862, de­mos­tró que la ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea era una men­ti­ra.

Tra­ba­jó en la in­dus­tria vi­ní­co­la y de­mos­tró que la fer­men­ta­ción del vi­na­gre y del vino se de­bía a un mi­cro­or­ga­nis­mo que, con su in­ven­to de la pas­teu­ri­za­ción, al ca­len­tar a 55 gra­dos, se evi­ta­ba. En 1857, a fi­nes, fue nom­bra­do, di­rec­tor de tra­ba­jos cien­tí­fi­cos en la nor­mal de Pa­rís. Es­tu­dió las en­fer­me­da­des del gu­sano de se­da y la fer­men­ta­ción de la cer­ve­za, que se evi­ta­ría con su fór­mu­la de pas­teu­ri­za­ción.

Des­cu­brió la bac­te­ria productora del car­bun­co de los ani­ma­les, la fo­runcu­losis, la os­teo­mie­li­tis y la fie­bre puer­pe­ral, por los es­trep­to­co­cos. En la Aca­de­mia de Me­di­ci­na, de­mos­tró que las in­fec­cio­nes eran oca­sio­na­das por bac­te­rias, que las ha­cían con­ta­gio­sas, e in­fec­ta­ban las ci­ru­gías.

En 1881, ini­ció con Roux, otro sa­bio in­ves­ti­ga­dor, un es­tu­dio so­be la ra­bia ca­ni­na y des­cu­brió una va­cu­na que, apli­ca­da a una per­so­na mor­di­da por un ani­mal ra­bio­so, ge­ne­ral­men­te un pe­rro, le sal­va­ba la vi­da, co­sa que an­tes no ocu­rría, por­que la per­so­na, que no era va­cu­na­da, fa­tal­men­te mo­ría, fe­nó­meno que to­da­vía ocu­rre tan­to en hu­ma­nos, co­mo en ani­ma­les no va­cu­na­dos.

La ra­bia bo­vi­na es una pan­de­mia, que afec­ta los ha­tos ga­na­de­ros, in­fec­ta­dos ge­ne­ral­men­te por la mor­de­du­ra de los mur­cié­la­gos, de va­rie­dad vam­pi­ros, chu­pa­do­res de san­gre de los ani­ma­les.

La va­cu­na in­ven­ta­da por Pas­teur, con­tra la ra­bia, son mu­chas las vi­das que ha sal­va­do tan­to en hu­ma­nos, co­mo en ani­ma­les, mo­ti­vo por el cual se re­co­mien­da su va­cu­na­ción anual, con­tra la en­fer­me­dad, en los ha­tos ga­na­de­ros. Los es­tu­dios de Pas­teur, trans­for­ma­ron tan­to la me­di­ci­na hu­ma­na co­mo ani­mal, la ci­ru­gía y la obs­te­tri­cia.

In­du­da­ble­men­te Pas­teur, es uno de los cien­tí­fi­cos, que más ha apor­ta­do a la trans­for­ma­ción de la me­di­ci­na, la ve­te­ri­na­ria y la in­dus­tria, mo­ti­vo por el cual, lo recordamos con ve­ne­ra­ción, res­pe­to y ad­mi­ra­ción. Pas­teur, mu­rió en 1895, diez años des­pués, del des­cu­bri­mien­to de la va­cu­na, con­tra la ra­bia.

Louis Pas­teur

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.