PU­RE­ZA DE CO­RA­ZÓN

La Opinión - Imágenes - - Enseñanzas -

Se tra­ta­ba de dos er­mi­ta­ños que vi­vían en un is­lo­te ca­da uno de ellos. El er­mi­ta­ño jo­ven se ha­bía he­cho muy cé­le­bre y go­za­ba de gran repu­tación, en tan­to que el an­ciano era un des­co­no­ci­do. Un día, el an­ciano to­mó una bar­ca y se des­pla­zó has­ta el is­lo­te del afa­ma­do er­mi­ta­ño. Le rin­dió ho­no­res y le pi­dió ins­truc­ción es­pi­ri­tual. El jo­ven le entregó un man­tra y le fa­ci­li­tó las ins­truc­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra la repetición del mis­mo. Agra­de­ci­do, el an­ciano vol­vió a to­mar la bar­ca pa­ra di­ri­gir­se a su is­lo­te, mien­tras su com­pa­ñe­ro de bús­que­da se sen­tía muy or­gu­llo­so por ha­ber si­do re­cla­ma­do es­pi­ri­tual­men­te. El an­ciano se sen­tía muy fe­liz con el man­tra.

Era una per­so­na sen­ci­lla y de co­ra­zón pu­ro. To­da su vi­da no ha­bía he­cho otra co­sa que ser un hom­bre de bue­nos sen­ti­mien­tos y aho­ra, ya en su an­cia­ni­dad, que­ría ha­cer al­gu­na prác­ti­ca me­tó­di­ca.

Es­ta­ba el jo­ven er­mi­ta­ño le­yen­do las es­cri­tu­ras, cuan­do, a las po­cas ho­ras de mar­char­se, el an­ciano re­gre­só. Es­ta­ba com­pun­gi­do, y di­jo:

--Ve­ne­ra­ble as­ce­ta, re­sul­ta que he ol­vi­da­do las pa­la­bras exac­tas del man­tra. Sien­to ser un po­bre ig­no­ran­te. ¿Pue­des in­di­cár­me­lo otra vez?

El jo­ven mi­ró al an­ciano con con­des­cen­den­cia y le re­pi­tió el man­tra.

Lleno de or­gu­llo, se di­jo in­te­rior­men­te: “Po­co po­drá es­te po­bre hom­bre avan­zar por la sen­da ha­cia la Reali­dad si ni si­quie­ra es ca­paz de re­te­ner un man­tra”. Pe­ro su sor­pre­sa fue ex­tra­or­di­na­ria cuan­do de re­pen­te vio que el an­ciano par­tía ha­cia su is­lo­te ca­mi­nan­do so­bre las aguas.

*El Maes­tro di­ce: No hay ma­yor lo­gro que la pu­re­za de co­ra­zón. ¿Qué no pue­de ob­te­ner­se con un co­ra­zón lim­pio?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.