Em­pren­de­do­ra, crea­ti­va y em­pre­sa­ria de al­to vue­lo

Do­ña Mar­le­ne Ma a viu­da de Ara­rat

La Opinión - Imágenes - - Crucigrama - An­tón de Ro­ca Niz

Gra­cias al Di­vino Crea­dor la co­noz­co de vie­ja da­ta, su con­sor­te el abo­ga­do Gus­ta­vo Ara­rat Ne­grón, ejer­ció con de­co­ro y pul­cri­tud la orien­ta­ción de la na­ve mu­ni­ci­pal. Me unen la­zos de her­man­dad y de fa­mi­lia­ri­dad con los Ara­rat; ha­bi­da con­si­de­ra­ción que su pri­mo y ami­go del al­ma Her­nan­do, era el cón­yu­ge de una tía.

Do­ña Mar­le­ne, es mu­jer de tem­ple y de al­ta re­li­gio­si­dad y ge­ne­ro­si­dad en obras be­né cas. Su­peró la par­ti­da ab­sur­da y trá­gi­ca de nues­tro re­cor­da­do al­cal­de. Sa­can­do ade­lan­te a sus hi­jos David y Abraham. Y los edu­có y hoy son ex­tra­or­di­na­rios eje­cu­ti­vos de Ce­rá­mi­ca Ita­lia, em­pre­sa de re­nom­bre na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, que pa­tro­ci­na even­tos cul­tu­ra­les en el tra­di­cio­nal tea­tro Zu­li­ma.

Na­ció en el mu­ni­ci­pio de Ja­mun­dí, ubi­ca­do al sur del prós­pe­ro de­par­ta­men­to del Va­lle del Cau­ca. Que cuen­ta con una de las cuen­cas hí­dri­cas más im­por­tan­tes: tie­ne sie­te ríos. En­tre los más im­por­tan­tes el río Jor­dán. Es un mu­ni­ci­pio de gran cre­ci­mien­to ur­ba­nís­ti­co y de­mo­grá co. Y par­tió a es­tu­diar en Bo­go­tá, en el Ins­ti­tu­to Gran­co­lom­biano de Tec­no­lo­gía Quí­mi­ca don­de co­no­ció a Gus­ta­vo Ara­rat. Al re­gre­so a nues­tro te­rru­ño di­ri­gió el de­par­ta­men­to de for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca de la acre­di­ta­da Uni­ver­si­dad Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der UFPS.

Ac­tual­men­te es la ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­va de Vi­vien­das y Va­lo­res que cum­plió 45 años, cu­yo ce­re­bro es Raúl Col­me­na­res; in­ge­nie­ro cons­truc­tor: con éxi­to, con pro­bi­dad y con crea­ti­vi­dad. Her­mano del doctor Jo­sé Eus­tor­gio, di­rec­tor in­sig­ne de la por­ten­to­sa Ca­sa edi­to­rial La Opi­nión que me fa­ci­li­ta sus pá­gi­nas lu­mi­no­sas pa­ra plas­mar mis es­cri­tos.

Es un he­cho no­to­rio y cier­to que es apre­cia­da en la so­cie­dad Nor­te san­tan­de­rea­na y en la Cu­cu­te­ña por su ca­ris­ma y por su ex­tra­or­di­na­rio ma­ne­jo de las re­la­cio­nes in­ter­sub­je­ti­vas o in­ter­per­so­na­les. Apli­ca la so­li­da­ri­dad en gra­do su­mo. Le gus­ta la pin­tu­ra, prac­ti­ca la téc­ni­ca al óleo. Con al­gu­na fre­cuen­cia vi­si­ta a su sue­lo nu­tri­cio, pe­ro le cau­sa nos­tal­gia ob­ser­var su ca­sa pa­ter­na que se es­tá de­te­rio­ran­do. Y quie­re com­prar­la, pe­ro le pi­den co­mo pa­ra no ven­der­la.

En­tre sus me­jo­res ami­gas se en­cuen­tran: Mart­ha Her­nán­dez de Col­me­na­res y su hi­ja Es­te­fa­nía, la jo­ven se­ño­ra del ge­ren­te pre­cla­ro de Cen­tra­les eléc­tri­cas del Nor­te de San­tan­der, Yo­lan­da Rey de Col­me­na­res y Pie­dad Va­le­ro de Sal­gar, la eter­na com­pa­ñe­ra de Al­va­ri­to Sal­gar, que orien­ta la be­ne­mé­ri­ta Clí­ni­ca San Jo­sé, que cre­ce con ca­li­dad pa­ra mar­car el tic-tac de los in­con­men­su­ra­bles usua­rios.

¡Que Dios le guar­de y le ben­di­ga y gra­ti­tud pe­ren­ne por brin­dar­me su va­lio­sa amis­tad!

Mar­le­ne Maf­fla viu­da de Ara­rat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.