An­gos­tu­ra, ¿la sal­va­ción?

La Opinión - Imágenes - - Portada - Ju­lio Cé­sar Se­púl­ve­da

Al Al­go­do­nal le can­ta­ron so­bre la otro­ra ma­jes­tuo­si­dad de sus trans­pa­ren­tes y abun­dan­tes aguas de me­le­nas en­cres­pa­das y es­pu­mo­sa­men­te blan­cas, gol­pe­tean­do co­mo via­je­ras, las in­men­sas pie­dras cen­te­na­rias con sus aguas in­con­ta­mi­na­das, de­ján­do­se (el río) se­du­cir por es­cul­tu­ra­les cuer­pos de nues­tras her­mo­sas mu­je­res, en tan­to que a la som­bra de gua­ya­bos y cla­ve­lli­nas, ma­dres, pa­dres, tías y abue­los da­ban vuel­tas y re­vuel­tas den­tro del pe­rol con un cu­cha­rón de “ta­na”, uten­si­lio do­més­ti­co sa­ca­do del fru­to del To­tu­mo o Ca­la­ba­za, ar­te­sa­nía in­dí­ge­na que en es­tos tiem­pos po­co se ve en el mer­ca­do.

De es­ta ma­ne­ra, con vuel­tas y re­vuel­tas, el san­co­cho de ga­lli­na, con car­ne de cer­do, cos­ti­lla de res, pa­pa, plá­tano as­ti­lla­do, yu­ca, ma­zor­ca, y apio, ade­re­za­do con ci­lan­tro ci­ma­rrón y otras es­pe­cias de la re­gión, es­par­cía aquel agra­da­ble aro­ma en el am­bien­te cir­cun­dan­te, con­vir­tién­do­se en un de­li­cio­so y má­gi­co he­chi­zo gas­tro­nó­mi­co a la ori­lla del otro­ra em­ble­má­ti­co Al­go­do­nal. En tan­to, fur­ti­va­men­te en cual­quier re­co­do del río, con el pri­mer be­so na­cía la chis­pa ar­dien­te del amor en­tre los ado­les­cen­tes y, los ni­ños, en me­dio de gran al­ga­ra­bía, cons­truían en la are­na con sus pe­que­ñas ma­nos, la­gu­ni­tas en don­de con gran curiosidad, cui­da­do y en­tu­sias­mo, tras­la­da­ban a los pe­ce­ci­llos, ma­ra­vi­llán­do­se con sus au­da­ces sal­ti­tos. En efec­to, el Al­go­do­nal fue un in­men­so río que en aque­llos tiem­pos sir­vie­ra de ins­pi­ra­ción a nues­tros can­to­res re­gio­na­les. Pe­ro...

Aho­ra, su gu­ra cu­le­brean­te y de dé­bil re­co­rri­do, arras­tra pe­sa­da­men­te el es­pec­tro de aquel hi­li­llo nau­sea­bun­do, ali­men­ta­do por aguas re­si­dua­les del ve­cino mu­ni­ci­pio de Ábre­go, del Ba­ta­llón San­tan­der, y de de­ce­nas de ca­sas de campo y ca­ba­ñas, su­mán­do­se pa­ra ma­yo­res ma­les, el rocío per­ma­nen­te de fun­gi­ci­das, her­bi­ci­das y otra cla­se de ve­ne­nos, uti­li­za­dos en la pre­ca­ria in­dus­tria agrí­co­la de la re­gión, de­te­rio­ran­do la pu­re­za de sus aguas, la re­pro­duc­ción de los pe­ces, y la des­truc­ción de la ora en su con­jun­to.

Des­de ha­ce más de trein­ta años, el río Al­go­do­nal ha ve­ni­do per­dien­do to­do atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, con el arras­tre de las­tre o se­di­men­ta­ción, pro­duc­to de la ero­sión, igual trans­for­man­do sus aguas en no ap­tas pa­ra el con­su­mo hu­mano. Que se­pa­mos, nin­gu­na po­lí­ti­ca es­ta­tal se­ria y res­pon­sa­ble se ha di­se­ña­do pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de tan im­por­tan­te a uen­te. Des­de tiem­pos ya ol­vi­da­dos, cuan­do el abo­ga­do Al­fon­so Cha­mie Maz­zi­lli fue­ra di­rec­tor lo­cal, Cor­po­nor vie­ne “in­vir­tien­do” mi­llo­na­das de di­ne­ro que de na­da ha ser­vi­do por su nin­gún efec­to fa­vo­ra­ble, tan so­lo, pa­ra los in­ge­nio­sos “in­ge­nie­ros”, pro­yec­tis­tas de obras in­sul­sas e ini­cuas. ¿Cuán­ta agua ma­lo­lien­te ha pa­sa­do por de­ba­jo de sus puentes?

Y es que el cen­tra­lis­mo de­par­ta­men­tal tie­ne a Oca­ña pos­tra­da, lo que ha si­do re­co­no­ci­do y de­cla­ra­do pú­bli­ca­men­te por el Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios, In­ge­nie­ro Am­bien­tal, Emi­ro Ca­ñi­za­res Pla­ta. En­ton­ces, ¿Có­mo dia­blos he­mos de pro­gre­sar, si to­do hay que pe­dír­se­lo a las ins­tan­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas de Cú­cu­ta, y mu­cho de lo so­li­ci­ta­do nos ha si­do ne­ga­do?

Por to­do es­to, de­be­mos pen­sar que aún no es tar­de pa­ra con­vo­car la so­li­da­ri­dad de la De­fen­so­ría del Pue­blo, de la Per­so­ne­ría y Pro­cu­ra­du­ría, (po­si­cio­nes im­por­tan­tes que no so­lo sir­van co­mo pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to a la al­cal­día de Oca­ña); a di­rec­to­res de ban­cos, del Hos­pi­tal Emi­ro Quin­te­ro Ca­ñi­za­res, y de Es­po; a la Dió­ce­sis de Oca­ña, de la ra­dio, la te­le­vi­sión y la pren­sa es­cri­ta; a la in­dus­tria, el co­mer­cio, rec­to­res de uni­ver­si­da­des y co­le­gios; a nues­tra re­pre­sen­ta­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, ins­ti­tu­tos des­cen­tra­li­za­dos, coope­ra­ti­vas de trans­por­te y de­más, pues la ciu­dad en cor­to tiem­po que­da­rá sin el pre­cia­do lí­qui­do su cien­te pa­ra cu­brir si­quie­ra ne­ce­si­da­des pri­ma­rias. Pen­sar tam­bién que, a Oca­ña, no hay que se­guir­la uti­li­zan­do tan so­lo co­mo ape­te­ci­do man­jar del lu­cro; me­nos aún, co­mo si fue­se una pros­ti­tu­ta de­ca­den­te.

La Cons­ti­tu­ción de 1991 ele­vó a ran­go cons­ti­tu­cio­nal lo re­fe­ren­te al te­ma am­bien­tal, y con ba­se en el Có­di­go Na­cio­nal de los Re­cur­sos Na­tu­ra­les Re­no­va­bles y del Am­bien­te, se crea El Sis­te­ma Na­cio­nal Am­bien­tal (SINA), am­pa­ra­do por la Ley 99 de 1993, re­gi­do por el Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te, su­mán­do­se­le cin­co ins­ti­tu­cio­nes más, des­ti­na­das a la “... in­ves­ti­ga­ción de apo­yo téc­ni­co y co­mo eje­cu­to­ras de las po­lí­ti­cas am­bien­ta­les y ad­mi­nis­tra­do­ras de los re­cur­sos na­tu­ra­les re­no­va­bles en su res­pec­ti­va ju­ris­dic­ción, a las Cor­po­ra­cio­nes Au­tó­no­mas Re­gio­na­les y de Desa­rro­llo sos­te­ni­ble...” ¡Pu­ra bu­ro­cra­cia!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.