A pro­pó­si­to de un li­bro: La Bi­llo’s en el tiem­po

La Opinión - Imágenes - - Portada - Luis Fer­nan­do Ca­ri­llo

-I-

Hlos años se­sen­ta del si­glo XX fun­cio­na­ban cer­ca del par­que de La Bo­la, glo­bo te­rrá­queo donado por la co­lo­nia ita­lia­na re­si­den­te en Cú­cu­ta ha­cia 1940, al con­me­mo­rar­se los cien años del fa­lle­ci­mien­to del ge­ne­ral Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der, tres si­tios vi­ta­les en la pers­pec­ti­va de la nue­va ciu­dad. Su due­ño el co­mer­cian­te don Ar­tu­ro Me­sa siem­pre en­ca­ri­ña­do con La Vi­lla.

Eran La Pi­la­ri­ca, el Au­to­louch, al­go no­ve­do­so, y el Cor­do­bés, si­tio de­cen­te y agra­da­ble don­de se in­ge­ría cer­ve­za Cos­te­ñi­ta, tan bue­na la gran­de co­mo la chi­qui­ta, a pre­cios mó­di­cos. Al­go fun­da­men­tal en la po­bre­za de los es­tu­dian­tes de la épo­ca, sus clien­tes más ha­bi­tua­les. Fue en es­te si­tio, lleno de año­ran­zas don­de se oían en la vie­ja Wur­lit­zer, no es atre­vi­do de­cir­lo, la mú­si­ca que mar­ca­ría una épo­ca. Bas­ta­ba echar­le una mo­ne­da pa­ra que el bra­zo se dis­pa­ra en bus­ca de la can­ción que se que­ría oír y en­ton­ces se oía en su ma­jes­tuo­si­dad y es­ti­lo a la Bi­llo’s Ca­ra­cas Boy’s. Los can­tan­tes inol­vi­da­bles Fe­li­pe Pi­re­la y Cheo Gar­cía que tras­por­ta­ban los amo­res y sen­ti­mien­tos a lo que se­ría pa­ra siem­pre inol­vi­da­ble. El di­rec­tor de la or­ques­ta Luis Ma­ría Fró­me­ta Pe­rei­ra, Bi­llo Fró­me­ta, mar­ca­ria las no­tas a es­tas dos ge­nia­li­da­des del can­to.

-II-

va cos­te­ñi­ta vie­ne has­ta don­de la pla­ta al­can­za­ba. Es­to por cier­to per­mi­tía vis­lum­brar el fu­tu­ro de mu­cha­chos y mu­cha­chas. Los sue­ños de una ciu­dad que pa­ra en­ton­ces era de­cen­te, ama­ña­do­ra, irrem­pla­za­ble.

Im­po­si­ble ol­vi­dar aho­ra cuan­do los años pa­sa­ron inexo­ra­ble­men­te, los mo­sai­cos de La Bi­llo’s que, co­mo el diez, son de­rro­che de sen­ti­mien­to, de ar­te, y de unas vo­ces gran­des en el bo­le­ro. Pi­re­la arru­lla­ba con su voz y Cheo Gar­cía que en­tra­ba a la or­den de Bi­llo Fró­me­ta. Có­mo ol­vi­dar el sig­ni ca­do de lo que fue y de lo que pre­ten­día vol­ver en el bo­le­ro gran­dio­so de En­ri­que Ca­dí­ma­co, que Pi­re­la en­gran­de­cía en la be­lle­za de su es­ti­lo mien­tras, “Afue­ra es no­che y llue­ve tan­to!... Ven a mi la­do, me di­jis­te, hoy tu pa­la­bra es co­mo un man­to... un man­to gra­to de amis­tad...tu co­pa es és­ta, y la lle­nas­te. Be­ba­mos jun­tos, vie­jo ami­go, di­jis­te mien­tras le­van­ta­bas tu na co­pa de cham­pán...”

És­te tan­go abo­le­ra­do se oyó por pri­me­ra vez, por los jó­ve­nes y ami­gos de ese en­ton­ces en una es­ta en la ca­sa de Montgomery Rangel y de­par­tían la ale­gría ami­gos co­mo Hum­ber­to Cas­ti­llo, Is­mael Quin­te­ro, Ál­va­ro Ye­pes, y otros que con las ami­gas de ayer y de siem­pre es­pe­ra­ban fe­li­ci­dad y si aca­so por la vuel­ta pa­ra es­tre­char re­cuer­dos y amis­ta­des de ni­ti­vas.

-III-

los mis­mos ami­gos de El Cor­do­bés, del bar Ro­jo y Ne­gro si­tua­do en ese en­ton­ces en la ave­ni­da 2a. con ca­lle 10, eran las no­ches de un dul­ce pros­tí­bu­lo don­de Ca­me­lia, her­mo­sa pa­ra ese en­ton­ces, ale­gra­ba la na­tu­ra­le­za y la vi­da de aque­lla ca­sa que que­da­ba cer­ca del puen­te San Luis y en to­da es­ta ilu­sión y amor por la vi­da. Có­mo ol­vi­dar el pi­que­tea­de­ro de La Pe­sa, a don­de se iba a to­mar cal­do de ve­nas y a la Tu­rra Pe­tra, Aquí me que­do, si­tua­do a la vuel­ta del ca­me­llón del ce­men­te­rio. Las pe­zu­ñas y el bis­té que pre­pa­ra­ba son de gra­to re­cuer­do co­mo tam­bién su due­ña, la inol­vi­da­ble Tu­rra.

To­das es­tas evo­ca­cio­nes al leer el li­bro de Ser­gio Pe­ña Gra­na­dos, Bi­llo’s en Cú­cu­ta y

su le­ga­do mu­si­cal, edi­ta­do por la fun­da­ción El cin­co a las Cin­co, que di­ri­ge el Doctor Pa­tro­ci­nio Ara­rat. El doctor Pe­ña Gra­na­dos es un pres­ti­gio­so ju­ris­ta que ejer­ció en Cú­cu­ta co­mo juez del cir­cui­to, ra­di­cán­do­se pos­te­rior­men­te en Bo­go­tá, pe­ro sin ol­vi­dar a San Jo­sé de Cú­cu­ta.

-IV-

es­fuer­zo li­te­ra­rio hay agra­de­cer­lo, así co­mo se agra­de­ce a és­te pue­blo que dio a los jó­ve­nes de ese en­ton­ces ale­grías, amo­res, sue­ños y es­pe­ran­zas. Esas es­pe­ran­zas que aun per­mi­ten ca­mi­nar en es­te sue­lo ma­ra­vi­llo­so que se re­sis­te a no de­gra­dar­se a pe­sar de las in­ju­rias de que es ob­je­to.

Los días de Bi­llo, de Fe­li­pe, de Cheo Gar­cía, y del mis­mo inol­vi­da­ble Al­fre­do Sa­del, si­guen vi­gen­tes. En la ciu­dad se oyen los can­tos de La Bi­llo’s que ha­cia los se­sen­ta hi­cie­ron pen­sar que la vi­da era mú­si­ca, y que en la ciu­dad siem­pre per­ma­ne­ce­ría el le­ga­do de sus fun­da­do­res de aquí y de afue­ra.

Por eso si­gue so­nan­do el Mo­sai­co No 10 “Sien­to en mi al­ma re­na­cer muer­ta ilu­sión y la ter­nu­ra que an­he­ló mi co­ra­zón, nu­bla­do y tris­te atar­de­cer fue aquél que­rer, atar­de­cer pri­ma­ve­ral, vuel­ve a mi ser…. Te si­go es­pe­ran­do, te si­go aguar­dan­do, tes­ti­go es la no­che de mi pa­de­cer, te fuis­te aquel día, me dis­te un be­so, di­jis­te es­pe­ra, que yo he de vol­ver”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.