Re­cuer­dos al­ma­ce­na­dos en la vie­ja pa­red

Un nue­vo li­bro del es­cri­tor Or­lan­do Cué­llar, de­di­ca­do a cul­ti­var su don li­te­ra­rio y, en es­pe­cial, a ser cons­cien­te de su com­pro­mi­so per­so­nal de com­par­tir­lo.

La Opinión - Imágenes - - Libro - Or­lan­do Cue­llar Castaño

Aún no lo crea­mos, las pa­re­des siem­pre guar­dan re­cuer­dos.

Ape­sar del inexo­ra­ble pa­so de los años aún con­ser­vo ní­ti­da­men­te im­pre­sa la ima­gen de la jo­ven e inocen­te pa­re­ja que in­gre­só por aquel mar­co de la puer­ta, una ra­dian­te ma­ña­na de abril, con una enor­me son­ri­sa di­bu­ja­da en sus ros­tros, la que de­mos­tra­ba to­da la fe­li­ci­dad que los em­bar­ga­ban. Tam­bién de las es­ce­nas, co­mo si aca­ba­ran de pa­sar, de la jo­ven pa­re­ja en­tre­ga­da a sus lar­gos re­to­zos amorosos, de los que mu­chas ve­ces fui tes­ti­go mu­do, y de los que tam­bién for­mé par­te al ser­vir de res­pal­do a sus ar­do­ro­sos cuer­pos des­nu­dos. Aque­llas de la jo­ven ma­dre, acu­nan­do en sus bra­zos la an­ge­li­cal cria­tu­ra que aca­ba­ba de pa­rir, y co­rrien­do des­pués tras el tra­vie­so chi­qui­llo que ha­bía ro­ba­do por com­ple­to su co­ra­zón y ya da­ba sus pri­me­ros pa­sos. Pa­sa­dos al­gu­nos años, las de la frá­gil y her­mo­sa mu­jer sen­ta­da du­ran­te ho­ras en aquel vie­jo sillón, dan­do mues­tras de la ex­tre­ma preo­cu­pa­ción que la em­bar­ga­ba por las ac­ti­tu­des ex­tra­ñas de su has­ta ha­cía po­co tiem­po amo­ro­so es­po­so; y lue­go, de las cruen­tas pe­leas por los ce­los en­fer­mi­zos del ma­ri­do, quien por ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias ha­bía co­men­za­do a per­der la cor­du­ra, y en su en­fer­mi­za men­te ha­bía em­pe­za­do a in­cu­bar el de­mo­nio más te­rri­ble de to­dos, el de los ce­los.

Y no ha­brá na­da que lo­gre ja­más bo­rrar de mí las imá­ge­nes más im­pac­tan­tes de to­das, las más crue­les, las más ho­rri­pi­lan­tes, las más abo­mi­na­bles, las del has­ta ha­cía po­cos años el aman­te es­po­so, apuñalando sin pie­dad a su frá­gil y pe­que­ña es­po­sa, quien lu­cha­ba por pro­te­ger con su cuer­po a su pe­que­ño de es­ca­sos dos años del ata­que en­de­mo­nia­do del pa­dre, a quien so­lo pu­do pro­te­ger mien­tras tu­vo vi­da; por­que, al caer ella iner­te al sue­lo, el pa­dre con­su­mó la obra que ha­bía em­pe­za­do. Siem­pre se con­ser­va­rá en mí la es­ce­na de la ab­ne­ga­da es­po­sa ya­cien­do en el pi­so co­si­da a pu­ña­la­das y a su la­do el her­mo­so que­ru­bín de dos años con múl­ti­ples he­ri­das de pu­ñal en to­do su cuer­po, mien­tras el po­bre hom­bre per­di­do en su lo­cu­ra gri­ta de ale­gría co­mo si hu­bie­ra aca­ba­do de rea­li­zar el ac­to que más fe­li­ci­dad le pro­du­je­ra de to­da su vi­da.

Y mien­tras per­ma­nez­ca en pie ten­dré que car­gar con to­dos es­tos re­cuer­dos, con to­da esa in­fi­ni­dad de es­ce­nas gra­ba­das in­de­le­ble­men­te en mí, de aque­llas es­ce­nas de ale­gría, de jú­bi­lo, de or­gu­llo ma­ter­nal, de amor lial, de mi­llo­nes de mo­men­tos com­par­ti­dos por una her­mo­sa pa­re­ja y su pe­que­ño hi­jo, quie­nes vi­vie­ron aquí y fue­ron in­men­sa­men­te fe­li­ces; pe­ro, tam­bién de to­dos esos mo­men­tos de an­gus­tia, de do­lor, de te­rror su­fri­do por la ma­dre y su pe­que­ño vás­ta­go al ser ase­si­na­dos por el en­lo­que­ci­do pa­dre, en­fer­mo por los mal­di­tos ce­los que su en­fe­bre­ci­da ca­be­za han lo­gra­do plan­tar has­ta ha­cer­los ger­mi­nar en su men­te y do­mi­nar­lo por com­ple­to; has­ta que se cai­ga a pe­da­zos la ca­sa de la que ha­go par­te. És­ta otro­ra pre­cio­sa ca­sa que aho­ra se sos­tie­ne en pie so­la, tris­te y aban­do­na­da, es­pe­ran­do que el im­pla­ca­ble pa­so del tiem­po ha­ga lo que los hom­bres no han que­ri­do ha­cer; mien­tras tan­to yo se­gui­ré ator­men­tán­do­me con los re­cuer­dos al­ma­ce­na­dos en mí, al­gu­nos ale­gres y aque­llos tris­tes, mien­tras si­ga sien­do una de las pa­re­des que sos­tie­ne el te­cho de es­ta an­ti­gua her­mo­sa ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.