Una vi­lla­na en la en­cru­ci­ja­da

La Opinión - Imágenes - - Séptimo Arte - Jimmy For­tu­na Do­cen­te y pe­rio­dis­ta

El ci­ne co­reano si­gue vi­gen­te; ra­zón de ello es “La vi­lla­na”, pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Byung-gil Jung. En es­te lme, Chae Yeon-soo o más bien Sook-hee es una mu­jer que tu­vo que ex­pe­ri­men­tar, des­de muy jo­ven, las peo­res fa­ce­tas de la vi­da: la muer­te de su pa­dre, la vio­len­cia de to­da ín­do­le, la dis­ci­pli­na mi­li­tar al ex­tre­mo, en­tre otras si­tua­cio­nes, que agi­li­za­ron el pro­ce­so que lle­vó a que ella se con­vir­tie­ra en otro ser, uno en el que la muer­te es su el y mor­daz com­pa­ñe­ra.

Los pri­me­ros mi­nu­tos de “La vi­lla­na” pue­den ge­ne­rar en el es­pec­ta­dor to­do ti­po de reac­cio­nes; des­de pen­sar en aque­llos clá­si­cos del ci­ne de Quen­tin Ta­ran­tino, “Kill Bill”, o re­cor­dar aque­llas ma­gis­tra­les per­se­cu­cio­nes que ex­pe­ri­men­tó el per­so­na­je que in­ter­pre­ta­ba el fa­mo­so Bru­ce Lee en “Ga­me of Death”, de Robert Clou­se.

El lme de Byung-gil Jung po­see una al­ta do­sis de vio­len­cia, re­sul­ta­do de eter­nas ven­gan­zas en­tre agru­pa­cio­nes que, pa­ra bien o pa­ra mal, so­la­men­te en­cuen­tran en la muer­te la úni­ca for­ma de sa­nar al­gún agra­vio. Sook-hee, pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria, es una víc­ti­ma más del sis­te­ma quien, pa­ra ob­te­ner su “vi­da nor­mal”, de­be ven­der li­te­ral­men­te más que su al­ma a una agen­cia que tie­ne una do­ble fa­cha­da: su­per cial­men­te, pa­re­ce una aca­de­mia que ins­tru­ye a jó­ve­nes mu­je­res en o cios que son ne­ce­sa­rios den­tro del en­gra­na­je de la so­cie­dad, pe­ro que, de ma­ne­ra in­ter­na, es una ins­ti­tu­ción que cons­tru­ye má­qui­nas ase­si­nas que des­tru­yen la dig­ni­dad y la vi­da de mi­les de “es­tu­dian­tes”. En me­dio de ese cru­ce de ca­mi­nos, al me­jor es­ti­lo de Edi­po, fa­mo­so per­so­na­je de Só­fo­cles, ten­drá que bus­car el re­co­rri­do que la lle­ve a una “vi­da real”.

Pe­se a que la pe­lí­cu­la con­tie­ne in­ter­mi­na­bles es­ce­nas san­grien­tas, muy al es­ti­lo de lo que se pu­do apre­ciar en otro lme de los mis­mos crea­do­res de “La vi­lla­na”: “Train to Bu­san”, el di­rec­tor ofre­ce al es­pec­ta­dor mo­men­tos que po­seen esa en­vi­dia­ble ma­gia orien­tal, a tra­vés de los jue­gos de co­lo­res y de som­bras. La pro­ta­go­nis­ta va su­man­do ca­la­mi­da­des a lo lar­go de su tran­si­tar por es­te plano te­rre­nal has­ta lle­gar a un pun­to en el que ya no lu­cha en una gue­rra que no le per­te­ne­ce, sino que es par­tí­ci­pe de la su­ya. Es­to se des­en­ca­de­na cuan­do sus enemi­gos ata­can su úni­co y ver­da­de­ro te­so­ro: su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.