La Tu­na

La Opinión - Imágenes - - Tradición -

El Tuno es­pa­ñol, es el úl­ti­mo res­to vi­vo de los go­liar­dos eu­ro­peos; lo fun­da­men­tal en el Tuno, es cier­ta men­ta­li­dad aven­tu­re­ra y al­gu­nas do­tes ar­tís­ti­cas, que igual pue­den ma­ni­fes­tar­se re­ci­tan­do ver­sos, que ora­cio­nes, ta­ñen­do, can­tan­do, o bai­lan­do la pan­de­re­ta. De ahí que esa ac­ti­vi­dad se de­sig­ne con un ver­bo es­pe­cí

co “Tu­nar”, que sig­ni ca lle­var una vi­da va­ga­bun­da, to­can­do y can­tan­do.

Los tu­nos son al mis­mo tiem­po, co­mo lo re eja Juan Ruiz, Ar­ci­pres­te de Hi­ta, es­tu­dian­tes po­bres, pe­ro in­ge­nio­sos, que via­ja­ban de su ca­sa a la uni­ver­si­dad y vi­ce­ver­sa, o sim­ple­men­te se man­te­nían en­tre la so­pa de los con­ven­tos y sus ha­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas, y tam­bién ron­da­do­res ro­mán­ti­cos, “no­cher­nie­gos”, que per­dían, o ga­na­ban, sus ho­ras ba­jo una ven­ta­na o un bal­cón.

En la cul­tu­ra eu­ro­pea son ele­men­tos fun­da­men­ta­les los tro­va­do­res y ju­gla­res, es de­cir, com­po­si­to­res y eje­cu­tan­tes de can­cio­nes cul­tu­ra me­die­val de to­do ti­po, que so­lían ir de pue­blo en pue­blo y de país en país sir­vien­do, in­di­rec­ta­men­te, de vehícu­lo muy im­por­tan­te de la cul­tu­ra de aquel tiem­po.

A pe­sar de la es­ca­sez de do­cu­men­tos don­de en­con­trar sus orí­ge­nes, po­de­mos a rmar que los go­liar­dos en los si­glos X al XIII, y los ju­gla­res y tro­va­do­res me­die­va­les, mar­can el co­mien­zo de los tra­di­cio­na­les gru­pos mu­si­ca­les uni­ver­si­ta­rios que ac­tual­men­te co­no­ce­mos con el nom­bre de Tu­nas.

Pe­ro el he­cho que pro­por­cio­na a es­tos gru­pos su ver­da­de­ra iden­ti­dad es la apa­ri­ción de las pri­me­ras uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las en el si­glo XIII: Pa­len­cia, Sa­la­man­ca, Va­lla­do­lid, Lé­ri­da, Al­ca­lá de He­na­res, etc. La tu­na na­ce den­tro de la uni­ver­si­dad.

Los es­tu­dian­tes lla­ma­dos go­liar­dos apa­re­cen por to­da Eu­ro­pa com­po­nien­do e in­ter­pre­tan­do can­cio­nes cu­ya te­má­ti­ca cho­ca con la es­ca­la de va­lo­res de la so­cie­dad de su tiem­po, can­tan­do al vino, al amor pro­fano, de­fen­dien­do la pri­ma­cía del in­te­lec­tual so­bre el ca­ba­lle­ro, uti­li­zan­do ele­men­tos li­túr­gi­cos con sen­ti­do con­tra­rio al que les es pro­pio.

La su­pe­rior pre­pa­ra­ción in­te­lec­tual de los es­tu­dian­tes les ca­pa­ci­ta­rá pa­ra com­po­ner ade­más de in­ter­pre­tar; ya es in­di­cio im­por­tan­te que uno de los pri­me­ros tex­tos ro­man­ces es­pa­ño­les, la ra­zón de amor y de­nues­tos del agua y el vino di­ga so­bre su au­to­ría:

El tra­je era pa­re­ci­do al ac­tual. Con­sis­tía en la lo­ba so­ta­na cor­ta, sin man­gas, cal­zas y gre­gües­cos, y el man­teo de pa­ño vein­ti­do­seno de Se­go­via o ac­tual­men­te ca­pa, don­de van pren­di­das las cin­tas bor­da­das o pin­ta­das, re­cuer­do de las da­mas a las que se ha ron­da­do. So­bre el pe­cho se lle­va una ban­da de ori­gen me­die­val, lla­ma­da be­ca, que es dis­tin­ti­vo del uni­ver­si­ta­rio, y cu­yo co­lor es di­fe­ren­te se­gún la Fa­cul­tad o Es­cue­la a la que se per­te­nez­ca: el co­lor mo­ra­do per­te­ne­ce a Far­ma­cia, el ro­jo a De­re­cho, el ama­ri­llo a Me­di­ci­na, el ver­de a Ca­mi­nos y tam­bién a Mon­tes, el azul a Cien­cias, etc…, sien­do el co­lor mo­ra­do el dis­tin­ti­vo co­mún de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. En la ac­tua­li­dad, los es­tu­dian­tes es­pa­ño­les con­ti­núan la tra­di­ción le­ga­da por sus an­te­ce­so­res, y an­dar no­cher­nie­gos ha si­do una a ción sos­te­ni­da.

Un es­co­lar la ri­mó que siem­pre due­ñas amó mas siem­pre ho­bo cria­nça en Ale­ma­nia y en Francia mo­ró mu­cho en lom­bar­día por apren­der cortesía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.