Prehis­to­ria del fút­bol

La Opinión - Imágenes - - Deporte -

La his­to­ria mo­der­na del de­por­te más popular del pla­ne­ta abar­ca más de 100 años de exis­ten­cia. Co­men­zó en el 1863, cuan­do en Inglaterra se se­pa­ra­ron los ca­mi­nos del “rugby-foot­ball” (rugby) y del “as­so­cia­tion foot­ball” (fút­bol), fun­dán­do­se la aso­cia­ción más an­ti­gua del mun­do: la “Foot­ball As­so­cia­tion” (Aso­cia­ción de Fút­bol de Inglaterra), el pri­mer ór­gano gu­ber­na­ti­vo del de­por­te.

Am­bos ti­pos de jue­go tie­ne la mis­ma raíz y un ár­bol ge­nea­ló­gi­co de muy vas­ta ra­mi ca­ción. Una pro­fun­da y mi­nu­cio­sa in­ves­ti­ga­ción ha da­do con una me­dia do­ce­na de di­fe­ren­tes jue­gos en los cua­les hay as­pec­tos que re­mi­ten el ori­gen y de­sa­rro­llo his­tó­ri­co del fút­bol. Evi­den­te­men­te, a pe­sar de las de­duc­cio­nes que se ha­gan, dos co­sas son cla­ras: pri­me­ro, que el ba­lón se ju­ga­ba con el pie des­de ha­cía mi­les de años y, se­gun­do, que no exis­te nin­gún mo­ti­vo pa­ra con­si­de­rar el jue­go con el pie co­mo una for­ma se­cun­da­ria del jue­go “na­tu­ral” con la mano.

To­do lo con­tra­rio: apar­te de la ne­ce­si­dad de te­ner que lu­char con to­do el cuer­po por el ba­lón en un gran tu­mul­to (em­plean­do tam­bién las pier­nas y los pies), ge­ne­ral­men­te sin re­glas, pa­re­ce que, des­de sus co­mien­zos, se con­si­de­ra­ba es­ta ac­ti­vi­dad co­mo ex­tre­ma­men­te di­fí­cil y, por lo tan­to, do­mi­nar el ba­lón con el pie ge­ne­ra­ba ad­mi­ra­ción. La for­ma más an­ti­gua del jue­go, de la que se ten­ga cien­cia cier­ta, es un ma­nual de ejer­ci­cios mi­li­ta­res que re­mon­ta a la Chi­na de la di­nas­tía de Han, en los si­glos II y III a. C.

Se lo co­no­cía co­mo “Ts’uh Kúh”, y con­sis­tía en una bo­la de cue­ro re­lle­na con plu­mas y pe­los, que te­nía que ser lan­za­da con el pie a una pe­que­ña red. És­ta es­ta­ba co­lo­ca­da en­tre lar­gas va­ras de bam­bú, se­pa­ra­das por una aper­tu­ra de 30 a 40 cen­tí­me­tros. Otra mo­da­li­dad, des­cri­ta en el mis­mo ma­nual, con­sis­tía en que los ju­ga­do­res, en su ca­mino a la me­ta, de­bían sor­tear los ata­ques de un ri­val, pu­dien­do ju­gar la bo­la con pies, pe­cho, es­pal­da y hom­bros, pe­ro no con la mano.

Del Le­jano Orien­te pro­vie­ne, mien­tras tan­to, una for­ma di­fe­ren­te: el Ke­ma­ri ja­po­nés, que se men­cio­na por pri­me­ra vez unos 500 a 600 años más tar­de, y que se jue­ga to­da­vía hoy en día. Es un ejer­ci­cio ce­re­mo­nial que, si bien exi­ge cier­ta ha­bi­li­dad, no tie­ne nin­gún ca­rác­ter com­pe­ti­ti­vo co­mo el jue­go chino, pues­to que no hay lu­cha al­gu­na por el ba­lón. En una su­per cie re­la­ti­va­men­te pe­que­ña, los ac­to­res de­ben pa­sár­se­lo sin de­jar­lo caer al sue­lo.

Mu­cho más ani­ma­dos eran el “Epislcy­ros” grie­go, del cual se sa­be re­la­ti­va­men­te po­co, y el “Har­pas­tum” ro­mano. Los ro­ma­nos te­nían un ba­lón más chi­co y dos equi­pos ju­ga­ban en un te­rreno rec­tan­gu­lar, li­mi­ta­do con lí­neas de mar­ca­ción y di­vi­di­do con una lí­nea me­dia. El ob­je­ti­vo era en­viar el ba­lón al cam­po del opo­nen­te, pa­ra lo cual se lo pa­sa­ban en­tre ellos, ape­lan­do a la as­tu­cia pa­ra lo­grar­lo. Es­te de­por­te fue muy popular en­tre los años 700 y 800, y si bien los ro­ma­nos lo in­tro­du­je­ron en Gran Bre­ta­ña, el uso del pie era tan in­fre­cuen­te que su as­cen­den­cia en el fút­bol es re­la­ti­va.

Los jue­gos con­sis­ten­tes en pa­tear un ba­lón han si­do po­pu­la­res en mu­chos paí­ses a lo lar­go de la His­to­ria. Se­gún la Fifa, la for­ma más an­ti­gua del jue­go de la que hay evi­den­cia cien­tí ca da­ta de una épo­ca al­re­de­dor de los si­glos II o III a.C. en Chi­na. Ade­más, el jue­go ro­mano Har­pas­tum pue­de ser un an­ces­tro dis­tan­te del fút­bol. En la Eu­ro­pa me­die­val tam­bién se ju­ga­ban di­ver­sas for­mas de fút­bol, aun­que las re­glas va­ria­ban mu­cho se­gún la épo­ca y la zo­na.

Aun­que el fút­bol siem­pre se ha ju­ga­do en sus más di­ver­sas for­mas a tra­vés de Gran Bre­ta­ña, se con­si­de­ra que las es­cue­las pú­bli­cas in­gle­sas fue­ron cla­ves pa­ra la crea­ción del fút­bol mo­derno. La evi­den­cia su­gie­re que, du­ran­te el si­glo XVI, las es­cue­las bri­tá­ni­cas, y en par­ti­cu­lar el di­rec­tor Ri­chard Mul­cas­ter, fue­ron fun-

da­men­ta­les pa­ra eli­mi­nar el com­po­nen­te más vio­len­to del fút­bol y trans­for­mar­lo en un de­por­te de equi­po que fue­ra be­ne­fi­cio­so pa­ra los chi­cos de la es­cue­la. Por tan­to, el jue­go fue ins­ti­tu­cio­na­li­za­do, re­gu­la­do y em­pe­zó a for­mar par­te de una tra­di­ción más ex­ten­di­da. Mu­chas re­fe­ren­cias an­ti­guas al fút­bol (por ejem­plo, en la poe­sía) fue­ron re­gis­tra­das por per­so­nas que es­tu­dia­ban en es­tas es­cue­las, lo que mues­tra que es­ta­ban fa­mi­lia­ri­za­dos con el jue­go. Fi­nal­men­te, en el si­glo XIX, pro­fe­so­res y an­ti­guos alum­nos fue­ron los pri­me­ros en es­cri­bir las re­glas for­ma­les del fút­bol mo­derno pa­ra or­ga­ni­zar par­ti­dos en­tre es­cue­las.

Las re­glas ac­tua­les del fút­bol es­tán ba­sa­das en los es­fuer­zos de me­dia­dos del si­glo XIX pa­ra es­tan­da­ri­zar las muy di­ver­sas va­rian­tes de fút­bol que ju­ga­ban las es­cue­las pú­bli­cas de Inglaterra. El pri­mer con­jun­to de re­glas fue es­cri­to en el Eton Co­lle­ge en 1815. Pos­te­rior­men­te, en 1948, se crea­ron las Re­glas de Cam­brid­ge en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, las cua­les han in­fluen­cia­do el de­sa­rro­llo del Fút­bol Aso­cia­ción (tam­bién co­no­ci­do sim­ple­men­te co­mo fút­bol o ba­lom­pié) y nor­mas sub­si­guien­tes. Las Re­glas de Cam­brid­ge se es­cri­bie­ron en el Tri­nity Co­lle­ge de Cam­brid­ge en 1848, en una reunión don­de asis­tie­ron re­pre­sen­tan­tes de las es­cue­las Eton, Ha­rrow, Rugby, Win­ches­ter y Sh­rews­bury. Es­tas nor­mas no fue­ron uni­ver­sal­men­te adop­ta­das. Du­ran­te 1850, se for­ma­ron mu­chos clu­bes en el mun­do de ha­bla in­gle­sa, no re­la­cio­na­dos con es­cue­las y uni­ver­si­da­des; al­gu­nos crea­ron sus pro­pias re­glas dis­tin­ti­vas, prin­ci­pal­men­te el Shef­field Foot­ball Club (for­ma­do por an­ti­guos alum­nos de Ha­rrow) en 1857, lo que con­du­jo a la for­ma­ción de la Aso­cia­ción de Fút­bol de Shef­field en 1867. En 1862, John Char­les Th­ring, de la Es­cue­la Up­ping­ham, tam­bién desa­rro­lló un con­jun­to de nor­mas que tu­vie­ron su in­fluen­cia.

Es­tos es­fuer­zos con­tri­bu­ye­ron a la for­ma­ción de la Aso­cia­ción de Fút­bol (FA) en 1863, que se reunió por pri­me­ra vez en la ma­ña­na del 26 de oc­tu­bre de 1863 en la Ta­ver­na de Free­ma­son si­tua­da en la Great Queen Street de Lon­dres. La úni­ca es­cue­la re­pre­sen­ta­da en es­ta oca­sión fue Char­ter­hou­se. En ese mis­mo lu­gar se ce­le­bra­ron cin­co reunio­nes más en­tre oc­tu­bre y di­ciem­bre que die­ron lu­gar al pri­mer con­jun­to de re­glas com­ple­tas. En la reunión fi­nal, el pri­mer te­so­re­ro de la aso­cia­ción, re­pre­sen­tan­te del Black­heath, re­ti­ró a su club de la FA por no in­cluir dos re­glas, la pri­me­ra de las cua­les per­mi­tía co­rrer con el ba­lón en las ma­nos, y la se­gun­da, obs­truir la ca­rre­ra gol­pean­do al opo­nen­te en las es­pi­ni­llas y aga­rrán­do­le. Otros clu­bes de rugby in­gle­ses si­guie­ron tam­bién es­te ca­mino y no se unie­ron a la FA sino a la Unión de Fút­bol Rugby crea­da en 1871. Los on­ce clu­bes res­tan­tes, a car­go de Ebe­ne­zer Cobb Mor­ley, ra­ti­fi­ca­ron las tre­ce re­glas ori­gi­na­les del jue­go. El Shef­field FA ju­gó con sus pro­pias re­glas has­ta 1870. Las ac­tua­les re­glas de jue­go las de­ter­mi­na la Aso­cia­ción de Fút­bol In­ter­na­cio­nal Board (IFAB). La IFAB fue for­ma­da en 1886 des­pués de una reunión en Man­ches­ter de las aso­cia­cio­nes de fút­bol es­co­ce­sa, ga­le­sa e ir­lan­de­sa.

La com­pe­ti­ción de fút­bol más an­ti­gua del mun­do es la FA Cup in­gle­sa, que fue fun­da­da por C.W. Al­cock y en la que han ju­ga­do equi­pos in­gle­ses des­de 1872. El pri­mer par­ti­do de fút­bol in­ter­na­cio­nal tu­vo lu­gar en 1872 en­tre Es­co­cia e Inglaterra en Glas­gow, tam­bién por me­dia­ción de C.W. Al­cock. La pri­me­ra li­ga de fút­bol del mun­do tam­bién se or­ga­ni­zó en Inglaterra y fue fun­da­da en 1888 por el di­rec­tor del As­ton Vi­lla, Wi­lliam Mc­Gre­gor. El for­ma­to ori­gi­nal de la li­ga con­te­nía 12 clu­bes de la zo­na cen­tral y nor­te de Inglaterra. La Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Fút­bol Aso­cia­ción (Fifa), el cuer­po go­ber­nan­te del fút­bol in­ter­na­cio­nal, se for­mó en Pa­rís en 1904, y se ad­hi­rió a las Re­glas del Jue­go de la Aso­cia­ción de Fút­bol. La cre­cien­te po­pu­la­ri­dad del jue­go a ni­vel in­ter­na­cio­nal con­du­jo a la ad­mi­sión de re­pre­sen­ta­tes de la Fifa en el Board Aso­cia­ción de Fút­bol In­ter­na­cio­nal en 1913. El board con­sis­te ac­tual­men­te de cua­tro re­pre­sen­tan­tes de la Fifa y uno de ca­da una de las cua­tro aso­cia­cio­nes bri­tá­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.