Eus­tor­gio Col­me­na­res Bap­tis­ta 25 años de un man­gni­ci­dio

La Opinión - Imágenes - - Commemoración -

Na­ció en Cú­cu­ta el 17 de sep­tiem­bre de 1924 en el ho­gar for­ma­do por Eus­tor­gio Col­me­na­res y Al­ber­ti­na Bap­tis­ta, da­ma ve­ne­zo­la­na que había emi­gra­do ha­cia Cú­cu­ta des­de Ma­ra­cai­bo, su ciu­dad na­tal, en 1901. Su pa­dre, ma­yor­do­mo de ncas en El Zu­lia, le in­cul­có des­de tem­pra­na edad el amor ha­cia el cam­po. En el ho­gar ha­bían na­ci­do va­rios her­ma­nos; en su or­den, Mercedes, Adria­na, Te­re­sa, So­fía, León, Ali­cia, y pos­te­rior­men­te Ana Lui­sa.

Reali­zó sus es­tu­dios pri­ma­rios y se­cun­da­rios en co­le­gios de Cú­cu­ta, Pam­plo­na y Bo­go­tá, co­mo el Sa­gra­do Co­ra­zón y El Pro­vin­cial.

Gus­ta­ba de prac­ti­car va­rios de­por­tes, par­ti­ci­pan­do co­mo in­te­gran­te de va­rios con­jun­tos de fút­bol y basquetbol en los cua­les siem­pre ocu­pó lu­gar des­ta­ca­do.

Sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios los reali­zó en Me­de­llín, en la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, apo­ya­do eco­nó­mi­ca­men­te por sus her­ma­nos ma­yo­res, quie­nes ya tra­ba­ja­ban: Mercedes y León; se gra­duó en 1949 co­mo Odon­tó­lo­go. Allí co­no­ció a su es­po­sa, la da­ma an­tio­que­ña Esther Os­sa Mon­to­ya, quien tam­bién cur­sa­ba es­tu­dios en la mis­ma fa­cul­tad y con quien con­tra­jo ma­tri­mo­nio, en 1949, an­tes de ra­di­car­se en su ciu­dad na­tal, pa­ra ejer­cer su pro­fe­sión.

De­fen­sor acé­rri­mo de las ideas li­be­ra­les, co­men­zó a vin­cu­lar­se en la dé­ca­da del 50 a la po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta, si­guien­do el ejem­plo de su her­mano ma­yor, León, quien ya se des­ta­ca­ba co­mo uno de los lí­de­res del li­be­ra­lis­mo en la ciu­dad, sin des­cui­dar sus la­bo­res co­mo odon­tó­lo­go, pro­fe­sión que ejer­ció de tiem­po com­ple­to en el Hos­pi­tal San Juan de Dios y su ga­bi­ne­te par­ti­cu­lar, apro­xi­ma­da­men­te has­ta 1966.

Co­mo pre­si­den­te de la li­ga de­par­ta­men­tal de Basket, le co­rres­pon­dió pre­si­dir, en 1955, el Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor del XVI Cam­peo­na­to Su­r­ame­ri­cano de Ma­yo­res y Pri­mer Ju­ve­nil, tor­neo que fue en esa épo­ca el más im­por­tan­te que se había rea­li­za­do en Co­lom­bia y que Cú­cu­ta eje­cu­tó con lu­jo de de­ta­lles en el re­cién cons­trui­do co­li­seo bas­que­te­ro Ro­jas Pi­ni­lla, hoy To­to Her­nán­dez. Fue tan re­cor­da­do en el ám­bi­to su­r­ame­ri­cano ese tor­neo, que 10 años más tar­de, en Pa­ra­guay, al efec­tuar­se una nue­va ver­sión del Su­r­ame­ri­cano de ma­yo­res, es­te se pro­mo­cio­nó ba­jo el le­ma de “con el mis­mo es­pí­ri­tu de Cú­cu­ta”.

Con­ti­nuó al­ter­nan­do su tra­ba­jo pro­fe­sio­nal con la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, en la cual in­ter­vino sien­do miem­bro de los di­rec­to­rios li­be­ral mu­ni­ci­pal y de­par­ta­men­tal. En es­ta ac­ti­vi­dad y an­te la ca­ren­cia en ese mo­men­to de un me­dio que in­ter­pre­ta­ra el sen­ti­mien­to de un gru­po li­be­ral, de­ci­dió en com­pa­ñía de Virgilio Bar­co, Eduardo Sil­va C., León Col­me­na­res B. y Ali­rio Sán­chez M. en­tre otros, ini­ciar un se­ma­na­rio que lle­vó el nom­bre de La Opi­nión en 1958. Es­ta em­pre­sa pe­rio­dís­ti­ca, des­pués de cir­cu­lar de for­ma irre­gu­lar du­ran­te 2 años, se con­vir­tió en el dia­rio La Opi­nión, el quin­ce de ju­nio de 1960.

En 1961 fue de­sig­na­do por el go­ber­na­dor Miguel Gar­cía-He­rre­ros Se­cre­ta­rio de Go­bierno de­par­ta­men­tal, car­go que ocu­pó en­tre los me­ses de mar­zo a oc­tu­bre, cuan­do fue de­sig­na­do Jo­sé Luis Ace­ro Jor­dán pa­ra re­em­pla­zar al go­ber­na­dor Gar­cía-He­rre­ros.

Con­ti­nuó al­ter­nan­do su tra­ba­jo en­tre la pro­fe­sión de odon­tó­lo­go, la ac­ti­vi­dad par­ti­dis­ta y aho­ra la ac­ti­vi­dad pe­rio­dís­ti­ca en com­pa­ñía de Ci­ce­rón Fló­rez, quien había ve­ni­do a la ciu­dad pa­ra par­ti­ci­par co­mo Je­fe de Re­dac­ción en el se­ma­na­rio La Opi­nión. Fue du­ran­te va­rios años corresponsal del pe­rió­di­co El Tiem­po de la ca­pi­tal, ba­jo la di­rec­ción de don En­ri­que San­tos, con quien cul­ti­vó una bue­na amis­tad.

En 1966 al ini­ciar­se el go­bierno de Car­los Lle­ras Res­tre­po, fue de­sig­na­do por el go­ber­na­dor Gustavo Lo­zano Cár­de­nas co­mo Al­cal­de de Cú­cu­ta, en re­em­pla­zo de Don Nu­ma P. Gue­rre­ro.

Co­mo Al­cal­de com­ple­tó los 4 años del go­bierno Lle­ras, pues fue ra­ti ca­do en el car­go al re­le­var en la go­ber­na­ción Ar­ge­lino Du­rán Quin­te­ro a Gustavo Lo­zano en 1968. Fue una de las ad­mi­nis­tra­cio­nes más re­cor­da­das por va­rios años, ya que se lle­va­ron a ca­bo ac­cio­nes importantes pa­ra la ciu­dad, co­mo la ter­mi­na­ción e inau­gu­ra­ción de la Cen­tral de Trans­por­tes, pri­me­ra es­ta­ción en su gé­ne­ro en Co­lom­bia; un plan gi­gan­te de pa­vi­men­ta­ción de ca­lles de la ciu­dad y aper­tu­ra de nue­vas vías pa­ra co­mu­ni­car a ba­rrios de la pe­ri­fe­ria; cam­pa­ñas cí­vi­cas de em­be­lle­ci­mien­to y or­na­to de la ciu­dad; tam­bién du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción se cons­tru­yó el Bos­que Popular, don­de se reali­zó la Pri­me­ra Fe­ria de ver­dad In­ter­na­cio­nal In­dus­trial y Co­mer­cial, en com­pa­ñía de Fe­nal­co, di­ri­gi­da en ese en­ton­ces por Jo­sé Nei­ra Rey y Car­los Ran­gel.

De­jó ca­si ter­mi­na­da la ilu­mi­na­ción de la ave­ni­da Gran Co­lom­bia; su ad­mi­nis­tra­ción se ca­rac­te­ri­zó por un apo­yo in­con­di­cio­nal al de­por­te, pro­mo­vien­do la re­cu­pe­ra­ción del Cú­cu­ta De­por­ti­vo en una de sus cri­sis; ade­más, in­ten­tó con­se­guir pa­ra la ciu­dad la se­de de los jue­gos na­cio­na­les, em­pre­sa en la cual fue de­rro­ta­do en Iba­gué.

Fa­ci­li­tó en su ad­mi­nis­tra­ción los te­rre­nos y pro­mo­vió la cons­truc­ción del Inem,

Uni­ver­si­dad Fran­cis­co de Paula San­tan­der, la Adua­na Na­cio­nal, el Ins­ti­tu­to del Ni­ño Re­tar­da­do Men­tal, el Co­le­gio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­tas y la Pla­za de To­ros de Cú­cu­ta, pa­ra la cual tam­bién de­jó lis­tos pro­yec­to y pla­nos apro­ba­dos, obra que pos­te­rior­men­te fue desecha­da por el Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal por pro­ble­mas po­lí­ti­cos de la épo­ca.

Su es­po­sa, Esther Os­sa de Col­me­na­res par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en di­cha ad­mi­nis­tra­ción y por su in­si­nua­ción se reali­zó tam­bién la Ciu­da­de­la del Ni­ño, ade­más de otras obras de be­ne­fi­cen­cia pa­ra la co­mu­ni­dad cu­cu­te­ña.

En 1971 du­ran­te el go­bierno de Mi­sael Pas­tra­na Bo­rre­ro, fue nom­bra­do Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral del Mi­nis­te­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes, cu­yo ti­tu­lar era Hum­ber­to González Nar­váez, car­go que ejer­ció por cer­ca de 18 me­ses.

Ya re­ti­ra­do del ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal de la odon­to­lo­gía se de­di­có de lleno al pe­rio­dis­mo pa­ra con­ti­nuar im­pul­san­do a La Opi­nión en el ám­bi­to re­gio­nal, has­ta lo­grar con­so­li­dar­la co­mo el pe­rió­di­co de ma­yor im­por­tan­cia en la zo­na, al tiem­po que pro­cu­ra­ba mo­der­ni­zar su plan­ta de pro­duc­ción, lle­ván­do­la a sis­te­mas más ági­les de im­pre­sión y ya pro­pios, pues­to que al co­mien­zo el pe­rió­di­co se im­pri­mía en ma­qui­na­ria al­qui­la­da.

En 1974 y 75 fue jun­to con Ál­va­ro Villamizar Suá­rez y otros di­ri­gen­tes pro­mo­tor de la ley de con­me­mo­ra­ción del cen­te­na­rio de la re­cons­truc­ción de Cú­cu­ta, que fue fi­nal­men­te apro­ba­do en el Con­gre­so y san­cio­na­do por el pre­si­den­te Pas­tra­na Bo­rre­ro en su épo­ca.

En 1978 fue ele­gi­do Se­na­dor por el de­par­ta­men­to en re­ñi­da vo­ta­ción fren­te al con­ser­va­dor Pe­dro Duar­te Contreras y par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en su pe­rio­do en el Con­gre­so sien­do du­ran­te par­te de él pre­si­den­te de la Co­mi­sión Quin­ta del Se­na­do. Fue po­nen­te de va­rios pro­yec­tos de ley, en­tre otros el que re­gla­men­tó y le dio ca­rác­ter pro­fe­sio­nal a los to­pó­gra­fos.

En 1980 par­ti­ci­pó en la fun­da­ción de la agen­cia de no­ti­cias Col­pren­sa, pro­yec­to que unió a va­rios pe­rió­di­cos re­gio­na­les en­tre ellos Van­guar­dia Li­be­ral, El Co­lom­biano, El País, El Uni­ver­sal, El He­ral­do, La Re­pú­bli­ca, La Tar­de y La Opi­nión. Es­ta agen­cia fue fun­da­men­tal en la con­so­li­da­ción de los pe­rió­di­cos re­gio­na­les y su prin­ci­pal ob­je­ti­vo era re­co­lec­tar las no­ti­cias de la ca­pi­tal pa­ra to­dos y ser­vir de en­la­ce en­tre los mismos pa­ra ob­te­ner una red am­plia de in­for­ma­ción.

En 1982, lue­go de fi­na­li­za­do su pe­rio­do cons­ti­tu­cio­nal en el par­la­men­to, de­ci­dió se­pa­rar­se de la po­lí­ti­ca ac­ti­va y de­di­car­se nue­va­men­te a su em­pre­sa pe­rio­dís­ti­ca, con­so­li­dán­do­la en esa dé­ca­da co­mo el dia­rio de ma­yor cir­cu­la­ción en el de­par­ta­men­to. En 1984 ad­qui­rió pa­ra La Opi­nión una ro­ta­ti­va Ha­rris de 4 uni­da­des con lo cual se dio el sal­to al sis­te­ma off­set de im­pre­sión, pri­me­ra en su gé­ne­ro en la ciu­dad.

Des­de el pe­rió­di­co con­ti­nuó pro­yec­tan­do su pen­sa­mien­to y su amor por la ciu­dad, sir­vien­do co­mo orien­ta­dor y con­se­je­ro a mu­chos de quie­nes fi­gu­ra­ron en la ac­ti­vi­dad gu­ber­na­men­tal y po­lí­ti­ca du­ran­te el res­to de su vi­da.

Sen­ci­llo y hu­mil­de, co­mo su ori­gen, mu­chas ve­ces re­que­ri­do en sus úl­ti­mos años pa­ra pres­tar ser­vi­cios pú­bli­cos, pre­fi­rió no ha­cer­lo por de­silu­sión en la for­ma de rea­li­zar la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca y pa­ra dar­le pa­so a otras ge­ne­ra­cio­nes que ya se aso­ma­ban a la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca.

Vio lle­gar a la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca a su ami­go y com­pa­ñe­ro de li­des po­lí­ti­cas, Virgilio Bar­co Var­gas en 1986, an­te quien ayu­dó sin fi­gu­rar a ges­tio­nar va­rias de las rea­li­za­cio­nes que el pre­si­den­te Bar­co le de­jó a la ciu­dad.

Fun­da­dor de em­pre­sas ade­más de la edi­to­rial que hoy en día son ban­de­ra en la ciu­dad y el de­par­ta­men­to co­mo la cons­truc­to­ra e in­mo­bi­lia­ria Vi­vien­das y Va­lo­res y la in­dus­tria pri­va­da más im­por­tan­te de la re­gión, Ce­rá­mi­ca Ita­lia.

El 12 de mar­zo de 1993, fue ase­si­na­do por si­ca­rios al ser­vi­cio del Eln, mien­tras de­par­tía en la puer­ta de su ca­sa con su es­po­sa. Su muer­te, co­mo tan­tas otras en es­te país, que­dó en la im­pu­ni­dad.

Su ase­si­na­to fue re­pu­dia­da por to­dos los es­ta­men­tos lo­ca­les y na­cio­na­les y su me­mo­ria fue hon­ra­da por la So­cie­dad In­te­ra­me­ri­ca­na de Pren­sa quien en for­ma pós­tu­ma le otor­gó el gran Pre­mio a la Li­ber­tad de Pren­sa en Ba­ri­lo­che (Ar­gen­ti­na) du­ran­te su 49 Asam­blea Ge­ne­ral en no­viem­bre de 1993. Igual­men­te re­ci­bió del Círcu­lo de Pe­rio­dis­tas de Bo­go­tá la men­ción pós­tu­ma a la li­ber­tad de pren­sa.

En su ho­nor, lle­van el nom­bre de Eus­tor­gio Col­me­na­res Bap­tis­ta, el sa­lón de jun­tas de la Go­ber­na­ción del De­par­ta­men­to, el au­di­to­rio de la UFPS, el au­di­to­rio de Cen­tra­les Eléc­tri­cas, el Co­li­seo Me­nor de Cú­cu­ta, el par­que In­fan­til de Chi­ná­co­ta y el Co­le­gio Mu­ni­ci­pal de El Sa­la­do.

Fue un hom­bre sen­ci­llo, jo­vial, ama­ble y su vi­da se ca­rac­te­ri­zó por el amor ha­cia su tie­rra y sus gen­tes. Era un cu­cu­te­ño tí­pi­co. En su vi­da pri­va­da y pú­bli­ca la rec­ti­tud y ho­nes­ti­dad fue­ron sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Co­mo em­pre­sa­rio tam­bién pro­cu­ró siem­pre el bie­nes­tar de sus em­plea­dos y a su muer­te de­jó al­gu­nas em­pre­sas con­so­li­da­das co­mo apor­te al de­sa­rro­llo de la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.