El ca­so Drey­fus

La Opinión - Imágenes - - Historia -

El 5 de enero de 1895, un ca­pi­tán del Ejér­ci­to de Francia, Al­fred Drey­fus, de ori­gen ju­dío, es de­gra­da­do y con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua, en la Is­la del Dia­blo, por un tri­bu­nal mi­li­tar que lo en­con­tró cul­pa­ble de trai­ción a la pa­tria, ba­sa­do en muy en­de­bles prue­bas.

Dos años an­tes se había en­con­tra­do en una de­pen­den­cia mi­li­tar ale­ma­na un tro­zo pa­pel, es­cri­to a mano, en el cual un mi­li­tar fran­cés se com­pro­me­tía a ven­der a Ale­ma­nia do­cu­men­ta­ción mi­li­tar se­cre­ta de su país, y las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res de­tu­vie­ron a un jo­ven ca­pi­tán, Al­fred Drey­fus, que es­ta­ba a prueba en de­pen­den­cias de in­te­li­gen­cia, acu­sán­do­lo de ser el au­tor de la no­ta.

Si bien los pe­ri­tos ca­lí­gra­fos no pu­die­ron con rmar a quien per­te­ne­cía la le­tra del es­cri­to, la de­cla­ra­ción de un o cial de in­te­li­gen­cia, el co­ro­nel Henry, afir­man­do que exis­tía do­cu­men­ta­ción se­cre­ta, que no se po­día di­vul­gar, que in­vo­lu­cra­ba al acu­sa­do, fue con­si­de­ra­da su cien­te pa­ra con­de­nar­lo.

Al­fred Drey­fus era hi­jo de una fa­mi­lia ju­día adi­ne­ra­da de Al­sa­cia, que es­ta­ba to­tal­men­te asi­mi­la­da a la cul­tu­ra fran­ce­sa. Pe­ro el he­cho de que fue­ra ju­dío fue su cien­te pa­ra que la pren­sa ca­tó­li­ca fran­ce­sa, fuer­te­men­te in uen­cia­da por in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos an­ti­se­mi­tas, lo con­si­de­ra­ra cul­pa­ble no bien tras­cen­dió su de­ten­ción.

Se de­be te­ner pre­sen­te, por un la­do que al

na­li­zar, en 1871, la gue­rra en­tre Pru­sia y Francia, Al­sa­cia pa­só a ser te­rri­to­rio ale­mán has­ta po­cos años an­tes de que Drey­fus fue­ra de­te­ni­do; y por otro que en Francia trans­cu­rría lo que se de­no­mi­na “La Ter­ce­ra Re­pú­bli­ca”, que re­em­pla­zó al ré­gi­men mo­nár­qui­co lue­go de la de­rro­ta mi­li­tar a prin­ci­pios de la oc­ta­va dé­ca­da del si­glo XIX, que era fuer­te­men­te com­ba­ti­da por sec­to­res de ex­trac­ción ca­tó­li­ca iden­ti ca­dos con la mo­nar­quía, en­tre los que se con­ta­ban mu­chos o cia­les de al­to ran­go del ejér­ci­to.

Los prin­ci­pa­les dia­rios eu­ro­peos cu­brie­ron las al­ter­na­ti­vas del jui­cio que se le efec­tuó a Drey­fus, en­tre ellos el in

uyen­te pe­rió­di­co li­be­ral de Vie­na, ”Neue Freie Pres­se”, cu­yo corresponsal en Francia era Teodoro Herzl; quien fue uno de los po­cos pe­rio­dis­tas a los que se le per­mi­tió pre­sen­ciar la ce­re­mo­nia de de­gra­da­ción de Drey­fus.

Pos­te­rior­men­te Herzl, pa­dre del sio­nis­mo po­lí­ti­co en sus es­cri­tos, ex­pli­có que ha­ber vis­to las ma­ni­fes­ta­cio­nes que se efec­tua­ron en Pa­rís tras el jui­cio, en las que se gri­ta­ba “¡Muer­te a Drey­fus! ¡Muer­te a los ju­díos!”, le hi­zo mo­di car su pen­sa­mien­to res­pec­to a la po­si­bi­li­dad de que los ju­díos se asi­mi­la­ran a las po­bla­cio­nes don­de vi­vían.

En mar­zo de 1896, un nue­vo pa­pel, es­cri­to a mano, re­fe­ri­do a la ven­ta de ma­te­ria­les se­cre­tos a Ale­ma­nia es des­cu­bier­to, sien­do la le­tra la mis­ma del pa­pel que sir­vió pa­ra acu­sar a Drey­fus, y el je­fe de in­te­li­gen­cia del Ejér­ci­to fran­cés, el te­nien­te co­ro­nel Geor­ges Pic­quart, en ba­se a pe­ri­cias ca­li­grá­fi­cas des­cu­bre que per­te­ne­cía a un ofi­cial, el ma­yor Ma­rie Char­les Fer­di­nand Wal­sin Es­ter­hazy. Pic­quart in­for­ma a sus su­pe­rio­res y con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un nue­vo jui­cio. Los ge­ne­ra­les del Es­ta­do Ma­yor no es­ta­ban de acuer­do y de­ci­die­ron no acu­sar a Es­ter­hazy y des­pla­zar de su car­go a Pic­quart.

Mien­tras tan­to la es­po­sa y el her­mano de Drey­fus, jun­to con su abo­ga­do, ini­cia­ron una cam­pa­ña des­ti­na­da a que se reali­ce un nue­vo jui­cio a Al­fred Drey­fus, pro­pues­ta que co­mien­za a ser apo­ya­da por va­rios in­te­lec­tua­les fran­ce­ses co­mo tam­bién por po­lí­ti­cos opo­si­to­res al go­bierno.

A me­dia­dos de 1897 tras­cien­de a los me­dios que se había en­con­tra­do un nue­vo do­cu­men­to re­la­cio­na­do con la ven­ta de se­cre­tos mi­li­ta­res a Ale­ma­nia y va­rios dia­rios di­fun­den la in­for­ma­ción, lo que obli­ga al Al­to Man­do a or­de­nar que se juz­gue mar­cial­men­te a Es­ter­hasy, a la vez que Henry pre­pa­ra un do­cu­men­to fal­so que in­vo­lu­cra a Drey­fus co­mo el au­tor de la trai­ción.

Una cor­te mar­cial juz­ga a Es­ter­hazy los días 10 y 11 de enero de 1898, y lo ab­suel­ve. Es­te he­cho ha­ce que Émi­le Zo­la, uno de los más des­ta­ca­dos no­ve­lis­tas fran­ce­ses de esos años pu­bli­que, el 13 de enero, en la pri­me­ra pá­gi­na de “L’Au­ro­re” de Geor­ges Cle­men­ceau, una car­ta abier­ta al pre­si­den­te de Francia ti­tu­la­da J’ac­cu­se

(Yo acu­so) en la que sos­te­nía que el go­bierno y el ejér­ci­to ha­bían cons­pi­ra­do pa­ra con­de­nar a Drey­fus por mo­ti­vos fal­sos, a la vez que acu­só al go­bierno y al ejér­ci­to de ha­ber co­me­ti­do “trai­ción a la hu­ma­ni­dad” al in­cen­ti­var a la opi­nión pú­bli­ca con men­sa­jes an­ti­se­mi­tas en un in­ten­to de des­viar la aten­ción popular de sus pro­pios y pú­bli­cos fra­ca­sos.

El “Yo acu­so” hi­zo que se ven­die­ran 200.000 ejem­pla­res de “L’Au­ro­re” só­lo en Pa­rís, y que la po­bla­ción se di­vi­die­se en­tre quie­nes sos­te­nían que Drey­fus era cul­pa­ble y aque­llos que con­si­de­ra­ban que era inocen­te.

El Ejér­ci­to de­nun­ció a Zo­la por di­fa­ma­ción, y cuan­do se lo juz­gó fue de­cla­ra­do cul­pa­ble, por lo que tu­vo que huir del país, acu­só y con­de­nó a Pic­quart por di­fun­dir se­cre­tos mi­li­ta­res y en­vió a la cár­cel a Henry, don­de se sui­ci­dó, por ha­ber fra­gua­do un do­cu­men­to de in­te­li­gen­cia.

Es­ter­hasy tam­bién hu­yo, y con­sul­ta­do por los me­dios cuan­do es­ta­ba en el ex­tran­je­ro con­fir­mó que él era el au­tor de los do­cu­men­tos en­con­tra­dos, afir­man­do que se lo or­de­nó un miem­bro del Es­ta­do Ma­yor con el fin de de­mos­trar que Drey­fus era un trai­dor.

En ba­se a es­tos he­chos, las Cá­ma­ras com­bi­na­das de la Cor­te Su­pre­ma de Ape­la­cio­nes ana­li­za­ron la ape­la­ción pre­sen­ta­da por el abo­ga­do y la fa­mi­lia de Drey­fus pa­ra que se reali­ce un nue­vo jui­cio, re­sol­vien­do anu­lar el ve­re­dic­to de 1894 y es­ta­ble­ce que una nue­va cor­te mar­cial lo juz­gue.

El nue­vo jui­cio se efec­tuó en­tre el 7 de agos­to y el 9 de sep­tiem­bre, y Drey­fus, a quien se tra­jo a Francia, es nue­va­men­te de­cla­ra­do cul­pa­ble de trai­ción con cir­cuns­tan­cias ate­nuan­tes, re­du­cién­do­le la pe­na a 10 años de pri­sión.

An­te el des­con­ten­to cau­sa­do por es­te nue­vo ve­re­dic­to, que abier­ta­men­te des­co­no­cía que la acu­sa­ción a Drey­fus se ba­sa­ba en fal­se­da­des, el pre­si­den­te de Francia, Emi­le Lou­bet, que me­ses an­tes había per­mi­ti­do que Emi­le Zo­la re­gre­sa­ra a Francia, in­dul­ta a Al­fred Drey­fus el 19 de sep­tiem­bre, y se lo ex­car­ce­la al día si­guien­te.

Drey­fus, con­ti­núa bus­can­do la anu­la­ción ju­di­cial de su con­de­na y el 19 de oc­tu­bre de 1903, el mi­nis­tro de la Gue­rra, el ge­ne­ral Louis-Jo­seph An­dré, des­cu­bre nue­vas prue­bas de la inocen­cia de Drey­fus, lo que ha­ce que el pe­di­do de ape­la­ción pre­sen­ta­do por Drey­fus sea acep­ta­do y el 12 de ju­lio de 1906 la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Francia anu­la el se­gun­do ve­re­dic­to y al día si­guien­te la Cá­ma­ra de Dipu­tados so­li­ci­ta que sea re­in­cor­po­ra­do al Ejér­ci­to. El 21 de ju­lio Al­fred Drey­fus es nom­bra­do Ca­ba­lle­ro de la Le­gión de Ho­nor en una ce­re­mo­nia en la Es­cue­la Mi­li­tar, sien­do po­co des­pués as­cen­di­do a ma­yor.

Cuan­do las ce­ni­zas de Émi­le Zo­la, que fa­lle­ció el 29 de sep­tiem­bre de 1902, son tras­la­da­das al Pan­teón de Pa­rís, el 4 de ju­nio de 1908, Al­fred Drey­fus es ba­lea­do y he­ri­do por Louis-Ant­hel­me Gré­go­ri, ad­mi­ra­dor de Edouard Dru­mont, uno de los prin­ci­pa­les ideó­lo­gos an­ti­se­mi­tas fran­ce­ses, que en 1886 pu­bli­có La Francia

ju­día, li­bro del que ese año se ven­die­ron 100.000 ejem­pla­res.

Al de­cla­rar­se la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, en agos­to de 1914, Al­fred Drey­fus se ofre­ció vo­lun­ta­ria­men­te pa­ra el ser­vi­cio ac­ti­vo, par­ti­ci­pan­do en los com­ba­tes que se desa­rro­lla­ron en el fren­te, al igual que su hi­jo, Pie­rre; y en sep­tiem­bre de 1918, fue as­cen­di­do a te­nien­te co­ro­nel.

Al­fred Drey­fus fa­lle­ce el 12 de ju­lio 1935, a los 75 años de edad.

Al­fred Drey­fus

Émi­le Zo­lá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.