El Teatro Co­lón de Bo­go­tá

La Opinión - Imágenes - - Monumento -

“... Ano­che tu­vo lu­gar en el Pa­la­cio una reunión ani­ma­da, con el ex­clu­si­vo fin de acor­dar las ba­ses pa­ra la edi­fi­ca­ción de un nue­vo teatro. Si aca­so me ale­jo un po­co de la po­lí­ti­ca pa­ra en­tre­gar­me a asun­tos pu­ra­men­te ar­tís­ti­cos, lo ha­go ins­pi­ra­do por el amor que sien­to por el teatro, ya que el ha­rá ol­vi­dar un po­co nues­tra si­tua­ción an­gus­tio­sa y con­tri­bui­rá al fo­men­to del teatro co­lom­biano, el cual po­co a po­co irá abrién­do­se pa­so a tra­vés de las de­más re­pú­bli­cas her­ma­nas”.

Así es­cri­bió en agos­to de 1885 el en­ton­ces pre­si­den­te Rafael Nú­ñez, cuan­do de­ci­dió do­tar a la ca­pi­tal con un teatro de en­ver­ga­du­ra pa­ra con­ver­tir­lo pos­te­rior­men­te en el cen­tro cul­tu­ral de la ciu­dad de Bo­go­tá.

Por ini­cia­ti­va del doc­tor Nú­ñez, se se­lec­cio­nó el edi cio del Teatro Mal­do­na­do, si­tua­do en la Ca­lle 10a. fren­te al Pa­la­cio de San Car­los, co­mo se­de pa­ra la cons­truc­ción del nue­vo teatro. Es­to de­bi­do en par­te, a que den­tro de esas pa­re­des ya se había al­ber­ga­do la cul­tu­ra ore­cien­te de la épo­ca. Si­tuán­do­se allí en sus pri­me­ros años el Co­li­seo Ra­mí­rez, el cual fue com­pra­do por don Bruno Mal­do­na­do quien le dio su ape­lli­do co­mo nom­bre.

Se le con ó al ar­qui­tec­to ita­liano Pie­tro Can­ti­ni, que se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do en la cons­truc­ción del Ca­pi­to­lio Na­cio­nal, el di­se­ño y cons­truc­ción de es­ta im­por­tan­te obra.

A la sa­zón, se en­con­tra­ban en el país dic­tan­do cla­ses ar­tis­tas de re­nom­bre co­mo el es­cul­tor Cé­sar Sig­hi­nol y el or­na­men­ta­dor Lui­gi Ra­me­lli, quie­nes fue­ron in­me­dia­ta­men­te vin­cu­la­dos al pro­yec­to ba­jo la ba­tu­ta del ar­qui­tec­to Can­ti­ni, quien ade­más lo­gró la par­ti­ci­pa­ción de pin­to­res co­mo Fi­li­po Mas­te­ra­lli y Giu­se­pe Me­na­ri­ni, ade­más del tra­mo­yis­ta Gior­gio To­fa­lo­ni. Es­te ex­clu­si­vo equi­po ini­ció las ta­reas en enero de 1886, con­tan­do con un área de cons­truc­ción de 2.400 me­tros cua­dra­dos.

Al teatro se le in­cor­po­ró el es­ti­lo neo­clá­si­co im­pe­ran­te de la épo­ca, con una fa­cha­da de or­den dó­ri­co en pie­dra ta­lla­da con tres par­tes se­pa­ra­das en­tre sí por dos cor­ni­sas en pie­dra. Por su par­te, la en­tra­da prin­ci­pal cuen­ta con un ves­tí­bu­lo que con­du­ce a la lu­ne­ta con for­ma de he­rra­du­ra, que desem­bo­ca en el pros­ce­nio y la es­ce­na. Allí en el mar­co del es­ce­na­rio, se en­cuen­tran una se­rie de ta­ble­ros en ye­so obra del maes­tro Lui­gi Ra­me­lli, que con­ju­ga me­da­llo­nes, que­ru­bi­nes, ja­rro­nes y guir­nal­das, re­ma­ta­dos por un ca­pi­tel de ti­po dó­ri­co. En­tre es­tos mar­cos se en­cuen­tran los pal­cos del pros­ce­nio, tres a ca­da la­do, de­co­ra­dos con li­ras y cor­nu­pias.

La obra ar­tís­ti­ca rea­li­za­da en el teatro pro­si­gue en los pal­cos, los de pri­mer ni­vel de­co­ra­dos por Lui­gi Ra­me­lli, re­pre­sen­tan en for­ma ale­gó­ri­ca la mú­si­ca, la co­me­dia y la tra­ge­dia; los de se­gun­do ni­vel se com­po­nen de ca­riá­ti­des que sim­bo­li­zan la son­ri­sa y las cua­tro es­ta­cio­nes; los de ter­cer ni­vel son obra del es­cul­tor Cé­sar Sig­hi­nol , ador­na­dos con ca­riá­ti­des que re­pre­sen­tan a jó­ve­nes ata­via­das con ves­ti­dos co­rres­pon­dien­tes a ca­da una de las cua­tro es­ta­cio­nes y nal­men­te los pal­cos de ter­cer ni­vel en la par­te su­pe­rior es­tán de­co­ra­dos con ro­se­to­nes sen­ci­llos.

En la en­tra­da a pla­tea se en­cuen­tran dos ca­riá­ti­des de cuer­po com­ple­to que re­pre­sen­tan a dos jó­ve­nes pa­tri­cias romanas, quie­nes so­por­tan so­bre sus ca­be­zas el pal­co pre­si­den­cial que fue de­co­ra­do con el es­cu­do na­cio­nal que re­ma­ta con el cón­dor.

El pla­fón prin­ci­pal re­co­ge rá­pi­da­men­te las mi­ra­das en la obra del maes­tro Fi­li­po Mas­te­lla­ri que re­pre­sen­ta seis de las nue­ve mu­sas: Clío, es­cri­bien­do la his­to­ria; Eu­ter­pe, to­can­do la trom­pe­ta; Ta­lia, re­pre­sen­tan­do la co­me­dia; Mel­pó­ne­me, in­ter­pre­tan­do la tra­ge­dia; Po­lim­nia, ta­ñen­do la lira y nal­men­te Ca­lío­pe la elo­cuen­cia, le­yen­do un per­ga­mino. Las mu­sas con­for­man un círcu­lo que en pers­pec­ti­va con­ver­ge ha­cia un ro­se­tón de don­de pen­de la lám­pa­ra cen­tral. Un rá­pi­do re­co­rri­do por el teatro per­mi­te dis­tin­guir, en­tre los múl­ti­ples pro­ta­go­nis­tas a Her­na­ni, Aí­da, Faus­to, El Tro­va­dor, Don Juan, Car­men, El Bar­be­ro de Se­vi­lla, Ote­lo, Romeo y Ju­lie­ta en­tre otros de los 36 que ha­cen par­te del gru­po.

El te­lón de bo­ca fue re­sul­ta­do de una am­plia se­lec­ción y dis­cu­sión que fi­nal­men­te desem­bo­có en la acep­ta­ción de la pin­tu­ra del maes­tro

oren­tino An­ni­ba­le Gat­ti, que há­bil­men­te re­pre­sen­ta las más be­llas obras de la ópe­ra y el dra­ma. El cual cuen­ta con un me­da­llón con la e gie de Cris­tó­bal Co­lón, en­mar­ca­da con sen­dos ro­se­to­nes ro­dea­dos de guir­nal­das.

La ma­gis­tral obra ar­tís­ti­ca plas­ma­da den­tro de la cons­truc­ción, fue ca­si ter­mi­na­da a me­dia­dos de 1892 con una duración 6 años de tra­ba­jo y es­fuer­zo. Du­ran­te es­te mis­mo año se de­ci­dió cam­biar el nom­bre ini­cial de Teatro Na­cio­nal por el de Teatro de Cris­tó­bal Co­lón, y se dis­pu­so me­dian­te la ley 25 del 6 de oc­tu­bre de 1892 co­mo fe­cha de inau­gu­ra­ción del teatro el 12 de oc­tu­bre del mis­mo año, co­mo con­me­mo­ra­ción y ce­le­bra­ción de los 400 años del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca.

Un pro­gra­ma de con­cier­tos abrió la puer­ta gran­de de la cul­tu­ra es­cé­ni­ca en el nue­vo Teatro de Cris­tó­bal Co­lón y en el es­treno o cial se pre­sen­tó la Ópe­ra Her­na­ni de Giu­sep­pe Ver­di, in­ter­pre­ta­da por la com­pa­ñía Az­za­lli el 26 de oc­tu­bre de 1895.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.