¡Flash, Eus­tor­gio Col­me­na­res!

La Opinión - Imágenes - - Personaje - Be­to Ro­drí­guez

Una de una de las vir­tu­des más no­ta­bles de Eus­tor­gio Col­me­na­res, era su enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra es­tu­diar al ser hu­mano, sin caer en el chis­me. Em­pe­za­ba por elo­giar las vir­tu­des del pró­ji­mo, lue­go pa­sa­ba a ob­ser­var sus li­mi­ta­cio­nes, sin cruel­dad, y así ad­qui­ría un con­cep­to a fon­do de quien te­nía al fren­te.

A eso le su­ma­ba un abra­san­te si­len­cio, cuan­do era ne­ce­sa­rio, y pa­re­cía que había en­tra­do en un mo­men­to de sú­bi­to disgusto.

De es­ta ma­ne­ra sa­bía quién bus­ca­ba su amis­tad o los fa­vo­res de La Opi­nión, da­da su con­di­ción de di­rec­tor que or­de­na­ba las pa­la­bras a pu­bli­car­se, o por el con­tra­rio se tor­na­ba pru­den­te por­que a na­die le gus­ta que lo ofen­dan, de­cía son­rien­te y a ve­ces de­ja­ba es­cu­char so­no­ras car­ca­ja­das.

Sus edi­to­ria­les a tra­vés de los cua­les el pe­rió­di­co emi­te su for­ma de pen­sar so­bre ma­te­rias a tra­tar, eran ri­cos en pu­re­za del idio­ma, ati­na­dos lo su cien­te a ob­je­to de per­mi­tir­le al ana­lis­ta, pen­sar por sí mis­mo en torno a di­ver­sas si­tua­cio­nes y no di­lu­ci­dar por él.

No obs­tan­te su ges­to, siem­pre adus­to, Eus­tor­gio Col­me­na­res hi­zo ho­nor a su ape­lli­do, da­ba miel a los ne­ce­si­ta­dos que re­que­rían su ca­ri­dad, y agui­jo­na­zos de­li­ca­dos en de­fen­sa de la re­gión por­que La Opi­nión fue un ba­luar­te des­de don­de li­bró ba­ta­llas po­lí­ti­cas, cí­vi­cas, res­pe­tuo­sas de la bue­na pren­sa.

En el dia­ris­mo que­dan erro­res, des­cui­do pro­duc­to de la velocidad, la in­tran­si­gen­cia y el lec­tor es el ser im­por­tan­te a quien va di­ri­gi­do el es­fuer­zo del equi­po co­mu­ni­ca­cio­nal.

El pe­rio­dis­mo es una cien­cia ba­sa­da en la ob­je­ti­vi­dad, no es ab­so­lu­ta y ella so­la se co­rri­ge,

“Que en­ci­ma de esa tum­ba no se de­rra­me llan­to, sino ro­cío, vino, miel. Que pú­be­res ca­né­fo­ras le atrai­gan el acan­to ba­jo un sim­bó­li­co lau­rel”.

siem­pre dis­pues­ta a los cam­bios ne­ce­sa­rios.

Fiel a su es­ti­lo, sin es­ti­le­te y me­nos es­to­la, Eus­tor­gio Col­me­na­res, tra­ta­ba de­li­ca­dos asun­tos con pa­la­bras sen­ci­llas, acom­pa­ña­das de di­chos po­pu­la­res, por­que hi­zo as­co del de­nues­to, la adu­la­ción y de­nue­do del es­fuer­zo ajeno. Ese fue el pun­to de apo­yo de su acier­to, por no de­cir su ma­gia.

Los fa­ná­ti­cos au­to­res de su muer­te nun­ca su­pie­ron de quién se tra­ta­ba y me­nos por qué lo hi­cie­ron.

Es­tos le eri­gie­ron pe­des­tal de só­li­da pea­na y su me­mo­ria si­gue en pie, rme an­te el pa­so del her­mano tiem­po, en la lis­ta de los mi­les de des­ar­ma­dos már­ti­res que ha arro­ja­do el con ic­to co­lom­biano.

Aquí co­bra año­ran­za el ver­so de Da­río, al gran­de Paul Ver­lai­ne.

Eus­tor­gio Col­me­na­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.