El Dol­ce Stil Novo

La Opinión - Imágenes - - Portada -

El Dol­ce Stil Novo, fue el mo­vi­mien­to li­te­ra­rio más im­por­tan­te que sur­gió en­tre Flo­ren­cia y Bo­lo­nia en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIII, cu­yo ma­yor es­plen­dor se si­túa en­tre las úl­ti­mas dé­ca­das y las pri­me­ras del si­glo su­ce­si­vo. Su in ujo per­du­ra­rá has­ta la pri­me­ra mi­tad del si­glo XV. Se desa­rro­lló pri­me­ro en Bo­lo­nia, im­por­tan­te cen­tro de cul­tu­ra uni­ver­si­ta­ria con Gui­do Gui­niz­ze­lli y se di­fun­dió a Flo­ren­cia, con Gui­do Ca­val­can­ti, Dan­te Alig­hie­ri, La­po Gian­ni, Gian­ni Al­fa­ni y Dino Fres­co­bal­di.

El Dol­ce Stil Novo, fue una ex­pre­sión tos­ca­na con la que se de­no­mi­na a es­te gru­po de poe­tas italianos y pro­vie­ne de la

Di­vi­na Co­me­dia de Dan­te, con­cre­ta­men­te del “Pur­ga­to­rio”, can­to XXIV, ver­so 57 (“Di qual dol­ce stil novo ch’i’ odo”, en es­pa­ñol, “Del dul­ce es­ti­lo nue­vo que yo oi­go”).

La es­cue­la es­tu­vo vin­cu­la­da a la con­cep­ción del amor cor­tés, pro­cu­ran­do reaccionar con­tra las con­ven­cio­nes y la frial­dad de la es­cue­la si­ci­lia­na; los poe­tas del Dol­ce Stil Novo pro­fun­di­zan en la lí­ri­ca pro­ven­zal has­ta el pun­to de ela­bo­rar una ver­da­de­ra lo­so­fía del amor. Irrum­pe el amor an­te la vi­sión de la da­ma, esa fuer­za ama­ble pe­ro fe­roz y enaje­nan­te pro­du­ce un re­gis­tro de par­ti­cu­la­res sen­sa­cio­nes, pen­sa­mien­tos, pla­ce­res y do­lo­res. El poe­ta del Dol­ce Stil se vuel­ca com­pla­ci­do a la con­tem­pla­ción de sí mis­mo y a la re­crea­ción poé­ti­ca de to­do lo que pa­sa den­tro de su pe­cho. Amar, su­frir, go­zar, com­pla­cer­se en el sen­ti­mien­to, re­crear­lo, ana­li­zar­lo, he ahí uno de los gran­des ha­llaz­gos del mo­vi­mien­to.

Mu­chas son sus ca­rac­te­rís­ti­cas y ele­men­tos que lo con­for­man. Dan­te los uti­li­zó para con­for­mar la gu­ra de Bea­triz en la Di­vi­na Co­me­dia. Se pue­den pre­sen­ciar las si­guien­tes: Con­ti­núa la tra­di­ción y fun­da­men­to del amor no co­rres­pon­di­do. In­tro­du­ce el tó­pi­co de la Donna An­ge­li­ca­ta, es de­cir, el re ejo de la bon­dad di­vi­na y el re ejo de la be­lle­za di­vi­na. La re­la­ción amo­ro­sa se es­pi­ri­tua­li­za. La na­tu­ra­le­za se con­vier­te en te­ma re­cu­rren­te en los poe­mas co­mo com­ple­men­to del amo­ro­so, y se tra­ta de una na­tu­ra­le­za idea­li­za­da y pri­ma­ve­ral. El amor es­tá uni­do a la gen­ti­le­za de co­ra­zón de for­ma que el amor só­lo pue­de es­tar en un co­ra­zón gen­til (vir­tuo­so, ge­ne­ro­so y no­ble). Ade­más, el amor no es una pa­sión cie­ga, sen­sual, sino un sen­ti­mien­to que ele­va al poe­ta has­ta su unión con Dios, siem­pre a tra­vés de la mu­jer, que es tan bella co­mo su vir­tud, y que apa­re­ce an­te el enamo­ra­do co­mo una cria­tu­ra an­ge­li­cal. Re­cha­zan el de­seo se­xual. As­pi­ran a una unión es­pi­ri­tual y só­lo es­tán sa­tis­fe­chos con sentir ese sen­ti­mien­to amo­ro­so.

To­da es­ta idea es­tá li­ga­da al es­pi­ri­tua­lis­mo y la re­li­gio­si­dad de la épo­ca y, ade­más, tie­ne mu­cho que ver con la ne­ce­si­dad de otor­gar al amor una dig­ni­dad le­gal y re­li­gio­sa, con­vir­tién­do­lo en un as­cen­so ha­cia la per­fec­ción mo­ral y ha­cia Dios. To­da es­ta tensión es­pi­ri­tual y poé­ti­ca sir­ve para ex­pre­sar el re na­mien­to in­te­lec­tual, mo­ral y ar­tís­ti­co de un gru­po de hom­bres cul­tos que, den­tro del mar­co so­cial y cul­tu­ral de la ciu­dad, as­pi­ra­ban a un en­no­ble­ci­mien­to, a una dis­tin­ción por en­ci­ma de las cla­ses so­cia­les y que mar­ca­ba a una nue­va aris­to­cra­cia es­pi­ri­tual de la cul­tu­ra, de la li­te­ra­tu­ra en par­ti­cu­lar y de la nue­va or­ga­ni­za­ción ciu­da­da­na.

En la Di­vi­na Co­me­dia, el poe­ta se pro­yec­ta a lo uni­ver­sal, pro­po­ne un tra­ta­do mo­ral y lo­só co. Dan­te lle­ga a la per­fec­ción por el amor y eso es Dol­ce stil Novo.

El amor, la na­tu­ra­le­za, se­rán los te­mas más im­por­tan­tes ya que se­rán el ca­mino a lo es­pi­ri­tual, que en la re­li­gión se­ría lle­gar a lo di­vino, es de­cir, a Dios.

En el amor la mu­jer que­da idea­li­za­da, es un ser su­pe­rior y el tro­va­dor era su el sir­vien­te. Pe­ro la di­fe­ren­cia que hay en­tre los tro­va­do­res y el Dol­ce Stil Novo, es que, en los tro­va­do­res, la mu­jer fí­si­ca­men­te es de carne y hue­so. Mien­tras que en el Dol­ce stil Novo la mu­jer y el amor se­rán ca­mi­nos ha­cia Dios, la mu­jer se­rá una es­pe­cie de án­gel. Ade­más, la na­tu­ra­le­za se idea­li­za­rá de la mis­ma ma­ne­ra.

Dan­te evo­lu­cio­na has­ta ir más allá, en la su­bli­ma­ción de Bea­triz, en la idea ins­pi­ra­do­ra de la Di­vi­na Co­me­dia, con­vir­tién­do­la en ejem­plo de vi­da in­su­pe­ra­ble, en al­ma subida al cie­lo, ins­pi­ra­do­ra de la ten­den­cia de Dan­te a la glo­ria eter­na.

La Di­vi­na Co­me­dia pue­de ser con­si­de­ra­da co­mo la má­xi­ma crea­ción del pen­sa­mien­to me­die­val. Es la ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual de un cris­tiano, to­do el sa­ber de la épo­ca con­cen­tra­do, un re­tra­to apa­sio­nan­te de los acon­te­ci­mien­tos per­so­na­les y co­lec­ti­vos que su au­tor vi­vió, una vi­sión mís­ti­ca re na­da en su ex­pre­sión y, por úl­ti­mo, un men­sa­je anun­cia­dor de la re­con­quis­ta de la jus­ti­cia y la li­ber­tad por to­do el gé­ne­ro hu­mano. La idea pri­mi­ti­va que lo ins­pi­ra se­rá la exal­ta­ción ce­les­tial de la mu­jer ama­da; tras su muer­te, el amor que trans­cien­de a la pu­ra es­pi­ri­tua­li­dad.

Flo­ren­cia en el Re­na­ci­mien­to.

Dan­te Alig­hie­ri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.