Al­fre­do Díaz Cal­de­rón y sus fa­ce­tas

La Opinión - Imágenes - - Portada - Gas­tón Ber­mú­dez Var­gas

Ca­da vez que se habla de Al­fre­do Díaz Cal­de­rón, in­me­dia­ta­men­te se piensa en ese des­ta­ca­do bas­quet­bo­lis­ta que pu­so muy en al­to los co­lo­res del Norte de San­tan­der y de Colombia, pe­ro que a tra­vés de ese de­por­te pa­ra­le­la y si­len­cio­sa­men­te iba pre­pa­ran­do el te­rreno para eje­cu­tar pos­te­rior­men­te sin sa­ber­lo, una de sus fa­ce­tas in­na­tas y que le apa­sio­na­ron tan­to co­mo el mis­mo ba­lon­ces­to, el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo.

Al­fre­do na­ció en Cú­cu­ta el 1º de ma­yo de 1929. Fue­ron sus pa­dres don Jo­sé An­to­nio Díaz y do­ña Jo­se­fi­na Cal­de­rón quie­nes te­nían co­mo negocio la pa­na­de­ría La Fra­gan­cia, pri­me­ro ubi­ca­da en la ave­ni­da 4ª en­tre ca­lles 10 y 11 y pos­te­rior­men­te en la ca­lle 11 en­tre ave­ni­das 8ª y 9ª. Pro­crea­ron tres hi­jos: Al­fre­do, Car­los y Li­gia, y co­mo so­lía su­ce­der, los va­ro­nes ade­más de la res­pon­sa­bi­li­dad de sus es­tu­dios, de­bían ayu­dar en las ac­ti­vi­da­des de la pa­na­de­ría.

Apren­dió sus pri­me­ras le­tras y los dos pri­me­ros cur­sos de pri­ma­ria en la es­cue­li­ta de do­ña Ma­ría, ubi­ca­da en ave­ni­da 10ª en­tre ca­lles 11 y 12. Lle­ga al co­le­gio Sa­gra­do Co­ra­zón en 1940 a cur­sar 3º ele­men­tal, don­de con­si­gue el am­bien­te apro­pia­do para desa­rro­llar el bas­quet­bol (su de­por­te pre­fe­ri­do que ha­bía em­pe­za­do a ju­gar en el so­lar de la Jo­ye­ría El Sol), por el apoyo que le da­ba los Her­ma­nos de las Es­cue­las Cris­tia­nas, ade­más de ser la cu­na de ese de­por­te cuan­do lo tra­jo el her­mano fran­cés Arturo Mo­nier a prin­ci­pios de los años 30 del si­glo pa­sa­do.

Por cir­cuns­tan­cia de la vi­da cur­san­do 4º ba­chi­lle­ra­to en 1946 los her­ma­nos Díaz Cal­de­rón se vie­ron obli­ga­dos a de­jar sus es­tu­dios y de­di­car­se al negocio que sus pa­dres les ha­bían obli­ga­do a apren­der para for­ta­le­cer su sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad. Los mu­cha­chos de­mos­tra­ron a tra­vés del tiem­po, que fue­ron de los me­jo­res en el o cio, has­ta el pun­to que las ace­mas ne­gras de chi­cha­rrón fue­ron fa­mo­sas en la ciu­dad.

Al­fre­do des­de muy cor­ta edad es­tu­vo li­ga­do al de­por­te y su gen­te, es así que des­de los seis años veía ju­gar los nes de se­ma­na jun­to a su pa­dre, fút­bol y béis­bol en la pla­zue­la Li­ber­ta­dor, hoy par­que Na­cio­nal, de­bi­do a que su ca­sa es­ta­ba ubi­ca­da pre­ci­sa­men­te en una de las cua­dras que la li­mi­ta­ban, ave­ni­da 4ª en­tre ca­lles 8 y 9, allí vio ju­gar a de­por­tis­tas des­ta­ca­dos co­mo por ejem­plo al gran fut­bo­lis­ta Da­niel An­to­lí­nez; y a los ocho años, en 1937, no se per­dió un par­ti­do del Pri­mer Cam­peo­na­to Na­cio­nal de Bas­quet­bol en la can­cha de tie­rra del co­le­gio Sa­gra­do Co­ra­zón, don­de ‘To­to’ Her­nán­dez fue ca­ta­lo­ga­do el me­jor ju­ga­dor del even­to. En ese mo­men­to co­men­zó su in­quie­tud por la re­co­pi­la­ción de da­tos de­por­ti­vos; guar­dó las fo­tos y es­cri­tos de pren­sa so­bre el cam­peo­na­to.

A los tre­ce años es­tan­do es­tu­dian­do en el co­le­gio Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, in­te­gró al equi­po de bas­quet­bol La Sa­lle en un cam­peo­na­to in­fan­til en Ru­bio, Es­ta­do Tá­chi­ra. En ese even­to fue nom­bra­do su com­pa­ñe­ro Luis Cardozo co­mo Me­jor Ju­ga­dor, y ahí fue don­de co­men­zó a es­cri­bir me­mo­rias y ex­pe­rien­cias de­por­ti­vas. Por in­for­tu­nios del des­tino dos años más tar­de (1944), es­te com­pa­ñe­ro, gran deportista, fa­lle­ció trá­gi­ca­men­te, lo que des­per­tó aún más su in­te­rés por la his­to­ria y me­mo­rias de he­chos de­por­ti­vos.

Ya para ese mo­men­to Al­fre­do es­ta­ba en­ca­mi­na­do a ju­gar el de­por­te del bas­quet­bol; en 1945 se or­ga­ni­za un in­ter­co­le­gial de­par­ta­men­tal en Pam­plo­na y con so­lo 16 años for­ma par­te del equi­po ti­tu­lar de La Sa­lle (Sa­gra­do Co­ra­zón) jun­to con Eduar­do Já­co­me, Car­los Ran­gel, Da­vid Da­río Po­rras y Car­los Ce­lis Ca­rri­llo. De ahí en ade­lan­te in­te­gró el equi­po de la Se­lec­ción del Norte en even­tos na­cio­na­les des­de 1946 a 1959 y su úl­ti­ma par­ti­ci­pa­ción na­cio­nal fue en los Jue­gos Croy­don de Ca­li en 1962.

Per­so­nal­men­te tu­ve la for­tu­na de ser su con­trin­can­te y ver­lo ju­gar, cuan­do Al­fre­do ya re­ti­ra­do, de­ci­de or­ga­ni­zar un equi­po de ve­te­ra­nos que re­cuer­do es­ta­ban Eras­mo Her­nán­dez, Wil­ber Daw, creo que Moi­sés Ba­rro­so y otros, y par­ti­ci­pan en un cam­peo­na­to de­par­ta­men­tal en 1965, don­de pu­de ob­ser­var aún su in­te­li­gen­cia en el jue­go, bue­na for­ma de dis­tri­buir el ba­lón y so­bre to­do su pre­ci­sión en lan­za­mien­tos de me­dia dis­tan­cia.

En su pe­río­do ac­ti­vo jue­ga con des­ta­ca­dos ju­ga­do­res nor­te­san­tan­de­rea­nos ade­más de los an­tes nom­bra­dos ta­les co­mo Moi­sés Ba­rro­so, Hu­go Uribe (años an­tes en el so­lar de su ca­sa hi­cie­ron una can­cha don­de los más pe­que­ños co­mo Al­fre­do y Car­los, apren­dían el bas­quet­bol ju­gan­do y vien­do a los ma­yo­res en­tre ellos los her­ma­nos Uribe Cal­de­rón, y don­de asis­tía tam­bién ‘To­to’ y Elías Fuen­tes, Ma­nuel Jo­sé y En­ri­que Var­gas Ra­mí­rez, Vir­gi­lio Bar­cos Var­gas y los Col­me­na­res Bap­tis­ta en­tre otros), Hu­go Gue­rre­ro, su her­mano Car­los quien lo acom­pa­ñó du­ran­te su ca­rre­ra de­por­ti­va, Eras­mo Her­nán­dez, Sa­muel Cas­ta­ñe­da, Ro­sa­rio Gó­mez, ‘Mi­co’ So­ler, Da­vid Mo­ran­tes, el hoy mi ami­go Al­va­ro Gil, ‘Pa­cho’ Con­tre­ras, Ser­gio e Hi­la­rio Ló­pez, los más jó­ve­nes Ro­que Pe­ña­lo­za, Gustavo Mar­tí­nez, ‘Pi­po’ Gó­mez, ‘Pa­tón’ Sán­chez, ‘Fos­fo­ri­to’ Cas­tro, Hu­go To­rres, Raúl ‘Ca­ra­jo­te’ Fer­nán­dez, Jorge ‘Chan­cha­ral’ Sán­chez, Al­va­ro ‘Che­ma’ Mén­dez, Ot­to ‘Ci­cu­ta’ Jiménez, Luis Eduar­do Cas­tro Lo­bo, en­tre mu­chos otros.

Re­pre­sen­tó a Colombia en los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos de Bue­nos Ai­res 1951, Jue­gos Su­ra­me­ri­ca­nos de Mon­te­vi­deo 1953, Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be de Mé­xi­co 1954, Jue­gos Su­ra­me­ri­ca­nos de Cú­cu­ta 1955, Jue­gos Su­ra­me­ri­ca­nos de San­tia­go de Chi­le 1958 y Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be en Ca­ra­cas 1959. Com­par­tió en al­gún mo­men­to Se­lec­ción Colombia con los nor­te­san­tan­de­rea­nos: Su her­mano Car­los Díaz, Da­vid Mo­ran­tes, An­to­nio ‘Mi­co’ So­ler, Hi­la­rio Ló­pez y Ro­que ‘Fie­ra’ Pe­ña­lo­za. Ade­más de gu­ras na­cio­na­les ta­les co­mo Edi­son Ch­ris­top­her, ‘Pa­cho’ Ne­meth y los her­ma­nos Man­za­ne­ra.

Ca­be des­ta­car que Al­fre­do Díaz tie­ne el re­cord de ha­ber ocu­pa­do en el equi­po del Norte co­mo ca­pi­tán, en­tre­na­dor y di­rec­tor téc­ni­co al mis­mo tiem­po en la II Co­pa Colombia de 1957, igual­men­te lo hi­zo con la se­lec­ción Colombia en los VIII Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, que se rea­li­za­ron en Ca­ra­cas en 1959.

En to­do ese pe­ri­plo co­mo ju­ga­dor no de­jó de to­mar da­tos y re­co­pi­lar in­for­ma­ción de los even­tos en que iba par­ti­ci­pan­do, ade­más su con­di­ción de fi­gu­ra y ca­pi­tán en los equi­pos, le fa­ci­li­tó ha­cer amis­tad con ve­te­ra­nos de­por­tis­tas, en­tre­na­do­res y di­rec­ti­vos de di­fe­ren­tes de­por­tes en el de­par­ta­men­to, así co­mo pe­rio­dis­tas y lo­cu­to­res, con quie­nes sos­te­nía fre­cuen­tes char­las so­bre el ori­gen y desa­rro­llo de ca­da de­por­te, lo cual ali­men­ta­ba su ar­chi­vo his­tó­ri­co y su co­no­ci­mien­to de­por­ti­vo per­so­nal.

Se enamo­ra de la da­ma ba­rran­qui­lle­ra El­ba Fuen­tes, so­bri­na de Elías y ‘To­to’ Fuen­tes (otro gran­de del bas­quet­bol nor­te­san­tan­de­reano), a quien co­no­ció en ca­sa de su her­ma­na Li­gia, ca­sa­da con Elías. Se ca­san en la igle­sia del Per­pe­tuo So­co­rro de Ba­rran­qui­lla el 15 agos­to de 1959. De esa unión na­cen sus sie­te hi­jos Al­ber­to, Ma­nuel, Eduar­do, Ma­ría He­le­na, Mi­guel, Yo­li­ma y Xio­ma­ra. Do­ña El­ba ines­pe­ra­da­men­te se ade­lan­ta al lla­ma­do del Se­ñor y par­te el 13 mar­zo de 2016, des­pués de ha­ber cum­pli­do ca­bal­men­te su rol de ma­dre y aman­te es­po­sa por ca­si 57 años, fue ese un du­ro gol­pe fa­mi­liar.

Al ca­sar­se de­ci­de re­ti­rar­se del ba­lon­ces­to y to­mar el ca­mino del pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo co­mo un ‘hobby’ y ser ins­truc­tor de bas­quet­bol de la mu­cha­cha­da cu­cu­te­ña, rol que cum­plió en es­to úl­ti­mo con de­di­ca­ción en la ciu­dad, con siem­pre la idea de in­cre­men­tar el de­por­te en es­cue­las, co­le­gios, uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos de ca­pa­ci­ta­ción y la crea­ción de es­cue­las de for­ma­ción de­por­ti­va.

Tra­ba­jó en los di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­cial lo­cal, na­cio­nal y en al­gu­nos otros paí­ses su­ra­me­ri­ca­nos co­mo in­vi­ta­do es­pe­cial. En la te­le­vi­sión por ejem­plo fue co­men­ta­ris­ta del es­te­lar pro­gra­ma de­por­ti­vo, en pleno apo­geo na­cio­nal, de Pro­duc­cio­nes JES, de don Ju­lio E. Sán­chez Va­ne­gas en Ca­ra­col TV. Tam­bién fue co­men­ta­ris­ta en jue­gos Na­cio­na­les, Su­ra­me­ri­cano, Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be y Mun­dia­les de bas­quet­bol. En la ra­dio en ca­li­dad de co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo, compartiendo trans­mi­sio­nes ra­dia­les a ni­vel na­cio­nal con gran­des na­rra­do­res del pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo co­lom­biano y lo­cal­men­te con el Gru­po Ra­dial Co­lom­biano, Ra­dio Guai­ma­ral, Ra­dio San Jo­sé y La Gue­rri­lla De­por­ti­va. Y en pren­sa es­cri­bió para los gran­des de pe­rió­di­cos de Colombia, El Tiem­po y El Es­pec­ta­dor, y a ni­vel lo­cal en el dia­rio La Opi­nión.

Ya ha­bía te­ni­do sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias co­mo co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo; sien­do ju­ga­dor ac­ti­vo, fue in­vi­ta­do por la cadena ra­dial Splen­di de Ar­gen­ti­na, en los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos de Bue­nos Ai­res, para co­men­tar el jue­go en­tre Es­ta­dos Unidos y Ecua­dor, en el fa­mo­so Lu­na Park. Lue­go en 1954 en los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, co­men­tó el jue­go de Cu­ba con­tra Puer­to Ri­co, para RTV Az­te­ca de Mé­xi­co. En 1958 en el Su­ra­me­ri­cano de Bas­quet­bol Ma­yo­res, fue co­men­ta­ris­ta en tres pro­gra­mas del es­pa­cio ‘Lu­ces de la Ciu­dad‘ en Ra­dio Yun­gay de San­tia­go de Chi­le. Trein­ta años des­pués di­ri­ge un pro­gra­ma de­por­ti­vo en Cú­cu­ta en Ra­dio San Jo­sé y le co­lo­ca el mis­mo nom­bre, ‘Lu­ces de la Ciu­dad’.

En 1975 co­men­ta por Ca­ra­col Ra­dio Na­cio­nal el Mun­dial de Bas­quet­bol Fe­me­nino de Ma­yo­res con los me­jo­res na­rra­do­res del país. En 1978 co­men­tó para Ca­ra­col Na­cio­nal los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be en Me­de­llín, jun­to con Ed­gar ‘El ne­gro’ Pe­rea, Esau Ja­ra­mi­llo Mon­ta­ño, Ce­sar Au­gus­to Ga­ri­za­bal y Juan Gui­ller­mo Iz­quier­do. Co­men­tó el Mun­dial de Bas­quet­bol Mas­cu­lino de Ma­yo­res en 1982 para el Gru­po Ra­dial Co­lom­biano en ‘La Gue­rri­lla De­por­ti­va’, con otros gran­des de la na­rra­ción de Colombia, Gui­ller­mo Díaz Sa­la­man­ca (fa­mo­so imi­ta­dor de vo­ces), Os­car Ren­te­ría Jiménez, ‘El Pa­che’ An­dra­de y Car­los An­to­nio Vé­lez. Tra­ba­jó en 1985 para la Te­le­vi­sión Es­ta­tal Na­cio­nal para cu­brir los Jue­gos Na­cio­na­les De­por­ti­vos de Vi­lla­vi­cen­cio. De­ja es­te ‘hobby’ en el año 2005.

Para com­ple­tar su obra, Al­fre­do le ha de­ja­do a la re­gión yo di­ría su obra cum­bre co­mo es su li­bro de los pri­me­ros 100 años del de­por­te cu­cu­te­ño, De­por­te Cu­cu­te­ño des­de

1900 has­ta el 2000, ba­sa­do en to­da su re­co­pi­la­ción de in­for­ma­ción de­por­ti­va du­ran­te 63 años, que ini­ció en ese pri­mer cam­peo­na­to na­cio­nal de bas­quet­bol en 1937. Es­toy se­gu­ro de no ha­ber si­do por él, muy di­fí­cil­men­te los cu­cu­te­ños y la re­gión, hu­bie­ra po­di­do co­no­cer su ver­da­de­ra his­to­ria de­por­ti­va.

Por úl­ti­mo, de­bo pe­dir a las au­to­ri­da­des lo­ca­les y na­cio­na­les de­por­ti­vas, que a esa le­yen­da vi­vien­te nues­tra, se le de­be un re­co­no­ci­mien­to en vi­da que per­du­re, co­mo he oí­do mu­chas ve­ces en reunio­nes de los bas­quet­bo­lis­tas, co­mo dar­le su nom­bre a una ave­ni­da prin­ci­pal y/o un mo­nu­men­to en al­gu­na pla­za pú­bli­ca e im­pe­ra­ti­vo su nom­bre a un im­por­tan­te es­ce­na­rio de­por­ti­vo. ¡Gra­cias, Al­fre­do­te!

Con el pe­rio­dis­ta Car­los Ra­mí­rez Pa­rís, ´Trom­po­lo­co’, 1955.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.