Ru­sia y el Ge­ne­ral In­vierno

La Opinión - Imágenes - - Historia - Ce­lia Mo­li­na (*)

El frío que ha­ce en Ru­sia es el mis­mo que fre­nó el pa­so de los na­zis.

En ve­rano de 1941, las tro­pas de Hitler se lan­za­ron a la con­quis­ta de Moscú, con an­do en al­can­zar Ru­sia sin es­fuer­zo en tan só­lo cua­tro o cin­co me­ses. Sin em­bar­go, la Wehr­macht no con­tó con el peor enemi­go que po­dría en­con­trar­se en su ca­mino: el in­vierno ru­so. Las imá­ge­nes de la ola po­lar que es­tá su­frien­do Europa y que ha con­ge­la­do has­ta los ter­mó­me­tros (Ru­sia ha ron­da­do en­tre los -35ºC y los -62ºC en al­gu­nas zo­nas) nos ha re­cor­da­do a ese gran mons­truo me­teo­ro­ló­gi­co al que se lla­ma ‘Ge­ne­ral In­vierno’.

Es cier­to que la vic­to­ria de los ru­sos fren­te a los na­zis en la ba­ta­lla de Sta­lin­gra­do no pue­de ad­ju­di­car­se só­lo al tre­men­do frío que se re­gis­tró en no­viem­bre de 1941. Sin em­bar­go, el Ejér­ci­to Ro­jo su­po va­ler­se há­bil­men­te de sus in­so­por­ta­bles con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas para es­tan­car a las tro­pas ale­ma­nas en su es­te­pa, que­dan­do a mer­ced del du­ro in­vierno que, ca­sual­men­te, se ha­bía ade­lan­ta­do.

El ob­je­ti­vo del Für­her era al­can­zar Moscú en una me­dia de cua­tro me­ses, con

an­do en que se­ría una ‘gue­rra re­lám­pa­go’ si­mi­lar al res­to de sus con­quis­tas en Europa. Na­die es­pe­ra­ba que, en pleno no­viem­bre, las tem­pe­ra­tu­ras ba­ja­rían a -45 /-55 gra­dos (se­gún los da­tos que apor­ta Ogi­met), por lo que los mi­li­ta­res na­zis no lle­va­ban uni­for­mes ade­cua­dos para so­por­tar el vien­to y las tor­men­tas de nie­ve. Así, el cli­ma se con­vier­te en uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes de los en­fren­ta­mien­tos bé­li­cos.

Al frío se su­mó la pe­ri­cia mi­li­tar de los ha­bi­tan­tes de las zo­nas de pa­so de las tro­pas, pues que­ma­ron sus ca­sas para evi­tar que la Wehr­macht en­con­tra­ra re­fu­gio. Del mis­mo mo­do, se des­hi­cie­ron de ali­men­tos y man­tas para pro­vo­car la en­fer­me­dad y la muer­te de sus enemi­gos, tal y co­mo ocu­rrió.

La le­yen­da cuen­ta que el mis­mo error que co­me­tió Hitler, ya lo ha­bía co­me­ti­do an­tes Na­po­león, cuan­do de­ci­dió in­va­dir Ru­sia en 1812. Sin em­bar­go, no hay da­tos que co­rro­bo­ren que, efec­ti­va­men­te, aquel oto­ño-in­vierno fue­ra igual de cru­do que el que con­ge­ló a los na­zis e, in­clu­so, hay in­di­cios de que fue más cá­li­do de lo nor­mal. Sea co­mo fue­re, el frío ru­so pu­do cau­sar un gran da­ño a la con­tien­da, pues no es lo mis­mo hablar de él, que vi­vir­lo.

Es­ta se­ma­na, tan­to Ru­sia co­mo los paí­ses eu­ro­peos del norte y del es­te han su­fri­do los es­tra­gos de una ola de frío si­mi­lar a la de los años 40, y el ‘Ge­ne­ral In­vierno’ ha tras­pa­sa­do las fron­te­ras ru­sas para de­jar tem­pe­ra­tu­ras es­ca­lo­frian­tes – y nun­ca me­jor di­cho- en Ale­ma­nia (-31,4ºC), Fin­lan­dia (-41ºC) o Re­pú­bli­ca Che­ca (-34ºC). Afor­tu­na­da­men­te y, aun­que las tem­pe­ra­tu­ras con­ti­nua­rán ba­jo ce­ro, el tem­po­ral co­men­zó a re­mi­tir en la jor­na­da de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.