Eduar­do Co­te La­mus

La Opinión - Imágenes - - Perfil - Cé­sar H. For­tu­na M.

“Aquél, a quien los dio­ses aman, muere jo­ven” (Me­nan­dro) “El tiem­po es eter­ni­dad”. (Sha­kes­pea­re) “M

emo­rias de un ol­vi­do” es una obra muy bien do­cu­men­ta­da que lle­gó a mis ma­nos en es­te co­mien­zo de año 2018 no co­mo un li­bro más, sino a de­ta­llar la vi­da co­ti­dia­na de Co­te La­mus y a re­for­zar esos con­cep­tos tal vez un po­co va­cíos y lo­grar en­tre­la­zar­los, for­man­do un con­cep­to más con­den­sa­do del va­te que pe­re­gri­nó des­de 1928 has­ta 1964 y exac­ta­men­te en es­te año ce­le­bra­mos los 90 años de su na­ci­mien­to. Es de­cir que Co­te La­mus tie­ne 54 años de su des­apa­ri­ción más de lo que vi­vió en es­te pla­ne­ta.

Con tan só­lo 36 años hu­yó de la vi­da tan pron­to, co­mo Gai­tán Du­rán sin ter­mi­nar de cum­plir su mi­sión, co­mo tam­bién lo hi­zo Ale­jan­dro Magno ca­bal­gan­do en el mun­do con Bu­cé­fa­lo y Co­te La­mus por los ca­mi­nos de Cá­co­ta, Si­los y Bá­be­ga en sus pre­fe­ri­dos co­mo fue­ron Cas­co no, Dul­ce­sue­ño, el Pa­lo­mo.

De la mano del au­tor Cé­sar Eduar­do Ca­mar­go Ra­mí­rez en­tra­mos de lleno a un mun­do li­te­ra­rio ima­gi­nan­do esas tra­ve­sías y de­ta­lles y por qué no a sus an­dan­zas, a su rma­men­to poé­ti­co con esa na­tu­ra­li­dad y he­chi­zo.

En un len­gua­je sen­ci­llo con una na­rra­ti­va bas­tan­te in­ten­sa y por­me­no­ri­za­da lle­van­do a ca­da lec­tor a ese re­cuer­do, a esa nos­tal­gia del va­te des­apa­re­ci­do a los trein­ta y seis años cuan­do ape­nas ha­cía un pe­ri­plo en el país de la vi­da co­mo fue la vi­da de Eduar­do Fran­cis­co Co­te La­mus.

Los ni­ños jue­gan con bar­cos de pa­pel en el agua, otros con las ho­jas. El ma­ri­ne­ro con el amor en otro puer­to y los poe­tas con las pa­la­bras en la fra­gua para ha­cer con ellas so­ne­tos al amor, al tiem­po y al vien­to.

Un via­je­ro enamo­ra­do del amor, del ex­tran­je­ris­mo, de su li­te­ra­tu­ra, un ser que cul­ti­vó amis­ta­des en Europa co­mo Vi­cen­te Alei­xan­dre que fue Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en 1977 per­te­ne­cien­te a la Ge­ne­ra­ción del 27 que fue una eta­pa ca­ta­lo­ga­da en Es­pa­ña co­mo el si­glo de oro, don­de hu­bo mo­vi­mien­tos li­te­ra­rios. Alei­xan­dre tu­vo in uen­cia de Béc­quer, Gón­go­ra y cul­ti­vó la poe­sía don­de sus prin­ci­pa­les ras­gos se in­cli­nan por dar­le vi­da a los sue­ños, a la muer­te y a la ima­gi­na­ción, te­nien­do am­bos li­te­ra­tos mu­chos ras­tros co­mu­nes.

El ser hu­mano es im­per­fec­to se re­fu­gia en la an­gus­tia y en el do­lor” (Alei­xan­dre)

“No es tu nal co­mo una co­pa va­na/ que hay que apu­rar/ arro­ja el cas­co y muere” (Vi­cen­te Alei­xan­dre)

Co­te se im­preg­nó de esos ver­sos en Es­pa­ña y Ale­ma­nia que re­cor­da­ba su tie­rra, sus an­dan­zas por Bá­be­ga, Si­los, Pam­plo­na y Cú­cu­ta, las bi­blio­te­cas que vi­si­ta­ba, su lo­so­fía, sus char­las con Bió

lo Pan­clas­ta. Los poe­mas de Co­te son sen­ten­cias: “Uno tie­ne que cantar Por­que un nue­vo Caín es ser poe­ta” “Si: por es­ta pa­la­bra que yo es­cri­bo Se­ré des­pués juz­ga­do, ajus­ti­cia­do. (La Jus­ti­cia). “El mar no pue­de mo­rir por­que es la ce­ni­za de los ríos”. (El mi­la­gro).

Son pa­la­bras fi­lo­só­fi­cas con ese eso­te­ris­mo con esa pre­des­ti­na­ción y que su vi­da fue co­mo un par­pa­deo para huir, cuan­do su ma­du­rez li­te­ra­ria em­pe­za­ba a dar esos fru­tos con nue­vos poe­mas.

Su poe­sía gira di­go gira por­que es pe­ren­ne, en pa­la­bras cla­ves: vien­to, jui­cio, muer­te, es­pe­ra, tiem­po, amor. “Y si el amor ya no acom­pa­ña, ¿A dón­de ir? (La vi­da en vano) En el Dia­rio del Atra­to y del al­to San Juan vi­vió la idio­sin­cra­sia del pue­blo y sus ha­bi­tan­tes in­dí­ge­nas co­no­ce­do­res de los se­cre­tos de la sel­va, sus ríos y la po­bre­za que los acom­pa­ña­ba. Sus co­plas más co­no­ci­das: El oro lo ro­bó el grin­go, El plá­tano el pa­na­má; No que­da sino tris­te­za Y re­má, re­má, re­má. Tam­bién ana­li­zan­do sus poe­mas hay ve­ces se vuel­ven ne­ru­dia­nos co­mo: “Por­que quie­ro ha­cer un pá­ja­ro con tu piel”. “To­das las es­ta­cio­nes es­tán en su cuer­po”. “Tu piel es el lí­mi­te del fue­go”.

(La es­ta­ción pe­ren­ne).

Tum­ba de Eduar­do Co­te La­mus en Pam­plo­na.

Eduar­do Co­te La­mus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.