Mi­sa y Ca­te­cis­mo

La Opinión - Imágenes - - Portada - Luis Fer­nan­do Ca­rri­llo

I

La jor­na­da do­mi­ni­cal co­men­za­ba en los ho­ga­res de ha­ce añi­tos con la san­ta mi­sa. Cuan­do eso los jó­ve­nes se acos­ta­ban tem­prano el sá­ba­do. No exis­tían las zo­nas ro­sas y de­más si­tios de dis­trac­ción de los días de hoy. Le pe­dían la ben­di­ción al pa­pá y a la ma­má y se en­co­men­da­ban al án­gel de la guar­da con es­ta be­lla ora­ción: “San­to Án­gel de mi guar­da, Oh mi dul­ce com­pa­ñía, no me des­am­pa­res ni de no­che ni de día, hasta que no es­té en la pre­sen­cia de Je­sús, Jo­sé y Ma­ría”.

Ma­dre lla­ma­ba ha­cia las seis de la ma­ña­na y co­men­za­ban los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la asis­ten­cia a la eu­ca­ris­tía, co­mo se le di­ce en los tiem­pos con­tem­po­rá­neos. Con la me­jor ro­pi­ta, que era muy es­ca­sa, a de­cir ver­dad, se lle­ga­ba a la igle­sia a sa­lu­dar al Crea­dor. Ha­bía mo­men­tos muy bo­ni­tos co­mo la Ele­va­ción, la lec­tu­ra del Evan­ge­lio, aun­que a ve­ces el ser­mon­ci­to del cu­ri­ta se alar­ga­ba más de la cuen­ta. Ex­po­nía a los eles, aún a los más fer­vo­ro­sos, a caer en le­tar­go y can­san­cio. Se da­ba con ca­ri­ño la li­mos­na y se es­pe­ra­ba con an­sie­dad la ho­ji­ta pa­rro­quial. A más de no­ve­do­sa, era la prue­ba en el ho­gar de que la mo­ne­da ha­bía si­do en­tre­ga­da a la igle­sia y no dis­traí­da en una em­pa­na­da o en un ma­sa­ti­co que se ex­pen­día cer­ca del atrio. Por lo ge­ne­ral uno se reunía a la sa­li­da con los ami­gos y ha­cía co­men­ta­rios in­ge­nuos de las co­sas del mun­do pas­to­ril en que se vi­vía. Se re­cuer­da que uno de los te­mas era el par­ti­do que esa tar­de dispu­taría el glo­rio­so Cú­cu­ta De­por­ti­vo. La po­si­bi­li­dad de co­lar­se al es­ta­dio pa­ra ver­lo, siempre y cuan­do se die­ra per­mi­so en la ca­sa.

II

Ca­si nun­ca se ob­te­nía por­que ha­bía que asis­tir a otra prác­ti­ca do­mi­ni­cal in­elu­di­ble. Era el ca­te­cis­mo. Una es­pe­cie de adoc­tri­na­mien­to en la fe ca­tó­li­ca, apos­tó­li­ca y ro­ma­na. Des­apa­re­ci­do también hoy por efec­tos de la mo­der­ni­dad. Ha­bía unos ca­te­quis­tas, di­ri­gi­dos por el pá­rro­co y una mon­ja. Eran jo­ven­ci­tos o jo­ven­ci­tas ma­yo­res de edad, dig­ni­dad y go­bierno. Por lo ge­ne­ral los ni­ños asis­tían lle­va­dos de la mano por los “gran­du­lo­nes” del ba­rrio, a quie­nes la ma­dre ob­se­quia­ba un dul­ce o una mo­ne­da pa­ra que los cui­da­ran y no co­gie­ran ma­las com­pa­ñías.

“Cuí­de­me­lo mu­cho” y “aví­se­me si se por­ta mal”. Era la ad­ver­ten­cia que re­ci­bían y se di­ri­gían al tem­plo don­de muy re­co­gi­di­tos en la ban­ca es­cu­cha­ban los pri­me­ros pi­nos teo­ló­gi­cos, que aún si­guen acom­pa­ñan­do a los “je­chos” de hoy.

Se da­ba una bo­le­ta cu­yo pun­ta­je va­ria­ba se­gún la asis­ten­cia, el com­por­ta­mien­to y la asi­mi­la­ción de co­no­ci­mien­tos. El pá­rro­co se mos­tra­ba muy com­pla­ci­do con el re­co­gi­mien­to mos­tra­do por los pár­vu­los y año­ra­ba que mu­chos de ellos in­gre­sa­ran al se­mi­na­rio de Pam­plo­na. Los des­pe­día con una ca­ri­ño­sa ben­di­ción da­da ma­jes­tuo­sa­men­te. Al lle­gar a la ca­sa ma­dre se mos­tra­ba muy com­pla­ci­da. Re­par­tía el pun­tal al que te­nía de­re­cho el acom­pa­ñan­te. Des­pués oír el par­ti­do del glo­rio­so Cú­cu­ta De­por­ti­vo, aca­bar de hacer las ta­reas y acos­tar­se a dor­mir pa­ra el lu­nes vol­ver a la es­cue­la.

III

Qui­zá es pi­sar la con­cha de la nos­tal­gia de­cir que el tiempo pa­sa­do fue me­jor. Qui­zá no. Lo cier­to es que por aque­llas ca­len­das todo era más sen­ci­llo, me­nos com­pli­ca­do. No se vi­vía en el tu­gu­rio uni­ver­sal que es el mun­do de hoy, con to­da su com­ple­ji­dad si­quiá­tri­ca. Se te­nía me­nos, pe­ro se era más feliz.

Los días de la es­cue­la, de la mi­sa, del ca­te­cis­mo, con to­da la in­ge­nui­dad que re­pre­sen­ta­ban, eran ca­mino por don­de tran­si­ta­ron hom­bres y mu­je­res que fue­ron y si­guen sien­do muy felices. ¿Así lo son los jó­ve­nes de hoy?

Pa­dre Da­niel Jor­dán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.