La muer­te de Je­sús, re­la­tos e his­to­ria

La Opinión - Imágenes - - Portada - Ri­car­do Re­yes Cal­de­rón

La muer­te de Je­sús cons­ti­tu­ye un pun­to axial en la con gu­ra­ción de la fe cris­tia­na, y con él, un pun­to par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te en la his­to­ria hu­ma­na. Se de­be ar­mar, pri­me­ra­men­te, que los re­dac­to­res de los evan­ge­lios, le­jos de ser unos hom­bres de cien­cia me­ti­dos en el si­len­cio de una o ci­na de trabajo e in­cli­na­dos so­bre los pa­pi­ros de los re­cuer­dos his­tó­ri­cos, son miem­bros de unas co­mu­ni­da­des que les pi­den una pa­la­bra de vi­da pa­ra su hoy (Cou­sin, 1981: 35). La cien­cia mo­der­na só­lo des­pun­ta ha­cia el si­glo XVI, y no se pue­de pe­dir a un au­tor an­ti­guo, in­tere­sa­do en la pro­yec­ción de su ex­pe­rien­cia de fe, las exac­ti­tu­des, neu­tra­li­da­des, ob­je­ti­vi­da­des e in cont ro ver­ti­bi­li­da­des de las enun­cia­cio­nes cien­tí cas po­si­ti­vis­tas.

Los he­chos de la muer­te his­tó­ri­ca de Je­sús no son, en­ton­ces, de fá­cil dis­cer­ni­mien­to pues las fuen­tes que lo in­for­man tie­nen un le­gí­ti­mo n re­li­gio­so: la ma­yo­ría de tes­ti­mo­nios del primer si­glo de la era cris­tia­na son de ca­rác­ter con­fe­sio­nal, cla­ra­men­te par­ti­da­rios de la fe en el pro­fe­ta de Na­za­reth. Los evan­ge­lios son de­cla­ra­cio­nes de fe, no “Vi­das de Je­sús”.

EL HE­CHO JE­SÚS

No obs­tan­te, hay evi­den­cias en la his­to­ria fác­ti­ca. Fla­vio Jo­se­fo, his­to­ria­dor ju­dío, en La gue­rra ju­día y las An­ti­güe­da­des de los ju­díos, es­cri­tas am­bas en Ro­ma por los años 90, apor­ta da­tos muy im­por­tan­tes pa­ra co­no­cer el con­tex­to po­lí­ti­co, social y cul­tu­ral de Pa­les­ti­na en tiem­pos de Je­sús. Co­no­ce bien Ga­li­lea ya que tuvo el man­do mi­li­tar su­pre­mo de las fuer­zas ju­días de aque­lla re­gión en la gue­rra con­tra Ro­ma (66-67). En An­ti­güe­da­des

de los ju­díos, cap. XVIII, 63, enun­cia: «En aquel tiempo apa­re­ció Je­sús, un hom­bre sa­bio. Fue au­tor de he­chos asom­bro­sos, maes­tro de gente que re­ci­be con gus­to la ver­dad. Y atra­jo a mu­chos ju­díos y a mu­chos de ori­gen grie­go. Y, cuan­do Pi­la­to, a cau­sa de una acu­sa­ción he­cha por los hom­bres prin­ci­pa­les de en­tre nosotros, lo con­de­nó a la cruz, los que an­tes lo ha­bían ama­do no de­ja­ron de ha­cer­lo. Y hasta este mis­mo día la tri­bu de los cris­tia­nos, lla­ma­dos así a cau­sa de él, no ha des­apa­re­ci­do».

El his­to­ria­dor Tá­ci­to (50-120), el es­cri­tor Sue­to­nio (ha­cia el 120) y Pli­nio el Joven (61-120), ofre­cen bre­ves da­tos so­bre Je­sús. Sus re­fe­ren­cias tie­nen gran va­lor dado que son ob­ser­va­do­res neu­tra­les, ca­si hos­ti­les, al cristianismo. No du­dan de la exis­ten­cia de Je­sús. Re­ve­lan una ima­gen es­que­má­ti­ca: Je­sús es de Ju­dea, fue eje­cu­ta­do ba­jo Ti­be­rio por el go­ber­na­dor Pon­cio Pi­la­to y, en el mo­men­to, es ve­ne­ra­do por sus seguidores «co­mo un dios». Los da­tos se com­pa­gi­nan ple­na­men­te con lo que dicen las fuen­tes cris­tia­nas. (Pa­go­la, 2014: 512-513)

Tá­ci­to en sus Ana­les así des­cri­be las re­pre­sa­lias de las que fue­ron ob­je­to los cris­tia­nos tras el in­cen­dio de Ro­ma: «Ne­rón creó chi­vos ex­pia­to­rios y so­me­tió a las tor­tu­ras más re na­das a aque­llos que el vul­go lla­ma­ba ‘Cris­tia­nos’, [un gru­po] odia­do por sus abo­mi­na­bles crí­me­nes. Su nombre pro­vie­ne de Cris­to, quien, ba­jo el rei­na­do de Ti­be­rio, fue eje­cu­ta­do por el pro­cu­ra­dor Pon­cio Pi­la­to. So­fo­ca­da mo­men­tá­nea­men­te, la no­ci­va su­pers­ti­ción se ex­ten­dió de nue­vo no solo en Ju­dea, la tie­rra que ori­gi­nó este mal, sino también en la ciu­dad de Ro­ma»

(Ana­les XV,44).

LOS RE­LA­TOS

Je­sús di­ri­gió sus pa­la­bras a unos au­di­to­rios es­pe­cí cos di­fe­ren­tes de los re­cep­to­res de la pre­di­ca­ción a tra­vés de los es­cri­tos evan­gé­li­cos (pos­te­rio­res al he­cho Je­sús, fe­cha­do el más re­cien­te Mc., ha­cia el 70 d. C.) Las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas re exio­na­ron so­bre el sig­ni ca­do sal­ví co de la ex­pe­rien­cia al lado del maes­tro y adap­ta­ron las pa­la­bras pa­ra ex­hor­tar a los eles que tie­nen an­te sí. Rea­li­za­ron pues, las de­bi­das re­lec­tu­ras man­te­nien­do la op­ción fun­da­men­tal por anun­ciar a Je­sús vivo en me­dio de su co­mu­ni­dad. Ello ex­pli­ca las di­fe­ren­cias en las na­rra­cio­nes de los dis­tin­tos evan­ge­lios.

Pro­ba­ble­men­te las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes cris­tia­nas no su­pie­ron las pa­la­bras que Je­sús pu­do ha­ber di­cho en su ago­nía. Na­die es­tu­vo cer­ca pa­ra re­cor­dar­las y pu­bli­ci­tar­las. En la cruz Je­sús vi­vió una pa­vo­ro­sa so­le­dad. La co­mu­ni­dad cre­yen­te ac­ce­dió al re­cuer­do de que Je­sús ha­bía muer­to oran­do a Dios y que, al nal, ha­bía lan­za­do un fuer­te gri­to. Las pa­la­bras con­cre­tas que po­nen los evan­ge­lis­tas en la­bios de Je­sús cons­ti­tu­yen las re exio­nes de los cris­tia­nos pa­ra per lar el sentido de la muer­te de Je­sús des­de las di­ver­sas pers­pec­ti­vas de su ora­ción: de­sola­ción, con an­za o aban­dono en ma­nos del Pa­dre. Se acu­de en­ton­ces a sal­mos bien co­no­ci­dos en los que se in­vo­ca a Dios des­de el su­fri­mien­to. Las «sie­te pa­la­bras» de Je­sús en la cruz no es­tán arrai­ga­das en la tra­di­ción sino de forma dé­bil. Solo el gri­to: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has aban­do­na­do?» es­tá ates­ti­gua­do por más de un evan­ge­lis­ta (Mar­cos-Ma­teo). Las de­más pa­la­bras solo apa­re­cen unas en Lu­cas y otras en Juan, sin coin­ci­den­cia al­gu­na. (Pa­go­la, 2014: 416-417). Un cru­ci ca­do mo­ría as xia­do, por ello re­sul­ta fue­ra de lo ha­bi­tual, el gri­to de Je­sús en la cruz, que es con­si­de­ra­do au­tén­ti­co.

EL PRO­CE­SO DE JE­SÚS

Je­sús, se­gún los evan­ge­lios si­nóp­ti­cos só­lo subió una vez a Je­ru­sa­lem, pa­ra mo­rir allí. Je­sús ha­bía ha­bla­do con­tra el tem­plo y con­tra los que ser­vían y se ser­vían de él, ello re­sul­ta­ba fran­ca­men­te sub­ver­si­vo. Co­no­ce­dor del mal am­bien­te que te­nía en­tre los dig­na­ta­rios ju­díos, no se ex­pu­so pú­bli­ca­men­te y, co­mo de ne Jn. 11, 53-54, los je­rar­cas: “Des­de este día, de­ci­die­ron darle muer­te. Por eso Je­sús no an­da­ba ya en pú­bli­co en­tre los ju­díos, sino que se re­ti­ró de allí a la re­gión cer­ca­na al de­sier­to, a una ciu­dad lla­ma­da Efraín”. El pa­pel de Ju­das se­ría el de de­nun­ciar a los su­mos sa­cer­do­tes el lu­gar don­de es­ta­ba.

La con­de­na a Je­sús fue un com­plot de los Sa­du­ceos pues es­tos, muy po­lí­ti­cos, te­mían que la pre­di­ca­ción de Je­sús pro­vo­ca­se una su­ble­va­ción de ca­rác­ter me­siá­ni­co, y con ello, tal y co­mo pro­fe­ti­za­ba el li­bro de Je­re­mías (26, 4-9), fue­ra des­trui­do el Tem­plo, cen­tro eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y re­li­gio­so de Is­rael. Je­sús se­ña­la­ba la des­truc­ción de todo el sis­te­ma sim­bo­li­za­do por el Tem­plo y por ello fue te­ni­do co­mo fal­so pro­fe­ta por las

au­to­ri­da­des ju­días. No hu­bo, tras el arres­to de Je­sús y la hui­da de los dis­cí­pu­los, nin­gún pro­ce­so ju­rí­di­co ju­dío. Je­sús fue lle­va­do al pa­la­cio del su­mo sa­cer­do­te, allí se in­te­rro­gó y se ul­tra­jó al pri­sio­ne­ro, mien­tras Pe­dro se­guía des­de le­jos. Se de­ci­dió la muer­te de Je­sús, pe­ro no se de­cre­tó nin­gu­na sen­ten­cia con­cor­dan­te con la si­tua­ción. Es de­cir, no se­ría la­pi­da­do co­mo fal­so pro­fe­ta, dán­do­le así cré­di­to a sus en­se­ñan­zas.

Me­jor re­sul­ta­ba tras­la­dar el asun­to a los ro­ma­nos acu­sán­do­lo de usur­par el po­der im­pe­rial al creer­se rey de los ju­díos. La res­pon­sa­bi­li­dad ju­rí­di­ca del ase­si­na­to re­cae­ría en el pro­cu­ra­dor Pon­cio Pi­la­to, quien ten­dría que ver a Je­sús co­mo un se­di­cio­so. Se le ex­po­ne an­te la mul­ti­tud cum­plien­do una cos­tum­bre de Pas­cua. Pi­la­to lo ha­ce age­lar y con es­to cre­yó que bas­ta­ría, pe­ro los pon­tí ces ma­ne­ja­ron la tur­ba y exi­gen la muer­te de Je­sús y la li­ber­tad de Ba­rra­bás. Lue­go de ello, si­guien­do la usan­za, se ex­pro­pia­ron las ro­pas del con­de­na­do, se le ri­di­cu­li­zó aún más co­ro­nán­do­lo de es­pi­nas, y se ini­ció el ca­mino ha­cia el lu­gar de la cru­ci xión. Je­sús, en este pun­to, es­ta­ba fí­si­ca­men­te muy de­te­rio­ra­do y por ello, lue­go de ser cru­ci ca­do, mu­rió pron­to. En­ton­ces no se le rom­pie­ron las pier­nas, que era el re­cur­so pa­ra ace­le­rar la muer­te por as xia, tí­pi­ca de la cru­ci xión.

CRUCIFIXIÓN Y MUER­TE

Se de­be dis­tin­guir en­ton­ces el he­cho de la muer­te, con los re­la­tos evan­gé­li­cos de­pen­dien­tes de la teo­lo­gía de ca­da co­mu­ni­dad. Se acep­ta que la pri­me­ra pre­di­ca­ción cris­tia­na fue ha­cia cre­yen­tes ju­díos de Pa­les­ti­na, co­no­ce­do­res de las tra­di­cio­nes ve­te ro tes­ta­men­ta­rias y con la ex­pe­rien­cia cho­can­te del ase­si­na­to de Je­sús aún fres­co. Hu­bo, en­ton­ces, un re­la­to pri­mi­ti­vo del cual se des­ple­gó des­pués un re­la­to bá­si­co (en Mc. y Mt.), que nal­men­te fue muy re­ela­bo­ra­do por Lu­cas (di­ri­gi­do a grie­gos) y Juan. El re­la­to pri­mi­ti­vo, co­mu­ni­ca­do ini­cial­men­te en arameo y en­vuel­to en una teo­lo­gía cris­tia­na muy sen­ci­lla, cer­ca­na a los mo­vi­mien­tos apo­ca­líp­ti­cos de la época, con­ten­dría es­tas in­for­ma­cio­nes:

Crucifixión: Lo lle­van afue­ra pa­ra cru­ci car­lo; obli­gan a Si­món de Ci­re­ne, uno que pa­sa­ba, a lle­var la cruz; lo con­du­cen al lu­gar lla­ma­do Gól­go­ta; le ofre­cen vino con mi­rra, que no to­ma; se re­par­ten sus ves­ti­dos; co­lo­can una ins­crip- ción con el mo­ti­vo: rey de los ju­díos; con él cru­ci can a dos, uno a la de­re­cha y otro a la iz­quier­da.

Muer­te: os­cu­ri­dad so­bre la tie­rra; gran gri­to de Je­sús; des­ga­rrón del ve­lo del tem­plo; pre­sen­cia de los fa­mi­lia­res de Je­sús (Ma­ría de Mag­da­la y Ma­ría la ma­dre de Santiago).

En el re­la­to pri­mi­ti­vo no ha­bía pa­la­bras de Je­sús, só­lo se men­cio­na­ba un gran gri­to (Mc. 15, 37 a.). En una se­gun­da eta­pa, se in­tro­du­jo el sal­mo 22, en arameo “Eloí, Eloí, ¿la­ma sa­baqt­ha­ni?” (Mc. 15, 34), pa­ra in­for­mar que Je­sús es el jus­to que su­fre y en or­den a las pro­fe­cías de Isaías, era el Sier­vo de Dios cu­ya muer­te fue a cau­sa de nuestros pe­ca­dos inau­gu­ran­do una era de re­con­ci­lia­ción (Is 53 y Rom. 4, 25). El evan­ge­lio de Juan omi­te dos ele­men­tos presentes en ese primer re­la­to arameo: las ti­nie­blas de la tie­rra y el des­ga­rrón del tem­plo. (Cou­sin, 1981: 162 y ss.; Brown 2005: 1084)

EL PRIMER DÍA DE LA SE­MA­NA

No hu­bo guar­dia­nes en el se­pul­cro, los cuer­pos de los ajus­ti­cia­dos su­frían de una se­pul­tu­ra in­fa­man­te por lo que no po­dían go­zar de nin­gu­na hon­ra fú­ne­bre. Un eje­cu­ta­do no po­día com­par­tir el se­pul­cro de unos “jus­tos” pues es­tos últimos se­rían man­cha­dos por el ca­dá­ver mal­di­to. La tum­ba nue­va, más que un sím­bo­lo de apre­cio, era una reali­dad do­lo­ro­sa pa­ra los fa­mi­lia­res del con­de­na­do. Los cuer­pos no po­dían, pues, re­ci­bir nin­gún ti­po de un­ción fu­ne­ra­ria. Las mu­je­res (Ma­ría de Mag­da­la y Ma­ría la de Santiago), ha­brían ido, sim­ple­men­te, a llo­rar a Je­sús.

Las mu­je­res en­con­tra­ron el se­pul­cro abier­to y se vol­vie­ron cre­yen­do que ha­bían ro­ba­do el ca­dá­ver. Ello, el ro­bo de cuer­pos, era al­go nor­mal en una re­gión don­de es­ca­sea­ban las tum­bas y por ello la le­gis­la­ción de la época ro­ma­na ad­ver­tía de cas­ti­go a es­tos ti­pos de ro­bo.

El se­pul­cro va­cío es un he­cho his­tó­ri­co que no fue pro­pues­to ima­gi­na­ti­va­men­te por la co­mu­ni­dad evan­gé­li­ca. La co­mu­ni­dad cris­tia­na se ser­vi­ría de este he­cho pa­ra de­cla­rar la vi­da de Je­sús, quien no pue­de es­tar en­tre los muer­tos, por­que es­tá vivo. La co­mu­ni­dad cris­tia­na en­ten­dió en­ton­ces que el Pa­dre al re­su­ci­tar a su Hi­jo, au­ten­ti­ca su vi­da y su muer­te co­mo vo­lun­tad su­ya. Dios al re­su­ci­tar a Je­sús mos­tró que todo lo que Je­sús hi­zo era agra­do de Dios, in­clu­so su mis­ma muer­te.

Los dis­cí­pu­los una vez que em­pie­zan a sen­tir al Cris­to vivo a tra­vés de ex­pe­rien­cias sal­va­do­ras, ini­cian un pro­ce­so de con gu­ra­ción doc­tri­nal. Je­sús, sus pa­la­bras, sus ser­mo­nes, sus mi­la­gros, sus ges­tos pro­fé­ti­cos, son asu­mi­dos par­tir de la ex­pe­rien­cia de la re­su­rrec­ción. Los pri­me­ros cris­tia­nos sa­bían quién era Je­sús pues lo ha­bían acom­pa­ña­do, qui­sie­ron comprender en­ton­ces qué sentido co­bra­ba Je­sús en el aho­ra de su his­to­ria. En el in­te­rior de su fe en Je­sús re­su­ci­ta­do, que si­guió vi­vien­do mis­te­rio­sa­men­te en me­dio de ellos, los cris­tia­nos bus­can res­pues­ta a unos in­te­rro­gan­tes fun­da­men­ta­les: ¿Cuál es la ac­tua­li­dad de Je­sús, de sus pa­la­bras, de sus he­chos?, ¿có­mo este Je­sús que es­tá vivo re­nue­va la co­mu­ni­dad? Y, nal­men­te ¿Quién es en ver­dad ese Je­sús re­su­ci­ta­do “que es­tá con los su­yos to­dos los días hasta el nal de los tiem­pos”? (Mt 28,30). (Cou­sin, p. 36).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.